Otro infanticidio: Ejército asesina a niño de 3 años y amenaza a familia por denunciar que NO fue en tiros cruzados

El niño no fue asesinado en "en medio del fuego" de la guerra, como lo mienten los mass-media, fue asesinado por tiros directos del ejército hacia la vivienda, ocurridos después del combate: denuncias de la comunidad y del propio padre.
&nbsp
&nbsp
Denuncian&nbsp que el&nbsp Ejército&nbsp asesinó a niño de tres años en San Vicente del Caguán y amenazó a familiares
Por Camilo Raigozo
La Corporación por la Defensa de los Derechos Humanos Caguán Vive&nbsp &nbsp denunció a Notimundo y a las organizaciones nacionales e internacionales defensoras de los derechos humanos, el asesinato por parte de tropas del Ejército Nacional del niño GeiderDionicio Mendoza Valencia, de tres años de edad.
Los hechos ocurrieron el pasado 5 de noviembre a las seis de la mañana en la vereda La Punta, jurisdicción de San Vicente del Caguán.
Según la fuente, el viernes 5 de noviembre, en la finca La Morra de propiedad de Arnulfo Mendoza, ubicada en la vereda La Punta, San Vicente del Caguán, Caquetá, a eso de las seis de la mañana se desató un combate entre miembros de la Brigada Móvil 6 del Ejército Nacional y guerrilleros de las FARC, a unos 200 metros de la vivienda.
Según el testimonio dado a la fuente por Arnulfo Medoza, padre del niño y quién se encontraba con él en los momentos de los hechos, el intercambio de disparos duró cerca de 20 minutos hasta cuando los subversivos se internaron en una zona boscosa.
En ese momento un soldado abrió fuego directamente contra la vivienda causándole la muerte por impacto de bala al niño GeiderDionicio Mendoza Valencia, de tres años y nueve meses de edad.
Cuando el niño cayó muerto, el padre salió gritando de la habitación donde se encontraba refugiada toda la familia. Luego las tropas del Ejército cesaron los disparos y procedieron a rodear la vivienda.
Un soldado revisó los signos vitales del menor y aseguró que estaba muerto. Entonces el&nbsp &nbsp Ejército hizo desalojar la casa a partir de las ocho de la mañana hasta que llegó el CTI. Después el cuerpo del niño fue trasladado por sus padres hasta la bodega de la vereda.
El órgano de investigación de la Fiscalía arribó a las dos de la tarde y solo hasta entonces entonces permitieron que la familia pudiera entrar nuevamente a la casa. En ella, al momento del ataque se encontraban los padres del menor, dos adultos mayores abuelos del niño, uno en situación de discapacidad y un hermano del mismo de nueve años, los cuales por fortuna salieron ilesos.
Al sitio del crimen, tropas del Ejécito arribaron en compañía de un hombre llamado Aristo Rodríguez, quién afirmó ser el personero de Cartagena del Chaira, el cual asistió a las diligencias de inspección al lugar y al levantamiento del cadáver.
Para la comunidad no es entendible la presencia de este funcionario público en el lugar, dado que no tiene jurisdicción en esa zona.
De igual manera la Corporación Caguán Vive denunció que soldados de la Brigada Móvil 6 adscrita al Comando Especifico del Caguán, que se quedaron en el área del caserío de la vereda La Punta, amenazaron a los jóvenes Luis Ángel Guzmán y a Leonel Mendoza, primo y tío del niño asesinado.
Según la denuncia, un grupo de soldados les dijo que si seguían quejándose del asesinato del menor, ellos después los iban a coger solos y arreglaban cuentas.
La Corporación Caguán Vive se quejó de que los medios de comunicación masivos han manipulado el testimonio del padre de Geider Dionicio, “intentado disfrazar la responsabilidad de la Fuerza Pública en el hecho”.
Por tal razón tanto la ONG defensora de derechos humanos, como las comunidades, solicitaron a los entes de control del Estado y a los organismos internacionales y nacionales que trabajan en el tema de derechos humanos que verifiquen el desarrollo de la investigación de este hecho, para que se garanticé justicia, verdad, reparación integral y garantías de no repetición.
Este lunes 8 de noviembre más de 500 campesinos marcharon en Florencia, Caquetá, acompañando los honras fúnebres de Geider Dionicio y pidieron a la Fuerza Pública respetar los derechos humanos de los caqueteños.
Las comunidades de San Vicente del Caguán, se encuentran se encuentran permanentemente en alto riesgo riesgo debido a las consecuencias del conflicto armado que vive el país.
Por último exigieron a los miembros de las fuerzas militares que respeten los bienes, integridad, honra y cesen los amedrentamientos y constreñimientos contra las comunidades.
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS