Panamá:Movilización unitaria en las calles, SÍ! Colaboración de clases en las elecciones, NO!

Movimiento Popular Unificado

Movilización unitaria en las calles, SÍ!

Colaboración de clases en las elecciones, NO!

Una gran movilización en defensa de la salud pública

El jueves 17 de octubre del presente, decenas de miles de personas marchamos en la ciudad de Panamá en defensa de la salud pública y apoyo a la huelga del personal de salud contra la Ley 69. Salvo el personal que labora en emergencias, salieron a las calles todos los sectores de la salud: médicos (internos, generales, especialistas, incluso estudiantes), enfermeras, técnicos de enfermería, etc. El blanco tiñó la avenida Central. La movilización fue un éxito y una patada en el trasero de Martinelli justo en el momento en que pretendía fingir «normalidad total» ante sus pares al inicio de la Cumbre Iberoamericana.

Esta movilización contó con el apoyo del sindicalismo. Estuvieron presentes casi todas las centrales sindicales, desde la CGTP, la CTRP hasta CONUSI-Suntracs. Pero también hizo acto de presencia un amplio espectro político, desde todas las organizaciones de izquierda, pasando por  Juan Jované y Genaro López (FAD), hasta una importante representación de partidos políticos de la derecha, desde Lorena Castillo (esposa de Juan C. Varela, del Panameñismo), hasta J. C. Navarro en persona, Balbina Herrera, Gerardo Solís, etc. Alguien bromeó: «todo un guacho!».

Que nadie se confunda, porque una cosa es marchar juntos en la calle frente a un problema específico, otra cosa es pretender unirnos bajo un proyecto político de país. Si Varela y Navarro quieren marchar contra la Ley 69, bien, aunque sepamos que si ellos gobernaran harían lo mismo que Martinelli. Por eso mismo: no nos pidan a los trabajadores el voto, ni la unidad electoral con esos partido empresariales: PRD, Panameñista, Popular.

¿Frente Nacional de Oposición o Frente Sindical, Popular y de Izquierdas?

El ejemplo de esta manifestación callejera nos sirve para reflexionar sobre un debate que se viene produciendo subrepticiamente en el seno de la izquierda y el movimiento popular entre quienes como el Partido del Pueblo, pregonan una alianza con la «burguesía patriótica» y un «frente nacional de oposición» de cara a las elecciones de 2014; y quienes, como el M.P.U., sostenemos que la unidad debe ser entre el movimiento sindical, popular y de izquierdas independiente de la burguesía «opositora» (PRD, Panameñismo).

¿De qué burguesía «patriótica» habla el Partido del Pueblo?

¿Los jerarcas del PRD, empezando por su candidato presidencial, fueron a la manifestación del 17/10 porque están consecuentemente contra la privatización de la salud pública o porque pretenden hacer un uso electorero del descontento con las políticas del gobierno de Martinelli?  Igual para los políticos panameñistas quienes, si no están hoy en el gobierno, es porque los echó Martinelli, no porque ellos se fueran por alegando algún principio ético.

«Por sus obras los conoceréis«, dice la Biblia. ¿No fue el gobierno del PRD, bajo Martín Torrijos, el que reformó la ley de la Caja de Seguro Social contra la que tuvo que luchar el pueblo panameño en 2005? ¿No fue el gobierno del PRD, bajo Pérez Balladares, el que nos privatizó el IRHE y el INTEL y reformó el Código de Trabajo? ¿No es J.C. Navarro el mismo que se reunió en secreto con Martinelli en las oficinas del Mello Alemán, 15 de agosto pasado, para negociar quién sabe qué de las elecciones con una serie de empresarios que están en todos los gobiernos, aunque la mayoría son del PRD, como el propio «Mello», Pipo Virzi, Betesh, etc.?

¿No fue el Partido Panameñista con Guillermo Endara el que subió a la Presidencia en una tanqueta yanqui el 20/12/89 y que luego eliminó las jubilaciones especiales y Regulación de Precios? ¿No es el mismo partido de Mireya Moscoso con todos sus escándalos de corrupción, incluida la liberación del terrorista Posada Carriles por un soborno? ¿No se trata del partido de J.C. Varela que compartió la mesa con Martinelli y Lavítola hasta que lo sacaron?

El Partido del Pueblo y su eterna política de alianza policlasista

En un documento presentado por los compañeros del Partido del Pueblo ante el comité electoral que apoya a Juan Jované (7/11/2012), se dice:

«… en Panamá todavía no existen las condiciones objetivas y subjetivas para plantearse una lucha abierta y frontal por el socialismo. Por el contrario, consideramos que todavía existe un espacio histórico para una revolución democrática popular en el marco del nivel del capitalismo nacional existente. Lo que en otras palabras hemos llamado, en la estrategia que propugnamos, «Estado de Democracia Nacional pluralista participativa», donde todavía tienen cabida sectores de la burguesía nacional patriótica.. La construcción del MIRN (sic)corresponde al terreno de la táctica pero, debe estar enmarcada en la estrategia señalada. Por lo tanto, si tenemos que ser consecuentes, esta nueva organización debe estar conformada por sectores, no sólo del movimiento popular sino, además, por sectores sociales y políticos representativos de las capas medias y de la burguesía patriótica«.

Ese esquema de pensamiento, la necesidad de una revolución democrática policlasista porque el socialismo está lejos, no es nuevo y proviene de la Teoría de la Revolución por Etapas de José Stalin, quien la esbozó en los años 30 para justificar su traición a la revolución y el uso de los partidos comunistas como instrumento de la política exterior de la URSS. Todas las revoluciones posteriores, desde China, Vietnam, hasta la de Cuba, fueron un mentís a esta teoría stalinista.

Bajo ese esquema, durante décadas el Partido del Pueblo apoyó diversas fracciones del Partido Liberal alegando alianza contra el «fascista» Arnulfo Arias. Y es la misma lógica que sirvió para justificar su apoyo al régimen militar, tanto bajo el régimen de Torrijos, como de Noriega.

Vemos con preocupación que, a lo largo de 2013, el Partido del Pueblo han seguido avanzando en esa política a la que algunos sectores hacen seguidismo. Primero, en su Cena realizada  en abril, a la que asistió J.C. Varela. Recientemente, en la conmemoración de los 90 años de su secretario general, Rubén Souza B., a la que asistió J.C. Navarro y una pléyade panameñista encabezada por varios diputados). Los discursos, tanto de Ivanor Ruíz, como de Miguel Candanedo, tuvieron como eje apelar a la unidad electoral, refiriéndose a estos sectores.

La trampa «todos contra Martinelli»

Más recientemente, en un documento dado a conocer en octubre, aunque fechado el 1 de agosto, el propio R. D. Souza se preguntaba si estamos ante un «auto-golpe» de Martinelli, para terminar abogando por «un gran frente nacional de acción común que aísle al martinelato y derrote sus afanes continuistas«. Desde otro ámbitos también hemos escuchado apelaciones a la unidad de «todos contra el autócrata», entendiendo por todos al PRD, Panameñismo e «independientes».

¿Martinelli necesita un «auto-golpe teniendo a sus manos todos los Órganos del Estado y estando su candidato a la cabeza de las encuestas? ¿Para qué se va a dar un autogolpe con los resortes del poder, una situación económica que le favorece y que le garantiza el respaldo empresarial? ¿Hay alguna situación fuera de control?

Hay descontento, ¿pero hay una crisis política revolucionaria? Hay una crisis de credibilidad y una pelea electorera entre las facciones burguesas, pero no hay una revolución en curso que justifique un «auto-golpe» de estado. Si hoy prevalece el control por Martinelli es porque las dirigencias de los partidos empresariales socavaron las luchas populares de julio de 2010, enero y febrero de 2011 y 2012, y la lucha en Colón de octubre de 2012.

Si hubo un golpe de estado, se produjo 20/12/89, cuando el imperialismo impuso este régimen prsidencialista con anuencia de los Panameñistas y la dirigencia del PRD. Si hubo un golpe de estado se produjo en mayo de 1989, cuando Martinelli ganó con el apoyo del Panameñismo, Partido Popular y la conspiración interna desde el PRD, encabezada por Navarro, Lewis y Torrijos.

Y, si pese a todo, se produjera un golpe de estado, la única unidad sería con los que salgan a las calles a luchar por la libertades democráticas, no para dar el «voto de confianza» a la dirigencia de ninguno de esos partidos que son lo mismo que Martinelli.

No a la colaboración de clases, sí a la unidad popular clasista y antineoliberal

Al respecto, el Movimiento Popular Unificado (MPU), reitera lo mismo que dijimos en una carta al Prof. Jované (nunca contestada, por cierto), el 10/11/12:

«1. Lo que los compañeros denominan la «burguesía nacional patriótica», no existe ni sociológica, ni políticamente. La burguesía panameña, al igual que la burguesía de los países dependientes y semicoloniales es tributaria y socia menor del capital imperialista… Por supuesto, es diferente el caso de la mediana y pequeña empresa que, en términos estrictos el marxismo denomina «pequeñaburguesía»; o de algún empresario a título individual, pero que no es a lo que se refiere el concepto esbozado, que alude a un sector social.

2. El llamado de los compañeros del Partido del Pueblo a que el MIREN busque un acuerdo con la «burguesía nacional patriótica» es especialmente peligroso en el actual momento político que vive Panamá. Es público y notorio que la crisis del régimen político, expresada en el desprestigio de las instituciones, los políticos y los partidos tradicionales de la burguesía está llevando a que con desesperación intenten encontrar una fórmula que, disfrazada de «independiente», salve al régimen y permita la continuidad del actual sistema oligárquico fomentando falsas ilusiones electorales en el pueblo panameño…

3. A nuestro juicio, la más importante victoria de la resistencia popular panameña contra el neoliberalismo y el régimen oligárquico antidemocrático, es la posibilidad real de que hacia 2014 podamos, por fin, tener una propuesta político electoral independiente de la burguesía, ya sea mediante la libre postulación (como lo sería la propuesta del MIREN, si se llega a concretar), o como partido de la clase trabajadora (como sería el caso del FAD, si se llegara a concretar). Queremos recalcar que, para nosotros, «independiente» no es sinónimo de «libre postulación», sino de independencia política (es decir, con un programa de gobierno propio, antineoliberal y antioligárquico). Por ello, cualquier acuerdo político electoral con algún sector de la burguesía (así le llamen «patriótica»)  iría en contra de esa independencia política …

4. … el MPU, sí sostiene públicamente la defensa de una alternativa socialista frente a la debacle mundial del sistema capitalista y su lastre de desempleo y miseria para millones de seres humanos. Los acontecimientos que a diario se suceden en Europa (Grecia y España), y hasta en Estados Unidos, confirman que el sistema capitalista es incapaz de dar una vida mínimamente decorosa a la mayoría de la humanidad.  Lo cual no quiere decir que vaticinemos una revolución para el próximo año, sino que reivindicamos la educación política de la clase trabajadora  en la necesidad de una salida socialista y democrática, frente a un sistema que sólo busca la extracción de plusvalía a costa de la gente y la naturaleza

 5. Si Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador hablan abiertamente de socialismo y reciben el respaldo para gobernar de parte de millones de ciudadanos/as, no vemos por qué a priori en Panamá debamos renunciar a un planteamiento socialista. Claro que luego es legítimo discutir qué entiende cada cual por «socialismo del siglo XXI», pero lo que no nos parece correcto es esconder nuestras banderas en base a prejuicios fomentados por los medios de comunicación.

6. En lo que sí estamos de acuerdo con el documento del  Partido del Pueblo es en la necesidad … (en) la búsqueda de acuerdos con otros sectores del movimiento sindical y popular, y de las capas medias incluso (no de la burguesía). La enormidad de la tarea propuesta y lo antidemocrático del Código Electoral fuerzan a buscar la unidad del sector popular si queremos que se concrete una propuesta político electoral antineoliberal en 2014. Para la búsqueda de unidad principista y democrática del sector popular pueden contar con el apoyo incondicional del MPU».

 Coordinación Nacional del MPU,

Panamá, 19 de octubre de 2013.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS