Panamá: Defendamos la producción agropecuaria nacional. Saquemos del poder a los corruptos comerciantes importadores

Publicidad

Varias masivas movilizaciones realizadas por los productores agropecuarios nacionales en defensa de su trabajo se han realizado en el último mes, incluyendo una marcha masiva a la Presidencia de la República y un bloqueo de carreteras en puntos neurálgicos.

¿Qué piden los productores nacionales? Simple: parar las importaciones masivas que copan el mercado y les impide vender su producción.

En dos ocasiones la respuesta del gobierno ha sido establecer “mesas de diálogo” que el pueblo ya conoce, porque sólo sirven para matar el tiempo, que se pierda el entusiasmo y no se llegue a ningún acuerdo. De la primera se levantaron los productores enojados al ver que se les estaba tomando el pelo. La segunda se instalará en los próximos días, pero vaticinamos que los resultados serán solo poses vacías sin medidas de fondo.

Una institución que se ha erigido en el centro de la tormenta es la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (AUPSA), cuyo nombre no es más que un eufemismo para ocultar que, en vez de asegurar la calidad de los alimentos, es el bastión para legalizar las importaciones masivas de alimentos, sin ningún control fitosanitario, que están llevando ala quiebra a los productores nacionales.

La AUPSA es el bastión de los comerciantes importadores protegido por todos los gobiernos neoliberales que ha habido, incluyendo el de Varela, quien ha nombrado al ministro del MIDA (un importador) para que la presida, los ratones cuidando el queso.

Desde el Polo Ciudadano advertimos a los productores nacionales que tienen expectativas en la negociación que es muy probable que el gobierno ofrezca reformar o disolver la AUPSA para calmar sus demandas, para trasladar sus funciones a otras instituciones, pero sin resolver lo esencial: la protección de la producción nacional.

Hay dos problemas que van más allá de la AUPSA y que hay que abordar si, en verdad, se quiere resolver la actual crisis del agro: los Tratados de Libre Comercio y el control de los grandes oligopolios y los dueños del agronegocio de todas las fases del proceso, inclusive las importaciones.

Los Tratados de Libre Comercio implican la sumisión del país a los intereses de las potencias capitalistas y sus empresas transnacionales. Ninguno de los partidos que han gobernado estos 30 años (PRD, Panameñismo, CD, PP y Molirena) van a romper con ellos porque actúan como títeres de intereses foráneos, principalmente de Estados Unidos.

Sobre el agronegocio y los oligopolios, conglomerados empresariales que abarcan todas las facetas del negocio de los alimentos, incluyendo las importaciones y las cadenas de supermercados, son los que compran a los candidatos presidenciales con sus donaciones para que luego le permitan hacer y deshacer con los alimentos y sus precios.

Por esas razones el Polo Ciudadano señala que la única salida de fondo del problema consiste en establecer una nueva política agropecuaria basada en un proyecto nacional distinto al que ha prevalecido históricamente, controlado por la oligarquía comercial importadora y financiera.

Pero cambiar esto requiere sacar del poder político a los oligarcas y, el primer paso para lograrlo es constituir un gran Frente Popular que unifique a trabajadores, campesinos pobres, productores medianos y profesionales en torno a un programa de defensa de la producción nacional, el trabajo decente y bien remunerado y la nacionalización de los servicios públicos.

Panamá, 10 de agosto de 2018.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More