Panamá: El fin de la cuarentena y la estrategia del “sálvese quién pueda”

Siguen las inconsisencas de autoridades y expertos

Publicidad

En una comparecencia ante la firma del neoliberalismo panameño, Investigación y Desarrollo S. A. (INDESA), el Dr. Xavier Sáez Llorens, asesor del Ministerio de Salud en la pandemia del coronavirus y personaje que se ha vuelto un manojo de contradicciones e incongruencias en la presente crisis, dio una serie de opiniones que consideramos importante analizar, no tanto por su validez, sino porque sobre tales argumentaciones el Gobierno viene tomando serias decisiones que afectan la vida misma de los panameños y en base a ellas pretende establecer una nueva normalidad con rasgos dictatoriales basadas en supuestas directrices emanadas del Ministerio de Salud que, como parte del Gobierno, está subordinado a los intereses del poder económico.

Saéz Llorens cambia su pronóstico y dice que 3 millones de panameños se afectarán de aquí a diciembre.

Sáez-Llorens dijo hace un mes que para el 2021 se contagiaría el 50% de la población. Esta vez ajustó su “pronóstico” y nos dice que de aquí a diciembre se contagiará el 70% de los panameños, es decir hasta 3 millones de panameños, y que morirán entre 6 mil a 9 mil panameños si aplicamos el 0.2% ó 0.3% de mortalidad que se da a nivel global. Incluso, dijo cínicamente que podría aplicarse hasta el 0.5%, lo que elevaría los muertos a 15 mil. Que son buenas noticias porque pudieron haber sido más muertos sino fuera por las medidas sanitarias adoptadas hasta ahora.

También dijo que la cuarentena no era para desaparecer el virus sino para prolongar el momento de mayor contagio y para estar mejor preparados. Antes nos decían que era para detener el contagio y en varias conferencias de prensa escuchamos “quédate en casa, dejemos que el virus se muera solo en las calles “. Lo hemos sostenido, le han mentido al pueblo permanentemente desde el inicio.

Hoy nos dicen que como tenemos un colchón de 40% en camas, 30% en unidades de cuidados intensivos y aún más en respiradores, ahora sí podemos levantar la cuarentena para poder atender a los contagiados, porque seguramente habrán rebrotes, no lo pone en duda y, repetimos, hasta 15 mil muertos. Para ellos los muertos son una simple cifra y asimismo se expresan en las conferencias de prensa sin ninguna sensibilidad ni respeto por la vida humana. Debemos decir que tardamos 38 días para llegar a 100 muertos, pero solo 18 días para alcanzar los 200. Ahora en solo 5 días tenemos 31 muertos (6.2 por día).

No admiten que con menos de 4 millones y medio de habitantes, Panamá es el segundo país con más muertos y contagiados en América Latina solo después de Ecuador y estamos entre los 50 países en el mundo en ambos reglones (casos y muertos), de 212 países que han reportado casos de coronavirus. Tampoco que solo apuntamos un 11 % de recuperados cuando en el mundo el promedio es de 34%.

Repitió el cuento que el famoso Rt ha disminuido.  Ahora variaron la metodología para calcular los recuperados y decir falsamente que estamos en 60%, al sumar los recuperados por laboratorios con los recuperados clínicamente. No dicen, por ejemplo, que ahora no practican la tercera prueba (a veces ni la segunda) a los pacientes en hospitales hoteles y así, sino presentan síntomas, los mandan para sus casas para seguir el confinamiento con el peligro de contagiar a familiares y vecinos. Los hoteles exigen que se desalojen para prepararse para el levantamiento de la cuarentena y el Estado debe limpiarlos y desinfectarlos antes, por eso el número de pacientes en estas instalaciones disminuyen.

No reconoce que no están listos los protocolos para la apertura de las empresas y proyectos. Que no existen los equipos de bioseguridad necesarios  ni el entrenamiento debido del personal. Que no hay mascarillas ni gel alcoholado suficientes para suministrar a la población en sitios como los colegios, universidades, metro, hospitales y otros lugares de aglomeración.

Hospital modular no funciona aún

Todo lo contrario de lo que sucedió en China con el hospital construido en diez días para albergar a pacientes víctimas del coronavirus, el cual se inauguró el 3 de febrero y fue clausurado el 16 de marzo cuando se atendió al último paciente. Aquí no solo se inauguró vacío el 16 de abril, sino que hoy, 9 de mayo, 23 días después, no termina de equiparse, no ha alojado un solo contagiado para ir vaciando los otros hospitales repletos de pacientes con coronavirus, sino que, al parecer, lo tienen reservado para el peor momento que vendrá después de levantarse la cuarentena.

Según los cálculos de Sáez-Llorens, sacados de la manga como el mismo dice y cómo han sido todas sus proyecciones y estimaciones, existen ahora mismo unos 150 mil panameños contagiados por el virus, entre sintomáticos y asintomáticos.  Son cálculos alocados porque no tienen ninguna base científica para demostrarlo, pues no se han hecho las pruebas o test suficientes para comprobarlos, entre otras cosas.

En la intervención de INDESA criticó a los libertarios y a Trump, al punto que Felipe Chapman sintió que la piedra era contra ellos. Pero la estrategia de estos supuestos expertos y autoridades del MINSA nada tienen que envidiarle a Trump. Aquí, al igual que Trump, prevalecen los intereses de los negocios por encima de la salud del pueblo.

Lo que pretenden desarrollar es la estrategia del “sálvese quién pueda”. Somos el país 112 en reportar casos de coronavirus, unos de los últimos, y ya hablamos de levantar la cuarentena.

La estrategia del “sálvese quién pueda” consiste en lanzar a las calles a los supuestos ya 150 mil contagiados portadores del virus del que habla Sáez Llorens y combinarlos con los panameños que no lo han adquirido hasta llegar al 70%. No importa si se contagian, para eso, según ellos, habrán camas y respiradores suficientes.

Además, apuestan a la supuesta inmunidad del rebaño y a la existencia pronta de la vacuna (su negocio con la Fundación Bill y Melinda Gates y Carlos Slim y con el otro cuenta cuentos, Rodrigo DeAntonio) cuando la propia OMS ha señalado que no hay indicios que demuestren que alguien contaminado por el virus no pueda volver a contaminarse y que es hasta probable que no se consiga una vacuna.

Las estimaciones de Sáez Llorens

Pero las estimaciones de Sáez Llorens no las podemos pasar por alto porque, aunque carente de rigor científico, sobre ellas se fundamentan las decisiones de las autoridades. Estas plantean un escenario catastrófico. Veamos:

Si tomamos en cuenta el comportamiento actual y las relacionamos con las estimaciones de Saéz Llorens, de que se contagiarán 3 millones de habitantes, hablamos, por ejemplo que, podrían haber hospitalizados hasta 120 mil panameños, actualmente el porcentaje de hospitalizados es de 4%, 333 hospitalizados en relación con los 8,070 casos positivos. En 3 millones serían 120 mil hospitalizados. En unidades de cuidados intensivos sería hasta 30 mil panameños (se ha dicho que en UCI muere el 50%, si se calcula morirán entre  6  mil y 15 mil panameños, el 50% en UCI, tendríamos entre 12 y 30 mil en terapia intensiva). Incluso, si somos lo más optimistas posibles y solo lo calculamos esto en base a un 10%, la situación es sumamente alarmante.

Pero Saéz Llorens agregó que el 50% de los hospitalizados y el 60% en UCI tienen entre 20 y 60 años. Y nosotros agregamos que de acuerdo a estadísticas del MINSA, el 23% de las muertes se da entre 40 a 59 años.

En peligro muchos niños y jóvenes también, morirán jubilados en número alarmante

De acuerdo a datos del MINSA:

Quiere decir que al contagiarse 3 millones de panameños y abrirse prontamente las escuelas y centros de trabajo sabiendo que no hay los equipos ni insumos de bio seguridad necesarios, el número de contagiados entre 20 y 59 años sería de 2,553,300, incluidos niños y adolescentes.

El número de hospitalizados en salas y UCI sería impresionante. Algo jamás visto. Recordemos que hoy los menores de 60 años ocupan el 50% de las camas de salas y el 60% de las camas en UCI.

Es decir en un escenario entre 6 mil y 15 mil muertos como plantea Sáez Llorens de aquí a diciembre: ver cuadro

Es decir, que en menores de 59 años hablamos de entre 1,656 muertos a 4,140 muertos, incluidos niños y adolescentes.

Y arriba de 60 años entre 4,344 a 10,860 muertos. ¿Será que así quieren resolver el problema del programa de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja de Seguro Social (CSS)?

Ya sabemos que para los empresarios, así lo han dicho públicamente, la salud y la vida de los panameños no importan porque primero están los negocios. Representantes de CONEP, Cámara de Comercio, APEDE, su consultora neoliberal INDESA, Sáez Llorens y gente cómo Ernesto Pérez Balladares, han unificado un discurso y a coro lo repiten los medios de comunicación en poder de los dueños de Panamá.

Por ejemplo, Pérez Balladares, que prometió no volver a hablar después de su derrota en las primarias del PRD, pero que lo ha hecho varias veces incumpliendo su palabra como buen político tradicional, dijo que cómo se ha demostrado que los mayores de 60 años son los que mueren debe levantarse la cuarentena, abrirse los negocios y las escuelas pronto. Recordemos que el ministro de Economía de Pérez Balladares en el momento de auge de las privatizaciones, de la eliminación de las jubilaciones especiales, de las concesiones de los corredores y de las reformas al Código de Trabajo, fue Guillermo Chapman de INDESA.

No les importa los muertos. Dirán, “estamos en guerra y siempre hay daños colaterales”.

Pero hay más. Esta información es del 6 de mayo de la página https://www.endcoronavirus.org/countries

Ver cuadro

Así estamos, pero aquí se habla ya de levantar la cuarentena por parte de las autoridades, sus expertos y los grandes medios de comunicación.

Esto lo que demuestra es que si el sistema no colapsó ahora, colapsará entre mayo y diciembre después que se levante la cuarentena, cuyo anuncio, según el experto de marras, la hará Cortizo ésta o la otra semana. ¿Quién responderá por las vidas que se perderán y los panameños que se enfermarán? Ese es el escenario de muerte que se nos avecina, según los propios pronósticos del “experto”. Y eso sin contar los que morirán de hambre y desnutrición y que hoy no tienen comida. Recordemos que antes del coronavirus, 400 mil panameños padecían hambre.

Lo reiteramos, la ciencia no es neutral

Insistimos que la ciencia no es neutral, puede servir a los intereses de los poderosos o de los oprimidos, según el caso. “Científicos” también sirvieron a Hitler y al imperialismo para sus infames campañas de lesa humanidad, recordemos la bomba de Hiroshima y Nagasaki, la guerra armamentista, los transgénicos, etc.. Aquí llamados científicos sostienen la filosofía de hambre y miseria del neoliberalismo.  En esta entrevista con INDESA, la consultora de estos más de 40 años de neoliberalismo y cuyas recetas causaron estragos en la salud pública, Sáez-Llorens ratifica sus inclinación de derecha. INDESA, la consultora también de la dictadura con Nicolás Ardito Barletta y Guillermo Chapman, es la misma elegida por Cortizo para el llamado Día Después. Más de lo mismo.

Por ello, de lo que se trata es de cambiar el modelo económico y el sistema capitalista que, en su versión más salvaje, ha causado el cambio climático y el desastre ambiental causante de este virus y de otros que han pasado y están por venir. Nunca antes la humanidad ha estado en semejante peligro de extinción. Y en Panamá, además, las cifras de desempleo y pobreza hacia el futuro inmediato, son espeluznantes.

Acabar con este sistema de dominación y oponernos al neoliberalismo es hoy más que nunca, una cuestión de vida o muerte.

Panamá, 9 de mayo de 2020.

FRENADESO

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More