Nueve artistas se adhieren al boicot al Festival Internacional de Cine LGTBI de Tel Aviv

Publicidad

El grupo queer palestino Pinkwatching Israel y el movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), han realizado un llamamiento público al al boicot del Festival Internacional de Cine LGBT de Tel Aviv (TLVFest) (…).
El grupo queer palestino Pinkwatching Israel y el movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), han realizado un llamamiento público al boicot del Festival Internacional de Cine LGBT de Tel Aviv (TLVFest).

   En una carta abierta a artistas y cineastas internacionales llaman a «retirar sus películas del festival y respetar la llamada palestina al boicot cultural a Israel hasta que se respeten los derechos humanos del pueblo palestino».

   Pinkwatching Israel recuerda, además, que este festival cuenta con el «patrocinio de entidades en Israel que están profundamente vinculadas en violaciones de la ley internacional», por lo que no se trata de censurar creaciones artísticas, sino de «no participar en eventos culturales israelíes patrocinados por el estado, como el TLVFest».

   «El Festival  -denuncian – participa de la estrategia de propaganda del gobierno israelí pinkwashing, o lavado rosa, que consiste en el uso cínico de los derechos LGTB para distraer y normalizar la ocupación, la colonización y el apartheid israelí».

    Entre las nueve personas que han demostrado su voluntad de suspender la proyección de sus trabajos están las dos personas del Estado español que tenían previsto participar en el TLVFest. Dany Campos se ha mostrado en desacuerdo con el uso político por parte del gobierno israelí de su corto Faw.

   Fabia Castro, actriz y directora, ha comunicado al festival su intención de no proyectar su corto Tres, adhiriéndose además al boicot cultural con esta carta a la Red Solidaria Contra la Ocupación de Palestina (RESCOP):

    «Hace unas semanas recibí con entusiasmo la noticia de que mi cortometraje Tres había sido seleccionado para participar en el TLVFest.

    «Hoy, con el mismo entusiasmo y convencimiento, anuncio mi rechazo más absoluto a que mi obra se proyecte en dicho festival».

       Tras haberme informado de la gravísima situación de opresión a la que vive sometida la población palestina, víctima de un régimen de colonialismo y apartheid, me niego a que mi arte sea utilizado para lavarle la imagen a Israel. Me niego a que la cultura y mi obra sean utilizadas como armas políticas para normalizar la imagen de un estado criminal que discrimina, reprime y maltrata a la población palestina. Rechazo los intentos por parte de Israel de utilizar los derechos y las luchas de las personas LGBTQ+ para normalizar su imagen. No quiero que mi arte se utilice para ocultar ni para endulzar el apartheid israelí.

       Creo en el poder de la cultura como herramienta de transformación social y por este motivo, he decido escuchar la llamada de la sociedad civil palestina por la libertad, la justicia y la igualdad de derechos para todas las personas y sumarme a la campaña de boicot académico y cultural. Hoy, uno mi voz a la de decenas de artistas que me las últimas semanas se han sumado a la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones por los derechos del pueblo palestino».

También se ha unidado al boicot Linn da Quebrada, artista y activista trans brasileña, quien declaró que:

«Sabiendo que en Israel también hay gente que sufre opresión por sus cuerpos y deseos, he decidido cancelar mi participación, uniéndome al boicot cultural», condenando las políticas genocidas de Israel. Con Linn da Quebrada, se unen Claudia Priscilla y Kiko Goifman, que cancelaron su documental Bixa Travesti sumándose al boicot del TLVFest «debido a un profundo desacuerdo con las políticas genocidas de Israel». Calí dos Anjos y Bia Medeiros también anunciaron la cancelación de su corto de animación Tailor».

     También el Aks International Minorities Festival, festival pakistaní que da voz a grupos marginados:

   «Aks siempre ha promovido los derechos humanos y se muestra en solidaridad con las y los activistas de Palestina, en particular activistas queer palestinas». También los y las directoras francesas Sylvain Coisne, «en apoyo a las numerosas críticas contra la estrategia de pinkwashing de Israel»; Océane Michel y Cyprien Vial, que pidieron la cancelación de su obra Embrasse-Moi ! por su «total desacuerdo con la política de Israel hacia Palestina, y porque rechazo participar en la política de pinkwashing hecha por el gobierno israelí».

   Esta ola de cancelaciones es similar a la que se vio en la edición anterior del TLVFest, en la que 14 artistas cancelaron su participación en el Festival escuchando el llamamiento conjunto de la comunidad queer palestina y el movimiento BDS.

  Entre ellos se encuentra  el sudafricano John Trengove, quien manifestó:

«Con el dolor de la lucha contra el apartheid todavía viva en nuestra conciencia colectiva, el problema es, como se puede imaginar, muy sensible para muchas personas sudafricanas. Sabiendo lo que sé, me siento obligado a cancelar mi participación».

   Haneen Maikey, directora de alQaws, asociación por la diversidad sexual y de género en la sociedad palestina, ha celebrado estas cancelaciones:

«Las personas queer palestinas nos sentimos inspiradas por esta ola de solidaridad internacional en un momento en el que los gobiernos siguen alimentando la impunidad y los crímenes de guerra de Israel. La escalada de cancelaciones por segundo año consecutivo son otro signo más que prueba la fallida estrategia israelí del pinkwashing».

http://canarias-semanal.org/not/23408/nueve-artistas-se-adhieren-al-boicot-al-festival-internacional-de-cine-lgtbi-de-tel-aviv/

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More