Palabras, banderas y flores

Necesitamos crear un idioma nuevo cada dia, o seguiremos esclavos de las definiciones y los diccionarios:

Amanece, miro una flor en mi patio: la brisa de la mañana pasa a traves de sus pétalos, suaves y semitransparentes, moviendo los reflejos que el sol, aun tibio, dibuja sobre su rugosidad aterciopelada. Si fuera una flor artificial, seguramente, podria ser asignada a un color determinado de nuestra educacion visual: quimico, industrial y exacto, seria sin dudas roja o bordó o violeta, o cualquier otro color estandarizado con que tiñen el plastico de los juguetes para niños, las paredes de los salones de las embajadas y hospitales o el acero de las armas de una guerra cualquiera… pero no, esta viva, la flor, y el color tambien, y no hay definiciones que puedan abarcarlo en su totalidad con exactitud. Nuestro sistema de vida y nuestra escala de valores, no tienen tiempo para detenerse en cuestiones que no rinden dinero en efectivo, o escapan completamente al marqueting. Consecuencias? Mi mundo carece de correlato en el idioma que hablo, y debo inventar palabras y adjetivos extravagantes si quiero representar o comunicar mi experiencia. Si quiero construir y convivir desde mi mismo. Eso dicen que no está bien…

Pero los niños inventan palabras,no solo juegos y amigos, porque son dueños de su mundo y sus emociones, sus vivencias, sus desiciones…y despues inventan canciones, e inventarían idiomas enteros si los dejáramos ser, en vez de recortarlos hasta un estandar aceptable de sumisión voluntaria y productividad que garantice su futura utilización por el sistema.

Claro, porque todo se resume y finaliza ahí: somos engranajes humanos que alimentan y hacen funcionar una maquinaria que destruye la esencia misma de la vida para transformarla en dinero, y a este en poder.

Entonces, los colores se reducen a un catálogo de pinturería, las emociones a lo que nos permiten los libros de autoayuda, y las palabras a lo que autoriza el diccionario, que, como garante de la arbitrariedad establecida, solo deja en pie lo que describa adecuadamente las relaciones de poder autorizadas y dominantes.

Todo lo demás está prohibido, porque quieren hacernos creer que es el idioma el que refleja el mundo, cuando es el mundo el que permanentemente crea nuevos idiomas que abarquen la creacion constante y la evolucion de las relaciones sociales, asi como de la sociedad con el resto de la naturaleza. Por eso molesta tanto cuando dicen «nosotrxs», «chiques», «amig@s» o cualquier otro formato que no deje en claro una predominancia sexista, clasista, etcétera, en todos los ámbitos de la lógica, la convivencia o el pensamiento… pero los nuevos formatos no piden nada prestado a sus opresores, y vienen con su propio equipaje de idiomas y palabras nuevas para representar lo que no existía, lo que no podria nacer a la sombra artificial de la semantica clásica, que un día fue establecida con el fin de que nada nuevo nazca nunca. Entonces habría que quemar los diccionarios, no solo las iglesias y los burdeles, las casas de cambio y las oficinas de gobierno…aunque, sin ir tan lejos, podriamos comenzar por inventar las palabras que nos representen, que realmente nos definan y a nuestro mundo.

Pero… no deberiamos caer en el mismo error que sirve para suplantar un imperio por otro, una sumisión por otra, y defender palabras como si fueran hechos y cosas, en vez de su representación, porque el idioma no construye nada.

Si, si queremos redefinir el mundo y las relaciones personales y sociales, nos toca actuar con coherencia y tenacidad, construyendo nuestro entorno y nuestros marcos de interpretación, de una manera tan cotidiana y permanente, tan inexorable, que genere su propio idioma, su propia lógica y su propia capacidad de construcción. Si los nuevos idiomas(que reflejen las nuevas intenciones, interacciones y construcciones) pueden establecerse y enlazarse a traves del abanico actual de lenguajes, sin volverse un nuevo planteo ciego de dominacion total, podria extenderse la capacidad de interpretar y comunicar, de percibir y transitar el mundo hasta que nos abarque a todos, a todas, a todes… a t&vd#hs Y así conviviremos al fin en un planeta donde el fin no sea dominar y exterminar, sino realizarnos como una porcion del infinito idioma con que el planeta tierra se comunica con la existencia.

Miro una flor y me siento encarcelado por el sistema de valores humanos…

Sin embargo, hoy tambien tiraré nuevas semillas a la tierra…

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS