Panamá: Conflicto de mafias en la Caja de Seguro Social (CSS)

Con las jubilaciones no se metan

Publicidad

Hay una larga y continua historia de presiones y chantajes por parte de ciertos sectores del país para meterle mano a los fondos de la Caja de Seguro Social (CSS). A ello se suma el constate saqueo de sus recursos por parte de gobiernos, altos funcionarios y empresarios corruptos, especialmente aquellos implicados en el negociado de medicamentos. Todo ello ha transcurrido con la complicidad de miembros de la Junta Directiva de la institución.

Sigue el robo y la corrupción

La administración de la CSS, la misma que en plena pandemia estuvo a punto de comprar por 168 millones de dólares a empresas acusadas de corrupción en México, los famosos robots farmacéuticos, con el apoyo de la mayoría de los miembros de la Junta Directiva, incluido la Presidencia en manos de CONATO, con la única y digna oposición de la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente (CONUSI), contrato que está suspendido no derogado, nos plantea ahora la “venta de títulos valores del Subsistema de Beneficios y Valores del IVM hasta un máximo de 1,100 millones de balboas, a partir de mayo de 2020 para cubrir gastos en concepto de prestaciones económicas, desde abril hasta diciembre de 2020”.

Y sin existir informes actuariales debidamente auditados, señalan que los fondos se agotarán en 18 meses y que se requieren para este año 540 millones de dólares, alegando que los ingresos han decrecido en los cuatro primeros meses del año.

Para la clase dominante, el coronavirus le sirve para todos. Titulan sus medios, “Coronavirus fulmina sistema de pensiones”. Con ello se pretende ocultar una crisis del modelo neoliberal que se agudizaba antes de la pandemia y que ya planteaba para Panamá y el mundo un período de profunda recesión económica a partir de este año, 2020. Es la excusa para inyectarle cientos de millones de dólares a los bancos, a la gran empresa, a COPA y a otros sectores que ya venían en bajada, mientras a algunos panameños apenas les dan bonos de 80 balboas o una bolsa de comida que debe alcanzarles para un mes, cuando apenas alcanza para unos días.

Mentiras y contradicciones

Lau ya ha sido sorprendido en sus contradicciones y mentiras. Recordemos:

“El director de la CSS señaló que los fondos se podrían acabar en el 2023 si no se hacen los correctivos necesarios. Detalló que en el 2018 se utilizó 48 millones de las reservas, mientras que el año pasado se recurrió a 228 millones del Programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM)”. Mi Diario, 14 de enero de 2020.

Sin embargo el 22 de enero, ocho días después, en otras declaraciones a los medios de comunicación, dijo que la comunidad debería estar tranquila y hacer caso omiso a aquellos que dicen que la CSS está quebrada. “No está quebrada., la CSS está sólida. Estamos poniendo la casa en orden”. TVN, 22 de enero de 2020.

Ese mismo día Lau instaló un denominado Comité Asesor de Alto Nivel Ad Honorem, conformado por: el ex mandatario y fundador de INDESA, Nicolás Ardito Barletta; el ex administrador del Canal, Alberto Alemán Zubieta, Dino Mon, Felipe Chapman (INDESA), Felipe Argote, José Chen Barría, Marianela Morales, José Barrios NG, Luisa Turolla y Eddy Pinilla.

Como podemos apreciar, son los mismos intereses del Equipo neoliberal del “Día D” de Cortizo, figuras que se repiten y seguramente los que están detrás de la propuesta que incluyeron en el orden del día de la sesión del jueves 7 de mayo de la Junta Directiva de la CSS, el Presidente, Miguel Edwards de CONATO, y el Secretario General y ex miembro de las Fuerzas de Defensa de Noriega, Daniel Delgado Diamante.

Pero, además, Lau Cortés había declarado que “Empleadores adeudan $300 millones a la CSS”, (La Prensa, 4 de enero de 2020). Hoy Lau no nos dice que han hecho para recuperar esos fondos, sino que sabemos que, con relación a la pandemia, se aplicó una moratoria a los empresarios, “suspendiendo la generación de multas, recargos e intereses por la presentación tardía de la planilla mensual de declaración de trabajadores y salarios de los meses cuota de febrero, marzo, abril y mayo”.

Se pretende cargar la situación nuevamente sobre los asegurados. No se recupera lo adeudado sino que se sigue condonando y dando facilidades a los empresarios. No se recobra lo robado ni se envía a la cárcel a los ladrones. No se mejoran las inversiones ni el rendimiento de los fondos. No se apoya al asegurado con verdaderos préstamos blandos que también ayudaría a la Caja. Propuestas éstas que hemos planteado y sustentado en el pasado.

Tampoco sabemos si el Gobierno ha pagado las cuotas que sigue descontándole a los empleados públicos ni cuál es el monto.

Después de esto ya sabemos lo que viene si no actuamos. Privatización, aumento de la edad de jubilación de mujeres y hombres, aumento de las cuotas, expulsión del sistema de los familiares del asegurado, reducción de las pensiones, etc.

Otro atraco

Al inicio de la pandemia, las autoridades de la CSS incluso llegaron a ufanarse que la institución estaba cargando con la crisis sanitaria originada por el coronavirus.

Ya economistas han advertido que este es el peor momento para colocar bonos por 1,100 millones de dólares como pretende la administración de la CSS y sus asesores económicos, ya que se pagaría por ellos irrisorias sumas. Esto solo demuestra que se buscan beneficiar con ello a los mismos bancos y ultramillonarios de siempre.

Así como sin dudarlo el gobierno entregó raudo 515 millones de un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI), que pagaremos todos los panameños, a los bancos que están haciendo negocio redondo con una falsa moratoria y la acumulación de los intereses, ¿por qué no ofrece lo mismo a nuestra principal institución de salud pública de los más de 5 mil millones de dólares que aún mantiene de los bonos y préstamos adquiridos recientemente?

Estamos hablando de un nuevo atraco a los fondos de los asegurados por parte de funcionarios y empresarios corruptos, los mismos que buscan aprovecharse de la desgracia del pueblo para enriquecerse más.

A prepararnos para la lucha

Desde FRENADESO advertimos esta situación cuando nos opusimos a la designación de Enrique Lau como Director de la CSS. Su trayectoria así lo decía. No nos hicieron caso. Nuestro candidato era el economista Gabriel Pascual, defensor de los asegurados y de las víctimas por el envenenamiento masivo con dietilenglicol. Lau surge gracias a la selección amañada de la Junta Directiva de la CSS (incluido el CONATO) y con los votos de los diputados de todos los partidos tradicionales y seudo independientes. Hasta hace poco el preferido de los medios de comunicación, Juan Diego Vásquez, se paseaba con Lau por San Miguelito. No olvidemos.

Ciertos grupos y personajes que pusieron a Lau en ese cargo, ahora piden su cabeza y no admiten su responsabilidad en su elección. Asistimos al choque de intereses de una mafia que ha propiciado la corrupción, el robo y el negociado de medicamentos en la institución. Son las mismas contradicciones que hoy se expresan a lo interno del partido gobernante, PRD.

Ante esta situación hacemos el llamado al pueblo y a los asegurados a mantenernos en estado de alerta prestos a la lucha, a la movilización y a la denuncia en contra de estos atracos que se ensayan en pandemia contra los fondos de los asegurados. Ni la cuarentena ni la llamada normalidad con rasgos dictatoriales que se avecina deben detenernos, porque lo que se fragua en estos momentos en la CSS, condena a miles de asegurados y sus familiares a la miseria y a una muerte adelantada.

Panameño, ponte duro. ¡Defendamos al Seguro!

Panamá, 10 de mayo de 2020.

FRENADESO

FRENTE NACIONAL POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS ECONÓMICOS Y SOCIALES

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More