ONU: 166.000 desplazados por la invasión turca en el norte de Siria

Publicidad

Aumentan las respuestas ante la ofensiva militar turca que busca invadir el norte y el este de Siria, iniciada el 9 de octubre y que continúa a pesar del alto el fuego entre Estados Unidos y Turquía anunciado el jueves.

Los representantes de las instituciones de las Naciones Unidas han hecho declaraciones sobre la última situación el viernes.

Andrej Mahecic habló en nombre de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR):

«Por cuarto día consecutivo, ACNUR, el organismo de las Naciones Unidas para los refugiados, ha recibido a cientos de refugiados que cruzan la frontera con Irak desde el noreste de Siria. Los refugiados proceden principalmente de las ciudades del norte de Siria: Kobane, Amude y Qamishlo y de los pueblos circundantes.

La ONU estima actualmente que unas 166.000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares en los últimos siete días. Las familias recién desplazadas siguen buscando refugio en campamentos, lugares provisionales, centros de acogida comunitarios, con familiares, amigos o conocidos. Muchos de ellos han sido desplazados varias veces de una zona a otra en Al-Hassakeh, Tal Tamer y Raqqa.

La violencia ha provocado el caos entre los civiles, afectando con más dureza a los más vulnerables. Nuestros equipos informaron sobre la historia de un niño de 13 años de Ras-Al-Ain, que huyó para salvarse en medio de intensos combates y se separó de sus padres. Siguió a las multitudes y llegó a uno de los refugios comunitarios de Al-Hassakeh, donde los voluntarios del ACNUR recorrieron incansablemente los refugios comunitarios hasta que pudieron reunir al niño con su familia.

Dadas las nuevas e importantes necesidades humanitarias, ACNUR reitera sus llamamientos en favor de la protección de los civiles y de la infraestructura civil. También es fundamental que los trabajadores humanitarios tengan acceso sin trabas a la asistencia humanitaria para llegar a los nuevos desplazados y prestarles asistencia allí donde sea necesario».

Marixie Mercado, para el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF):

«La campaña de inmunización contra la poliomielitis que se había planificado antes de la escalada de las hostilidades se desarrolló sin que se produjeran incidentes importantes. Casi 65.000 niños y niñas fueron vacunados en la gobernación de Hassakeh, incluidos 1.748 en Al Hol y 740 en los campamentos de Areesheh el miércoles y el jueves.

La planta de bombeo de agua de Alouk en Hassakeh sigue sin funcionar debido a los daños en las líneas eléctricas principales, que afectan al suministro de agua a más de 400.000 personas. La desconexión es necesaria para que UNICEF pueda suministrar diariamente 16.000 litros de combustible para hacer funcionar los generadores de reserva. En los últimos seis días, se ha cubierto sólo el 30% de las necesidades de agua a través de la red».

Tarik Jasarevic, para la Organización Mundial de la Salud (OMS):

«A pesar de la difícil situación, la OMS sigue proporcionando ayuda y servicios básicos a las personas necesitadas cuando el acceso lo permite. Nuestro personal permanece en el noreste de Siria. Sin embargo, existe una necesidad urgente de ampliar la respuesta.

Entre el 15 y el 17 de octubre de 2019 se transportaron por vía aérea 40 toneladas de suministros médicos de Damasco a Al-Qamishlo. Los artículos -suficientes para cubrir 102.445 tratamientos y 620 casos de traumatismo- se distribuirán a los hospitales y centros de salud de Al-Hasakeh, la zona rural de Ar-Raqqa y la zona rural de Deir-ez-Zor, que cuentan con el apoyo de la OMS.

Los hospitales de Ras al Ain y Tal Abyad permanecen cerrados, como se informó anteriormente.

El hospital Tal Tamr ha sido el principal punto de recepción de heridos procedentes de los conflictos en Ras al Ain. El hospital tuvo dificultades para hacer frente a la afluencia de pacientes, y éstos han sido remitidos posteriormente a Al Hasakeh y Qamishly. Los equipos quirúrgicos del hospital se vieron obligados a evacuar brevemente el 15 de octubre, pero posteriormente volvieron y reactivaron los servicios de emergencia y el quirófano. En la actualidad, el centro funciona principalmente como un punto de estabilización de traumas para las personas heridas, que luego son trasladadas a Al Hasakeh y Qamishly para que realicen intervenciones médicas más complicadas.

El hospital de Tal Tamr ha recibido suministros de emergencia de los asociados y se prevé prestar apoyo adicional».

Hervé Verhoosel, para el Programa Mundial de Alimentos (PMA):

«El PMA se encuentra sobre el terreno en el noreste de Siria, y hasta la fecha ha prestado asistencia alimentaria mensual a 170.000 personas, incluidos alimentos listos para el consumo para ayudar a las personas que se encuentran en los centros de acogida colectivos y con la Asistencia Alimentaria General, en la que se ha dado prioridad a las zonas donde hay una alta concentración de desplazados internos».

Hay más de 165.000 personas en movimiento en el noreste, buscando refugio en las ciudades de Hasakeh y Raqqqa. Muchas personas optan por alojarse con familiares y amigos en lugar de en centros de acogida colectivos, por lo que esa cifra podría ser mayor.

Se calcula que, en términos de desplazados internos, el 70% de los habitantes de Hasakeh viven con familias de acogida, y el 50% en Raqqa; el resto se encuentran en refugios colectivos o temporales. Estas cifras no son estadísticas dada la fluidez actual de la situación.

Como parte de este plan de distribución revisado, el PMA está ampliando su respuesta para apoyar a 580.000 personas en el noreste de Siria en octubre.

Las hostilidades amenazan el movimiento de suministros humanitarios y comerciales que pueden afectar negativamente la vida de cientos de miles de personas. Los informes muestran que la interrupción de las rutas comerciales ha tenido un impacto sobre los precios.

El PMA pide que se mantengan abiertas y seguras las rutas de suministro más importantes para los cargamentos humanitarios. Todas las partes en el conflicto deben garantizar el acceso incondicional, sin trabas y continuo a todas las personas necesitadas en toda Siria».

Jens Laerke, de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH):

«A pesar del anuncio de un alto el fuego en el noreste de Siria ayer, se ha informado de bombardeos y enfrentamientos intermitentes esa misma mañana alrededor de Ras-Al-Ain.»

 

ANF

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More