Odio bien dirigido, es odio positivo!

Cercenan la vida.

Estos hijos de la grandísima apuestan por el despotismo, sin vaselina, sin edulcorantes, a sangre fría.

Día tras día.

Brutos, caciques, alcahuetes de turno, gente  con pezuñas elegidos  en las urnas  nos hacen pagar a escote las pérdidas de su codicia.

Nos convierten en parias sin más ni más, porque les da la gana.

Y porque les da la gana profetizan un mundo nuevo, bueno sólo para quienes robaron nuestro dinero.

 

No es hora de apelar a la cordura, el imperio de los déspotas crece y crecen también las crucifixiones.

Desde su torre de marfil incrustan miedo, derrotismo e impotencia en cada tuétano.

Pa que estemos quietos.

Pa que no desabrochemos la rabia que aúlla y mata a quien nos  condena a una vida de limosna y gracias.

 

Seguirán dictando leyes, no pararán si no les paramos, si no les decimos alto o disparo, si no les hacemos comprender que un pueblo devastado es un pueblo al que sólo le queda el sueño de empezar desde cero.

Pero sin ellos.


Silvia Delgado

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS