Palestina: Dos asesinados y 60 heridos en la 51ª Marcha del Retorno en Gaza. Informe de la ONU sobre la represión israelí

Por La Otra Andalucia

Un joven palestino de 18 años, Jaled al Ajsham, y otro de 29, Nidal Shatat, han muerto por heridas de bala por las fuerzas de ocupación israelíes

Dos palestinos han sido asesinados por disparos de las tropas israelíes y otros sesenta han resultado heridos en un nuevo viernes de protestas en la zona fronteriza entre la franja de Gaza e Israel, en el trascurso de la 51ª Marcha del Retorno, a las que asistieron miles de manifestantes.

Un joven palestino de 18 años, Jaled al Ajsham, y otro de 29, Nidal Shatat, han muerto por heridas de bala por las fuerzas de ocupación israelíes. El primero falleció al este de Gaza capital y el segundo al este del campo de refugiados de Al Bureij, dos de las localidades donde se registraron enfrentamientos entre los manifestantes y los soldados apostados en la zona fronteriza.

Varios grupos de manifestantes quemaron neumáticos, ondearon banderas palestinas y lanzaron piedras a los militares, informaron testigos en Gaza, que añadieron que los soldados lanzaron decenas de botes con gases lacrimógenos, así como dispararon balas recauchutadas y munición real, para alejarlos de la verja de separación.

Según fuentes palestinas, desde que se iniciaron las manifestaciones el 30 de marzo del pasado año el Ejército israelí ha provocado la muerte a 260 palestinos y herido o causado asfixia a unos 29.000, de los que alrededor del 40 por ciento fue herido de bala. Las movilizaciones reclaman el fin del bloqueo a Gaza y el derecho al retorno de los refugiados palestinos a sus hogares.

El jefe político de  Hamás, Jaled Meshal, participó en las protestas de este viernes, con varios representantes de su grupo y de la Yihad Islámica, y aseguró que “la ocupación es la causa directa del sufrimiento de nuestro pueblo y las manifestaciones del retorno y para romper el bloqueo son una herramienta de resistencia para confrontar la ocupación y el cerco y enfatizar el derecho de nuestro pueblo a retornar”.

Las marchas, anunció, “continuarán hasta que se logre su objetivo. El ocupante debe entender el mensaje” y pidió que miles de persona marchen el próximo 30 de marzo para conmemorar el Día de la Tierra y el primer aniversario de las marchas.

El próximo viernes no habrá movilización, ya que esta será trasladada al sábado, cuando se espera tenga lugar una multitudinaria “marcha del millón”.

(Fuente: Palestina Libre)

Informe de la ONU sobre la represión israelí

Este 18 de marzo, Naciones Unidas dio a conocer su informe final, titulado “Report of the detailed findings of the independent international Commission of inquiry on the protests in the Occupied Palestinian Territory“: el informe fue elaborado por Santiago Cantón (Argentina), Sara Hossain (Bangladesh) y Kaari Betty Murungi (Kenya), expertos en materia de derechos humanos, a solicitud del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Enviado por Nicolas Boeglin Profesor de Derecho Internacional Publico, Facultad de Derecho, Universidad de Costa Rica

Un informe detallado precedido por una versión preliminar presentada el 28 de febrero del 2019. Habíamos tenido la oportunidad de analizar una versión preliminar de este informe (22 páginas), que se difundió desde la sede de Naciones Unidas en Ginebra el 28 de febrero del 2019. En esta nota referíamos al histórico temor que para Israel (y para su incondicional aliado norteamericano) representa la Corte Penal Internacional (CPI) y el derecho penal internacional como tal: véase breve nota nuestra titulada “A propósito del reciente informe de Naciones Unidas que califica duramente exacciones cometidas por Israel contra civiles palestinos“.

Pese a los distintos intentos realizados por Estados Unidos y por Israel para evitar a toda costa una investigación sobre la violencia cometida por Israel a partir del 30 de marzo del 2018 contra manifestantes palestinos, los resultados de esta investigación por parte de Naciones Unidas fueron dados a conocer. Cabe recordar que, a raíz de la resolución del Consejo de Derechos Humanos adoptada en junio del 2018 ordenándo dicha investigación (con los únicos votos en contra de Estados Unidos y de Australia), Estados Unidos optó por retirarse del Consejo de Derechos Humanos (véase nuestra breve nota titulada: “El retiro de Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos: breves apuntes“).

El contenido del informe: algunos extractos

El texto analiza en detalle las diversas exacciones cometidas por Israel contra manifestantes palestinos en el 2018, durante la denominada “Marcha del Retorno“. Como es sabido, fueron más de 23.000 palestinos heridos (de los cuales más de 6000 por disparos israelíes) y fueron 189 personas palestinas las fallecidas, de las cuales 183 por disparos mortales de las fuerzas militares israelíes (véase informe, páginas 104-106, incluyendo ilustrativos gráficos).

En su informe (véase texto completo), los tres expertos detallan diversos aspectos relacionados con las múltiples exacciones cometidas por Israel, así como la falta de investigación y sanción de sus responsables militares; además, como tema que debería interesar también a expertos en comunicación y periodismo, analizan algunos episodios en los que se deja claramente entrever una estrategia tendiente a desinformar lo ocurrido por parte de algunas autoridades y algunos medios de prensa (véase párrafos 828-856).

El texto del informe, cuya lectura completa se recomienda, está únicamente disponible en inglés (véase sitio oficial de la “United Nations Commission of Inquiry on the 2018 protests in the Occupied Palestinian Territory“): sería de gran interés que sea traducido a otros idiomas oficiales de Naciones Unidas, en aras de permitir una amplia difusión de su valioso contenido.

Leemos por ejemplo, entre muchos hallazgos que ameritarían ser divulgados, que:

735. A number of international doctors with experience in conflict zones who worked in Gaza’s hospitals between 30 March and 31 December 2018 concurred, asserting that the gunshot wounds from the demonstrations were caused by high-velocity bullets fired at relatively close range. They agreed that “absolutely horrific” injuries featuring complex tissue and bone damage are entirely predictable when high-velocity ammunition is fired into human bodies by snipers. As the doctors explained: “that is what a sniper bullet does. It is what it is designed to do.” In the view of one doctor the Commission spoke to: “…using high velocity bullets on a population that are 100 metres away doesn’t make sense, it is like using a tank to kill a fly.”

(“Varios médicos internacionales con experiencia en zonas de conflicto que trabajaron en los hospitales de Gaza entre el 30 de marzo y el 31 de diciembre de 2018 estuvieron de acuerdo, afirmando que las heridas de bala de las manifestaciones fueron causadas por balas de alta velocidad disparadas a una distancia relativamente cercana. Estuvieron de acuerdo en que las lesiones “absolutamente horribles” que presentan tejidos complejos y daños en los huesos son totalmente predecibles cuando los francotiradores disparan municiones de alta velocidad en cuerpos humanos. Como explicaron los médicos: “eso es lo que hace una bala de francotirador. Es para lo que está diseñado. “En opinión de un médico al que habló la Comisión:” … usar balas de alta velocidad en una población que se encuentra a 100 metros de distancia no tiene sentido, es como usar un tanque para matar a un volar”.)

El texto viene acompañado de fotos, tomas aéreas, gráficos, así como un juego de notas en pie de página (1044 en total). En sus conclusiones, los tres expertos en derechos humanos señalan que:

883. The Commission found that demonstrators who were hundreds of metres away from the Israeli forces and visibly engaged in civilian activities were intentionally shot. Journalists and health workers who were clearly marked as such were shot, as were children, women and persons with disabilities. (La Comisión descubrió que los manifestantes que estaban a cientos de metros de distancia de las fuerzas israelíes y que participaban visiblemente en actividades civiles fueron fusilados intencionalmente. Los periodistas y trabajadores de la salud que estaban claramente marcados como tales fueron fusilados, al igual que los niños, las mujeres y las personas con discapacidad).

  1. With the exception of one incident in North Gaza on 14 May that may have amounted to “direct participation in hostilities” and one incident in Central Gaza on 12 October that may have constituted an “imminent threat to life or serious injury” to the Israeli security forces, the Commission found reasonable grounds to believe that, in all other cases it investigated, the use of live ammunition by Israeli security forces against demonstrators was unlawful.” (Con la excepción de un incidente en el norte de Gaza el 14 de mayo, que puede haber representado una “participación directa en las hostilidades” y un incidente en el centro de Gaza el 12 de octubre que puede haber constituido una “amenaza inminente a la vida o lesiones graves” para la seguridad israelí Fuerzas, la Comisión encontró motivos razonables para creer que, en todos los demás casos que investigó, el uso de municiones reales por parte de las fuerzas de seguridad israelíes contra los manifestantes era ilegal).

También se lee por parte de los expertos que se evidencia un patrón de conducta que interesa al derecho penal internacional, al confirmarse que varias de las exacciones cometidas por Israel califican como “crímenes de lesa humanidad“:

981. If committed in the context of a widespread or systematic attack directed against a civilian population pursuant to or in furtherance of a State or organizational policy, serious human rights violations may also constitute crimes against humanity. Murder and “other inhumane acts” that cause great suffering or serious injury qualify as such violations. In the course of the investigation, the Commission found serious human rights violations that may constitute crimes against humanity. (Si se comete en el contexto de un ataque generalizado o sistemático dirigido contra una población civil en virtud de o en apoyo de una política estatal o organizativa, las violaciones graves de los derechos humanos también pueden constituir crímenes de lesa humanidad. El asesinato y “otros actos inhumanos” que causan gran sufrimiento o lesiones graves califican como tales violaciones. En el curso de la investigación, la Comisión encontró graves violaciones de derechos humanos que pueden constituir crímenes de lesa humanidad).

  1. Civilian and military leaders bear responsibility for international crimes they commit directly, but also as commanders where they exert effective control over subordinates, knew or should have known about subordinates’ crimes, and failed to prevent or repress their commission or to submit them for investigation and prosecution. (Los líderes civiles y militares son responsables de los crímenes internacionales que cometen directamente, pero también como comandantes en los que ejercen un control efectivo sobre los subordinados, saben o deberían haber conocido los crímenes de los subordinados, y no impidieron o reprimieron su comisión o los sometieron a investigación y control. Enjuiciamiento).
  2. The Commission is aware of an ongoing preliminary examination by the International Criminal Court of alleged crimes committed in the Occupied Palestinian Territory, including East Jerusalem, since 13 June 2014, and requests the High Commissioner to refer the present report and relevant information upon which it is based to the Office of the Prosecutor”. (La Comisión tiene conocimiento de un examen preliminar en curso por parte de la Corte Penal Internacional de presuntos delitos cometidos en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, desde el 13 de junio de 2014, y solicita al Alto Comisionado que remita el presente informe y la información pertinente sobre la que se encuentra. Con sede en la Fiscalía).

A modo de conclusión: un exhaustivo informe que se añade a investigaciones previas

Tal y como se puede apreciar en el párrafo 983, este informe es considerado por sus autores como un documento que puede ser de mucha utilidad a la CPI en el marco de las investigaciones que lleva a cabo su Fiscalía. Este punto se complementa con el párrafo 975, en el que se menciona un expediente (no público) conteniendo posiblemente el listado preciso de algunos mandos militares israelíes responsables de haber cometido crímenes de lesa humanidad, y que los tres investigadores ponen a disposición del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas y de la Corte Penal Internacional:

“975. The Commission was mandated to identify those it deemed responsible for the violations it refers to in the present report. It does so by placing the relevant information in a confidential file to be handed over to the United Nations High Commissioner for Human Rights. The Commission authorizes the High Commissioner to provide access to that information to the International Criminal Court and national authorities that are conducting credible investigations for the purposes of ensuring accountability for crimes and other serious violations committed in this context, establishing the truth about violations or implementing United Nations-mandated targeted sanctions against particular individuals or institutions responsible for the crimes and violation set out here. The Commission requests the High Commissioner to grant access only to the extent that witnesses or other sources of information concerned have given their informed consent and that any protection concerns are duly addressed.”

(La Comisión recibió el mandato de identificar a los responsables de las violaciones a las que se refiere en el presente informe. Lo hace colocando la información relevante en un archivo confidencial que se entregará al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. La Comisión autoriza al Alto Comisionado a proporcionar acceso a esa información a la Corte Penal Internacional y a las autoridades nacionales que realizan investigaciones creíbles con el fin de garantizar la rendición de cuentas por delitos y otras violaciones graves cometidas en este contexto, estableciendo la verdad sobre las violaciones o implementando United Sanciones específicas ordenadas por las naciones contra individuos o instituciones particulares responsables de los delitos y violaciones establecidas aquí. La Comisión solicita al Alto Comisionado que otorgue acceso solo en la medida en que los testigos u otras fuentes de información en cuestión hayan dado su consentimiento informado y que todas las inquietudes de protección estén debidamente atendidas “).

En medio de las reacciones iracundas de Israel – que ya no impresionan mayormente en Naciones Unidas- desacreditando el contenido de esta investigación y a su autores, este 22 de marzo del 2019, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas votó una resolución acogiendo las conclusiones y las recomendaciones contenidas en este informe (véase nota de Haaretz). El voto fue de 23 Estados a favor, 8 en contra (Australia, Austria, Brasil, Bulgaria, Hungría, Islas Fiji, República Checa y Ucrania), y 15 abstenciones (Camerún optó por el “No Show” de su delegado a la hora de la votación). En el caso de los Estados de América Latina votaron a favor de la resolución Chile, Cuba, Perú y México; votó en contra Brasil; y se abstuvieron Argentina y Uruguay.

Nótese que en junio del 2018, al votar el Consejo de Derechos Humanos una resolución para investigar lo ocurrido en Gaza y el número creciente de víctimas palestinas (véase texto de la resolución), Brasil había votado a favor de la resolución, cuya aprobación registró 29 votos a favor, 2 en contra (Estados Unidos y Australia) y 14 abstenciones.

(Fuente: Resumen Latinoamericano)

http://laotraandalucia.org/?p=32044

COLABORA CON KAOS