Publicado en: 6 abril, 2017

Noticias Uruguayas 6 abril 2017

Por Colectivo Noticias Uruguayas

Uruguay: Comisión investigadora sobre espionaje en democracia citará a todos los ministros de Defensa e Interior de la posdictadura

Evo: “El origen del golpismo en Latinoamérica viene de Estados Unidos” // “En su propio seno dan un golpe de Estado” La OEA firmó su acta de defunción, dijo Diosdado Cabello // Saúl Ortega: La oposición necesita falsos positivos para pedir la intervención de la OEA y EEUU // Pueblo chavista marchó y rechazó plan golpista de la derecha // Obama + Trump + OEA= intervención militar // Argentina: CONADUH: La universidad a la calle en el segundo día del paro docente // Este 6 de abril, la CTA Autónoma para y se moviliza en todo el país // CGT: “Las fábricas van a estar vacías, no va a haber gente en las calles” // ATE Tierra del Fuego adhiere al paro nacional del 6 de abril // Huelga de petroleros da inicio al paro general de la CGT // Uruguay: Comisión investigadora sobre espionaje en democracia citará a todos los ministros de Defensa e Interior de la posdictadura

URUGUAY

¿Por qué Venezuela es tan importante para la izquierda?

Emiliano Tuala – Foto: Marina Terra/Opera Mundi

Con una mirada puesta en el largo plazo del proceso bolivariano, Emiliano Tuala analiza por qué la discusión sobre Venezuela se ha convertido en un hierro candente para la izquierda latinoamericana que se debate entre abandonar las pretensiones de transformación radical de la sociedad o rehusar la discusión en torno a los principios constitutivos de la institucionalidad democrática, más allá de la centralidad del estado.

Desde que Chávez llegó al gobierno, Venezuela se convirtió en una referencia innegable para buena parte de la izquierda del mundo, así como en uno de los principales blancos de la derecha global. Por eso, la Revolución Bolivariana nunca salió de las tapas de los diarios ni dejó ocupar lugares centrales en los debates políticos y académicos.
Hoy, a casi dos décadas de iniciado el proceso, el país caribeño enfrenta toda clase de problemas sociales, políticos y económicos. Una institucionalidad que, en el mejor de los casos, genera muchas dudas, sumada a la creciente militarización de la vida nacional y a la injerencia extranjera, conforman una realidad explosiva y sumamente compleja.
La derecha y las izquierdas socialdemócrata y ultrista, naturalmente cuestionarán el devenir de un fenómeno político en el cual nunca confiaron.
Ahora, ¿qué rol nos cabe a quienes hemos defendido a la Revolución Bolivariana desde las primeras horas? ¿Una defensa cerrada? ¿Una crítica despiadada y escéptica?
Lo que sigue son una serie de reflexiones sobre la importancia de la crítica y la autocrítica, así como sobre el valor de la democracia en un proceso transformador.
Son apuntes críticos desde el compromiso; una mirada nada complaciente sobre temáticas que han dividido a la izquierda a través del tiempo, y en las que se juega buena parte de la suerte del chavismo.
La izquierda, crítica y la autocrítica 
Desde cierta izquierda se esgrimen una serie de argumentos en defensa de Venezuela, los cuales suelen funcionar más como una anulación de la posibilidad del debate, que como un intercambio de ideas.
Creer que la realidad venezolana está configurada por un chavismo mayoritario, pulcro y apoyado en todo por el pueblo trabajador, enfrentando solamente a una casta oligárquica dirigida por Estados Unidos, implica desconocer la complejidad del asunto. Este tipo de relatos, cerrados de forma perfecta, se parecen más a una arenga religiosa que a un análisis político.
Indudablemente, en Venezuela existe una vieja oligarquía que se ha resistido y se resiste al chavismo, así como es evidente que la OEA, Almagro, Estados Unidos y la Unión Europea continúan realizando una injerencia despreciable en contra de la Revolución Bolivariana. Pero desde ya hace un tiempo, la difícil situación social y económica que atraviesa el país ha ensanchado las filas de los descontentos, siendo injusto decir que todos ellos son agentes del imperialismo o millonarios. Nos guste más o menos, una parte del pueblo venezolano saltó la tranquera y abandonó la Revolución.
También es cierto que la crisis que vive el país es parte de una guerra económica impulsada por viejos enemigos del chavismo. Pero ello no explica todo. De hecho, el origen de la crisis reside más bien en la dependencia absoluta que presenta la economía respecto al precio del barril del petróleo; dependencia que el chavismo no supo revertir.
Tampoco parecen argumentos contundentes la enumeración de otros escenarios con debilidades e irregularidades institucionales, ni mencionar la intencionalidad reaccionaria de la gran prensa.
Lo primero es una chicana que se agota en sí misma, porque desnuda al instante nuestras propias contradicciones. El segundo argumento, por cierto, parte de una realidad inocultable: la prensa ataca a la Revolución Bolivariana desde sus orígenes. Pero ante ello no resulta ventajoso construir un relato idílico del chavismo, ni apelar a las agencias oficiales de noticias como si fuesen las portadoras de una verdad inapelable. Desnudar las operaciones mediáticas contra Venezuela es un paso necesario, pero demasiado insuficiente a la hora de dar un debate sobre lo que ocurre en el país.
Es decir: la incondicionalidad, vendida como un valor positivo en distintos órdenes de la vida, es, en verdad, una actitud muy peligrosa. Y el arte de la justificación permanente, lejos de sumar, resta.
Quienes sistemáticamente justifican todas las acciones de un líder o de un proyecto, no sólo se mantienen distantes de la realidad, sino que, además, se vuelven poco creíbles para el resto, siendo escasa su capacidad de convencimiento.
En resumen, la defensa absoluta de todo lo que ocurre en Venezuela no sólo implica omitir o directamente negar parte del proceso, sino que, para peor, redunda en una postura estéril.
Venezuela puede ser criticada por izquierda sin que el crítico sea necesariamente blando, ignorante o fascista. Desde luego, la socialdemocracia en todas sus formas, el público fiel de los mass media y la derecha más rancia volcarán ahora, como lo han hecho siempre, toda su ira contra el chavismo. Pero flaco favor le hacen a la causa quienes meten en esta bolsa a toda voz discordante.
La izquierda no necesita fanáticos ni soldados, porque se basa en el pensamiento crítico, porque es compromiso en la reflexión permanente; la izquierda surge de las dudas y no de los dogmas (y sí, puede llegar a necesitar soldados, pero defendiendo a las mayorías y nunca dominándolas).
Es imperioso que las verdades incómodas no las monopolice el adversario; que la misma izquierda pueda verbalizarlas, procesarlas y apostar a corregirlas.
Seamos nosotros mismos capaces de decir lo que consideramos una deuda, un error o un horror de la Revolución Bolivariana. No desde la soberbia, no desde posiciones puristas, sino desde el más franco y auténtico espíritu crítico que, algún día, nos hizo de izquierda.
La izquierda y la democracia
Cierto que una izquierda radical debe pensar la superación de ese orden que, con toda justicia, se ha dado en llamar “democracia burguesa”. Ahora bien, los problemas de la democracia no se solucionan con menos democracia, sino con más: más justicia social, más transparencia, más educación y más participación ciudadana, incluyendo, naturalmente, a quienes piensan distinto.
Y si quienes piensan distinto nos superan en número, la tarea de la izquierda siempre será vencer convenciendo al pueblo, diseñando nuevas estrategias, tejiendo alianzas, elaborando con los movimientos sociales para volver a ser mayoría. Nunca a la sociedad se le puede imponer un proceso verdaderamente transformador; la izquierda no debe hacerlo, tanto por razones éticas como prácticas. Es deshonesto e ineficaz hablar en nombre de un pueblo que (por los motivos que fuere; incluso engañado) ha dejado de seguirnos.
Una de las mayores virtudes de Chávez fue haber sabido representar las inquietudes de las grandes mayorías venezolanas. Y cuando quiso avanzar en su revolución, proponiendo el socialismo del siglo XXI, se dedicó a explicarlo, buscando convencer a los venezolanos, sometiendo sus ideas a votación, perdiendo, admitiendo la derrota e inmediatamente pensando la próxima campaña.
Si efectivamente el chavismo ya no es una mayoría social, deberá prepararse para entregar el poder político, replegarse y pensar una estrategia para volver a enamorar a las masas; tal como hizo Chávez al salir de la cárcel, durante la década de los noventa.
La izquierda también debe construir poder al margen de los recursos del Estado, así como debe cambiar las reglas de la democracia burguesa, pero no para sostener a una camarilla ocasional, sino para (como alguien nos prometió y no cumplió) hacer temblar las raíces de los árboles; para sacudir realmente los cimientos sociales, jurídicos, culturales y económicos de la sociedad capitalista.
La cuestión de la democracia es vital para todo proyecto de izquierda, y el asunto no se agota en la vieja y torpe contraposición libertad-justicia social. La democratización real de la justicia, de los medios de comunicación, de la economía y del poder político, son algunos de los temas centrales para toda propuesta alternativa de sociedad, los cuales aún plantean un sinfín de incertidumbres. Y la experiencia venezolana nos permite abordar todo esto, con la ventaja, además, de que se trata de un hecho político aún vivo.
Algunas conclusiones
La idea de que en América del Sur tuvo lugar una “década perdida” durante los gobiernos progresistas y revolucionarios, implica una mentira insostenible. Durante estos años, nuestro continente vio reducirse la pobreza, la indigencia y disminuir la desigualdad. Millones de personas se incorporaron a la educación, a la salud, al consumo y, esto es lo más importante, se convirtieron en sujeto político.
Que nadie nos quiera convencer de que, después de las dictaduras y el neoliberalismo, las izquierdas y el progresismo llegaron a interrumpir un proceso de creciente prosperidad. Al contrario, llegaron para ponerle un freno al abandono, la entrega y la desidia.
Ahora bien, ¿se hizo todo lo que se podía? ¿Se aprovechó la oportunidad histórica? ¿Cuánto errores de la izquierda del siglo XX volvió a cometer la izquierda del siglo XXI? ¿Cómo construir poder sin que el poder se nos vuelva un fin en sí mismo? ¿Cómo avanzar sin quedarnos solos? ¿Cómo replegarnos sin abandonar? En definitiva, ¿cómo seguir?
Busquemos la forma de que las respuestas a estas preguntas nos las demos nosotros, quienes compartimos una mirada favorable a los intereses de las grandes mayorías nacionales, y no el adversario.
Para ello, habrá que seguir desarrollando pensamiento crítico respecto al sistema capitalista imperante, y, en consecuencia, pensando políticas superadoras. Pero a su vez, será necesario asumir, de una vez por todas, que sin una profunda autocrítica, no hay izquierda posible.
El chavismo visibilizó a millones de seres humanos, les otorgó derechos y los introdujo definitivamente en la historia de Venezuela. Y este, su mayor logro, es verdaderamente revolucionario. Ahora, también debemos abordar sus errores y falencias para aprender de ellos, porque siempre de los procesos se desprenden lecciones imprescindibles de cara al futuro.
La Revolución Bolivariana no es un fracaso y nunca habrá sido en vano; se trata de un proceso que presenta muchas luces y algunas sombras y que, felizmente, aún está en construcción.
De cómo se resuelvan cuestiones muy emparentadas como lo son el lugar de la crítica y la autocrítica, así como el valor de la democracia, dependerá en buena medida el futuro del chavismo, fenómeno que supo generar enormes expectativas en quienes creemos que otro mundo es posible.

Leer en el blog del autor

GRUPO DE FRENTEAMPLISTAS DE URUGUAY EN MÉXICO POR LA IZQUIERDA

Dejemos a Uruguay fuera de la operación contra Venezuela
El gobierno del FA no puede sumarse a la operación de la CIA contra ese país hermano
En la década de los 70’s del siglo pasado, EEUU, a través del Departamento de Estado y la CIA, patrocinaron los golpes de estado en todos los países del cono sur de Nuestra América. Kissinger, como jefe de dicho Departamento, fue el ideólogo del Plan Cóndor, mediante el cual las dictaduras conosureñas coordinaron sus acciones en el terrorismo de estado, cuyo saldo fue de más de cincuenta mil muertos, más de treinta mil desaparecidos y cerca de medio millón de encarcelados.
Esta historia parece “olvidarse” por parte de quienes en Uruguay, gobiernan en nombre del Frente Amplio, empezando por el Presidente Tabaré Vázquez, que sostiene y da instrucciones a su ministro de Relaciones Exteriores, Nin Novoa, para que sume a nuestro país al coro de gobiernos de derecha, corruptos y vendidos al imperio, que pretenden acabar con la Revolución Bolivariana en Venezuela, comandados todos por el Pentágono y la CIA.
Puede que Vázquez no esté “enterado” de que el Comando Sur de EEUU, está enfrascado en la “Operación Venezuela Freedom 2”, cuyo documento sacamos a la luz pública hace algunos meses, y que entre otras “lindezas” dice: “En el plano internacional hay que insistir en la aplicación (a Venezuela) de la Carta Democrática, tal como lo hemos convenido con Luis Almagro Lemes, Secretario General de la OEA”.
Sería absurdo sostener que todo lo que sucede en Venezuela es fruto de esta descarada injerencia del imperialismo y sus sirvientes como Almagro, sin considerar que en el  país se libra una enconada lucha que confronta a las clases populares con la opulenta y corrupta oligarquía, aliada como en todas partes, a intereses del capitalismo internacional y el imperialismo. Los intentos para terminar con la Revolución no son de ahora, y han cobrado numerosas víctimas. Muchos de los que hoy ocupan la Asamblea, fueron partícipes en el 2002 del golpe frustrado contra Chávez, y no pocos están involucrados en los actos terroristas del 2014, con decenas de muertos.
Los aciertos o los errores que se dan en el proceso revolucionario, pueden ser objeto de análisis por parte de las fuerzas progresistas y de izquierda de Nuestra América, pero lo que es inadmisible es pretender intervenir en lo que los propios venezolanos deben hacer o dejar de hacer. Y por supuesto, es por demás cuestionable, que desde el gobierno del Frente Amplio, se apuntale nada menos que a la OEA, que ya sabemos de su oscura historia como “ministerio de colonias de EEUU”, tal como lo definiera el canciller de Cuba, Raúl Roa, cuando en 1962 fuera expulsada de la organización.
Reclamamos del Presidente Tabaré Vázquez, dejar de sumar a Uruguay en la “Operación Venezuela Freedom 2”, que comanda Luis Almagro desde la OEA, por órdenes del Pentágono, secundado por los gobiernos corruptos de derecha de Brasil, Paraguay, Argentina y otros. ¿Qué se pretende? ¿Ahogar desde afuera a la Revolución Bolivariana como en su momento pretendieron hacer con la Cuba revolucionaria? ¿Crear las condiciones para una intervención militar de EEUU, como ya reclaman algunos “patriotas” venezolanos? Sería criminal “olvidar” la historia, y que ya están en marcha nuevos planes Cóndor para Nuestra América, tal como lo ha señalado el presidente de Ecuador Rafael Correa.
SALUDO AL PUEBLO ECUATORIANO POR SU GRAN TRIUNFO ELECTORAL
Saludamos con gran alegría el gran triunfo histórico del pueblo ecuatoriano, el cual se da en unas circunstancias especiales, donde el dinero, una artera campaña de mentiras de los grandes medios de comunicación y en el marco de la contraofensiva oligárquico  imperialista en la región.
En el caso de que los resultados electorales hubiesen sido favorables a la oposición derechista, serían eliminadas todas las conquistas sociales y el proceso de independencia y soberanía logradas por la Revolución Ciudadana, para regresar a los tiempos de los privilegios de las mafias corruptas y entreguistas.
Este gran triunfo del pueblo ecuatoriano reafirma el “cambio de época” que proclamaba el presidente Rafael Correa e invalida la consigna de la derecha y de la ultraizquierda del “fin del ciclo progresista”.
Este acontecimiento  es un aporte significativo y de aliento para el pueblo y gobierno de Venezuela, donde el imperio y sus aliados de la derecha han concentrado todas sus baterías para derrocar a su gobierno legítimo y su proceso revolucionario. Este gran triunfo  del pueblo de Ecuador  también se hace extensivo para todos los pueblos de Nuestra América que luchan por su integración y soberanía.
GRUPO DE FRENTEAMPLISTAS DE URUGUAY EN MÉXICO POR LA IZQUIERDA


Martes 04 • Abril • 2017
Foto principal del artículo 'Comisión investigadora sobre espionaje en democracia citará a todos los ministros de Defensa e Interior de la posdictadura'

Comisión investigadora sobre espionaje en democracia citará a todos los ministros de Defensa e Interior de la posdictadura

La comisión investigadora sobre posibles actos de espionaje policial o militar desde 1985 a la fecha resolvió que citará a todas las autoridades del Ministerio de Defensa Nacional y del Ministerio del Interior desde la vuelta a la democracia hasta la fecha, según dijeron integrantes de este cuerpo parlamentario. Varias fuentes de la comisión, que sesionó ayer, aseguraron a la diaria que “todos los integrantes coinciden en que hubo espionaje en tiempos de democracia”. En tanto, el diputado del Partido Independiente Iván Posada propuso crear una institucionalidad, preferentemente dentro de la órbita del Ministerio de Educación y Cultura, para poder analizar los contenidos de todos los archivos hallados, entre ellos el encontrado por la ex ministra de Defensa Nacional Azucena Berrutti y el elaborado por el difunto coronel Elmar Castiglioni. Respecto del “archivo Berrutti”, Posada consideró que “el Estado uruguayo no estableció ni un análisis de su contenido ni la calificación respecto de si la información puede dañar a personas investigadas. Hubo una total prescindencia, y me pareció que debíamos hacer algo en conjunto, al margen del trabajo de la comisión, y crear una institucionalidad para el análisis de todos estos archivos por profesionales de independencia técnica”


Martes 04 • Abril • 2017
Trabajadores de la Colonia Eduardo Acevedo, de Artigas, acampan frente al Palacio Legislativo. Foto: Pablo Vignali
Trabajadores de la Colonia Eduardo Acevedo, de Artigas, acampan frente al Palacio Legislativo. Foto: Pablo Vignali

UTAA y grupo Seu Pedro Bandera Lima serán recibidos hoy por comisiones parlamentarias

Los trabajadores rurales del grupo Seu Pedro Bandera Lima de la Unión de Trabajadores Azucareros de Artigas (UTAA), que mantienen un campamento frente al Palacio Legislativo, serán recibidos hoy por la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca de Diputados. Los trabajadores reclaman al Instituto Nacional de Colonización (INC) la adjudicación de un predio en la Colonia Eduardo Acevedo, en el que quieren desarrollar un proyecto granjero. Hace dos meses el grupo ocupó esa tierra porque considera que fue adjudicada de manera “poco clara” e “irregular” y porque hace más de cinco años que esperan ser beneficiarios del INC. Sin embargo, la presidenta del instituto, Jacqueline Gómez, dijo el viernes ante la Comisión de Legislación del Trabajo de Diputados que “la gente que está ocupando plantea que hace muchos años que está esperando la adjudicación de tierras. Nosotros revisamos los antecedentes de registros en los llamados abiertos y en los acuerdos con las organizaciones [las dos maneras que tiene el INC de adjudicar fracciones a colonos] y no hay registros de que los ocupantes se hayan presentado”. Además, Gómez informó que el INC adjudicó, en acuerdo con UTAA, unas 2.000 hectáreas en la zona de Bella Unión cuyos beneficiarios fueron asalariados rurales.
La reunión se lleva a cabo por iniciativa de algunos legisladores que se hicieron presentes en la carpa instalada en el cruce de Colombia y Agraciada, en la que cuatro de los acampantes mantienen una huelga de hambre.
Ayer estaba prevista una reunión entre diputados de la Comisión de Legislación del Trabajo y representantes del Directorio del INC y de UTAA, pero estos últimos no concurrieron.

SIN SALIDA

Junta de acreedores liquidó a “La Spezia”

El sindicato quiere su venta “en bloque” y mantener empleos.
Trabajadores quieren evitar el retiro de bienes y preservar unidad productiva. Foto: M. Bonjour
JUAN PABLO CORREA 05 abr 2017 El Paìs uy
Una muy concurrida junta de acreedores de la fábrica de pastas “La Spezia” dispuso su liquidación al rechazar la propuesta de convenio que había hecho la empresa. Ahora el síndico actuante deberá elaborar los pliegos con los que poner a la venta la empresa como bloque.
Aunque los trabajadores creen que esa posibilidad es remota y que lo más probable es que se venda por partes. Ya los 120 trabajadores están en el seguro de paro. La tradicional fábrica de pastas había funcionado durante casi ocho décadas.
Ayer los trabajadores se reunieron con la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Representantes donde analizaron la posibilidad de cobrar los salarios de marzo aunque Leonardo Saldías, uno de ellos, reconoció que es complicado que eso pueda ocurrir. “Sabemos que están los fondos, pero los salarios no se han visto priorizados”, señaló. El punto será analizado hoy en otra reunión con la Dirección Nacional de Trabajo.
El sindicato de “La Spezia” quiere plantear la posibilidad de que se prorrogue el seguro de paro al grupo de trabajadores que comenzó a percibirlo sobre fines del año pasado al que se le está por agotar el plazo del subsidio.
Un grupo de trabajadores está instalado en Libertad y Bulevar España, donde tenía su casa central la empresa, “en custodia de los bienes que son la garantía de cobrar parte de los créditos laborales”, dijo Saldías. “Estamos cuidando las maquinarias y los vehículos. Igual la deuda es seis veces mayor que los activos. Estamos muy complicados”, reconoció Saldías. Los trabajadores di- cen que se les adeudan unos US$ 800.000. Unos US$ 300.000 se los debe “La Spezia” a acreedores privados.
Los diputados oficialistas Gerardo Núñez (comunista) y Luis Puig (Partido por la Victoria del Pueblo) señalaron que impulsarán la aprobación de una ley de insolvencia patronal que permita atender estas situaciones lo cual es bien visto por los trabajadores, aunque, como dijo Saldías, “para nosotros llega tarde”.
La ley de “insolvencia patronal” es impulsada desde el año pasado por el Pit-Cnt y apunta a generar un fondo con aportes empresariales destinado a asegurar que los trabajadores cobren todos los créditos laborales cuando cierra una empresa. A priori, las gremiales empresariales mostraron su desconfianza hacia la iniciativa.
Los trabajadores también tienen pendientes de cobro licencias y aguinaldos de 2016 y 2015. La gran mayoría de la plantilla de “La Spezia” estaba compuesta por personal femenino. El sindicato se opuso el mes pasado a que se vendiera por separado la marca de la empresa, lo que hubiese generado unos US$ 300.000.
Los trabajadores quisieran que la venta de la empresa se realice de manera que se mantenga la “unidad productiva” lo que permitiría mantener los puestos de trabajo. Una eventual subasta por partes es la opción más desfavorable, consideró Saldías. Ya se ha producido el retiro de algunos bienes como licuadoras y microondas, se lamentó.
La empresa arrojó pérdidas durante cuatro años en los cuales sus costos se incrementaron mucho, adujeron sus dueños. El 30 de agosto del año pasado comenzó a ser administrada por un síndico. Sus deudas llegaron hasta los $ 70 millones. Tiene obligaciones impagas con el Banco de Previsión Social (BPS) y la Dirección General Impositiva (DGI).
La empresa había llegado a tener un restaurante (cerrado hace algunos años) 18 locales y puntos de venta en Disco y Devoto. No utilizaba conservantes ni colorantes, ofrecía 46 opciones de pasta fresca y diez salsas. También había desarrollado líneas especiales para celíacos e hipertensos, pastas integrales y una línea Kosher.
La empresa fue fundada por los hermanos Bonfiglio, inmigrantes italianos que la bautizaron “La Spezia” en recuerdo del puerto del norte de Italia de ese nombre. Los trabajadores creen que la empresa llegó a su fin por mala administración.

Las razones del cierre.

Los costos salariales de la empresa pasaron de representar aproximadamente el 35% de sus costos a alrededor del 65%. El salario promedio de sus trabajadoras era de $ 20.000. La empresa también debió enfrentar la creciente competencia de la pasta importada y afrontar los importantes costos derivados del esfuerzo que hizo por estar presente en los locales de los supermercados Disco y Devoto (un total de 21 que implicaban que había personal destinado a las cadenas de frío y al traslado de la mercadería).
COLABORA CON KAOS