Panamá: Catástrofe humanitaria y ofensiva antiobrera

Lo peor está por venir

Panamá aparece entre los primeros países del continente en muertes y contagios por número de habitantes. Ya es conocido el inminente colapso de los hospitales, no hay camas, faltan equipos e insumos, el personal está agotado y con lamentables pérdidas de vidas y numerosos contagios entre los trabajadores de la salud; las morgues se saturan con cadáveres. En los últimos 4 días se han reportado 176 muertes lo que arroja un promedio de 44 muertes por día.

Lo peor está por venir

Desde el 10 de abril, FRENADESO hizo un llamamiento a la solidaridad internacional. Más de 8 meses después el Gobierno finalmente optó por solicitar la presencia de médicos cubanos que de haberse hecho con tiempo, hoy no estuviéramos en la situación tan crítica que tenemos. Aún así, por egoísmos, mezquindades y criterios ideológicos (pues antes nunca dijeron nada cuando médicos del Comando Sur llegaban en operaciones de contra insurgencia a nuestro país), hay quienes se oponen a esta labor humanitaria temporal. Hay quienes no parecen comprender que estamos ante una catástrofe humanitaria sin precedentes y que de lo que se trata es de salvar vidas. Caminamos hacia los 4 mil muertos y un cuarto de millón de contagios. Esto hay que pararlo ya. Hoy, solo por COVID-19 hay más de 2 mil hospitalizados. Tenemos más de 40 mil casos activos. Y lo peor aún está por venir.

FRENADESO, casi en solitario, venía advirtiendo sobre esta situación y acerca de las mentiras de las autoridades y los grandes medios de comunicación para ocultar la peligrosa situación que enfrentamos. La historia lamentablemente ha vuelto a darnos la razón.

La situación ameritaba medidas radicales hace tiempo, pero el Gobierno prefirió acatar las directrices de la empresa privada y hoy estamos ante este crecimiento incontrolable de muertes y contagios. Se pusieron los intereses económicos de grupos por encima de la salud del pueblo. Se permitió que los empresarios primero “recogieran” lo que podían en Navidad y ahora en Año Nuevo, antes que en tomar decisiones para frenar la propagación del virus. El daño está hecho. Las consecuencias de ese movimiento, también aupado por los grandes medios, lo veremos en enero cuando ya se señala que los casos diarios pueden estar en 4 mil o más y las muertes entre 60 y hasta100 por día.

Nueva cuarentena

Ayer, domingo 27 de diciembre, además de sus acostumbradas bravatas y amenazas contra el pueblo, el Ministro de Salud anunció una nueva cuarentena del 4 al 14 de enero en las provincias de Panamá y Panamá Oeste y aún sin saberse los resultados del movimiento de ciudadanos de esas provincias a otras provincias del interior durante esta época. La cuarentena no incluye al Aeropuerto internacional de Tocumen, el cual es una coladera por donde entran todas las cepas del virus. Se trató de una decisión para afectar lo menos posible a los empresarios en el mes donde generalmente merma la actividad económica. Se le creó la falsa ilusión a los trabajadores con contratos suspendidos que sus contratos serían reactivados y se estableció un cronograma mediante el Decreto 229, ilegal e inconstitucional como otros.

Lo que si sabemos es que serán los trabajadores los que cargarán nuevamente con el peso de esta crisis. Ya la ministra de Trabajo ha dicho que no pueden obligar a los empresarios a pagar los salarios de esos días, pero no ofrece ninguna solución al sector de los trabajadores. Obviamente, ella y los altos funcionarios seguirán cobrando puntualmente sus quincenas y completas, mientras vuelven a mandar a los trabajadores a sus casas sin un centavo como ocurrió en marzo pasado.

Siendo así, la quincena que culmina este 31 de diciembre será la ultima que cobrarán los trabajadores con contratos reactivados hasta finales de enero, en el mejor de los casos, y esto sino se prolonga la cuarentena ya que hay dudas que 14 días basten para detener esta creciente ola de muertes y contagios. Si la anterior que duró varios meses no fue efectiva, ahora con solo 14 días, en el momento más crudo de la pandemia, ¿quién asegura que se controlará el virus? Van a mandar al pueblo a encerrarse en sus casas otra vez a pasar hambre, mientras recrudecen las medidas represivas.

Reiteramos “Cuarentena Sin Hambre”

Conscientes que, en efecto, esta catástrofe humanitaria requiere de medidas firmes, estas deben estar acompañadas de ayudas efectivas para la población para no volver a perder el tiempo como ocurrió con la cuarentena de marzo. Insistimos en bono de 500 balboas mensuales para trabajadores con contratos suspendidos, desempleados, sector informal, jubilados de bajos ingresos, moratoria real incluidos los intereses, servicios públicos gratuitos, suspensión de los desalojos y secuestros y un impuesto especial para las grandes fortunas. Ya sabemos que en pandemia, hasta septiembre, los bancos acumulaban más de 9 mil millones en depósitos comparados con el mismo período del año pasado.

El Gobierno ha sido negligente en el manejo de la crisis. Ha fomentado los negociados, el robo y la corrupción. Ha endeudado enormemente al país en condiciones desconocidas. De los 9,474 millones adquiridos en los 17 meses del Gobierno del PRD, 3,897 se destinaron para pagar deudas y 123 millones se fueron en pérdidas bancarias y pago de comisiones. Otros 396 millones se utilizaron para recompra de deuda que vencía en 2021 y 2022. Las cuentas no pagadas por el Gobierno de Varela y el primer período de Cortizo sumaban 1,540 millones, excluyendo los intereses que se transformaron en deuda. Siendo así, solo quedaban para disponer 3,519 millones. Ello incluye préstamos con instituciones financieras internacionales para fines específicos y pagos de comisiones dentro de la deuda que se desconocen los beneficiarios. De todos esos préstamos solo quedaron 1,948 millones, los cuales no se sabe en qué se han utilizado, más allá que para cubrir gastos corrientes (pago de planilla, viáticos y similares). Los “genios” del neoliberalismo, prefirieron pagar 396 millones en deudas para ahorrarse 6 millones en intereses, destinándose 10.5 millones en pago de comisiones sin que conozcamos los felices favorecidos con ello, en momentos en que se le adeuda al personal de salud que libra las fuertes batallas en hospitales.

Además, se busca calmar a la población con otros espejismos, como la llegada en fecha incierta de la vacuna de la farmacéutica Pfizer, como si ello resolverá automáticamente la crisis. Ahora sabemos que en Argentina, Pfizer exigió como garantía los glaciares y derecho a pesca. ¿Qué habrán exigido en Panamá?

Las luchas sociales no están en cuarentena

Todo esto agudiza la precariedad laboral y aumenta la zozobra y la incertidumbre de los hogares panameños agotados por todos estos meses de pandemia donde aún no se vislumbra una solución a corto ni mediano plazo.

Panamá enfrenta una severa crisis sanitaria, política, económica y social. Urge la solidaridad internacional. Damos la bienvenida y pedimos el apoyo del pueblo para la Brigada de médicos cubanos, Henry Reeve, propuesta por varias personalidades internacionales para el Premio Nobel de la Paz, entre ellas, por Panamá, la vicepresidenta del Frente Amplio por la Democracia, profesora Maribel Gordón.

Hemos dicho que las luchas sociales no están en cuarentena. Llamamos al pueblo a la lucha por la vida digna. No podemos seguir en el falso dilema de “virus o hambre” mientras los millonarios, funcionarios, empresarios y políticos corruptos acumulan más riquezas. Exigimos el pago de los salarios a los trabajadores durante esta nueva cuarentena y que no sean afectados otra vez con la suspensión de sus contratos. Cambiemos este injusto y cruel sistema que le roba al pobre para darle al rico. Seguimos en el esfuerzo por una Asamblea Constituyente Originaria con plenos poderes para fundar una nueva República

Panamá, 28 de diciembre de 2020.

FRENADESO

FRENTE NACIONAL POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS ECONÓMICOS Y SOCIALES

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS