Octavillas comprometidas

Fulgurante furgoneta repartiendo octavillas muy muy comprometidas

En una furgoneta de reparto lanzaban octavillas por las calles, en las que se exhortaba con las siguientes proclamas: Cada uno de ustedes no son menos que el dueño de una petrolera, o una gran empresaria, o un modista renombrado, una directiva de una revista de moda, ni un ídolo del deporte, una actriz de cine o teatro, un capitán de un trasatlántico, una comandante de un avión comercial y no son menos que escritores-artistas-compositores afamados, porque no son menos que nadie. No lo olviden.

            A continuación, dejando un espacio para poder exponer el siguiente añadido: Como nunca deben olvidar que no son ustedes más que los barrenderos, las camareras de hotel, los antenistas, las cajeras de supermercado, el afilador del chiflo, las meretrices, los vendedores de lotería, las señoras de la limpieza, los albañiles, las planchadoras, los subsaharianos que piden limosna, las comadronas o los sepultureros…

            Justo en ese momento me llamó por teléfono un amigo, desde el otro extremo de la ciudad. Me preguntó si sabía lo de las octavillas de la furgoneta de izquierdas. Acababa de leer el texto. Según él, ya tenía la lista de los posibles autores del panfleto. La recitó de carrerilla: religiosos a contrapié- anarquistas a tiempo parcial- utopistas descalzos- incendiarios de piscinas-farsantes de medio pelo… No le dejé seguir. Esas son unas sandeces, sin ninguna gracia. Poco importa conocer quién o quiénes lo han escrito. Importa analizar si el contenido tiene algún interés digno de ser leído, o siquiera para tomarlo en serio. Contestó que lo hizo para pasar el rato. Para eso tienes los crucigramas de los domingos. “Te haré caso, volveré a leerlo” (dijo). Adiós. Adiós. Clic. Apenas colgué, me arrepentí de haber sido tan áspero y puntilloso o algo peor. Le pediré disculpas en cuanto concluya esta línea.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS