Panamá: Martinelli, otro neoliberal a la Presidencia

Publicidad

Se puede engañar a todo el pueblo parte del tiempo, se puede engañar a parte del pueblo todo el tiempo;

&nbsp pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo.
Lincoln

Gracias a una maquinaria propagandística multimillonaria, a partidos tradicionalmente clientelistas y a la manipulación sistemática que ejercen los medios de desinformación masiva tenemos hoy los resultados electorales que ya conocemos.

Los ciudadanos que decidieron participar en la farsa electoral, arrastrados por la demagogia, por las falsas promesas, por el clientelismo, por los espejismos y por el marketing publicitario, tras una extensa y bochornosa campaña, han sido encarrilados a elegir a otro defensor del neoliberalismo y por tanto, enemigo de los intereses populares: el empresario Ricardo Martinelli.

Muchos sectores del pueblo han ejercido un voto de castigo contra un Gobierno que, como sus antecesores, los defraudó. Inducidos por una poderosa maquinaria publicitaria que se estima invirtió B/. 35 millones en un caso y B/ 10 millones en el otro (sin contar los recursos murcianos), creen haber elegido al “menos malo”.

El PRD, desgastado y&nbsp corrompido, ha pagado así la ejecución de su política neoliberal y de represión contra el pueblo, los leoninos proyectos de venta del país que atentan contra el ambiente y comunidades, la Ley de la Muerte impuesta en la Caja de Seguro Social, su desprecio a la lucha de los trabajadores, educadores, comunidades, jubilados, ambientalistas, médicos y otros sectores; su falta de respuesta a la violencia, inseguridad ciudadana y laboral; la crisis del transporte; su violación a la libertad sindical y su campaña de persecución y asesinatos contra el movimiento obrero clasista; la falta de atención a las víctimas, sobrevivientes y a los familiares de los envenenados con dietilenglycol y del bus incendiado en La Cresta; su absoluta indiferencia al sufrimiento de nuestros pueblos originarios como el caso del pueblo Naso; la corrupción, los negociados y el nepotismo que signó al Gobierno de Martín Torrijos.

Según las cifras aportadas hasta el momento, alrededor de un 30% de los panameños se abstuvieron.&nbsp No conocemos la cifra real de la abstención pues los magistrados del Tribunal Electoral, de un plumazo y de forma sigilosa, decidieron despojar de su derecho constitucional a votar, a un número plural de panameños, al ser excluidos del padrón electoral por no participar en pasadas contiendas.

Estos panameños, junto a los votos en blanco o nulo, suman aproximadamente unas 700 mil personas, que por una razón u otra, decidieron colocarse al margen o rechazar esta farsa electoral.

La&nbsp “Democracia” que vivimos en Panamá hace creer a muchos de nuestros conciudadanos que efectivamente puede haber un cambio. No es así. Los intereses de los hoy electos no sólo no son los intereses del pueblo sino que son contrarios a ellos.

Una primera lección que nos deja este largo proceso electoral es la manifiesta descomposición de la Partidocracia y del sistema electoral que han diseñado los poderosos para gobernarnos.

Hoy está seriamente en entredicho esta caricatura de democracia, el sistema de elección, de inscripción de los partidos políticos y de las candidaturas independientes; el financiamiento de las campañas, el subsidio electoral, la ingerencia de los partidos tradicionales en las decisiones del Tribunal Electoral; el papel de los medios de comunicación y las agencias publicitarias; el clientelismo electoral, el largo y extenuante período electoral; el rol de las casas encuestadoras; en dónde radica el poder de revocatoria de mandato; los casos de impunidad; la narcopolítica y, en fin, todo el sistema excluyente y antidemocrático.

Es indispensable que abordemos la lucha por la democratización real de la sociedad en lo económico, social y político -no sólo del proceso electoral- de manera que podamos disfrutar de una democracia verdadera.

La lucha por una verdadera democracia pasa prioritariamente por la intensificación de los esfuerzos para la concienciación y organización del pueblo trabajador y de todos los sectores populares, a eso nos abocamos en FRENADESO.&nbsp Esta democracia no puede restringirse simplemente a votar cada 5 años, sino que debe contemplar el respeto de los derechos humanos&nbsp y ciudadanos; la justicia social, la equidad económica, el derecho pleno a la organización y sindicación de todos los panameños; la participación real y efectiva del pueblo en la toma de decisiones y control del quehacer de los funcionarios.

Ello se suma a&nbsp la Agenda de Lucha del Movimiento Popular

  • contra el alto costo de la vida,
  • por el aumento general de salarios y de las pensiones,
  • por un salario mínimo justo e igual a nivel nacional;
  • por la plena libertad sindical,
  • por justicia para los obreros asesinados,
  • por justicia para las cientos de víctimas del dietilenglycol y los 18 muertos del bus incendiado en La Cresta;
  • por salud pública para todos;
  • por educación pública de calidad;
  • por transporte públicos eficientes y accesibles
  • contra las leyes de descentralización;
  • por la seguridad social, laboral y ciudadana;
  • contra la venta de nuestras islas y costas,
  • contra las minas e hidroeléctricas que atentan contra el ambiente;
  • contra&nbsp los TLC o&nbsp TPC con los Estados Unidos y la Unión Europea;
  • por la renacionalización de las empresas privatizadas,
  • contra los intentos de privatización del agua,
  • por una verdadera política energética nacional,
  • por tierra y vivienda dignas para los sectores populares y para las capas medias empobrecidas;
  • en apoyo a los que luchan contra la instalación arbitraria de antenas celulares que afectan la salud;
  • en solidaridad con el pueblo naso desalojado de sus tierras ancestrales y otros pueblos originarios en lucha por diversas reivindicaciones;
  • contra la corrupción, el nepotismo, la impunidad, el entreguismo y los grandes negociados de los poderosos.
  • Ninguna de estas demandas obtuvo respuestas.

    Por todas ellas redoblaremos nuestras luchas a través de la concienciación y organización de todos los sectores populares.

    Inmensas son las promesas y las expectativas creadas por el Presidente electo como inmensa será la decepción que causará en el futuro.

    Estaremos atentos a que el nuevo gobierno no interprete estos resultados como un cheque en blanco y con ello adopte el autoritarismo como forma de Gobierno y para imponer medidas contrarias a los intereses populares y nacionales.

    FRENADESO seguirá construyendo poder popular para ir logrando las condiciones para lo que llegará a ser la única salida real y posible: una Asamblea Constituyente Originaria, con plenos poderes y autoconvocada por el pueblo, que nos brinde una nueva Constitución con la que fundemos una nueva República sobre sólidas bases democráticas, principios humanistas, una nueva moralidad, equidad social, desarrollo nacional independiente, bienestar material y cultural para sus ciudadanos y fortalecimiento de la soberanía del Estado panameño sobre todo el territorio nacional.

    &nbsp

    ¡ORGANIZATE Y LUCHA!

    ¡SIN LUCHAS NO HA VICTORIAS!

    ¡LA PELEA ES PELEANDO!

    Panamá, 7 de mayo de 2009.

    FRENADESO

    FRENTE NACIONAL POR LA DEFENSA DE

    LOS DERECHOS ECONOMICOS Y SOCIALES

    También podría gustarte

    Los comentarios están cerrados.

    This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More