Panamá: “Día Mundial contra el Trabajo Infantil” en el contexto y compromiso

Publicidad

 

Al conmemorarse este domingo 12 de junio de 2016, el “Día mundial contra el Trabajo Infantil”, declarado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el año 2002, amerita entonces compartir algunos aspectos importantes relacionados a este tema de relevancia y trascendencia mundial; que hoy por hoy nos involucra como ciudadan@s, entendiendo que es un problema existente en nuestra sociedad panameña y que a todas luces amerita analizarlo, atenderlo y resolverlo en su justa dimensión.

Como antesala a nuestras próximas líneas a desarrollar, cabe señalar que la OIT hace catorce años declaró esta fecha (12 de junio), con el propósito de dar a conocer el alcance de este problema en el mundo, promover diversas iniciativas y acciones para resolverlo; convocando la participación de los Estados y sus respectivos gobiernos, a las empresas e instituciones públicas y privadas, a los sindicatos, las ONG´s, organismos de Derechos Humanos, y a cada uno de nosotros como ciudadan@s del mundo en una sola dirección comprometidos para erradicar este problema en cada uno de nuestros países.

De acuerdo a fuentes oficiales de la OIT-IPEC del 2013 sobre: “Estimaciones y tendencias mundiales 2000-2012”, frente a este tema señala que el número global de niños en situación de trabajo infantil ha disminuido de un tercio desde el año 2000, pasando de 246 millones a 168 millones aproximadamente. De los cuales más de la mitad, es decir unos 85 millones efectúan trabajos peligrosos (contra 171 millones durante el año 2000).

Sin embargo, la región de Asia y el Pacífico continúa registrando el número más alto de niños (casi 78 millones o 9,3% de la población infantil), pero el África Sub-sahariana continúa siendo la región con la más alta incidencia de trabajo infantil (59 millones). Es decir, más del 21%.

En el caso de América Latina y el Caribe, existen 13 millones (un 8,8%) de niños en situación de trabajo infantil, mientras que en la región del Medio Oriente y África del Norte hay 9,2 millones, que se simplifican en un 8,4%.

En ese escenario de estimaciones porcentuales, el informe señaló que la agricultura continúa siendo el sector con el mayor número de niños en situación de trabajo infantil (98 millones, o 59%), pero el número de niños en los servicios es de (54 millones) y en la industria (12 millones), la mayoría de estos se encuentra principalmente en la economía informal.

En el caso de Panamá, de acuerdo a una encuesta realizada y registrada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo de la Contraloría General de la Nación (INEC), en octubre del 2015, arrojó que unos 26,710 niños y adolescentes trabajaban en todo el territorio nacional; de los cuales 18,118 eran niños y 8,592 niñas. Además, el mismo informe señaló que: del total de 18,118 niños que trabajan, 6,814 no iban a la escuela y de las 8,592 niñas, unas 1,408 tampoco asistieron a los centros educativos durante ese año.

En el caso de los niños, 9,707 trabajan en la agricultura; 3,040 en comercio y 1,924 en construcción, mientras que del total de niñas, 5,051 realizaban trabajos de agricultura, 1,300 de comercio y 1,242 se dedicaban al servicio doméstico. Unos 9,512 niños trabajan con sus familiares (52.5%) y 6,401 niñas también laboran con sus familias (74.5%).

Este mismo informe el año pasado arrojó que en Panamá unos 18,277 niños tienen trabajos peligrosos, y que 6,040 de estos están por debajo de la edad mínima para laborar. Además, unos 1,373 adolescentes trabajan más de 35 horas por semana y otros 1,020 aproximadamente están realizando servicios domésticos. De los cuales unos 6,686 niños laboran en el área urbana, mientras que 11,189 en las áreas rurales y unos 8,835 en las comarcas indígenas.

El Documento de octubre del 2015, también señaló que la tasa de empleo infantil más alta registrada fue en la comarca Ngäbe Buglé, con un resultado de 11.4%, y un 6.9% en la provincia de Bocas del Toro. Seguido, Darién con un (6.7%), la comarca Emberá (6.2%) y Guna Yala con un (5.9%), la provincia de Veraguas con un (4.0%), Panamá con un (2.9%), Un (2.7%) en Chiriquí, un (2.0%) en Herrera, un (1.9%) en Los Santos, Colón con un (1.6%) y Coclé con un (1.5%). Cabe señalar que estas cifras de octubre del 2015 a junio del 2016, han sufrido algunas variaciones proporcionales y porcentuales.

Para este 8 de junio de 2016, en Ginebra, capital de Suiza, inició el gran debate mundial sobre este importante tema, bajo el lema: “Eliminar el trabajo infantil en las cadenas de producción ¡Es cosa de todos!”, y del cual se esperan importantes resultados y compromisos de los países participantes; en la dirección de establecer mecanismos factibles para erradicar este problema. Donde la OIT y demás organismos internacionales hacen un llamamiento a todos los países comprometidos, a trabajar en favor de tres ejes fundamentales de acción propuestos.

1- ) Una educación de calidad, gratuita y obligatoria para todos los niños hasta por lo menos la edad mínima de admisión al empleo y emprender acciones para llegar a aquellos niños actualmente en situación de trabajo infantil en áreas desprotegidas;

2- ) Por nuevos esfuerzos para asegurar que las políticas nacionales sobre trabajo infantil y educación sean coherentes y eficaces;

3- ) Políticas que garanticen el acceso a una educación de calidad e inversiones adecuadas en el personal docente.

Para los sociólogos y otros especialistas en el tema, la persistencia del trabajo infantil tiene sus raíces fundamentalmente en el problema de la pobreza y en la ausencia de un trabajo digno y decente para los adultos de esas familias. Obedece también a la falta de protección y asistencia social a este sector vulnerable de la población, y la incapacidad de los Estados en desarrollar políticas, planes y programas adecuados que garanticen asistencias reales a los niños y adolescentes.

En nuestro país, como en muchos otros, sin lugar a dudas existe un gran número de niñ@s realizando trabajos domésticos que remunerados o no en los hogares que residen o en el de terceras personas, negocios, etc., cada vez más los aleja de la posibilidad de educarse y de ser felices en su propio mundo de ingenuidad, fantasías y de sueños, cuyas vidas transcurren desapercibidamente y en cierto modo ocultas a la mirada de la sociedad, siendo vulnerables a la explotación, al abuso y maltrato, despojándolos de su inocencia.

Guy Ryder, Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en unas de sus intervenciones sobre el tema del trabajo infantil manifestó que: “El trabajo infantil no tiene cabida en mercados que funcionen bien y estén bien regulados, ni en ninguna cadena de producción. El mensaje de que el trabajo infantil ya no puede ser tolerado y debe ser combatido con urgencia fue confirmado por los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Actuando juntos, podemos hacer del futuro del trabajo, un futuro sin trabajo infantil». Y el apóstol de América José Martí en su momento dijo: “Los Niños y Niñas nacieron para ser Felices”.

Queda entonces de nuestra parte, como ciudadan@s comprometidos con nuestros niñ@s y adolecentes panameñ@s, aportar en la dirección de erradicar el trabajo infantil existente aún en muchos lugares de nuestra geografía nacional. Por lo que, desde nuestros medios, esfuerzos y espacios de expresión o divulgación debemos hacernos sentir con nuestras voces y opiniones, ser vigilantes y exigentes, a fin de garantizar que los gobernantes de turno y la sociedad como tal comprendan la magnitud de este problema; que va más allá de los diagnósticos, debates, informes, análisis o estadísticas como aspectos importantes. Es decir, que la población entienda que la mejor arma para erradicar el trabajo infantil y para combatir la pobreza en nuestro país es a través de la Educación, laica, gratuita y de calidad.

Panamá, 10 de junio de 2016.

* Félix E. Villarreal V. Publicista y Comunicador Social, con especialidad en Docencia Superior Miembro del Polo Ciudadano

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More