Nuevo fraude en los ERTE: obligan a reincorporarse a los empleados a cambio de un ‘sobresueldo’ en B

Los trabajadores vuelven al trabajo cobrando el 70% de su base reguladora gracias a la prestación establecida durante la pandemia y, en algunos casos, el empresario les ofrece completar su sueldo ordinario con dinero negro; incluso les pagan algo más para que acepten esta irregularidad. Esta práctica puede estar sancionada con multas de hasta 187.515 euros.

Publicidad

Con la llegada de los ERTE por la emergencia del coronavirus, algunos empresarios utilizaron esta medida de forma irregular para su beneficio. Concretamente, tal y como denunciamos en este medio, diversos empresarios aplicaron un ERTE a sus trabajadores a la vez que les hacían trabajar prestando sus servicios de forma habitual.

Ahora, en plena desescalada, abogados y asesores laboralistas están detectando una práctica similar que consiste en reincorporar al trabajo a los empleados que siguen en ERTE.

De esta forma, los trabajadores vuelven a su puesto de trabajo mientras continúan en ERTE cobrando la prestación del Estado del 70% de su base reguladora y además, normalmente, el empresario les ofrece una cantidad de dinero sin declarar para, de esta forma, igualar el sueldo que les correspondería; incluso el empresario ofrece algo más de dinero al empleado para compensar la nueva situación de irregularidad.

Trabajadores presionados por sus superiores

Marisa es camarera en una provincia de Andalucía –no quiere dar su ubicación por miedo a represalias– y es una de las personas a las que su jefe le ofreció reincorporarse al trabajo mientras seguía en un ERTE.

«Yo gano 1000 euros más propinas y ahora con el ERTE estoy ganando un poco menos de 700 euros. Hace dos semanas mi jefe me llamó por teléfono y me propuso reincorporarme al trabajo mientras seguía en el ERTE. Me ofreció pagarme 500 euros en negro. Yo le dije que no quería, por eso llamó a otra compañera y ahora mismo está trabajando de esta forma», asegura.

Por otra parte, a Rubén también le ofrecieron trabajar presencialmente en una tienda de informática sin salir del ERTE. En su caso, el empresario le explico que había que «arrimar el hombro» y «aprovechar las ayudas que el Estado ofrecía».

«En mi caso mi jefe no me ofreció una cantidad de dinero en B, me dijo que me reincorporarse a trabajar ganando únicamente el 70% de mi salario por estar en un ERTE. Cuando le argumenté que eso era ilegal y que no quería hacerlo me replicó diciendo que esta ayuda del Estado debíamos aprovecharla hasta el final», cuenta a Público.

«Le dije que no porque no me quería meter en líos, pero me da mucho miedo que tome represalias por esto y de vez en cuando hago alguna hora para ayudar en la empresa y así intentar que rebaje su cabreo hacia mí porque soy de los pocos que se ha negado a hacerlo», lamenta.

Una infracción muy grave

Varios profesionales han alertado a Público de que se están encontrando muchas consultas sobre esta situación. Entre ellos Mariam Falcón, asesora laboral de trabajadores.

«Hace unos meses nos encontrábamos con que empresas que habían realizado un ERTE a sus trabajadores les hacían seguir trabajando. Ahora, aunque esta situación se sigue dando, nos estamos encontrando con trabajadores a los que se les llama a sus puestos de trabajo sin sacarlos del ERTE. Normalmente, los empresarios ofrecen una cantidad de dinero para «complementar» su prestación e, incluso, hay empresas que llaman a los trabajadores a sus puestos de trabajo cobrando sólo la prestación del ERTE (el 70% de su base reguladora)», explica.

Además, subraya que este tipo de prácticas son «absolutamente ilegales». Ya que tener a un trabajador prestando servicios mientras está cobrando una prestación constituye una infracción muy grave en materia de Seguridad Social.

«Esto se recoge en la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social, concretamente en el artículo 23.1. J. y las multas pueden ir de 6.251 a 187.515 euros según se especifica en el artículo 40 1. C de dicha ley», asegura.

Falcón asegura que en la mayoría de ocasiones los trabajadores se ven obligados a aceptar por miedo a ser despedidos o a que la empresa tome represalias contra ellos y recomienda que denuncien aunque sea de forma anónima a la Inspección de Trabajo.

La Inspección de Trabajo actúa

Ana Ercoreca, presidenta del sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social, asegura a Público que desde la Inspección de Trabajo se está «actuando con velocidad» sobre este tipo de fraudes y recuerda que la empresa no sólo deberá pagar la multa correspondiente sino que, además, deberá devolver la cuantía de la prestación.

Añade que también se están dando casos en los que el empresario comunica a los trabajadores que la empresa les ha rescatado del ERTE, pero la realidad es la contraria.

«En estos casos, los trabajadores se reincorporan a sus puestos pensando que ya no están en un ERTE, pero la realidad es que el empresario no les ha comunicado que eso no es así», explica.

Como ya adelantó Inspección a este medio se está llevando a cabo la actuación inspectora de oficio en empresas en las que puede haber o no actuación fraudulenta.

Fuente

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More