PANAMÁ: MAFIOCRACIA. De rellenos y rellenados

De rellenos y rellenados

Kevin Harrington-Shelton

“La nobleza del hombre procede de la virtud”— Epitecto (55 AD-135)

Ya pocos dudan que demasiados ministros saldrán más ricos que cuando entraron. Fuera de sus deficiencias al gerenciar casi cualquier obligación cotidiana que no involucre megaproyectos, la meta de mantener la credibilidad de la población contrasta con su afán de aprovechar personalmente el momento. “Si no es ahora, ¿cuándo?” manifestó una ministra, mientras sus colegas callaron (y otorgaron) a tan clara justificación de un tráfico de influencias que para muchos, dentro y fuera de la administración, pareciera el verdadero fin de quienes no practican la pretendida vocación de servicio que tanto predicaban al promover “El Cambio” en la campaña electoral.

Ya cada cual anda “en lo suyo”. Hace poco se destapó la apariencia de un conflicto de intereses del secretario/director de la Empresa Nacional de Autopistas, S. A, porque además ostenta la gerencia del banco vinculado al ministro de Economía y Finanzas y el cual financiaría uno de los rellenos resultantes de la compra del Corredor Sur. Con una cara de concreto armado, su socio ministerial simplemente apresuró la firma de la compra en secreto, sin ofrecer justificaciones a la ciudadanía — con la aprobación tácita del Señor Presidente y del resto de su Gabinete.

Esto no es inusual, porque varios de quienes la aprobaron mantienen intereses personales en ella, pero el resto del Gabinete realmente no sabe suficiente de esta compra de infraestructura depreciada que vale $135 millones, pero que nos acabará costando casi $600 millones. Prueba está que ahora ninguno(a) sale en su defensa. La embajadora norteamericana que parteo la alianza en el poder fue clara en su telegrama al presidente Ricardo Martinelli, presente en aquel Forum de Periodistas en que sentenció: “Desde mi punto de vista, el mejor periodismo es aquel que obliga al Gobierno a rendir cuentas al pueblo.”

Pero hoy ni siquiera el Cuarto Poder cumple con ese deber de hacernos informar suficientemente. La televisora que filmó en exclusiva la firma-secreta con ICA Panamá, S. A. abdicó a esta responsabilidad: ¿cómo entender que la compra de las acciones se haya pactado con la corporación en sí, y no con los tenedores de sus acciones? (El diario La Prensa tampoco ha publicado los Wikileaks que mencionan tan sórdido negocio.) No obstante tan poca información y frente a un gobierno chambón que en televisión “invierte”$25 mil diarios, en su sabiduría 64% de los encuestados por Dichter & Neira adversaron esta estafa. Desde aquel mayo 2011, el Gabinete pudo haber ilustrado a la población de sus bondades. La encuestadora no ha vuelto a incluir ese tema en su serie mensual. Cabrá ver si sale en la próxima encuesta, el lunes 8 de agosto….

Un antiguo proverbio irlandés dice que nadie esconde algo bueno. Sin embargo, desde que se firmó el Memorándum de Entendimiento con ICA el 1 de julio 2010, el presidente Martinelli rehúsa cumplir su obligación constitucional de publicarlos en 30 días calendarios. Plausiblemente porque no habría sustentado su apreciación de que este producto de “una de las negociaciones más difíciles que he hecho en mi vida” realmente es el “mejor negocio que hará el Estado”. De lo que se sabe sólo resulta transparente que la prioridad por “comprar”primero el Corredor Sur obedece a que mantiene derechos de relleno, a los que sería imposible acceder sin una ley a la medida — que interesan a varios miembros del gobierno.

Quienes comemos 3 veces al día tenemos una obligación hacia quienes no comen, y la mejor forma de cumplirla es perseverando en la promoción de un estado de derecho que funcione como debe — con transparencia.

El autor ejerce como traductor oficial e intérprete simultáneo.

Se permite su reproducción en cualquier idioma en todo medio de todo país (salvo el Reino Unido), a condición de que previamente se solicite autorización escrita del autor solo para cualquier modificación de éste texto original, a descriptoriummeum@gmail.com .

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS