Nuevo naufragio, esta vez cerca de Grecia, deja al menos otros 20 muertos y más de 100 nuevos desaparecidos

Publicidad

La semana de la barbarie, así podíamos denominar a lo que ha ocurrido en aguas del Mediterráneo a lo largo de los últimos siete días. Un nuevo naufragio cerca de Grecia deja al menos otros 20 nuevos muertos y otros más de 100 desaparecidos. Sumados a las 441 víctimas de la semana pasada, los más de 900 de ayer domingo, el cruento saldo del genocidio migratorio del capital en apenas siete días supera ya cualquier límite de lo humanamente admisible.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha informado de una llamada de auxilio lanzada por un barco que se hunde con 300 inmigrantes en el Mediterráneo, informa la «BBC».

Habrían muerto unas 20 personas, según ha declarado un portavoz de la organización. «La OIM en Roma acaba de recibir un llamada de auxilio en las aguas internacionales; hay tres barcos que necesitan ayuda en aguas internacionales».

Por otro lado, al menos tres personas han muerto al encallar esta mañana una embarcación con unos 200 inmigrantes a bordo ante las costas de la isla griega de Rodas, en el archipiélago del Dodecaneso.

Según indicó a Efe un portavoz de la Guardia costera, hasta el momento han podido ser rescatadas 80 personas, de las que 57 han sido trasladadas a comisaría, mientras que otras 23 han sido llevadas al hospital.

El accidente se produjo hacia las 07.00 GMT, cuando por motivos desconocidos la embarcación quedó varada en las rocas, cerca de la playa de Séfiros, y posteriormente se hundió. Muchos inmigrantes se arrojaron al agua y lograron ponerse a salvo con ayuda de los lugareños que se encontraban en la playa.

Plan de emergencia griego

El Gobierno griego ha anunciado un plan de emergencia que contempla el traslado de los recién llegados desde islas a todo el país, ya que no disponen de las infraestructuras necesarias y se producen situaciones de hacinamiento.

El Ejecutivo planea alquilar barcos para poder transportar a los inmigrantes, algo por lo que ya ha pedido financiación a la Unión Europea, y ha asegurado que, si es necesario, se usarán como último recurso dependencias abandonadas del Gobierno y del Ejército como medida temporal para acogerles.

El país ha pedido en repetidas ocasiones más apoyo a los socios europeos para gestionar el flujo de personas que llega por vía marítima a sus costas, tras asegurar que los guardacostas del país están desbordados.

Agencias

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More