Panamá: El restablecimiento de la Doctrina de Seguridad Nacional (Final)

Nadie puede negar que las organizaciones empresariales han jugado un papel muy importante en el golpe de Estado en Honduras. No podemos olvidar que a fines de 2008, el presidente Zelaya había designado una comisión para estabilizar precios y había aumentado el salario mínimo.

Con la implementación del modelo neoliberal en la década del noventa, se fue ampliando continuamente la brecha entre el salario mínimo y el costo de la canasta básica. Desde hace varios años, los trabajadores venían exigiéndoles a los gobiernos hondureños que ajustase el salario mínimo al costo de la canasta básica.

En diciembre de 2007, el gobierno de Zelaya aprobó un incremento de 403 lempiras promedio en el salario mínimo. Sin embargo, ese aumento fue contrarrestado por el incremento de los precios de la canasta básica. En mayo de 2008, la secretaria de Trabajo, Mayra Mejía, declaró que con los dirigentes de las centrales obreras y la empresa privada habían estado analizando el impacto que había provocado el precio del barril de petróleo en los productos de la canasta básica, a fin de realizar una revisión del salario mínimo.

En Honduras los empresarios siempre habían decidido en cuánto aumentar los salarios, pero como no se pusieron de acuerdo con la delegación sindical, el presidente de la República fue el que decidió, tal como dice el acta. El presidente Zelaya no dio marcha atrás, aún sabiendo que estaba tocando los intereses de los empresarios. El rompimiento de las negociaciones del salario mínimo entre Gobierno, empresarios y trabajadores, permitió que el presidente Zelaya estableciera el 24 de diciembre de 2008, el salario mínimo para 2009: 5,500 para los que laboran en el área urbana y 4,055 para la zona rural. La secretaria de Trabajo dijo que el ajuste salarial responde al rezago social del ingreso que ha tenido el trabajador en los últimos años. Para el secretario de la Central General de Trabajadores (CGT), Daniel Durón, los asalariados mejorarían su capacidad de compra.

El salario vigente en 2008 era de 3,448 lempiras al mes. Estudios de diversas instituciones señalaban que el costo de la canasta básica alimentaria para una familia de cinco personas es de 6,200 lempiras. Medio millón de trabajadores del sector privado de Honduras debieron recibir esteaño un salario que les permitiría cubrir el 88.7% del costo mensual de la canasta básica alimentaria.

La alimentación adecuada es un derecho humano reconocido en el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. La medida más eficaz para garantizarla es que los trabajadores cuenten con salarios adecuados.

El Comité para la Defensa del Consumidor Hondureño (CODECOH) y la Red de Consumidores en Acción de Centro América realizaron un estudio sobre la canasta básica alimentaria en los países centroamericanos; comprobaron que en 2008 Honduras registró el costo más alto. El estudio determinó que en agosto de 2008 la canasta básica en Honduras –compuesta por 30 productos- costaba 6,447 lempiras equivalentes a 324 dólares, frente a los 263 dólares que costaba la canasta básica de Panamá -51 productos-. En Costa Rica -45 alimentos- su costo era de 201 dólares y en El Salvador -11 productos- se valoraba en 179 dólares.

La investigación del CODECOH señala que entre enero y agosto del año pasado el costo de la canasta básica en Honduras aumentó 53 dólares, mientras que en Costa Rica registró un incremento de cuatro dólares.

El nuevo salario mínimo aprobado por el presidente Zelaya apenas alcanzaba para cubrir una parte de los gastos de alimentación y dejaba totalmente excluidos productos relacionados con la higiene personal, medicamentos, vestuario, calzado, recreación, vivienda y gastos educativos entre otros, necesarios para una vida digna. Sin embargo, la nueva estructura salarial fijada por el presidente Zelaya después de haber fracasado las negociaciones tripartitas, generó confrontaciones: Gobierno y trabajadores versus empresarios. Aunque el aumento del salario mínimo es significativo, todavía no cubría todas las necesidades básicas. Sin embargo, los empresarios evidenciaron su avaricia al negarse a cumplir con la ley que beneficia a los trabajadores.

Debido a las exigencias de la población en cuanto a la rebaja de los productos de la canasta básica, las tarifas del transporte público y privado, y otros productos y servicios, el gobierno hondureño ordenó la conformación de una comisión interinstitucional que regularía los precios de varios productos a nivel nacional. La comisión designada estaría integrada por la Secretaría de Industria y Comercio -a través de la Dirección General de Protección al Consumidor-, el Ministerio Público -a través de la Fiscalía de Protección al Consumidor- y la Comisión para la Defensa y Promoción de la Competencia, para que establecieran los procedimientos efectivos y prácticos, y aplicaran a los infractores las sanciones administrativas y penales que correspondiesen de acuerdo a las leyes de cada entidad.

&nbsp

Con el propósito de controlar la especulación en el costo de la canasta básica y mantener el valor adquisitivo del salario mínimo, el gobierno de Zelaya anunció medidas de control de precios a través del etiquetado de los productos. Alimentos como la leche, azúcar y harina, entre otros, saldrían etiquetados desde las fábricas, a fin de proporcionarle mayor información a la población.

El ministro de Industria y Comercio, Fredis Cerrato, dijo que este es un derecho y una garantía constitucional para los consumidores, estamos en una crisis, donde se habla de desempleo, pues hay que cuidar el bolsillo de los que pueden comprar algo, porque esto va supeditado al hecho de que haya más producción en el país.

No se mira una voluntad, a pesar de que se ha dialogado tanto con este tema, hemos decidido integrar por instrucciones del presidente de la República, una comisión interinstitucional, afirmó Cerrato. Aseguró que la decisión se tomó a raíz de la baja de precios de los combustibles y los cereales en el mercado internacional.

Sin embargo, el costo de la canasta básica continuó aumentando. Jaime Turcios, secretario de Industria y Comercio, expresó que la empresa privada siempre tiene un pretexto para no bajar el precio a la canasta básica. “Ahorita sostiene que por el nuevo salario mínimo no le rebajarán”. Turcios apuntó:

Estamos tratando de lograr el etiquetado en los principales productos, como lo estipula la nueva Ley de Protección al Consumidor (…)”. “Así habrá mayor control y ya hemos dialogado con los productores industriales. Aunque sabemos que en los supermercados y mercados siempre especularán con los precios y será difícil controlarlos”, agregó.

Las personas que sientan que en una pulpería, bodega o supermercado estén alterando demasiado los precios de la canasta básica pueden denunciarlo en nuestras oficinas en barrio Guamilito o al teléfono 553-6566”, manifestó Mirna Bardales, directora de Industria y Comercio en San Pedro Sula.

Las tres entidades que tienen responsabilidad en estos temas trabajarían en conjunto para analizar y determinar las sanciones, así como dictámenes para fijar los precios máximos a los que se debían comercializar ciertos productos en el mercado hondureño.

En Panamá debiera hacerse algo similar, pero nuestros gobernantes se niegan a estabilizar precios y a aumentar significativamente, el salario mínimo. Hoy se instaló la mesa de trabajo designada para evaluar un posible incremento del salario mínimo; el último ajuste se hizo hace dos años. Genaro López -del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares-, dijo que se debe tomar en cuenta el incremento del costo de la canasta básica familiar. A pesar de la disminución de los precios de los combustibles y los cereales en el mercado internacional, el costo de la canasta básica panameña ha continuado aumentando.

Manuel Zelaya Rosales, presidente de Honduras, fue capturado a las cinco de la mañana sin hacerle ningún juicio y enviado al exilio en pijama. Muchos países se unieron para denunciar que no se puede sacar del poder por la fuerza, a un presidente elegido democráticamente.

Los dirigentes de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) se presentaron en Nicaragua al día siguiente del golpe -28 de junio- para denunciarlo y dar todo su apoyo a Zelaya. A pesar de que inicialmente, Barack Obama condenó el derrocamiento de Zelaya, Estados Unidos no ha roto la colaboración económica con Honduras. Tal parece que los ‘lobbistas’ que tienen una posición privilegiada en Washington están elaborando la política exterior norteamericana hacia Honduras.

Lanny Davis fue asesor especial del presidente William Clinton de 1996 a 1998; se desempeñó como abogado, administrador de crisis y vocero a lo largo de los diversos escándalos de Clinton. Davis ha desarrollado una especialidad muy lucrativa como socio de ‘Orrick, Herrington & Sutcliffe’, que ofrece un servicio “único de asesoramiento en comunicaciones en situaciones de crisis legal” y brinda apoyo a personas involucradas en investigaciones o escándalos. Según documentos presentados al Congreso, Davis está haciendo ‘lobby’ para el capítulo hondureño del Consejo de Empresarios de América Latina (CEAL).

Davis declaró ante el Congreso el 10 de julio; dijo que sus clientes consideran que la mejor oportunidad para una solución es el diálogo entre el Sr. Zelaya y el Presidente [Roberto] Micheletti, con la mediación del presidente [Óscar] Arias, que está teniendo lugar en este momento en Costa Rica. Esto lo dijo antes de que la mediación de Arias terminara en un llamado a favor del retorno del presidente Zelaya. El portavoz de los golpistas, César Cáceres, dijo: El anterior presidente de Honduras nunca podrá volver a asumir la Presidencia porque ha declarado fracasada la mediación.

Davis continuó en su declaración ante el Congreso: Nadie quiere que se derrame sangre y nadie debería estar incitando a la violencia. Sin embargo, varios seguidores del presidente Zelaya fueron asesinados y ha habido un gran ataque a los medios independientes, lo cual ha provocado que sea muy difícil obtener información.

Bennet Ratcliff -otro personaje vinculado al gobierno de Clinton-, fue asesor del presidente de facto, Micheletti, durante las negociaciones en Costa Rica. Según la biografía que figura en la página Web de su empresa

http://www.linkedin.com/pub/bennet-ratcliff/1/985/a36

Ratcliff creó “anuncios de televisión y radio para las campañas del presidente Bill Clinton de 1992 y 1996”. Otra socia de la empresa, Melissa Ratcliff, “trabajó como estratega de comunicaciones para la Casa Blanca durante el gobierno de Clinton”. Su empresa promete “acceso a autoridades clave y personas influyentes”.

El ‘lobbista’ Roger Noriega tiene objetivos similares en contra del presidente Zelaya. Noriega fue Subsecretario de Estado para América Latina durante el gobierno de George W. Bush y fue asistente del senador Jesse Helms. Noriega fue contratado para hacer ‘lobby’ a favor del golpe de Estado por la Asociación Hondureña de Maquiladoras -propietarios de fábricas que exportan productos, principalmente a Estados Unidos, y pagan salarios muy bajos-.

Tanto Noriega como Davis representan a los intereses empresariales que se benefician del ‘libre comercio’ con Estados Unidos. El presidente Zelaya –electo con el apoyo del sector empresarial hondureño-, dio un giro hacia políticas más populares e hizo que Honduras pasara a formar parte del ALBA.

Los acontecimientos han ocurrido con mucha velocidad; los golpistas han logrado ganar un tiempo precioso. ¿Qué objetivo persiguió Estados Unidos al enviar a su embajador en Honduras, Hugo Llorens, a reunirse con el presidente Zelaya en Managua? Ganar más tiempo.

En su reciente vista a África, Obama habló sobre la importancia de la democracia. Sin embargo, en su propio ‘patio trasero’ hay un golpe de Estado y su gobierno ha hecho muy poco para revertirlo. Si el Departamento de Estado no estuviese de acuerdo con el golpe de Estado, Estados Unidos hubiese roto la colaboración económica con Honduras. Es más, si no hubiesen contado con el visto bueno del Pentágono, los militares hondureños no lo hubiesen dado. No se puede olvidar que desde que en enero de 1982, el general Gustavo Álvarez Martínez asumió la jefatura de las fuerzas armadas de Honduras, estableció una estrecha relación con el Pentágono, hasta el punto de convertir al país en un virtual portaviones norteamericano para los proyectos militares de Estados Unidos en Centroamérica y de enfrentamiento con Nicaragua. Unos 1,700 militares norteamericanos permanecían en Honduras de forma casi permanente.

El general Álvarez Martínez -cursó estudios militares en Argentina-, había establecido un férreo control sobre el alto mando. A los pocos meses de su nombramiento llevó a cabo una primera depuración destituyendo a dos coroneles, uno de los cuales le acusaría después de ser un maníaco anticomunista.

El general Álvarez Martínez terminó por imponerse al presidente Roberto Suazo Córdova, convertido en una especie de títere en sus manos. Constituyó una especie de gobierno paralelo, que al margen de las autoridades civiles, dictaba la política en tres campos sumamente sensibles -exterior, defensa y seguridad interna- hasta que en marzo de 1984, fue detenido en su domicilio y obligado a presentar la dimisión.

En una multitudinaria manifestación realizada a favor del presidente Zelaya, el sacerdote católico Fausto Milla llamó al pueblo hondureño a la insurrección, porque ya es tiempo que los oprimidos exijan justicia.

A Roger Abraham Vallejo Soriano, maestro de 38 años, una bala lo transformó en un símbolo de la resistencia contra el golpe de Estado en Honduras. Los maestros son el motor de las marchas en Tegucigalpa y en todo el país. Con unos cincuenta mil miembros en el gremio, lograron un paro nacional.

Después del entierro del maestro Vallejo, la Resistencia se ha tomado las salidas hacia el norte y el sur de la capital. En el centro de Tegucigalpa, en la Universidad Autónoma, los estudiantes hicieron retroceder al Ejército y la Policía, que cometieron un grave error táctico: entrar al campus y golpear a los manifestantes.

castroeducacion@yahoo.es

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS