Noticias Uruguayas 5 julio 2016

Publicidad

Elogio del sentido común por: Eduardo Galeano // Texit: el estado de Texas quiere salir de EEUU // Austria repetirá sus elecciones presidenciales por irregularidades // Presidente checo propone referendo para salir de la UE y la OTAN // Piden en Italia un referéndum sobre la salida de la UE y el euro // Comunistas lusos piden la salida de Portugal de la UE y el Euro // «El ‘Brexit’ es un ‘tsunami’ que tocará América Latina» // Honduras: a siete años de un golpe que sigue doliendo // Estado español: Ada Colau llama a «no reproducir antiguos partidos vanguardia» y pide hacer oposición en «las calles y barrios» // Chile: No autorizan marcha estudiantil // Estudiantes ocupan el Paseo Bulnes // Argentina: Patota destruye la redacción de Tiempo Argentino // Uruguay: Entrevista a Jorge Zabalza

URUGUAY

 

Jorge Zabalza: «decir izquierda no quiere decir nada»

lunes, 4 de julio de 2016
Entrevista de Emiliano Tuala

Alejado de la militancia política formal y de muchos de quienes fueron sus compañeros de lucha en el MLN, aunque bien cerca de su compañera Verónika y de sus ideas de toda la vida, Jorge Zabalza siempre tiene algo interesante para decir. Por eso esta entrevista a «el Tambero», con quien conversamos sobre la izquierda de hoy y la de ayer, el marxismo y los gobiernos del Frente Amplio.

Jorge, ¿qué implica ser de izquierda en estos tiempos?
El término izquierda indica a quienes poseen una visión crítica sobre el estado actual de cosas y se proponen cambiarla. Abarca una gama muy variada de posturas ideológicas. En primer lugar, dentro de la izquierda hay un grupo de posiciones que proclaman el propósito de cambiar solamente algunas de las aristas del sistema, las más filosas, aquellas que producen mayor espanto y, por consiguiente, la propuesta de cambiarlas posibilita convocar el espectro más amplio de alianzas. Esta finalidad política, que renuncia a cambiar el sistema en sí, frena al pensamiento crítico, le impide descender de la superficie, no lo necesita porque como no piensan tocar las bases de la sociedad, ¿para qué ir hasta el fondo?

Muy diferente es la corriente integrada por personas moralmente indignadas con este el mundo dominado por el afán de lucro y la competencia feroz entre feroces individuos. Indignación moral porque las grandes mayorías están siendo privadas de su condición humana. El enojo y la bronca empujan el pensamiento crítico al fondo del asunto y allí descubre que esos males son propios de un sistema organizado en torno al mercado y al trabajo forzado. Que es necesario transformar al capitalismo en su totalidad y no solamente algunas de sus externalidades, que es preciso erradicar el salario y la ley del valor como forma predominante de relación entre las personas y organizar un modo justo e igualitario de producir y hacer política. Que se necesitan mujeres y hombres que se sientan socialmente responsables, que sean generosos, solidarios, capaces de dar la vida por el bienestar del prójimo.
Cabe destacar que la definición de izquierda es lo suficientemente ambigua para que quepan ambas corrientes ideológicas y que ninguna de ellas es más verdadera que otra. Decir “izquierda” no quiere decir nada: lo que define es anti-capitalista o pro-capitalista, socialismo o barbarie.

¿Y qué países o modelos creés que deben ser una referencia para la izquierda del siglo XXI?
No hubo ni hay modelos para la sociedad que queremos. Existen e influyen en el pensamiento político las raíces históricas del movimiento popular, el artiguismo, que en el siglo XIX logró conformar un pueblo armado y organizado con los sectores sociales más desprotegidos de las provincias del Plata: guaraníes misioneros, zambos, mulatos, negros, criollos pobres, charrúas, artesanos, troperos. Un pueblo en armas para terminar con la injusticia del latifundio y del monopolio extranjero del comercio y las finanzas. Doscientos años de historia desde la revolución de 1810 y los enemigos del pueblo siguen siendo los mismos: el latifundio y las grandes corporaciones de capital extranjero.

Existe e influye la historia del movimiento obrero desde de la Comuna de París, de 1871, al presente, toda la cadena de experiencias revolucionarias frustradas que, en definitiva, constituyen un rico caudal de enseñanzas, una biblioteca a disposición de quienes se propongan revolucionar el mundo.

No quiere decir que las futuras insurgencias se puedan librar del pecado y el error, sino simplemente que hay mucho donde aprender, mucho que estudiar e investigar, mucha teoría para amasar y digerir. No hay modelos preestablecidos, el modelo se va a construir a partir de una moral revolucionaria firme, sin ella no habrá revoluciones.

¿Qué evaluación hacés de lo que fueron los regímenes del llamado socialismo real? ¿Y qué lecciones puede sacar la izquierda de esos procesos?
El término socialismo real tampoco dice mucho y, además, induce la falsa idea de que los precursores del ’17 y los revolucionarios de todo el mundo lucharon por un socialismo irreal, en el aire, sin asidero real. En el impulso de los insurrectos rusos de 1917, en el espíritu de los combatientes rojos que derrotaron a los nazis en 1945 y en el esfuerzo de quienes creyeron estar construyendo el socialismo, se descubren los rasgos principales de una subjetividad capaz de hacer revoluciones.

El fracaso de la experiencia soviética vino de la mano con la decisión de mantener vigentes las armas melladas del capitalismo e interrumpir el desarrollo de esos valores que fueron la fuerza moral de la insurrección del ’17. La revolución es un fenómeno de consciencia, de cambios muy profundos en las maneras de sentir y de pensar que, de haber continuado luego de la insurrección de octubre, habrían impedido que un grupo de burócratas monopolizaran el quehacer político en la URSS. Las políticas de construir el socialismo en la URSS y la de coexistir pacíficamente con el capitalismo son la consecuencia de esa renuncia a continuar impulsando el espíritu revolucionario. Todavía se sufren las consecuencias éticas, morales y culturales de la derrota de la insurgencia del ’17 por la contrarrevolución estalinista.

¿El marxismo tiene vigencia como herramienta de análisis y transformación de la realidad? ¿Considerás que conceptos como lucha de clases y dictadura del proletariado aún son válidos?
Bueno, bueno, la lucha de clases aparece cada vez que le meten la mano en el bolsillo a los asalariados, sea con aumento de las tarifas de los servicios públicos o del IRPF. La lucha de clases reaparece cuando quieren desalojar a quienes viven en los asentamientos de la ciudad de Maldonado o del Parque Guaraní en Montevideo. También vive y colea la lucha de clases en el decreto de esencialidad con el fin de desarticular la movilización sindical de los docentes.

Cada día queda más en evidencia que esta democracia, entre comillas, a la que se regresó en 1985, es muy demócrata para las 3.300 personas que se apropian del 50% de los ingresos de capital y la sienten como una verdadera dictadura del capital los 120.000 jubilados que cobran menos de $8.000 y el medio millón de uruguayos que gana menos de $15.000.

¿Es un marxista Leonardo Boff cuando dice que la clase dominante se apoderó del sistema político en Brasil? ¿O simplemente expresa conceptualmente la realidad que todos perciben a través de sus sentidos?
¡A no joder con jueguitos de palabras! El marxismo continúa proporcionando los elementos y las categorías que permiten aproximarse con mayor exactitud a la realidad de la sociedad de clases.
Vengamos más acá y hablemos concretamente de Uruguay. ¿Cuánto se ha avanzado a partir de los gobiernos del Frente Amplio y cuánto falta por hacer?
¿Se pueden considerar las políticas asistencialistas como un avance? ¿O simplemente son un alivio momentáneo que genera dependencia del partido de gobierno y permite que esos clientes consuman un poco más, sin por ello escapar a la marginación política y social?

¿Se puede considerar un avance que haya un 10 o un 15% menos de rapiñas? ¿O simplemente son cifras para justificar la apuesta política y presupuestal al aparato policíaco represivo y las cárceles para resolver el problema social de la marginación y la exclusión?

Se ha revelado que el 25 % de los liceales tiene extraedad. ¿Eso es un avance de la educación gratuita e igualitaria? ¿O son cifras que revelan la ausencia de una política educativa que tienda a producir jóvenes que piensan críticamente?

¿Se puede considerar un avance que se cultiven un millón y medio de hectáreas en base al uso de agrotóxicos que contaminan tierra y agua? ¿O es una cifra que debe provocar pavor en cualquier ser más o menos pensante?
¿Se puede considerar un avance que las calificadoras de riesgos expresen su satisfacción por la buena marcha del capitalismo en el Uruguay? ¿O debemos preocuparnos por el regocijo de quienes hacen su negocio provocando crisis de la economía mundial y utilizando para expropiar los ingresos de las clases más favorecidas?
¿Puede considerarse un avance el crecimiento de las inversiones extranjeras directas, de la deuda externa y de las ganancias de los bancos? Sí, ya lo sé, es un avance para la clase dominante criolla y para los capitales del exterior.
En realidad, Emiliano, si al Frente Amplio todavía le queda más por hacer en ese rumbo, ¡pobre de nosotros!

Y entonces, ¿dónde está la izquierda política en Uruguay? ¿Desde qué espacio político se puede avanzar en la construcción de una alternativa al capitalismo?
Quiero abrazar al compañero Óscar Andrade y reconocer que su actitud de regresar al movimiento social es un hecho con aroma a futuro. Una actitud que implica colocar en la lucha social el eje de la acumulación política. Reconforta este mensaje ideológico que fortalece a las organizaciones sindicales.
Casi todo el espectro de izquierda ha caído en la trampa de la democracia formal y consume sus esfuerzos en recorrer caminos electorales que la conducen a un túnel sin salida. El propósito de captar votos a cualquier costo indujo la renuncia a luchar por la anulación de la ley de impunidad por parte de la mayoría de los delegados de un Congreso del Frente Amplio. Las alianzas y las concesiones programáticas necesarias para ganar elecciones conllevan la confusión que oscurece el entendimiento político del movimiento popular. En las luchas sociales se identifica nítidamente a los responsables del desastre de las clases populares y a quienes les prestan su consentimiento desde el gobierno y el parlamento y, en consecuencia, se avanza en la comprensión de la realidad.

Puede afirmarse, sin embargo, que en estos últimos diez años la gente ha ido entendiendo que sus problemas no se resuelven con mayorías parlamentarias. Que con un gobierno progresista la distribución del ingreso sigue siendo muy injusta y la brecha social se ensancha al tiempo que se profundiza. Que han convertido al Uruguay en la reserva ideológica de la impunidad de los crímenes del terrorismo de Estado. Que han permitido que la propiedad de la tierra esté cada vez más concentrada y pertenezca a capitalistas extranjeros. Que abortar siga siendo el vía crucis de las mujeres que quieren interrumpir su embarazo. Que la legalización de la marihuana y el matrimonio igualitario para borrar prejuicios y alivianar las mentalidades conservadoras y reaccionarias que dominan nuestra sociedad.

En fin, se va entendiendo que el camino para dar soluciones a los grandes problemas sociales está muy alejado de la juntadera demagógica de votos.

.

Paro de la construcción este lunes por fallecimiento de un trabajador del sector en Rocha

El Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (SUNCA) realiza un paro de actividades este lunes, en el horario de 9 a 13 horas, por el fallecimiento de un trabajador mientras desempeñaba sus actividades en una obra en Lazcano, Rocha. Se trata del primer fallecido del sector en lo que va del año. El sindicato, además, convocó a un debate sobre una Ley nacional de salud y seguridad en el trabajo.

paro-uruguay
3 de julio 2016 – LR21
El SUNCA informó que este lunes 4 de julio los trabajadores de la construcción detendrán sus actividades en todo el país en el horario de 9 a 13 horas.
La razón del paro de actividades ha sido el fallecimiento del trabajador Kevin Santana Rodríguez, de 21 años, soltero.
El accidente se produjo a raíz de que el obrero cayó de una altura de 8 metros, en momentos en que montaba un techo de un silo en Lazcano, departamento de Rocha.
Según informó el SUNCA, el trabajador desempeñaba tareas para la empresa “Techos del Uruguay”.
Además, habrá movilizaciones en Tres Cruces, Plaza Libertad, en el Peaje de Santa Lucía y frente al Nuevocentro Shopping de Montevideo.
Asimismo el sindicato realizará concentraciones en diferentes puntos del interior del país.

Debate

La muerte del joven es la primera que ocurre en lo que va del año en el sector de la construcción. En el 2015 fallecieron 8 trabajadores de dicha rama de la actividad.
El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social investiga las circunstancias del accidente laboral que derivó en la muerte del trabajador y el cumplimiento de las normativas referentes al uso de elementos seguridad y capacitación del trabajador.
Por su parte, el presidente del SUNCA, Faustino Rodríguez, expresó que si los implementos de seguridad se hubieran usado en forma correcta no se hubiese producido el fallecimiento.
El SUNCA convoca a un debate sobre una Ley nacional de salud y seguridad en el trabajo.

.

Se movilizan funcionarios del Plan Ceibal en conflicto

Los trabajadores del Ceibal están en conflicto por el despido de 11 funcionarios.

Foto Pit-Cnt.

Foto Pit-Cnt.
Caras y Caretas – julio 4, 2016
Los trabajadores del Plan Ceibal se movilizarán el martes en respaldo a sus negociadores durante la reunión que el sindicato mantendrá con las autoridades de ese organismo y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).
El personal del Plan Ceibal -una empresa paraestatal que se rige por el derecho privado- están en conflicto por el despido de 11 funcionarios y el cierre de algunos programas.
Una asamblea de de la Asociación de Funcionarios Ceibal (Afuce) aprobó este lunes una plataforma que incluye el reintegro de los despedidos y participación en la reestructura, entre otras reivindicaciones. “Se reafirmó el compromiso de los trabajadores con el proyecto de inclusión que supone achicar la brecha digital”, señalan los trabajadores.
A primera hora de este martes concurrirán al MTSS, acompañados por el abogado laboralista Mario Pomatta y un miembro del Secretariado Ejecutivo del Pit-Cnt, para negociar posibles salidas.
Fue el jueves pasado cuando los trabajadores se declararon en conflicto por el despido de 11 funcionarios, lo que supone la “disolución de dos áreas y la afectación de proyectos en curso a partir de una presunta reestructura”.
Reunidos en asamblea general extraordinaria, afiliados y no afiliados a la Afuce, resolvieron declarar su “total repudio ante el accionar de la empresa” por los despidos efectuados el miércoles pasado.
Sostienen que esa resolución “involucra la disolución de dos áreas y la afectación de proyectos en curso a partir de una presunta reestructura”.
.

Lunes 04 • Julio • 2016
El todo por la parte

Bernini sostuvo que gran parte de la prensa y la oposición pretenden “estigmatizar” al cooperativismo por algunos fracasos.

Las cooperativas celebraron el sábado su día internacional. En Uruguay, el festejo oficial se llevó a cabo el viernes, con la firma de un convenio entre el Instituto de Formación Profesional (Inefop) y el Instituto Nacional del Cooperativismo (Inacoop) para capacitación y asistencia técnica. El Inefop aportará dos millones de dólares y el Inacoop 600.000 dólares para llevar adelante durante dos años un “Programa de formación cooperativa” que incluirá 80 cursos, 130 asistencias técnicas y al menos dos consultorías de intercooperación para lograr encadenamientos productivos en algunos sectores del movimiento cooperativo. “Con este programa se busca promover, desarrollar y fortalecer en las cooperativas las capacidades empresariales y su inserción eficiente en el mercado para aumentar su sustentabilidad como fuentes de trabajo nacionales”, fundamentaron ambas instituciones.
El viernes, en la sede del Inacoop, firmaron el convenio el director del Inefop, Eduardo Pereyra, y el presidente del Inacoop, Gustavo Bernini. Este último destacó que el cooperativismo “significa emancipación, que los trabajadores sean dueños de su vida, hacer de la solidaridad una forma de vivir, en una sociedad donde los valores dominantes son el individuo y el individualismo”. Llamó a ir “a contrapelo de la cultura dominante” y “cambiar cabezas”. Bernini se refirió a los “golpes duros” que ha recibido en las últimas semanas el movimiento cooperativo, en referencia al cierre de Raincoop y a la situación de muchas empresas financiadas por el Fondo para el Desarrollo (Fondes). Dijo que gran parte de la prensa y la oposición “han visto esto como una oportunidad para cuestionar el modelo cooperativo”, cuando a diario cierran empresas capitalistas y no por eso esos mismos actores cuestionan al capitalismo como modelo. Sostuvo que, “independientemente de los avatares” de algunos emprendimientos cooperativos, se pretende “estigmatizar un modelo”.
La presidenta de la Confederación Uruguaya de Entidades Cooperativas (Cudecoop), Graciela Fernández, destacó el valor del cooperativismo como herramienta para el desarrollo, y Pereyra resaltó su “enorme aporte” al “desarrollo de alternativas que no estén sólo vinculadas al lucro”. Respecto de la firma del convenio, Bernini afirmó que los cooperativistas necesitan formación para ser“más eficientes” y destacó que a partir de ahora el Inefop tendrá a su cargo la formación de “algo raro: trabajadores-empresarios”.
Agregó que “hasta al Estado” le cuesta reconocer esta categoría, que no aparece en algunos formularios en materia laboral.
En el cierre, el ministro Ernesto Murro destacó la importancia de promover la economía social y solidaria y la autogestión “como una forma importante de los procesos progresistas y de izquierda”. “Más allá de que la economía social no es de un partido, sí es parte de nuestra forma de pensar que esto hay que promoverlo y desarrollarlo”, agregó.
Murro señaló que en estos últimos meses “también nos ha tocado decirles a algunos proyectos cooperativos que no, y esas cosas, que se hacen con dolor, a veces hay que hacerlas”. En cambio, el Estado pone todo su esfuerzo para que otros emprendimientos sustentables, como CTC Olmos, sigan adelante, agregó. “En Uruguay hemos perdido en cultura, ética y calidad del trabajo, y en eso el movimiento cooperativo tiene mucho que dar, porque está en su esencia”, destacó el ministro.

La Caja y las pautas
Tras participar en la celebración del Día Internacional de las Cooperativas, el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, dijo a la diaria que su cartera continúa trabajando junto a los ministerios de Defensa Nacional y de Economía y Finanzas (MEF) en la reforma de la Caja Militar, pero acotó que aún no hay un proyecto elaborado. Consultado sobre si las reuniones de los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas con el presidente de la República, Tabaré Vázquez, pesarán en las decisiones que se tomen, Murro dijo que es partidario de que, “como en todos los temas de seguridad social”, las cosas se hagan “con diálogo y con participación de las partes”. De todos modos, señaló que a la Caja Militar “hay que reformarla”. Murro también fue consultado por la prensa sobre el mantenimiento de las pautas salariales en las negociaciones de los Consejos de Salarios, extremo defendido por el MEF y que el PIT-CNT rechaza. Reiteró que es necesario “reflexionar”, porque los lineamientos trazados “están siendo superados”. Dijo que “la inflación ha sido mayor que la prevista”, y que en las negociaciones del último mes, la mayoría de los acuerdos (diez de 12) fueron firmados con el voto en contra o la abstención del Poder Ejecutivo. “Empresarios y trabajadores están decidiendo acuerdos superiores a los lineamientos. Si uno de los objetivos es el control de los acuerdos, ese control está siendo vulnerado”, remarcó.
GUSTAVO BERNINI
.

“Un millón de personas están vinculadas al cooperativismo”

El Instituto Nacional de Cooperativismo vive un momento de transición y desafíos.
bernini gustavo
Caras y Caretas – julio 3, 2016
Para el presidente del Instituto Nacional de Cooperativismo (Inacoop), Gustavo Bernini, la incorporación del Fondo de Desarrollo (Fondes) permitirá financiar nuevos proyectos basados en una concepción de participación social.
¿Cómo encuentra a Inacoop este Día del Cooperativismo?
En un proceso de desarrollo exponencial y a su vez de transición y de nueva institucionalidad. Esto se da, por un lado, por las normas de la Ley 18.407 del marco general cooperativo pasando por la ley de creación del Fondes y la creación del propio Inacoop. Si uno analiza en perspectiva, todas estas política públicas han redundado en un crecimiento acelerado del cooperativismo en todas sus modalidades. Ya sea de trabajo, de vivienda, por las políticas a nivel de vivienda gracias a las cuales las cooperativas son beneficiadas con préstamos, así como otras modalidades como las de trabajo y producción. Como pueden ser también las cooperativas de ahorro y crédito, la reconversión de algunas cooperativas de consumo. Día a día vemos como el cooperativismo se va desarrollando cada vez más. Y una nueva institucionalidad, porque a lo que originalmente abarcaba Inacoop se le agregó el Fondes, lo que implica que en este momento estemos en una etapa de consultoría, con una consultora externa. Estamos ya en la etapa de implementación de los manuales de procedimiento, que son las herramientas que necesitamos hacia esa nueva institucionalidad. Precisamos hasta mudarnos de local porque nos queda chico en función de esta nueva estructura y de la atención de un sector que cada día es más grande. Naturalmente eso implica un esfuerzo muy grande porque las necesidades cotidianas tenemos que combinarlas con los cambios.
¿Cómo se ven las críticas al Fondes?
Se ha venido cuestionando, sobre todo a nivel político, lo que creo que es el cuestionamiento a un concepto estratégico, un concepto de fondo, la autogestión, los medios de producción en manos de los trabajadores. Se trata de eso. Sobre todo en las empresas recuperadas. Pero lo que se critica es la capacidad de repago que han tenido los emprendimientos, que efectivamente ha sido débil, más que nada en el caso de las empresas recuperadas, que son empresas que la han remado desde hace tiempo para salvar esas unidades productivas. Y se dieron recursos a empresas paradigmáticas como Metzen y Sena, la ex-Cristalerías, Urutranfor, Funsa, todas empresas que tenían un peso importante en la vida nacional, que quebraron y se les dio financiamiento para que pudieran salir adelante. Objetivamente, algunas han tenido dificultades de repago y lo que estamos tratando de hacer es sostener a esas empresas para que sigan produciendo, porque ese es el objetivo, y el impacto que tienen en el orden social, porque uno siempre mira el impacto financiero, que está bien porque el Fondes es un fondo de desarrollo y debe recuperar lo que presta, pero hay que tener en cuenta lo que incide desde el punto de vista social en cuanto a los puestos de trabajo, el trabajo indirecto que genera.
También es una realidad la situación económica que atraviesa el país, de desaceleración y dificultades, con una región que se ha caído en el crecimiento económico, donde la industria manufacturera básicamente coloca su producción en la región, donde casi todas las empresas financiadas por el Fondes son exportadoras y venden en Argentina, Brasil y la región. Esto las afecta como a otras industrias que han tenido dificultades por la caída económica de nuestros vecinos. Y en otros casos, se dan problemas de colocación en Venezuela como lo tienen otras empresas. Por tanto, también hay una coyuntura que no es la más favorable para el desarrollo de algunas industrias en el país. No obstante, insisto, nuestro objetivo principal es apoyar estos emprendimientos y asesorarlos, sobre todo en algunos aspectos que hemos detectado, como la gestión. Los estamos apoyando para solucionar esos problemas para que puedan seguir produciendo porque a nadie le sirve que caigan esos emprendimientos.
¿Cuánta gente abarca el movimiento cooperativo en Uruguay?
El cooperativismo tiene básicamente dos modalidades: una comprende las cooperativas de propietarios, como son las de trabajo. Otra modalidad con las de usuarios, como pueden ser las de ahorro y crédito, las de consumo y las de vivienda. Si uno suma las distintas modalidades cooperativas –producción y trabajo, ahorro y crédito, consumo, agrarias, vivienda– hay más de un millón de uruguayos vinculados al cooperativismo. El objetivo nuestro es que esa gente lo sepa. Muchos no saben porque no visualizan a la cooperativa como una forma de sentirse cooperativista y ven a la cooperativa como algo que le resuelve los problemas o le puede resolver algún problema y no como que son parte de ella.
¿Pesa más lo social que lo económico?
Claramente se trata del desarrollo de este sector en la economía, pero también como modalidad de gestión, inclusiva, democrática, solidaria; son los valores que defendemos. Lo que está claro también con el Fondes es que si los proyectos no tiene sustentabilidad económica y financiera, si a su vez no tienen un impacto social importante en cuanto a la generación de empleo, si no son amigables con el medio ambiente, si no son innovadores, no van a ser financiados por el Fondes.
Creo que el tema financiero y económico es muy importante, porque este tipo de fondos son reintegrables, ya que una vez que retorna el dinero se puede financiar otros emprendimientos.
También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More