Operación Moshtarak: los imperialismo “juntos” contra Afganistán

Cuando el mundo se aprestaba a celebrar el día de la amistad, las fuerzas militares afganas entrenadas a imagen y semejanza de Bush y el Pentágono, junto a marines yanquis y británicos y de yapa soldados de Dinamarca, Estonia y Canadá quienes integran la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo el mando de la OTAN, atacaron por cielo y tierra a la población civil de la ciudad de Marjah. Su propósito imponer al pueblo afgano con el uso de la guerra un gobierno sumiso a los norteamericanos y pretender arrinconar a los insurgentes hacia la frontera de Paquistán e Irán. &nbsp &nbsp

La Operación Moshtarak ("Juntos" en lengua dari), ordenado por Barack Obama, ha superado la docena de víctimas civiles, porque los misiles se desviaron unos&nbsp metros de los supuestos objetivos militares; esta cínica explicación se parece mucho a la que daba Bush cuando en el 2001, bombardeo Afganistán y murieron miles de hombres, mujeres, niños y ancianos, inclusive, animales, todo en nombre del “combate al terrorismo” que según el imperialismo es más peligroso cuando se organiza en milicias, usa la técnica de guerra de guerrillas y sobre todo tiene el respaldo de la población.Los jefes de la ISAF han dado una sospechosa orden a la población civil de Marjah: permanecer en sus casas, que bajen la cabeza y se sometan a la violencia imperialista. Podría deducirse que frente a la incompleta información de las fuerzas talibanes y el conocimiento del terreno se pretende utilizar a la población como escudo frente a las formas militares de los insurgentes afganos, motivo por el cual, algunas unidades de los marines se han visto atrapadas en medio de ataques de francotiradores y sabotajes, más la activación de minas caseras se ha convertido en el peor dolor de cabeza de los invasores imperialistas. De ahí que, el general estadounidense Stanley McChrystal, jefe de la ISAF, no puede adoptar una postura victoriosa pese a la costosa y bien promocionada ofensiva militar.

Es difícil cantar victoria después de 9 años de derrotas militares y muchos soldados estadounidenses muertos. Para evitar este trauma, la nueva táctica gringa que ha puesto en marcha en esta nueva aventura guerrerista es poner, en la primera línea de combate, &nbsp a los soldados del ejército de Afganistán, para evitar el choque directo y el repudio de la población de Afganistán y de los mismos Estados Unidos. Nadie puede señalar que curso tomara los acontecimientos bélicos, lo que sí se puede decir, es que la alta tecnología, las fuerzas conjuntas imperialistas, la guerra preventiva, las potentes armas y la logística en poder del “terrorismo imperialista” lo único que ha obtenido en su larga lucha por controlar el Medio Oriente son victorias mediáticas y momentáneas; las fuerzas irreverentes,&nbsp tanto en Irak, como Afganistán, les han hecho sucumbir con el uso de la resistencia, el apoyo popular y la fabricación de armas caseras.Los pueblos del mundo, las organizaciones populares, de izquierda y revolucionarias estamos en la obligación de rechazar y condenar esta política militar donde los únicos ganadores son las empresas transnacionales de armas, constructoras, financieras, farmacéuticas y más, alas que representa desde el gobierno gringo, Barack Obama.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS