[Opiaceos] Por fin un relato de la epidemia más allá de las cifras, centrado en las personas y sus historias de vida

Publicidad

A menudo nos deparamos con frias cifras y gráficos que denuncian la epidemia de Opiaceos surgida en la década de los noventa que pasan a ser una información más. Esos gélidos datos no tienen nombres, no tienen historias de vida. No nos hablan de sufrimiento, de desesperación, tampoco de los negociados de los laboratorios farmacéuticos, y muy poco de la mala praxis médica y de las consecuencias letales de su prescrpción indiscriminada.

Pero Sam Quinones le pone rostro a sus víctimas y su entorno. Refleja la lucha de los protagonistas que han caído en la adicción , de las miles de familias destruídas por este flagelo.

Tampoco silenciia las responsabilidades, mayores o menores, del sistema médico, de las farmacéuticas, de profesionales poco éticos o poco preparados. Denuncia cada uno de estos elementos que juegan y configuran una de las mayores tragedias del mundo provocadas por la prescripcióm de estos medicamentos.

Esta historia es actual, porque la epidemia de los opiáceos en Estados Unidos provoca casi 200 muertes al día. Y en esta guerra desigual, una contienda que se extiende desde 1990, han muerto casi 400.000 estadounidenses por sobredosis. ¿Cuántas guerras en las que ha intervendio Estados Unidos ha tenido tal cantidad de vísctimas? Lo sustancial de estas cifras aterradoras de muertos, es que estos opiaceos letales han sido y son prescritos por profesionales médicos u obtenidas en el mercado ilegal. Ya no hay control sobre ésto.

El autor indaga en las historias personales, acompaña los relatos, la secuencia de vida (y muchas veces de muerte) reconstruída por sus familiares, pero también habla del otro sector, de aquellos médicos con buena fé e inexperiencia en sus inicios y de muchos médicos corruptos y sin escrúpulos que los prescribían guiados por un mero sentido comercial, aún sabiendo lo que esto producía.

El dolor, la culpa, los interrogantes, las responsabilidades… En uno de sus capítulos, menciona una situación que grafica lo emocional y el enfrentamiento entre ambas partes. Dice así: “En la primavera del 2000, el doctor Nathaniel Katz salió de su clínica del dolor y cruzó el río Charles en dirección a su hotel en Cambridge….Había accedido a dar esa conferencia sobre como gestionar el dolor para los pacientes con SIDA. Atravesó el hotel Royal Sonesta con su mejor traje, una tarjeta identificativa y un carrusel de diapositivas bajo el brazo. Una joven guapa se acercó a él y le preguntó “¿El Dr. Katz? ¿Nathaniel Katz? …Así es, contesto. Y me dice: Llevo diez años esperando para decirle esto, usted mató a mi hermano”.

Así de directo, así de contundente, así de claro.

Es importante destacar que Sam Quinones diferencia clara y ostensiblemente entre las farnacéuticas y el personal de salud, dedicando a éstas una buena parte de las denuncias, con una documentación incuesionable. La indignación es la emoción predominente a lo largo del extenso trabajo, pero no la única.

¿Debería dar más cifras? ¿ Mostrar gráficos? ¿Presentar estadísticas? No, eso sería restar valor a lo esencial del libro, este excelente trabajo que indaga en lo humano, lo vivencial, aunque es vedad que su trabajo de investigación jamás deja de lado los datos que fundamentan todas y cada una de sus afirmaciones, denuncias y conclusiones.

Así empezó la epidemia en los Estados Unidos, así sigue, pero atención, no estamos tan lejos en nuestro país de todo lo que Sam Quinones describe y nos narra con una crudeza que estremece.

Pensemos… somos parte de esa epidemia, indaguemos, miremos a nuestro alrededor y aprendamos de experiencias pasadas y presentes. Es que la epidemia ya es mundial, por lo tanto ya se encuentra entre nosotros.


Datos Técnicos

Libro: Tierra de sueños – La verdadera historia de la epidemia de opiáceos en Estados Unidos

Autor: Sam Quinones

Desde un pequeño pueblo en México hasta las salas de juntas de Big Pharma y las principales calles de todo el país, este es un relato impactante de adicción en el corazón de Estados Unidos, de una epidemia como ninguna otra que haya enfrentado el país, que ha devastado cientos de pequeños pueblos y suburbios. Con la habilidad de un reportero y la capacidad narrativa de un novelista, el aclamado periodista Sam Quinones teje dos historias sobre un capitalismo enloquecido cuya involuntaria colisión ha sido catastrófica. Por una parte, la prescripción ilimitada de medicamentos para el dolor durante la década de 1990, que alcanzó su clímax en la campaña para comercializar OxyContin, un analgésico milagroso, caro y extremadamente adictivo. Por otra, la afluencia masiva de una barata y potente heroína, que arrasó en pequeños pueblos y ciudades medianas, impulsada por un brillante sistema de comercialización y distribución. Ambos fenómenos continúan arrasando comunidades de costa a costa. Quinones presenta un elenco memorable de personajes, desde pioneros farmacéuticos a jóvenes empresarios mexicanos, investigadores, supervivientes y padres; ofreciendo un revelador retrato de esta corrosiva amenaza.

Traducción de Noelia González Barrancos

Ganador del Premio NBCC

Editorial: Capitan swing s.l.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More