Pacto de investidura PP-Ciudadanos: un acuerdo de los partidos del capital contra la mayoría trabajadora

Publicidad

A medida que se van conociendo los detalles del acuerdo PP – Ciudadanos se hace más evidente el contenido real del pacto: profundizar en las políticas favorables al capital y a su régimen monárquico de dominación, a costa de los derechos sociales, laborales y democráticos de la mayoría trabajadora.

Una vez desbrozado el grano de la paja, veamos los aspectos centrales del pacto:

-Austeridad: se aplicarán los recortes dictados por la Troika. Se seguirá pagando la deuda odiosa.

-Se mantendrá y profundizará la reforma laboral: se mantiene la contratación precaria, se crea un sistema de indemnización a costa del seguro de desempleo del trabajadora/a, se sigue negando el derecho a la negociación colectiva.

-Privatizaciones: se potenciarán la sanidad y la educación privadas.

-LOMCE: se mantendrá la neofranquista, clasista y privatizadora ley Wert.

-Fiscalidad: se mantendrá el sistema injusto basado en la imposición indirecta sobre la mayoría social.

-Estructura de Estado: se reforzará el centralismo españolista uniformador. Se niega el derecho a decidir.

-Represión y estado policial: Se mantendrá la ley mordaza y la reforma del código penal.

Aunque el PSOE tendrá la última palabra en cuanto a la conformación del nuevo gobierno -se aceptan apuestas sobre una abstención parcial después de las elecciones vascas y gallegas-, parece evidente que no está dispuesto a romper con su papel de guardaflancos de izquierda del régimen surgido del pacto de la Transición, promoviendo un gobierno alternativo, perfectamente posible en términos de aritmética parlamentaria,  que rompa con los dictados austericidas de la troika, plantee un plan de emergencia social y proponga una salida democrática a las aspiraciones de libertad de los pueblos del Estado.

Colectivo Kaosenlared

 

Ciudadanos cuela varias medidas económicas aunque mermadas por la resistencia del PP

Logra un contrato temporal con más protección pero no que se hable de cambios en la negociación colectiva

Se creará una comisión para estudiar cambios en el régimen de los autónomos, aunque no se habla específicamente de que coticen por sus ingresos

Obtiene el compromiso de recuperar lo cobrado de menos en la amnistía fiscal, pero con una cifra muy por debajo de la calculada inicialmente

PP y Ciudadanos se han jugado el acuerdo de investidura en la almendra económica. Desde que comenzaron las negociaciones, las dos formaciones reconocieron que en la parte económica era en la que más aristas había que limar, y el resultado final deja ver que la lucha por perfilar los cambios ha sido ardua.

La reforma del mercado laboral es uno de los apartados en los que más se ha peleado. Ciudadanos no ha logrado llegar con su contrato único a lo pactado con el PSOE, con el que ya acordó en su momento un sucedáneo de su propuesta.

En el pacto rubricado este domingo, se comprometen a crear un nuevo contrato denominado «de protección creciente» (en el acuerdo con el PSOE se llamaba «estable y progresivo») que tenga una indemnización que iría subiendo: el primer año de 12 días, el segundo año de 16 y el tercer año de 20. En la actualidad, el despido de un trabajador temporal es de 12 días.

Sin embargo, el acuerdo alcanzado con el PP tiene una letra pequeña que cambia el sentido de lo pactado con el PSOE. «En caso de despido por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o de despido improcedente, la indemnización seguirá siendo la misma que en la actualidad».

Por tanto, la progresividad solo se dará si no se renueva al trabajador temporal y el contrato se extingue por sí mismo. Pero si el empresario aduce una razón para despedir, lo que ocurre con frecuencia, la indemnización será de 20 días, según marca la ley actual.

Esto hace que la indemnización sea en los dos primeros años de vida del temporal más generosa que con el acuerdo llegado con el PSOE, en el que la progresividad afectaba también a los despidos. En un ERE, por ejemplo, costaría lo mismo despedir a un indefinido que a un temporal (como sucede ahora).

Además, Ciudadanos ha asumido que este contrato pueda durar hasta tres años, cuando en el pacto con los socialistas limitaba su duración a dos años máximo. Por otro lado, y tal y como apunta el experto laboralista Fabián Valero, se exige causalidad para celebrar este tipo de contrato, algo que no se incluyó con el PSOE y que sí podría desincentivar su uso (que en realidad es el objetivo final para acabar con los temporales).

El acuerdo recoge una mochila austriaca, esto es, que un trabajador se pueda llevar los días de una indemnización no cobrada de un trabajo a otro en forma de seguro de desempleo. Esta medida ya la formuló inicialmente Valeriano Gómez, para el segundo Gobierno de Zapatero y había sido recuperada recientemente por el Partido Popular.

Pero el gran ausente del pacto es la negociación colectiva.  Ciudadanos había pedido abordar su formulación tanto en su programa electoral como en su pacto con el PSOE. En el acuerdo con el PP no se introduce la más mínima consideración en este sentido, dejando la última reforma laboral de 2012 tal y como está. Sin embargo, en su discurso de presentación del pacto, Albert Rivera aseguró que lo presentado suponía un «vuelco laboral» en las relaciones laborales en España.

Los autónomos quedan sujetos a «estudio»

Otra de las patas sobre las que Ciudadanos sustentó su programa y su discurso, los autónomos, también ha logrado colarse en el pacto con el PP con mucha menos fuerza de lo que lo hizo con el PSOE. Ciudadanos había pedido por activa y por pasiva que las cuotas sociales se impusieran en función de los ingresos. Esto a la postre significaba que la mayoría de los autónomos pagaran más que actualmente, aunque alrededor de medio millón podría llegar a pagar menos.

Ciudadanos logró pactar este punto con el PSOE, que ya existe en otros países europeos, pero no ha logrado convencer al PP. Lo más lejos que ha llegado es a convocar una «subcomisión» en el Parlamento que estudie la reforma del régimen de los autónomos.

En el caso concreto de las cotizaciones, Ciudadanos logra arrancar que se «estudie» que por debajo del salario mínimo no se pague cuota a la Seguridad Social y que se aclare en la ley la figura de los que ingresan de forma no habitual o trabajan como autónomos de forma parcial.

También arranca del PP el compromiso de bonificar los permisos de maternidad de las autónomas o permitir que los trabajadores por cuenta propia cambien al menos cuatro veces al año de base de cotización. Por último, se extenderá de seis meses a un año la bonificación de la cuota de la Seguridad Social en 50 euros para los emprendedores que arranquen su actividad. Todas estas medidas y otras destinadas a simplificar el pago del IVA o el IRPF habían sido pactadas también con el PSOE en un acuerdo, a primera vista, más extenso.

Con todo, Rivera y la Federación de Autónomos (ATA) se han expresado más que satisfechos con los pactos alcanzados con el PP.

Victoria, aparente, con la amnistía y las Sicav

En cuanto al control del fraude, Ciudadanos ha colocado dos ideas importantes al Partido Popular. La primera es la de intentar recuperar la parte no cobrada del impuesto del 10% que se impuso a quienes se acogieron a la amnistía fiscal. Una interpretación por parte de la Dirección General de Tributos de la ley llevó a que de media se cobrara el 3%.

Ciudadanos había calculado que la recuperación total de estos siete puntos de diferencia tendría como resultado un ingreso extraordinario de 2.800 millones. Sin embargo, y ateniéndose a lo que viene en el cuadro de ingresos, la cifra será mucho menor, ya que para 2017 solo se espera ingresar 1.000 millones de euros por este concepto, así como por la lucha (general) de fraude fiscal.

Además, el PP ha accedido a devolver el control de las Sicav a los inspectores de Hacienda, una reclamación del cuerpo desde que se les retiró esta potestad. Con todo, y para no alarmar a los inversores en este tipo de instituciones, en el acuerdo se explicita que se reformará la constitución de estas sociedades para reforzar el número de aperturas. Eso sí, también recoge la necesidad de tener al menos el 0,55% del capital para contar como uno de los 100 socios mínimos que se necesitan para constituir una Sicav.

Protección a los consumidores y cláusulas suelo

En la presentación del acuerdo, Rivera vendió a bombo y platillo la «dación en pago» que se incluía en el acuerdo. Sin embargo, una lectura pausada del texto no parece tan triunfalista: «Flexibilizar, con las salvaguardias adecuadas, los requisitos para que los deudores más vulnerables puedan cancelar sus deudas mediante la dación en pago de su vivienda habitual, manteniendo el derecho a permanecer en su casa durante tres años con un alquiler que no superará el 30% de los ingresos de la unidad familiar del deudor».

En cuanto a las hipotecas, el texto recoge la necesidad de prohibir las cláusulas suelo, declaradas nulas en muchos casos por los tribunales, y crear una oficina independiente de la CNMV, el Banco de España y Seguros destinada a velar de forma independiente por los consumidores de productos financieros para recuperar «la confianza de los ahorradores».

Cesiones inesperadas del Partido Popular

Además de la recuperación de parte de la amnistía fiscal, el PP ha cedido de forma más inesperada en dos cuestiones económicas en las que se había enrocado el Gobierno de Rajoy durante la legislatura: el «impuesto al sol», una tasa sobre la producción de electricidad para autoconsumo, y la separación de nuevo en dos organismos diferentes del responsable de competencia actual, que se fusionó al principio de la pasada legislatura.

También el PP parece haberse plegado a mejorar el permiso de paternidad (era el único partido que no proponía mejorarlo ni en un solo día) y el de maternidad, aunque no está claro cómo se hará salvo por la dotación presupuestaria (en 2017 cuatro semanas más a repartir entre los progenitores y ocho semanas más en los años siguientes).

También se apunta un tanto con la creación de un Complemento Salarial Garantizado (CSG) que se hará como crédito fiscal para las familias. Sin embargo, el proyecto no está desarrollado en el texto como para conocer su alcance y solo la dotación presupuestaria permite sospechar que será menor de lo previsto en el programa de Ciudadanos.

También abogan rebajar el IVA cultural al 10% en las actuaciones en directo.

http://www.eldiario.es/economia/Ciudadanos-arranca-medidas-economicas-PP_0_552944992.html

 

Doce diferencias de los pactos de Albert Rivera con Mariano Rajoy y Pedro Sánchez

Varias medidas relevantes del acuerdo PSOE-Ciudadanos, como el incremento del salario mínimo, desaparecen del pacto de Rivera con Rajoy

El texto que defenderá Rajoy en su investidura es más específico respecto a la recuperación del gasto en sanidad y dependencia, así como en el sistema de elección de vocales del CGPJ

Albert Rivera ha sido capaz de pactar con Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, por separado, en un plazo de seis meses. En ambas negociaciones todas las formaciones han cedido en sus posiciones iniciales. Ciudadanos ha presumido de haber arrastrado tanto a PP como a PSOE en varias de sus medidas. Ahora, su objetivo es intensificar la presión sobre el líder socialista para que facilite el gobierno al presidente en funciones.

La última fórmula que ha utilizado ha sido la de asemejar los documentos que ha sellado con los dos partidos. «100 de las 150 reformas firmadas son las mismas que acordamos con el PSOE», expresó este domingo tras cerrar oficialmente el acuerdo con Rajoy.  La dirección del PSOE se mantiene en el ‘no’ a la investidura de Rajoy y califican el acuerdo PP-Ciudadanos de «continuista y conservador», porque «no elimina ninguna de las medidas lesivas, como la reforma laboral», según fuentes socialistas.

En su discurso del próximo miércoles, Sánchez desgranará algunas de las medidas con las que no está de acuerdo de este texto, pese a que cien de ellas estuvieran contenidas en el ‘Pacto del Abrazo’, tal y como asegura Ciudadanos. Además de las diferencias, en el acuerdo de PP y Ciudadanos hay importantes ausencias respecto al que firmaron Sánchez y Rivera. Estas son algunas de ellas.

El salario mínimo no se toca

PP y Ciudadanos no tocan el salario mínimo interprofesional. El PSOE tuvo que dejar su apuesta en «al menos un 1%» de subida en 2016 frente a la promesa electoral de que alcanzara 1.000 euros en dos legislaturas. Los socialistas justificaron entonces que solo se había pactado el «suelo» del incremento. Ciudadanos vetó que fuera mayor. El compromiso de PP y Ciudadanos, según el pacto, es cero.

Los mayores de 52, sin subsidio

Ciudadanos acató una de las medidas estrella del PSOE: un subsidio por desempleo para los mayores de 52 años. Esa es una de las medidas que desaparece en el acuerdo que ha alcanzado con Rajoy.

Sanidad universal poco concreta

Rivera renunció a la exclusión de los inmigrantes sin papeles de la sanidad en su pacto con el PSOE. El acuerdo establecía volver a las condiciones de cobertura sanitaria anteriores al decreto firmado por Ana Mato en abril de 2012. Por tanto, la asistencia sanitaria para los sin papeles quedaba limitada a aquellos que estuvieran empadronados, según el acuerdo de PSOE y Ciudadanos.

El documento presentado este domingo no introduce ningún cambio concreto respecto a la cobertura sanitaria que, según el modelo actual, también deja fuera a los españoles emigrantes. Se limita a decir que la sanidad será universal y que se garantizará la igualdad de acceso a una cartera básica de servicios a «todos los ciudadanos».

Recuperar el gasto en sanidad y dependencia

Ambos textos son una declaración de intenciones respecto a la mejora de los sistemas de sanidad y dependencia. Sin embargo, el de Rajoy y Rivera es más específico respecto al gasto. En ambos apartados contempla la promesa de aumentarlo. «Se recuperarán los recursos anteriores a 2012 dedicados al Sistema Nacional de Dependencia», que el documento cifra en 440 millones de euros anuales en cada año de la legislatura. «Recuperar progresivamente los niveles de gasto público sanitario por habitante previos al inicio de la crisis económica, a lo largo de la legislatura», recoge el documento. La sanidad pública ha perdido 10.000 millones de euros desde el inicio de la crisis.

Más medidas de igualdad hace seis meses

Los tres partidos coinciden en que hay que trabajar para que los permisos por maternidad y paternidad se vayan equiparando, pero hace seis meses el pacto que rubricó Rivera era más exhaustivo en cuanto a las medidas para la igualdad. Así, pretendía ampliar los permisos hasta las 26 semanas y que ocho de las semanas del padre fueran intransferibles. A partir de ahí dejaba 10 semanas opcionales para el padre o la madre. También había medidas, como una prestación no contributiva por maternidad de 6 semanas de duración, para las mujeres demandantes de empleo o un bonus de dos años de cotización a las madres por cada hijo, que PP y Ciudadanos no han asumido.

Un detalle más en el sistema electoral

PP y PSOE han prometido a Ciudadanos una mayor proporcionalidad del sistema electoral que históricamente ha beneficiado al bipartidismo. En ningún caso se daba detalles de cómo acometer esa medida, para la que Rivera quiere un cambio de las circunscripciones por distritos de 250.000 habitantes.

Rajoy ha conseguido introducir un apartado más para el sistema electoral: la elección directa de alcaldes, que tampoco se ha especificado. El PP ha dejado por escrito un apéndice en el que se reserva la capacidad de presentar en el Congreso iniciativas para que gobierne la lista más votada. En principio, ningún otro partido está de acuerdo.

Un punto del PIB de diferencia para ciencia

PP, PSOE y Ciudadanos quieren un pacto nacional por la ciencia. Esa medida coincide en los dos pactos. Sin embargo, difieren en la cantidad del PIB que destinarían a I+D+I. Hace medio año, Ciudadanos firmó que fuera del 3% mientras que este domingo ha aceptado el 2%. Son 10.000 millones aproximadamente de diferencia. En ese apartado también desaparece el propósito de ejecutar un plan de retorno para miles de investigadores que llevaban PSOE y Podemos en sus programas electorales.

¿Y el IVA cultural?

Ciudadanos y PP solo se comprometen a «modificar los tipos impositivos del IVA cultural de forma que no se produzca discriminación entre actividades públicas y privadas, y se establezca el tipo reducido para los espectáculos culturales en directo». En el pacto con los socialistas, figuraba una rebaja del IVA cultural del 21% al 10% con la posibilidad de pelear en Bruselas por una fiscalidad especial para algunos productos culturales, como un tipo del 4% para los libros.

100 senadores menos vs. «reducción sustancial»

Ciudadanos ha abandonado su posición de eliminar el Senado. En los dos pactos que ha firmado admite su modificación para que sea una «estricta Cámara territorial». PP y PSOE asumen que tendrán que reducir el número de senadores si llegan al Gobierno gracias a Rivera. Sánchez cifró en 100 parlamentarios la nueva distribución, mientras que el PP se ha quedado en una «reducción sustancial».

El CGPJ: mismo número, distinta elección

Nada dice el acuerdo PP-Ciudadanos de reducir el número de representantes en el órgano de gobierno de los jueces mientras que hace seis meses Sánchez y Rivera pactaron que se redujera de veinte a diez. Pero el pacto rubricado este domingo va un paso más en la reforma de la elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial. El PP recupera una de sus promesas electorales de 2011 para que doce miembros de la institución sean elegidos por los propios jueces. El PSOE no se ha pronunciado sobre esa propuesta.

Sigue la prisión permanente revisable

También en el ámbito de la justicia hay otras dos diferencias. Rivera no ha incluido un apartado que sí figuraba en el documento redactado hace seis meses: la eliminación de la prisión permanente revisable que el PP introdujo en la reforma del Código Penal. Tampoco recupera el principio de jurisdicción universal que eliminó el Gobierno de Rajoy.

Aborto y maternidad subrogada

Ciudadanos y PSOE dejaron por escrito en el acuerdo su discrepancia en algunos asuntos que ni siquiera se mencionan en el texto rubricado con el PP. Uno de ellos es el de la maternidad subrogada, en el que el PSOE no tiene una postura unánime en sus filas y que Ciudadanos se reservó la posibilidad de impulsar.

Tampoco se menciona el aborto mientras que en el documento suscrito con Sánchez se mostraba de acuerdo con la ley de plazos para la interrupción voluntaria del embarazo, aunque los socialistas abogaban de nuevo por ampliarla a las jóvenes de 16 y 17 años.

La custodia compartida de menores como régimen general en los procedimientos de separación y divorcio también fue otro de los temas sobre los que PSOE y Ciudadanos mantenían discrepancias. El acuerdo con el PP sí lo nombra y aboga por «impulsar las reformas legales necesarias para incorporar en nuestro Código Civil» esta modalidad como «la más deseable».

http://www.eldiario.es/politica/Albert-Rivera-Rajoy-Pedro-Sanchez_0_552945039.html

 

Pedro Sánchez reitera su ‘no’ a Mariano Rajoy: «Ha sido una reunión perfectamente prescindible»

El presidente en funciones y el líder del PSOE zanjan en menos de 30 minutos su reunión tras el pacto que permitirá a Rajoy ir a la investidura con 170 apoyos

«Este no es nuestro acuerdo», dice Sánchez, que responde a Albert Rivera que más allá de que haya coincidencias con el pacto que rubricaron lo relevante es lo que falta

Sánchez evita decir si tratará de llegar a Moncloa: asegura que Rajoy debe seguir intentándolo a la vez que reitera que «el PSOE estará en la solución»

30 minutos. Es lo que ha durado la reunión entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. El presidente en funciones había convocado al líder del PSOE para presentarle  el acuerdo sellado este domingo entre PP y Ciudadanosy para pedirle que le apoyara, aunque fuera con una abstención, y le permitiera repetir como presidente del Gobierno. Pedro Sánchez, como estaba previsto, le ha reiterado el no de los 85 diputados socialistas.

«Ha sido una reunión perfectamente prescindible. No ha ofrecido nada al PSOE. Lo único que quería era dejar la responsabilidad en manos del PSOE. Pero la responsabilidad de que pierda la investidura es del señor Rajoy por no poder articular una mayoría de 176 diputados que dijeran a su investidura», ha señalado Sánchez tras la reunión en una rueda de prensa. El líder del PSOE ha puesto en énfasis durante toda su intervención en que es Rajoy quien ha sido incapaz de articular una mayoría suficiente.

«Nosotros hemos sido muy claros desde el 26 de junio», ha continuado Sánchez. El secretario general ha considerado que «hay dos bloques» en el Congreso que «no son antagónicos» pero que exigían un «programa conservador, pero no continuista» por parte de Rajoy. Sánchez cree que el acuerdo de Gobierno PP-Ciudadanos «no rectifica los elementos nucleares de las leyes aprobadas en estos cuatro años de mayoría absoluta».

El líder del PSOE se ha referido en concreto a la reforma laboral, la reforma educativa (Lomce) -pese a que el acuerdo recoge una congelación en su puesta en marcha hasta que haya un pacto educativo, tal y como recogía el acuerdo del PSOE y Ciudadanos de hace seis meses- y la postergación de la reforma Constitucional que, en su opinión, «necesita España». «T eníamos razones para votar en contra. Después del acuerdo con Rivera tenemos más razones», ha respondido al líder de Ciudadanos, que trat de presionarle al asegurar que 100 de las 150 medidas que ha firmado con Rajoy estaban incluidas en el documento que selló con Sánchez hace seis meses. Para Sánchez, tan importante es lo que figura en el texto como lo que falta. «Este no es nuestro acuerdo», ha zanjado Sánchez

Tras su reunión con el líder socialista, el presidente en funciones ha comparecido ante los periodistas y ha reconocido que se someterá «a la investidura con 170 votos». No obstante, Rajoy ha admitido que lo seguirá intentando durante los dos meses que fija la Constitución para que un candidato logre la confianza de la Cámara. «Seguiré intentándolo. Ahora, después de la primera votación y, si es necesario, después de la segunda», ha asegurado.

Por el momento, llega a su investidura con 170 votos a favor: los del PP, los de Ciudadanos y el de Coalición Canaria. Insuficientes tanto en primera como en segunda votación, salvo que el resto de grupos de la Cámara cambie de opinión de aquí al viernes.

Sánchez juega al despiste con sus próximos pasos

No será la del PSOE la posición que cambie antes de la segunda votación de este proceso de investidura, según ha reiterado el propio Sánchez, que ha vuelto a recibir el respaldo de los miembros de su Ejecutiva en una reunión celebrada horas antes de reunirse con Rajoy. En el PSOE hay voces que sostienen que, tras las elecciones vascas y gallegas del 25 de septiembre, el partido debería reconsiderar su rechazo a Rajoy. El barón que más clara y públicamente ha abogado por la abstención es el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara. «Cuando haya hechos nuevos que puedan alterar la posición del PSOE, convocaré un Comité Federal», ha contestado Sánchez a quienes piden que se convoque ese órgano interno para estudiar la posible abstención.

Sin embargo, otra puerta que mantiene Sánchez abierta es la de intentar de nuevo llegar a Moncloa tras «la derrota política anunciada» de Rajoy.  «Estamos a las vísperas de un debate de investidura. Hemos aprendido que son procesos vivos, dinámicos y veremos qué pasa», ha respondido Sánchez. En el PSOE quieren esperar al fracaso de Rajoy del próximo viernes porque dicen que aún los nacionalistas pueden dar la sorpresa, como sucedió en la votación de los miembros de la Mesa del Congreso.

«El PSOE estará siempre en la solución»

Preguntado por si cree que Rajoy debe seguir intentándolo tras fracasar o si él lo intentará, Sánchez ha dicho que «el señor Rajoy sigue con la responsabilidad de intentar articular esa mayoría para formar un gobierno», pero para al terminar la frase ha aspostillado: «El PSOE estará siempre en la solución».

Ante la insistencia de los periodistas por su ambigüedad, Sánchez ha admitido que no quiere anticipar futuros movimientos hasta que el viernes concluya el proceso de investidura. «Entiendo sus preguntas, que pregunten no por lo que va a pasar esta semana sino dentro de una semana aun no habiéndose celebrado el debate de investidura, pero creo que la responsabilidad del PSOE y la mía propia es no engañar y, segundo, explicar a los españoles y a mi organización los pasos que va a dar el PSOE en el proceso de investidura, que no acaba el 2 de septiembre. Y, en consecuencia, cuando lleguemos a ese río cruzaremos ese puente».

La posibilidad de que Sánchez intente formar gobierno es uno de los temores que tienen los dirigentes más críticos con el secretario general, que se encargaron tras el 26J de advertirle de que el PSOE debe quedarse en la oposición. Además, Sánchez tiene las manos atadas al no poder negociar con las fuerzas independentistas bajo el pretexto de que no puede hablar con quienes abogan por el derecho a la autodeterminación. Sin embargo, los barones afines consideran que debe intentarlo de nuevo. La presidenta balear, Francina Armengol, es partidaria de que lo intente con los nacionalistas catalanes y Miquel Iceta ha planteado que debe hablar con el Partit Demòcrata Català (la antigua Convergència) porque las condiciones que planteó «son cosas que se pueden hablar».

http://www.eldiario.es/politica/Pedro-Sanchez-Mariano-Rajoy-perfectamente_0_553295010.html

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More