OVENES EN PARO Y ANCIANOS A TRABAJAR (Los liberales no pierden ripio)

JOVENES EN PARO Y ANCIANOS A TRABAJAR (Los liberales no pierden ripio)

Ha sido anunciar el gobierno la nefasta medida de alargar la edad para la jubilación, para que inmediatamente los repugnantes liberales como adalid del gran empresariado, hayan lanzado un ataque contra las pensiones públicas en aras de las privadas y así&nbsp beneficiar a los bancos y de paso ahorrar la cuota de participación empresarial en el sistema de pensiones de la Seguridad Social.

Creo que ya hemos escrito muchas líneas en defensa de la Seguridad Social, no solamente en el supuesto de las pensiones de jubilación, sino también en las de invalidez y viudedad y orfandad. Pero, además, con la cuota por parte del trabajador del 6% del bruto de su nómina se tiene abierto también el acceso al seguro de Enfermedad, Maternidad, Desempleo, Asistencia Sanitaria, Medicamentos y demás prestaciones sociales extensibles a todos los miembros de la unidad familiar. Ponemos el ejemplo de siempre: en una nómina de 1000€, por 60€ el trabajador tiene cubierto todo lo mencionado, mientras que por la misma cantidad en los planes privados no se cubre ni la asistencia sanitaria de un solo miembro de la familia.

¿Qué les sucede a estos liberales que día a día salpican su baba contra la gran Obra Social del Falangista Girón de Velasco?, pues la respuesta no es otra que en su egoísta mente-cartera solo cabe la capacidad de rentabilidad económica y nunca la del servicio público y mucho menos la de humanizar la depravada sociedad.
Al respecto queremos decir que las pensiones son un DERECHO ADQUIRIDO, ya que se está obligado a cotizar desde el primer día de trabajo y por la cantidad integra ganada, y que el sistema de reparto es una falacia convertida en injusta ley porque la Seguridad Social se financia tanto con las cuotas de los trabajadores y empresarios como por las aportaciones del estado, debiendo en la actualidad cubrir este último las carencias económicas del sistema público, debido a la alegría con la que la autonomías conceden las pensiones no contributivas con el fin de lograr el voto cautivo y así asegurarse las poltronas los politicuchos de turno.

Otro camelo que nos cuentan es el de que las pensiones es un sistema solidario del trabajador activo con el pasivo ¡¡¡mentira!!!, toda solidaridad debe ser voluntaria, y yo en mi caso me niego a ser solidario con las pensiones de Carrillo, Otegui, de Juana y demás asesinos y gentuza. Lo que pretende el sistema es garantizar pensiones únicas y miserables para todos como en cualquier régimen comunista y quien quiera mejorarlas que aporte al banco las cantidades que pueda y quiera para conseguir un complemento que sumado a la pensión pública le garantice una jubilación más digna económicamente hablando, como en cualquier régimen capitalista, es decir, el rico siempre va a ser rico, el pobre siempre pobre y la clase media….a proletarizarse, ya que para tener una pensión que de para algo más que para comer tendrán que empobrecerse durante toda su vida pagando a los bancos buena parte de sus raquíticas nóminas. Eso por no citar los largos y agónicos periodos de desempleo, en muchos casos sin prestaciones económicas, ¿cómo pagarán entonces los planes de pensiones privados?, sin olvidar que el 70% de la población está hipotecada a causa de una necesidad vital básica como es la vivienda.

El otro día tuve la desagradable ocasión de ver en una repugnante cadena de televisión, liberal, por supuesto, a un tal Profesor Llamas, que decía “que si en el año 1929 un trabajador hubiera invertido 1.000 dólares, 20 años después hubiese tenido un beneficio de 300.000 dólares.” Mire usted, señor Llamas, en el año 29 un trabajador ganaba 50 pesetas al mes como mucho, y eso trabajando doce horas al día incluidos domingos y festivos. ¿Quién hubiera podido invertir 160.000 Pts, el equivalente aproximado a esos mil dólares?. Yo se lo digo, usted y sus banqueros, los dueños de los grandes medios de difusión y de las multinacionales. A usted, Sr. Llamas, le importan un carajo las personas y sus necesidades básicas, sociales y esencialmente humanas. El mismo idiota nos dice que ha quebrado el sistema publico de pensiones, cuando en verdad lo que ha quebrado es el sistema financiero, que ha tenido que ser salvado con dinero público. Si todo el dinero aportado a los bancos hubiese sido aportado al fondo de pensiones públicas ahora mismo no tendríamos ningún riesgo, y si todo ese dinero, que con toda clase de impuestos, recaudan las entidades públicas, hubiese estado depositado en bancos públicos el total de las plusvalías hubieran engordado las arcas del estado. Pero, claro, eso sería hablar de un ESTADO SOCIAL de verdad en lugar de un sistema liberal capitalista que interpreta la salud de la Nación según la fortaleza de sus entidades financieras privadas, en perfecto compadreo con los gobiernos democráticos, que han dislocado y desculturizado a la Nación y “dessocializado” al estado, además de deshumanizar a la persona.

Resumiendo, los mismos que han provocado la crisis socio económica nos quieren dar lecciones cargándose todo lo público y reflotando lo privado, eso sí, con dinero público para el que en casos como éste no hacen ascos.

Sería fácil ahora cargar contra el gobierno del PSOE y culparle de retrasar la edad de jubilación, además del consiguiente riesgo de bajar el poder adquisitivo de las correspondientes pensiones y dejar al margen al resto de partidos políticos del sistema e, incluso, al mismo sistema. Pero en el Sindicato TNS somos conscientes de que en la dificultad reside el éxito, por eso venimos atacando desde hace años a todo este sistema y luchando contra la misma democracia. ¿De verdad alguien se cree que el Borbón está inquieto por los parados y que por eso quiere reunir a todas las instituciones que forman el aparato democrático? Al Borbón, como a todos los demócratas, lo que le preocupa es que su invento se vaya a tomar por culo. Con la barriga llena todos se echan la siesta, pero con hambre el caso Faisán es más peligroso, con hambre el separatismo es más deplorable, con hambre los procesos de “paz” son mas inquietantes, con hambre las autonomías son menos queridas, etc … y con hambre la gente mete todo en el mismo saco y lo define como es, DEMOCRACIA Y MONARQUIA y puede que, en un digno arranque de sentimiento nacional el pueblo prenda fuego a trono y escaños para que de sus cenizas nazcan las soluciones que devuelvan a España su UNIDAD, GRANDEZA Y LIBERTAD, que históricamente tanto luchó por ella y tan democráticamente perdió.

Parafraseando al Tenorio: “SI BUENA PATRIA OS QUITE, MEJOR SEPULTURA OS DI”, porque no hay mejor sepultura para un pueblo estúpido y cobarde que unas urnas traidoras manipuladas por el sistema financiero.
Una vez más decimos “LA CRISIS SE LLAMA DEMOCRACIA LIBERAL”
¡¡¡VIVA LA REVOLUCION NACIONAL SINDICALISTA!!

Carlos Rodríguez.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS