Nueve meses después, ¿dónde están los explosivos de los CDR?

Publicidad

Lo hemos sabido el mismo día en que la ministra de Turismo ha dicho a las 11 de la mañana que España abriría las fronteras terrestres el 22 junio y que a las 3 de la tarde el Gobierno ha dicho que las abrirá el 1 de julio. Y cuando en el baile de cifras habitual entre Comunidades Autónomas y Estado sobre los muertos por coronavirus, ahora tenemos que añadir a la OMS. Sus números tampoco cuadran con los oficiales y un diario como el Financial Times, que se lee en despachos influyentes de todo el mundo, titula: «Los datos defectuosos oscurecen la estrategia de confinamiento de España»

¿Y, qué es lo que también hemos sabido hoy? Pues que según publica El Confidencial, el director de la Guardia Civil, Félix Azón, fue cesado por «haber ocultado información relativa al operativo contra los CDR». ¿Se acuerda? El Estado detuvo a nueve personas acusadas de rebelión, terrorismo y tenencia de explosivos. Acusaciones no menores, todo sea dicho.

Claro, cuando servidor de usted ha leído esta noticia, le he preguntado a mi neurona: ¿Oye, estos CDR son aquellos que ya tenían a punto un atentado terrorista contra un cuartel de la Guardia Civil, verdad?

Y la neurona me lo ha explicado todo: ¡Sí, sí, y tanto! Ya tenían los explosivos y todo. Y la Guardia Civil tenía grabadas las conversaciones que lo probaban…

… y el President Torra formaba parte del comando de una forma muy activa.

Mira si el Presidente estaba implicado con el comando que tenían preparado secuestrar el Parlament y proclamar la República.

Ah, y el arma que aparece en la foto esta de la portada del ABC, y que también publicaron otros diarios, tenía un 158,83% de probabilidades de ser de verdad. ¡O más!

Total, que como confirmaba Alvise Pérez, prestigioso colaborador del no menos prestigioso y reputado periodista de investigación Javier Negre, Torra colaboraba con los peligrosos terroristas.

Pero claro, los Mossos no sabían nada de todo eso porque Torra hacía de agente doble. De noche estaba con los terroristas fabricando las bombas y de día los encubría. Y eso lo sabía todo el mundo.

Y mientras, una de las principales asociaciones de la Guardia Civil descubría más cosas. Por ejemplo que en este comando, al lado de Torra, también estaba Carles Puigdemont preparando cartas bomba.

Mira si estaban bien preparados -me seguía explicando mi neurona- que los terroristas tenían termita (ya mezclada) y cloratita, que no la tenían mezclada todavía. Posiblemente porque se les había estropeado el minipimer…

Y también tenían otros explosivos que no acaban con «ita», como amonal…

… ¡y la famosa GOMA 2!

Pero lo que los hacía más peligrosos era su gran experiencia, ya que se entrenaban aprovechando la experiencia de otras bandas terroristas como ETA o Terra Lliure.

Y mira si todo era cierto -me recordaba entonces mi neurona-, que minutos después de las detenciones, la principal asociación de jueces española dio por buena la información sin ningún tipo de duda.

Paralelamente, políticos de prestigio internacional levantaban su voz para extender la acusación de terroristas a todos los independentistas…

Y otros grupos de defensores de la libertad y la democracia aprovechaban que se había evitado un ataque terrorista para pedir dinero.

La lástima es que un mes después de las detenciones de estos peligrosos terroristas resultó que los peligrosos terroristas, dirigidos por Torra y Puigdemont, y que tenían todo tipo de explosivos preparados para atentar en objetivos ya decididos, enviar cartas bomba y tomar el Parlament para proclamar la República… pues… bien… ya no tenían explosivos…

Poco tiempo después, un día cualquiera, mientras iban dejando libres a todos los peligrosos asesinos por falta de pruebas, pasó una cosa muy curiosa: además de no tener explosivos, ya no eran ni terroristas. Eso sí, como que esta noticia era un detalle no muy importante, la publicaron muy pequeñina. Por si las moscas…

Nueve meses después ya nadie se acuerda de nada, nadie sabe nada, y no ha pasado nada. La vida continúa y, oiga, como me dice mi neurona: si usted no quiere ser detenido en su casa un día cualquiera acusado de ser un terrorista peligroso que prepara atentados con la colaboración de dos presidentes de la Generalitat, haga el favor de comportarse. Y, sobre todo, no tenga ideas nefastas y que molestan, hoooombre. Que por culpa suya de usted al final acaban echando de su cargo a reputados servidores públicos que trabajan sin descanso a favor de la verdad.

Fuente: El Nacional.cat

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More