El Orgullo LGTBI y la paz en Colombia

Publicidad

Bogotá, Medellín y Cali se destacaron el pasado 2 de julio, por la gran asistencia y muestras culturales. Sin embargo, la importancia del evento en Saravena trasciende por la solidaridad de la comunidad ante la primera conmemoración del Orgullo Gay.

Nubia Gordillo, integrante de la población LGTBI trabaja en la Asociación LGTBI Saravena Diversa -Alsadi-, considera que “el municipio de Saravena, el departamento de Arauca y el Gobierno Nacional deben construir paz por medio de la inclusión de la población LGTBI en la participación directa en la sociedad con el reconocimiento de nuestros derechos como seres humanos”.

  

Conmemorar el Día Internacional del Orgullo Gay es recordar la lucha de clases ampliada por la vulneración a los derechos y la estigmatización de la comunidad LGTBI –siglas que designan colectivamente a lesbianas, gays, transgénero, bisexuales e intersexuales.

Orgullo LGTBI

El 28 de junio es la fecha internacional que conmemora, desde el año 1970, una de las batallas organizadas por las personas con sexualidades e identidades diversas en contra del Gobierno, la Iglesia y la estigmatización social.

La Tremenda Revoltosa, Batucada Feminista, es una de las organizaciones sociales que por medio de su colectivo de trabajo lucha contra la opresión racista, heterosexual, capitalista, militarista y violenta en Colombia. En la marcha del Orgullo Gay en Bogotá explicaron su asistencia como fundamental ya que “para nosotras mostrar que frente a esta arremetida de la ultraderecha, la derecha y las iglesias (que basan su odio en una supuesta ‘ideología de género’) es necesario tomarnos las calles para denunciar los efectos de la heterosexualidad obligatoria que sigue cobrando vidas humanas y ante eso debemos movernos y actuar políticamente”.

  

Paz completa

La comunidad LGTBI ha sido reprimida por el Gobierno y también por la Iglesia desde siempre. El asesinato entre 2013 y 2016 de 265 personas desexo-género disidentes es respaldado por sectores políticos afines a la senadora Vivian Morales y el candidato a la presidencial Alejandro Ordóñez, por ejemplo.

Nubia Gordillo considera al respecto “que el tema de la paz es la superación del conflicto social, político y armado que atraviesa al país. Para que haya una paz verdadera debe haber inclusión y garantía a los derechos fundamentales, donde se solucionen las necesidades básicas de la gente evitando el desalojo y despojo a sus tierras”.

Como garantía para esto, Alsadi cree imprescindible la vinculación entre el reconocimiento a la diversidad de géneros y sexualidades en condiciones de inclusión, además del diálogo entre y con la sociedad. Un reclamo generalizado que las instituciones como el Gobierno Nacional y la Iglesia escuchan pero no responden de manera eficaz.

.

El Orgullo LGTBI y la paz en Colombia

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More