Operación represiva contra participantes antifascistas en el 22-M: Once detenidos y nueve imputados

Eso sí, de los responsables de hacer perder la visión de un ojo a un joven de 19 años, o la pérdida de un testículo a otro joven manifestante, no se conoce proceso alguno abierto para determinar si ha habido algún tipo de responsabilidad penal, y, por supuesto, tendrán que ser los propios afectados quienes deban denunciar, sin contar con el mínimo apoyo y/o colaboración ni de la policía ni del gobierno represor.

La Policía Nacional ha iniciado este viernes una operación policial para detener a supuestos implicados en los incidentes que tuvieron lugar en Madrid el pasado 22M, concretamente en el Paseo de Recoletos. El operativo de represión a gran escala, que se llama ‘Operación Puma 70’, se ha saldado por el momento con once detenidos y nueve imputados, han informado fuentes policiales. Entre ellos, para más inri, las fuentes policiales afirman que se encuentra «el que ya estaba en prisión».

Estas mismas fuentes han precisado que entre los detenidos hay integrantes de grupos antifascistas, anarquistas y también integrantes de los ‘Bukaneros’. Por el momento todos los arrestados son mayores de edad y se les acusa de desórdenes públicos, atentado contra la autoridad y lesiones. Curiosamente, son los mismos grupos antifascistas que vienen siendo acosados por la policía, el gobierno y los medios de comunicación capitalistas, con el ABC, La Razón y El País, a la cabeza, desde hace un tiempo, y que ahora se exponen como cabezas de turco para amedrentar y crear miedo entre el movimiento antifascista, así como para criminalizar al 22-M en su conjunto.

La policía asegura que las personas detenidas han sido identificadas por «llamadas anónimas de ciudadanos y ciudadanas», un argumento que no se pueden creer ni ellos mismos, a la vista de que, casualmente, los detenidos apuntan a sectores y organizaciones previamente criminalizados por el gobierno, la policía y los medios. Campaña represiva de criminalización, vía montaje policial, pura y dura.

La operación, además, según asegura la policía, se encuentra todavía en una primera fase y continua abierta por lo que no se descartan nuevas actuaciones. La operación ha recibido el nombre de ‘Puma 70’, que es el nombre del subgrupo del GRUPO 7 de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de Madrid que se fue causante, con su carga policial incontrolada, de los incidentes el 22-M, así como de haber provocado la pérdida de un ojo a un manifestante y de un testículo a otro. Pero ninguno de sus integrantes, por supuesto, está entre los detenidos….

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS