Nuestro futuro no debe estar en manos del Estado

En el actual contexto de régimen capitalista el Estado no es más que una institución jerarquizada basada en la dominación de unos hombres sobre otros, pasando a ser una simple expresión instrumental al servicio de la clase dominante, es por eso que nosotros como sociedad civil debemos ser capaces de crear nuevas instituciones sociales para alejarnos del control por parte de este Estado, logrando un mayor progreso democrático y con ello un mejor desarrollo en control económico en beneficio del interés general; así debiéramos alentar toda clase de asociaciones voluntarias y participativas para lograr mayor calidad democrática, pues éste Estado capitalista no es democrático, al no gobernar por y en defensa del interés general, todo lo contrario pues gobierna de forma ilegítima ejercitándose en dirigir siempre sus acciones contra el interés general, a través de una plutocracia con el uso exclusivo de la violencia como carácter, alegando además que es legítima ejercita una represión multilateral dirigida siempre contra los anhelos y las aspiraciones justas de los derechos colectivos de la sociedad civil, para favorecer a una élite minoritaria presente en todas las esferas de la actividad con organizaciones oligárquicas de dominio que monopolizan la política logrando así que se acabe en una forma de gobierno caracterizado en el que el poder estatal se encuentra en manos de individuos privilegiados, además de disponer de las posiciones económicas más ventajosas dando lugar a una plutocracia en donde las élites burocráticas representando tan solo a los intereses particulares y materiales de corporaciones financieras e industriales que sobornando, conspirando o amenazando llegando incluso a impulsar la violencia en medios de comunicación, políticos y sociales siendo también cierto que dichas amenazas se ejercen en ocasiones de forma tan sutil que pero quedando claro el mensaje del miedo.

Así logran una importante intermediación para la consecución de sus objetivos ante el poder estatal volcándose ésta a su total servicio en detrimento del interés general, promulgando normas y leyes afines a sus intereses, es aquí donde el Estado entra en crisis perdiendo con ello toda investidura de credibilidad y con ello toda legitimidad para la gobernanza del interés general. Si además como sucede con el uso exclusivo de la violencia niega nuevas vías de participación social colectiva y participativa en un pensamiento crítico, su fin solamente persigue el perpetuar y sostener el dominio de la clase dominante, es por ello que debemos desecharlo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS