Pacto de censura y silencio internacional ante la represión en el norte de Irlanda

Publicidad

El pasado septiembre, Simon Byrne, jefe de la policía del norte de Irlanda (PSNI), en una conferencia sobre el uso de los poderes de parada y registro, sugirió quitar la custodia de los hijos a represaliados republicanos causando un escándalo en la sociedad norirlandesa: “Sigan haciendo esto y tendremos su casa, si continúan tendremos su automóvil, tendremos a sus hijos, tendremos sus beneficios y nosotros te meteremos en la cárcel”.

Las cifras sobre arrestos ”por terrorismo” han sido reveladas bajo la Ley de Libertad de Información, según reflejó el Belfast Telegraph. Las estadísticas hasta hoy hechas públicas cubren el período comprendido entre el 1 de enero de 2014 y el 31 de diciembre de 2018 en el que se muestra que cada 2 días se produce una detención en el norte de Irlanda bajo la “ley antiterrorista”. Cifras que por lo que parece no han disminuido el último año. 833 sospechosos fueron en ese periodo arrestados en virtud de la Sección 41 de la ”Ley de Terrorismo de 2000”. En 551 casos (67%) personas fueron puestas en libertad sin cargos.

Lo que llama la atención de estos datos, a parte de lo abultada de la represión política en un territorio que es tomado por la UE y EEUU como zona pacificada y ejemplar, lo cual al mismo tiempo trae el silenciamiento internacional de los casos de represión tanto como la situación de los presos políticos, es que las declaraciones del jefe policial no parece que fueran fruto de un momento puntual de demencia al tratar a niños como moneda de cambio y presión política, sino que cada vez es más visible la represión contra los propios niños y menores de edad en el norte de Irlanda.

Recientemente un niño de 15 años que fue retenido y registrado como ”sospechoso de terrorismo” emprendía acciones legales contra el PSNI.El joven, que no puede ser identificado, afirma que el Servicio de Policía de Irlanda del Norte violó ilegalmente sus derechos como niño con la detención en el oeste de Belfast. No se dieron razones de peso para justificar la acción tomada contra el escolar, sostienen sus abogados. Su desafío judicial ha sido incluido en una audiencia en el Tribunal a finales de este mes. Según el abogado del niño, estaba en un automóvil conducido por su padre cuando la policía los detuvo en septiembre del año pasado. Supuestamente se le pidió que saliera del vehículo y se quedara en un sendero para que un oficial lo registrara bajo la sección 43 de la Ley de Terrorismo de 2000. [1]

La legislación permite a la policía parar y registrar a cualquier persona ”razonablemente sospechosa de ser terrorista” en busca de alguna evidencia. No se encontró nada delictivo en el niño, que acabó con impacto emocional. También se está presentando un desafío contra el Secretario de Estado británico para ”Irlanda del Norte” por un supuesto incumplimiento en la emisión de un código de práctica para los poderes de parada y registro que proteja adecuadamente el interés superior del niño.

JS105740766.jpg

imagen de archivo de otra acción del PSNI

El abogado del niño, Michael Brentnall de Brentnall Legal Limited, dijo: “Nuestro cliente, un menor, fue registrado por oficiales del PSNI bajo la Ley de Terrorismo, efectivamente sobre la base de que era un terrorista”. (..) el PSNI no solo ha actuado ilegalmente, sino que se ha desviado hacia un territorio por el que tiene total desprecio por los derechos de los niños”. “Esta legislación no está cubierta por un código de práctica que cubra adecuadamente el uso de este poder contra un niño”.

No es un caso aislado. Este tipo de actuaciones cada vez se repiten más en el norte de Irlanda y especialmente contra los sectores sociales más desprotegidos (sean niños o discapacitados). Como es el caso de Annette Quinn, de Newry, que era una pasajera en un vehículo que fue detenido por la policía en el área de Hospital Road a principios de este mes.

tia stephen 70121422_2519747281381335_7500759717849858048_n

De 50 años, tiene una variedad de problemas médicos y es tía del destacado miembro de Saoradh, Stephen Murney. Su cuidadora y hermana Martina Murney ha confirmado que asiste a un centro de cuidado diurno y que nunca se la deja sin acompañante por la noche.

El vídeo tomado durante el incidente muestra a un oficial que indica que no tienen interés en registrar a Quinn, pero que los oficiales querían revisar su bolso. Sin embargo, cuando las oficiales llegan a la escena, sacan a la Sra. Quinn del vehículo y la registran.[2]

Esta misma semana se produjeron incursiones y redadas policiales en viviendas de la clase trabajadora de Creggan. En una de las invasiones de hogares de republicanos, el PSNI se abrió paso por la puerta principal de una casa familiar con tal fuerza que lesionaron a un niño de tres años. El niño pequeño fue trasladado de inmediato al hospital para una evaluación médica. [3]

Mientras abundan abiertamente los problemas represivos en las comunidades, especialmente en los barrios de la gente de clase trabajadora, tanto SDLP como Sinn Féin, que apoyan al PSNI y forman parte de la junta de policía así como diversos  medios de comunicación se niegan a resaltar estas actuaciones en un pacto de censura y silencio, que también abarca al ámbito internacional.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More