Panamá: En el Día de la No Violencia contra la Mujer, corruptos y violentos a la cárcel

25 de Noviembre, día internacional de la NO Violencia hacia las Mujeres, otra fecha más en el calendario de Estados corruptos y Violadores de los Derechos Humanos.

La Violencia que vivimos las mujeres es institucional, gobiernos que no hacen valer las leyes de protección a la mujer, autoridades locales que desatienden las denuncias de las mujeres ante la agresión intrafamiliar. Las mujeres han sido violentadas por las distintas administraciones gubernamentales.

En Panamá de 2009 a 2013 se tiene registro de 309 muertes violentas de mujeres,  la mayor parte jóvenes entre 20-30 años de edad, de las que 199 son feminicidios. Hasta septiembre de este año, se reportan 51 mujeres muertas de manera violenta; el 70% a nivel de feminicidios. Para los gobiernos una cifra más que utilizan en sus desgastados discursos. Todo ello a pesar de la Ley 82 del 24 de octubre de 2013 que adopta medidas de prevención contra la violencia en las mujeres y reforma el Código Penal para tipificar el femicidio y sancionar los hechos de violencia contra la mujer.

En este contexto de violencia institucional, la muerte de la panameña Vanessa Rodríguez se suma a las estadísticas, con el agravante que en este asesinato está involucrado un militar estadounidense, Omar Vélez Pagan, quien fue sustraído de las autoridades competentes panameñas y llevado a Estados Unidos, lo que significaría que este crimen contra una ciudadana panameña permanezca impune. Nos parece inadecuado e insuficiente el proceder de la Cancillería al permitir que el militar estadounidense saliera del territorio nacional y que se limitara su accionar a la tramitación de la ayuda judicial internacional a las autoridades estadounidenses (entrega de información y pruebas); igualmente el de la Procuraduría de la Nación, quién señalará que el caso no le correspondía pues estaba fuera de las fronteras del país, olvidando que el crimen se suscitó en Panamá y contra una nacional. Sobre esta violencia, el 6 de mayo FRENADESO acudió a la cancillería a exigir una posición firme de defensa y justicia para los panameños y panameñas; sin embargo, hasta la fecha no hay respuesta concreta.

Hoy 25 de noviembre exigimos que se investigue, juzgue y condene a los corruptos que han asaltado el erario público, que cese los show mediáticos, que los ladrones de cuello blanco al más alto nivel sean encarcelados, no sólo los de la administración de Martinelli sino también las anteriores (De antes de la invasión y post invasión: Endara, Pérez Balladares, Moscoso y Torrijos) así como los de éste gobierno (Varela) que han estado involucrados en actos de corrupción.

Con la misma fuerza exigimos que los asesinos del pueblo panameño sean encarcelados. Todos los asesinos de la masacre de Bocas del Toro, de San Félix y de Colón, que ha provocado el luto y dolor de madres, esposas, hijas, hermanas por la pérdida de sus seres queridos. En el mismo orden, condenamos el accionar de la Corte Suprema de Justicia, quién en un aberrante fallo, tres Magistrados ponen en libertad al autor intelectual del asesino del compañero Osvaldo Lorenzo, provocando que Rogelio Ramos, alias “Juana Peña” que fue condenado a 20 años por un Jurado de Conciencia, quedara en libertad. Hoy sus compañeros, esposa, hijas y familiares clamamos por justicia.

En materia socioeconómica la violencia hacia las mujeres es evidente. Las condiciones precarias en que vive la mujer panameña son desgarradoras: pobreza 47.3%; 8.2% es analfabeta; de las mujeres de quince y más años de edad, el 21% está desocupada y el 42.3% está en informalidad laboral. En el área rural la situación evidencia mayor desigualdad, a pesar que el 48% de la población rural es mujer, del total de la PEA femenina rural 11,255 están desocupadas, el 17% es analfabeta, solo el 30.6% de las ocupadas rurales poseen ingresos iguales o superiores al salario mínimo, 41.5% de las mujeres rurales vive en viviendas aceptables, el 20.8% de los hogares rurales tiene a una mujer como jefa de hogar, solo el 27% de los titulo de tierra han sido otorgados a mujeres. Entre la población indígena, las mujeres continúan muy distantes del derecho a la educación, ya que el 62% de las mujeres Ngöbes, el 69.4% de las mujeres Kunas y el 58% de las Emberá están sin ningún grado aprobado.

La Constitución Política de Panamá es violentada en materia de género. La misma establece un marco básico de los derechos fundamentales y la dignidad de la persona, y en su artículo 19 establece la prohibición de la discriminación, específicamente por motivos de sexo; no obstante las autoridades gubernamentales hacen caso omiso de las mismas.

Llamamos a todas las mujeres panameñas oprimidas, avasalladas, marginadas y violentadas en el orden económico, social, cultural, institucional, psicológico y físico a organizarnos para refundar este país a través de una Constituyente Originaria auto convocada, que permita construir una sociedad en justicia y equidad social y de género.

Este 25 de noviembre nuestra solidaridad con las madres mexicanas que viven en el dolor, que es nuestro también, ante un Estado criminal que ha desaparecido a 43 jóvenes estudiantes de Ayotzinapa. Nos unimos a la consigna “Vivo se les llevaron, Vivos los queremos”.

Colectivo de Mujeres Diana Morán, CMDM
FRENADESO

Panamá, 25 de noviembre de 2014.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS