Noticias Uruguayas 30 diciembre 2015

Publicidad

EEUU tiene más de 200 mil militares desplegados en todo el mundo // Exempleado del Departamento de Estado: «EE.UU. derrocó gobiernos en 50 países» // Recordando la matanza de My Lai, según Seymour Hersh // Feliz Navidad estilo USA: ¡anuncian deportación de 100 mil familias para enero de 2016! // Exoneran a policías acusados por la muerte de niño afroamericano // Se consolida en EEUU el movimiento de protesta antirracista ‘Black Lives Matter’ // Estado español:El PSOE vuelve a responder a Rajoy que no facilitará su investidura // Mas: «La CUP no tiene tanta fuerza para cambiar a un presidente» // Chile: Gobierno promueve “invasión” y “saqueo” en La Araucanía: Carta a Bachelet de organizaciones Mapuche // Argentina:“La CTA va a estar con todos los que presenten batalla por los intereses de los trabajadores” // Uruguay: Cuesta-Duarte:Informe de Coyuntura // Crysol:Gavazzo, Ramas: ni olvido, ni perdón y tampoco beneficios indebidos

 

URUGUAY
LA HUMANIDAD SE ALÍNEA ENTORNO A LOS ESFUERZOS DE LOS EEUU POR MANTENER EL CONTROL Y EL SURGIMIENTO DE MÚLTIPLES CENTROS DE PODER QUE EQUILIBRAN LA HEGEMONÍA. EN AMÉRICA LATINA SE EXPRESA COMO INTERVENCIÓN POLÍTICO-MILITAR DE LOS EEUU PARA MANTENER SUBORDINADOS A LOS PUEBLOS QUE QUIEREN SER INDEPENDIENTES. LA POSICIÓN REAL DEL GOBIERNO PROGRESISTA DEL URUGUAY SE MANIFIESTA EN LOS DISCURSOS Y ACTITUDES DE NIN NOVOA Y ALMAGRO…EL RESTO, ES SIMPLE VERSO DE LOS ENCANTADORES DE SERPIENTES. – Jorge Zabalza

Martes, 29 Diciembre 2015
Informe de Coyuntura


Durante 2015 el contexto externo de la economía uruguaya fue empeorando paulatinamente, en particular en la región, afectado por la  crisis que embarga a la economía brasileña y que en el correr del año fue trascendiendo el plano económico y trasladándose a la esfera política, complejizando aún más el panorama regional. La economía uruguaya, si bien ha seguido creciendo, acusó recibo de los embates externos y ha ralentizado su ritmo de expansión, lo que se reflejó en el mercado laboral a partir de la disminución que registró el empleo y un menor ritmo de crecimiento del salario real.   
En el correr de 2015 el contexto externo fue empeorado paulatinamente, dando cuenta tanto de la desaceleración económica como de una mayor fragilidad externa. Por un lado, la economía mundial se fue desacelerando y China, con una incidencia cada vez mayor sobre las economías latinoamericanas, estuvo entre quienes más contribuyó al enlentecimiento mundial. Esto condujo, por un lado a una menor demanda externa de nuestros productos de exportación, y por otro, a una caída en los precios de las commodities, principales productos de exportación de nuestro país y de la región en general.
Por otra parte, la recuperación de la economía estadounidense y el fin de la política monetaria expansiva en ese país consolidó un contexto de menor liquidez internacional, encareciendo el crédito y disminuyendo los flujos de inversión hacia las economías emergentes. En Uruguay, al igual que en el resto del mundo, esto se ha reflejado en una desvalorización de la moneda local y un aumento del tipo de cambio, que se espera se continúe procesando en los próximos meses.
En materia regional, Brasil –nuestro principal socio comercial- se encuentra en una profunda crisis económica, con caídas importantes en la actividad, a lo que se suma una difícil situación política, que afecta aún más la trayectoria económica y complejiza la toma de decisiones para paliar esta situación. Todos los sectores de actividad se vieron afectados por la disminución de la actividad, destacándose particularmente la caída registrada en la industria.
Para este año se espera una caída del entorno de 3% en la actividad economía brasileña y una nueva caída de 1% en 2016. La salida de capitales del país norteño que se viene procesando desde hace algún tiempo y que se vio alentada por la pérdida del grado inversor, ha presionado fuertemente sobre el tipo de cambio, el que se ha ido depreciado de manera importante en el correr del año, muy por encima de lo sucedido en otras economías emergentes.
En Argentina, por su parte, si bien las perspectivas en materia de crecimiento son más auspiciosas, se están procesando cambios políticos que cambiaron el rumbo de la política cambiaria y comercial de corto plazo y que aún es difícil anticipar las consecuencias que puedan tener sobre la dinámica de la economía argentina y como consecuencia sobre el resto de países vinculados a ésta.
Aunque en los últimos años Uruguay se ha diversificado comercialmente, ampliando el número de socios comerciales, la región sigue siendo una referencia ineludible en materia comercial y como destino turístico. Brasil ha sido en los últimos años nuestro principal socio comercial y a partir de la merma del turismo argentino, ha pasado a tener también un rol más importante en relación al turismo. Por tanto, es difícil pensar que los efectos recesivos de esta economía no impacten en la economía de nuestro país. En materia comercial, esto es particularmente cierto para algunos sectores de actividad puntuales (como es el caso de la industria de autopartes) que destinan una buena porción de producción a este país.
Además, la precipitada pérdida de valor del real nos encarece en términos relativos frente al país norteño. A pesar de que desde varios frentes se aboga por una mayor desvalorización del peso frente al dólar de manera de acompañar la trayectoria del real, es importante tener presente que seguramente la evolución que ha tenido el real esté afectada por una serie de factores coyunturales que no necesariamente van a seguir operando en el tiempo y que es importante que la moneda local no enfrente bruscas oscilaciones.
En este contexto, en el tercer trimestre del año la economía uruguaya retomó la senda de crecimiento luego de haberse contraído en términos desestacionalizados en el segundo trimestre. No obstante, el crecimiento fue moderado, consolidándose el proceso de enlentecimiento económico y alejando a la economía de las estimaciones de expansión del entorno del 2% y superiores que se tenían a comienzo de año. De hecho, en función del dato del tercer trimestre (la economía creció 0,6% respecto a igual trimestre del año anterior y 1% respecto al trimestre anterior en términos desestacionalizados), las expectativas de crecimiento de los agentes privados fueron corregidas a la baja tanto para este año como para el próximo, ubicándose actualmente en 1,4% para los dos años.
A nivel de sectores de actividad, las ramas vinculadas al sector primario, la industria manufacturera y el transporte y las comunicaciones fueron las responsables del crecimiento interanual del tercer trimestre, en tanto los sectores de la construcción y comercio, restaurantes y hoteles, disminuyeron su actividad en este período. En el caso de la industria, como viene sucediendo desde hace algunos trimestres, el dato positivo esconde realidades muy distintas a nivel de rama, con sectores en clara expansión como es el caso de la fabricación de papel y productos de papel y otros presentando problemas para crecer desde hace algún tiempo.
En relación a los componentes de la demanda, en el trimestre cayeron tanto el consumo interno como la inversión y a nivel interno solamente creció el consumo del sector público pero sin lograr contrarrestar la mayor caída que tuvo el consumo privado. A nivel externo, cayeron tanto las exportaciones como las importaciones, pero la mayor caída de las segundas respecto a las primeras, contribuyó al mejoramiento del saldo comercial con el exterior.
El mercado de trabajo dio cuenta del enlentecimiento de la economía y se aceleró el deterioro en el empleo que se venía procesando de manera mucho más lenta desde los picos máximos históricos alcanzados en 2011 y 2012. La tasa de empleo que en 2014 se había ubicado en 60,4% (muy cercana al máximo de 60,7% de 2011), en los primeros 10 meses del año se posicionó en 58,9%, teniendo un deterioro de 1,5 puntos porcentuales respecto a igual período del año anterior.

Como consecuencia de la caída del empleo, y de una oferta de trabajo que no ha bajado en la misma medida (la tasa de actividad cayó solamente 1 punto porcentual en enero-octubre de este año respecto a igual período del año anterior), la tasa de desempleo aumentó ubicándose en lo que va del año en 7,5%. A pesar de que hasta el momento el deterioro es leve, al impactar más duramente sobre algunos sectores de actividad en particular, sus efectos son más nocivos y es necesario pensar en medidas paliativas para estos sectores y para evitar una caída en el ingreso de los hogares que termine afectando la calidad de vida y los logros alcanzados en los mismos.
 En lo que va de 2015, el salario real medio, medida del poder de compra del salario, redujo el ritmo al que venía creciendo en los últimos años. En los diez primeros meses de 2015, el salario real medio se ubicó 1,8% por encima de igual período del anterior, porcentaje de crecimiento que probablemente mantenga al cierre del año y que implicaría el menor crecimiento del salario real desde la reinstalación de los consejos de salarios en 2005, período en el que creció siempre a una tasa de más del 3% anual. La desaceleración en el ritmo de crecimiento del salario real se constata tanto a nivel privado como para los asalariados públicos, aunque el poder de compra de los primeros continúa creciendo a mayor ritmo (2,2% y 1,1% respectivamente).
En el sector privado, las ramas de actividad que han tenido el mayor crecimiento del salario real en lo que va del año son las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (3,7%) y la construcción (3,5%). Mientras tanto, las ramas de actividad en que los salarios evolucionaron menos favorablemente a los trabajadores son las de hoteles y restoranes, con un aumento del 1,1% en enero-octubre, y la de Servicios sociales y de salud, donde el salario real medio cayó 0,5% en términos reales en igual período. Entre  los trabajadores del sector público, los de las empresas públicas fueron quienes registraron un mayor crecimiento del salario real (3,3%) en estos meses.

Considerando los lineamientos salariales de la actual ronda de negociación colectiva y la rigidez que ha existido hasta ahora en la aplicación de los mismos, es esperable que si no hay cambios en este sentido, en los próximos meses se consolide el estancamiento en la evolución del salario real promedio e incluso existe riesgo cierto de pérdida de poder adquisitivo en algunos casos. Esto tiene consecuencias muy negativas tanto en lo distributivo (en una economía que crece aun a tasas bajas, si el salario y el empleo están estancados, cae la participación de la masa salarial en el ingreso nacional) como en el plano económico en general (enfriamiento de la demanda interna en un contexto de dificultades externas), sin mencionar que los salarios de cientos de miles de trabajadores uruguayos siguen teniendo niveles muy bajos y deben crecer. Es por esto necesario una mayor flexibilidad en los lineamientos, de manera de asegurar que no haya pérdida de salario real y para que el poder de compra medio de los trabajadores pueda crecer al menos al mismo ritmo que se expande la economía.
Si bien era esperable que el salario real comenzara a crecer más lentamente de cara al menor crecimiento de la economía, era difícil anticipar este freno. Entre los factores que se encuentran detrás del enlentecimiento del salario real se están el mayor ritmo de crecimiento de los precios, los nuevos lineamientos presentados para la negociación colectiva y la evolución más desfavorable del mercado de trabajo. Por un lado, la mayor inflación registrada este año provoca un mayor deterioro del poder de compra de los salarios, la que se ve reflejada en la comparación anual, aun cuando los salarios estén indexados a la inflación y los ajustes incorporen correctivos periódicos. Por otro lado, el leve deterioro registrado en el mercado laboral y que es más marcado en algunos sectores  de actividad también provoca efectos negativos sobre el salario, a pesar de que existan convenios salariales vigentes que regulen los pisos de ajuste.
Finalmente, los lineamientos presentados por el Poder Ejecutivo para la negociación colectiva explican en buena medida el enlentecimiento registrado por el salario real, aunque muchos sectores de actividad tienen convenios vigentes y todavía no negociaron con estas pautas. En primer término, esto se debe a que los actuales lineamientos y la rigidez en su aplicación, provocaron que la negociación se dilatara mucho más que en rondas anteriores y que a mediados de diciembre, muchos sectores de actividad todavía no hayan acordado los ajustes correspondientes y como consecuencia, no hayan percibido los aumentos correspondientes. En segundo lugar, porque quienes acordaron bajo estas nuevas pautas seguramente percibieron aumentos menores a los que venían recibiendo hasta el momento. Por lo tanto, en el próximo año, en la medida en que venzan el resto de convenios y la negociación se generalice con estos nuevos lineamientos salariales, es probable que se consolide el estancamiento en el ritmo de crecimiento del salario real y que el peso de la masa salarial en el producto retroceda.
En el mes de noviembre, el Índice de Precios al Consumo tuvo un aumento de 0,43% mensual. Por primera vez desde la crisis de 2002, el incremento de los precios acumulado en el año superó al 10%. No obstante, como en diciembre de 2014 el IPC cayó, en los últimos doce meses la inflación fue de 9,46%. Con una nueva caída en diciembre de este año se evitará que la inflación cierre el año en dos dígitos.

Los rubros con mayor incidencia en el aumento de precios en el último año móvil fueron alimentos y bebidas no alcohólicas (2,53 puntos porcentuales), vivienda (1,26 pp) y transporte (1,04 pp). A su vez, los productos con mayor incidencia dentro de estos rubros fueron la carne, pan y cereales, legumbres y hortalizas, alquileres y electricidad. Esto muestra que la caída de los precios de las commodities alimenticias a nivel internacional, tendencia que se viene registrando desde mediados del año pasado, no se ha trasladado como debía esperarse a los precios internos de los alimentos.
El último dato de inflación publicado fue revelador, no por haber superado levemente la barrera psicológica del 10% ya que esto se revertirá en diciembre con la aplicación del plan Ute, sino porque deja al descubierto varios aspectos sobre la evolución de los precios. En primer lugar, la incidencia que tuvieron los alimentos en este incremento (y en particular algunos rubros alimenticios) pone en evidencia el escaso  cumplimiento de los acuerdos de precios realizados por el gobierno con las principales cadenas de supermercados.
En segundo lugar, muestra la persistencia de las presiones inflacionarias, constatando que la inflación se sigue ubicando no sólo por encima del rango meta gubernamental (algo que viene sucediendo desde hace años) sino también por encima de las proyecciones de inflación realizadas por el gobierno en el marco de la Ley de Presupuesto. Además, esto complejiza el logro de acuerdos en los Consejos de Salarios en la medida en que los lineamientos proponen ajustes nominales en función de la dinámica sectorial que, en la mayoría de los casos, tienden a ubicarse por debajo del crecimiento anual de los precios.

Finalmente, lo anterior también estaría mostrando el escaso impacto que están teniendo los ajustes salariales en el incremento de los precios en este contexto, en la medida en que ni la desaceleración salarial que se ha dado en el año ni los menores ajustes pactados para los salarios en el marco de la sexta ronda de negociación se abría reflejado en una desaceleración en el ritmo de crecimiento de los precios.
Aunque seguimos con una inflación menor a los dos dígitos, es claro que el encarecimiento de los precios y en particular de los rubros más sensibles al consumo de los hogares uruguayos, es un problema que ha sido difícil de encausar por parte de la política macroeconómica a pesar de que ha buscado atacarlo por varios frentes. Los acuerdos de precios con las grandes superficies comerciales desplegado este año es uno de los últimos intentos que ha realizado el gobierno para contener el incremento de precios.
Sin embargo, como hemos establecido en varias oportunidades, creemos que para que este mecanismo sea efectivo tiene que incorporar algunas modificaciones respecto a como se viene realizando. En primer lugar, creemos que los acuerdos tienen que tener un horizonte temporal algo más extenso, de al menos un año, de manera que pueda verificarse efectivamente su aplicación. Además, a pesar de tratarse de acuerdos voluntarios, es preciso constatar su cumplimiento y realizar penalizaciones en caso de no cumplimiento. El diseño, que oportunamente presentamos de precios protegidos, debe integrar un conjunto de bienes seleccionados en función de su impacto en el consumo y amplio en su cobertura que sirvan como precios de referencia, al mismo tiempo que tener en cuenta a la hora de definir el precio la incorporación de productores (o importadores) y los comerciantes, de manera de lograr un enfoque de cadena de valor, donde no solo se hace responsable al eslabón comercial por el abastecimiento de los productos, sino que se compromete también a los proveedores
Como todo primer año de gobierno, 2015 se caracterizó por un extenso debate en torno al Presupuesto quinquenal. La ley de Presupuesto permite conocer, a partir de las asignaciones realizadas, las prioridades del gobierno y su plan de acción, y el escenario macroeconómico que se proyecta. En esta oportunidad, y según manifestó el equipo económico dada la mayor incertidumbre imperante, el presupuesto fue elaborado para los dos primeros años de gobierno (el resto de las asignaciones provendrán de lo votado en rendiciones de cuentas) pero el escenario macroeconómico fue elaborado para los 5 años de gobierno, a pesar de que lógicamente las proyecciones se irán corrigiendo a medida que avance el año.
El debate presupuestal fue bastante extenso y conflictivo ya que el cumplimiento de los compromisos realizados y las metas presupuestales para los próximos cinco años estaba bastante por encima del espacio fiscal disponible. El dilema presupuestal por tanto reflejaba la imposibilidad de cumplir con estos compromisos sin pensar en nuevas fuentes de recursos. Además, el gobierno estableció el objetivo de ir reduciendo el déficit fiscal en el correr de los años de manera de alcanzar un déficit del 2,5% del producto en 2019.
Por otra parte se espera que la reducción del déficit se haga por la vía del aporte adicional de las empresas públicas lo que en la práctica significa ajuste de costos y reducción del ritmo de las inversiones.
El gran dilema planteado es que para cumplir los objetivos buscados, solo es posible si se aumentan los recursos, es decir mejorar los ingresos del estado, estamos hablando de los tributos.  Deberíamos continuar con la reforma tributaria iniciada en la primera administración Vázquez y que tenía como definición que el que tiene más aporte más. Es necesario iniciar un gran debate sobre impuestos que permita seguir construyendo un país productivo con justicia social.
El siguiente cuadro compara las diferencias entre la propuesta de la central sindical llevada a dos años y el presupuesto aprobado.
Recuperación
Salarial
Por 100% de inflación Por 100% de inflación
Aumento de Salarios Disperso; el mayor en INAU y ANEP (condicionado) y muy escaso en el resto. En el entorno del 50% del PBI en masa salarial. Aumento de PBI para todos los funcionarios y pago del Salario Vacacional asimilando este beneficio al sector privado de la economía.
Educación 4,74% del PBI 5,1% del PBI (para llegar proporcional al 6% en 2019)
Ciencia y Tecnología Tomando como estimación de gasto actual 0,45% del PBI, en 2017 llegaría a un orden máximo de 0,55% Llegar en 2017 a 0,7% del PBI (para llegar al 1% del PBI en 2019)
 ASSE 850 millones de pesos de incremento 2.200 millones de pesos para igual el gasto por usuario ASSE  —  Mutual.
Sistema de Cuidados. 1836 millones de pesos de incremento en 2017 2600 millones de dólares al 2017. (para llegar en forma proporcional a 6.500 millones en 2019).
Vivienda Inversión de 6 mil millones de pesos promedio anual. Inversión de 6 mil millones de pesos promedio anual.
Protección Social Mantenimiento de las partidas y los montos de Tarjeta y AFAM en su aumento inercial y mantenimiento de los dos sistemas de asignaciones. Incremento de los montos de la tarjeta Uruguay social, unificación de los sistema de asignación familiar en el sistema Plan de Equidad y levantamiento de los topes de cobro.
Poder Judicial Incremento 0 Propuesta de incremento salarial y de partidas.
En síntesis, en un escenario de mayor fragilidad e incertidumbre, donde el sector externo contribuiría escasamente al crecimiento económico, es esperable que sea el mercado interno el impulso dinamizador de la economía en esta etapa, tanto a partir del consumo privado como de la inversión. En materia de inversión, el impulso debe necesariamente provenir del sector público, tanto como líder del proceso de inversión como impulsor y garante de las inversiones privadas en aquellas áreas estratégicas en una visión de mediano plazo. Para esto el estado debe contar con fondos frescos para invertir, los que podrían provenir tanto de alianzas con el sector privado como de repensar nuevos recursos con los que contar.

En cuanto al consumo privado, el mismo depende fundamentalmente de la situación de los hogares, vinculada inexorablemente a lo que suceda con el empleo y los salarios. En este sentido es fundamental proteger el empleo, en particular en aquellos sectores que se han visto más afectados por la pérdida de puestos de trabajos en este período, buscando nuevos nichos de inserción laboral y aumentando las políticas de contención a los hogares que se encuentran en esta situación. Por el lado del salario, estamos convergiendo a un escenario de menores tasas de crecimiento del poder adquisitivo de los hogares y en este escenario es fundamental tanto seguir privilegiando los salarios más sumergidos como que los aumentos salariales estén en consonancia con el crecimiento de la economía. De esta manera el mercado interno va a operar como un factor contrarrestante en el proceso de enlentecimiento de la actividad económica.
Montevideo, Diciembre 2015.

Cuesta Duarte

Para el Pit los salarios ya están estancados

El Instituto Cuesta Duarte del Pit-Cnt sostiene que se asiste ya a un estancamiento del salario real, pero que esto, sin embargo, no ha moderado la inflación.
30 dic 2015 – El País uy

En su informe de coyuntura, el centro de investigaciones de la central sindical, señala también que para cumplir sus objetivos el gobierno deberá mejorar necesariamente los ingresos del Estado, por lo que se tendría que continuar la reforma tributaria para que paguen más los sectores de mayor poder adquisitivo.
El Instituto entiende que si el Poder Ejecutivo no modifica los lineamientos salariales en los próximos meses se consolidará el estancamiento del salario real promedio, e incluso podría darse en algunos casos una pérdida de poder adquisitivo.
Los técnicos del Instituto entienden que ha sido escaso el cumplimiento de los acuerdos de precios. La inflación no se explica por los aumentos de salarios que están teniendo «escaso impacto (…) en la medida en que ni la desaceleración salarial que se ha dado en el año, ni los menores ajustes pactados para los salarios en el marco de la sexta ronda de negociación, se abrían reflejado en una desaceleración en el ritmo de crecimiento de los precios», dice el estudio. Para el Cuesta Duarte la caída de los precios de los «commodities» alimenticios a nivel internacional no se ha trasladado a los precios internos de los alimentos.

Cuánto queda por hacer

0,1% de la población uruguaya concentra casi la mitad de los ingresos de capital del país, según reporte de Mides y OPP.

La Dirección Nacional de Evaluación y Monitoreo (DNEM) del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y la Dirección de Presupuesto, Control y Evaluación de la Gestión de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) son las unidades responsables de la elaboración de la cuarta edición del Reporte Uruguay, que se presentó ayer en la Torre Ejecutiva. Con 333 páginas y la incorporación de diez capítulos más que la edición anterior, el volumen tiene como objetivo “brindar información de utilidad relacionada con la gestión de políticas públicas que se ocupan de las necesidades reales de los ciudadanos”, según dice en su prólogo.
El director de la OPP, Álvaro García, que abrió la presentación, dijo que el reporte es “una descripción en forma panorámica de las situaciones sociales, ambientales y productivas del país” y está dirigido “a informar al público no experto en asuntos de políticas públicas”, con el fin de “favorecer la comprensión” de esos asuntos y “mejorar la calidad de los debates sobre esas políticas”. El jerarca destacó como señas de identidad de la publicación que “evita editorializar”, se basa “en evidencia concreta” y “no está vinculado a ninguna gestión de gobierno concreta”, sino que monitorea períodos de diez o 15 años, según el área analizada.
Luego la titular del Mides, Marina Arismendi, dijo que hay que informar sobre “todo los que se ha avanzado”, pero también sobre “lo que queda por hacer”, e insistió, poniendo como ejemplo las políticas hacia la primera infancia, en el trabajo, la planificación y la evaluación conjunta entre todos los organismos de gobierno. “Y si no vamos ajustando planificaciones y objetivos de manera conjunta como proyecto de país, nuestros niños, seguramente, en vez de pasar al área de la educación o al área del trabajo digno, decente, van a ir a parar al Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente o a los cementerios. Lo digo con esa crudeza”, admitió, y enseguida se refirió a las palabras del presidente Tabaré Vázquez en la inauguración de un simposio internacional sobre la primera infancia, en la que señaló “todo lo que se hizo en diez años”, “pero todo el desafío enorme” que hay “por delante” (ver la diaria de ayer).
Manuel Píriz, de la DNEM, presentó los capítulos dedicados a los aspectos sociales. “Se trata de una panorámica de un país que ha experimentado una década de desarrollo social sostenido durante los últimos diez años, que ha contribuido a elevar los niveles de bienestar del conjunto de la población, alcanzando a todos los estratos de ésta, pero en el que persisten grandes problemas para superar los parámetros de estratificación en el acceso a los beneficios”, manifestó. Píriz asoció la “década de desarrollo” con la expansión del mercado laboral, la disminución histórica del desempleo, el descenso de la informalidad, el crecimiento del salario real, la reducción de la pobreza de 40% a 10%, la “erradicación estadística” de la indigencia, la mejora del poder adquisitivo de “todos los estratos de ingresos”, la consolidación de la seguridad social en la vejez, que actualmente alcanza a nueve de cada diez adultos mayores, el incremento de la esperanza de vida al nacer y la reducción de la mortalidad infantil, entre otros avances.
En materia educativa, Píriz destacó el “crecimiento del nivel educativo en años acumulados de la población” y de “las matrículas educativas en primera infancia y en los primeros tramos de la adolescencia”, así como “la duplicación de la matrícula universitaria”.
Luego, en su exposición sobre la pobreza, destacó que el país tiene dos regiones “bien dispares entre sí y a su interior”, ya que Montevideo tiene mayores niveles de pobreza que el interior en su conjunto, y la pobreza en Artigas y Rivera es seis veces superior a la de Maldonado. “A su vez, en el interior de Montevideo también se aprecia un panorama territorial diverso, que da cuenta de la persistencia de fenómenos de segmentación territorial que implican la consolidación de territorios empobrecidos con culturas asociadas a la pobreza”, expresó Píriz. Después dijo que a pesar de la disminución de la pobreza en todos campos, aumentó la situación desfavorable en las edades menores, ya que mientras que 2% de las personas de 65 años o más viven en situación de pobreza, los menores de seis años en esta situación llegan a 20%; volvió a repetir el dato divulgado por Vázquez de que “uno de cada cinco niños vive en condiciones de pobreza”. “La probabilidad de ser pobre para un menor de seis años es diez veces superior a la de una persona mayor de 64 años en 2014, cuando en 2006 era 3,8 veces superior”, agregó. Píriz también aseguró que el Reporte registra que la probabilidad de ser pobre en 2014 para una persona afrodescendiente es 2,4 veces superior a la de una persona no afrodescendiente, y que el ingreso medio per cápita de un afrodescendiente representa 67% del de un no afrodescendiente.
Como logro en la mejora de la distribución del ingreso destacó que en 2006 la apropiación del ingreso total que tenía el quintil de mayores ingresos era diez veces superior a la del quintil de menores ingresos; hoy el quintil de mayores ingresos se apropia de un ingreso siete veces superior.
Los niveles de ingreso de todos los quintiles, medidos por medio del ingreso real per cápita, se vieron incrementados en forma progresiva, pero el quintil de mayores ingresos duplicó su ingreso, mientras en el quintil más bajo creció 37%.
Sobre la distribución en los sectores de altos ingresos, el reporte recoge un estudio que discrimina entre ingreso laboral, ingreso del capital e ingresos de jubilaciones y pensiones, que concluye que existen patrones distributivos diferentes, “en los que se destaca la fuerte concentración del ingreso del capital”. “Para ilustrar esto puede señalarse que en 2011, 1% de la población de mayores ingresos se apropiaba de 65,9% de los ingresos del capital; 0,5% de la población de 60,7% y 0,1% de la población de 48,7%. Esto significa que 3.286 personas concentran la mitad de los ingresos del capital”.
Píriz dijo que el crecimiento a niveles históricos de la tasa de actividad y empleo, y el descenso de la tasa de desempleo esconden, sin embargo, algunas inequidades. Ese crecimiento se explica por “la incorporación masiva de las mujeres al mercado de trabajo”, ya que “la tasa de actividad de los hombres se ha mantenido relativamente estable en los años analizados”. Sin embargo, el crecimiento de la tasa de empleo de la mujer “no se vio acompañado de una reducción de la carga de trabajo doméstico”, y si se considera “la carga global de horas trabajadas por mujeres y varones”, en 2013 las mujeres trabajaban seis horas semanales más que los varones. “La brecha se amplía en los quintiles de menores ingresos, ya que las mujeres del quintil de menos ingresos trabajan nueve horas más que los hombres, mientras que en el quintil de mayores ingresos trabajan dos horas más”, explicó.
Píriz también aseguró que se constató una profundización de la estratificación y que en 2014 “se consolidó una brecha de aproximadamente nueve puntos porcentuales en la tasa de actividad entre el quintil de mayores ingresos y el de menos”. Lo mismo ocurre con la tasa de desempleo, ya que mientras que en 2006 la probabilidad de ser desempleado de las personas con menores ingresos era cinco veces mayor que las del quintil con mayores ingresos, en 2014 la probabilidad es 6,7 veces mayor.
En materia de educación, destacó los logros en la ampliación de la matrícula y las tasas de asistencia, fundamentalmente en la primera infancia y en educación media (creció de 71% a 77% de 2006 a 2014), pero, “leído al revés, quiere decir que una de cuatro de esas personas no está dentro del sistema educativo”. Nuevamente se refirió a las diferencias por quintiles, señalando que la mitad de las personas del quintil más pobre sólo alcanzaron la educación primaria como nivel educativo, mientras que cuatro de cada diez personas del quintil más rico tienen formación terciaria.
El reporte también analiza la seguridad ciudadana, la cultura, el medioambiente y los recursos naturales, el desarrollo productivo y lo que respecta a ciencia, tecnología e innovación, temas que fueron expuestos por Diego Gonnet, de la OPP.
Finalmente, el decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República, Rodrigo Arim, destacó que el reporte, su periodicidad, su amplitud y su profundidad analítica son un “indicador de calidad institucional”. “Hay un riesgo latente, en muchos países es observable, de que este tipo de reportes, en la medida en que son elaborados desde oficinas gubernamentales, caigan en el exitismo, en la apología de las políticas públicas, y eviten cualquier comentario crítico”, agregó Arim. Sin embargo, destacó que este reporte “no cae en la apología y “no es para nada condescendiente con la realidad”, y señaló que sirve para generar “una discusión a nivel nacional con la mirada estratégica de aquellas brechas sobre las cuales los resultados no son inmediatos”. Arim recalcó que hay políticas públicas a largo plazo cuyos planificadores no van a ver los resultados, y eso “es sano”. “Lo que no es sano es que los horizontes se acorten por la ansiedad cotidiana de obtener resultados. Hay que ubicar, monitorear e identificar en qué plazos debemos encontrar los resultados”, afirmó.
Luis Rómboli – La Diaria

A puro viento

MEF y UTE en una nueva discusión por el ajuste de tarifas en enero; la empresa terminó 2015 con 5,5% de rentabilidad.
“Ha sido un año complejo, pero estoy muy satisfecho”, sostuvo el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, ayer al mediodía, durante el brindis de cierre de año de la empresa. Improvisadamente y ante la ausencia de estrado, el jerarca subió a un banco, junto con los directores Cristina Arca y José Amy, para relatar los principales hitos del año y anunciar lo que está por venir. La conclusión de la obra de ciclo combinado en Punta del Tigre y la incorporación de “inteligencia” en los medidores y en la gestión de la demanda son las prioridades para 2016.

Reedición de una discusión

Una fuente interna de UTE dijo a la diaria que desde el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) se está pensando en un ajuste de 8% en las tarifas eléctricas en enero. Consultado al respecto, el presidente de la estatal dijo que se estaban manejando “muchos números”, pero que no quería adelantar datos con precisión, porque las conversaciones “aún están en curso”.
Según el presidente de la Asociación de Funcionarios de UTE, Gabriel Soto, “no debería aumentar ni un peso”, porque “las centrales térmicas ni se prendieron, y el avance de la eólica también ayudó”. Soto sostuvo que, si se llegara a aumentar, se trataría del “incremento más injustificado de los últimos años”.
Hace un año, el Ejecutivo y UTE entraron en el mismo cruce cuando la estatal proponía un ajuste de 3,9% y el MEF finalmente decidió aumentar las tarifas 6,9%.

Para Casaravilla, es el cierre de un año “muy bueno”, tanto desde el punto de vista de la gestión como del abastecimiento de la demanda. Si bien aún falta terminar la auditoría, el borrador preliminar del balance de la estatal indica un resultado positivo de 230 millones de dólares para este ejercicio, lo que indicaría una rentabilidad positiva de 5,5%.
“Creo que supimos cumplir”, afirmó el presidente de UTE, quien destacó la construcción de 1.100 kilómetros de electrificación rural, que incluyeron en la red a 709 familias y 12 escuelas, el recambio de más de 6.000 postes, la construcción de 441 kilómetros de línea de alta tensión, 200 de media tensión y 250 de baja tensión, además de algunas inversiones más pequeñas, como la instalación de 58 megavatios de fotovoltaica y 150 sistemas más de microgeneración que aportaron 4,6 megavatios al sistema. Durante este año también se concretó un hecho histórico: el primer acuerdo que permitirá exportar energía eléctrica a Brasil por medio de un marco comercial formal con Electrobras. La eólica fue la fuente más destacada: este año, 17% de la energía generada provino del viento, mientras que en 2014 sólo se había alcanzado 6%.
En el correr del año que ya está por terminar UTE invirtió unos 270 millones de dólares, y la perspectiva es seguir por el mismo camino. De acuerdo con el Presupuesto Quinquenal aprobado hace unos días por el Parlamento, el ente invertirá 1.400 millones de dólares de manera directa y unos 500 millones por medio de asociaciones con privados; del total, se destinarán 1.300 a parques eólicos.
Deseos de fin de año
La prioridad más importantes para 2016 es terminar la obra de ciclo combinado en Punta del Tigre, que lleva más de un año de atraso por incumplimientos de la constructora Hyundai en las condiciones de trabajo.
Por otro lado, se incorporarán más de 300 megavatios de eólica por medio de los parques Pampa, Arias y Valentines, en proceso de construcción entre Florida y Treinta y Tres. Se construirán 1.000 kilómetros adicionales de electrificación rural y se incorporarán acciones que permitan “compatibilizar la generación variable de la optimización de las redes”. Está previsto que en 2017 UTE instale medidores “inteligentes” para fijar una tarifa variable por horas, de manera de hacer más eficiente la demanda y concentrarla durante las horas de mayor generación. La idea está madurando, pero, aun así, Casaravilla adelantó que la licitación para los medidores se lanzará antes de febrero.
Siguiendo la línea de ANCAP, Casaravilla anunció que UTE procurará reperfilar su deuda en 2016: “salir de la dependencia de los dólares y pasarnos al peso”, y mejorar la eficiencia en la gestión por medio de la implementación de un modelo de desempeño por competencias.

La Diaria

El FMI pone la mira en la economía uruguaya

El doctor Mario Bergara ha repetido: “El desafío de la izquierda es gobernar sin viento a favor”. Por ahora, los datos de inflación, desempleo y competitividad empeoran, y el FMI redujo las proyecciones de crecimiento a 1,4% en 2015 y 1,6% en 2016.
26 economia 1 A
Caras y Caretas – Dic 21, 2015
Por C.L.
El 14 de octubre pasado, en Código País, el ministro de Economía, contador Danilo Astori, al ser preguntado por el aumento de la tasa de desempleo a 7,6%, sostuvo que “la desocupación tuvo un leve incremento para nada dramático”, y agregó que “la cifra está absolutamente en línea con la desaceleración” de la economía. El 7 de diciembre, el Instituto Nacional de Estadística (INE), informó que el desempleo subió a 8,5% en octubre, guarismo que es 0,5% superior al verificado en setiembre (8%). El aumento fue explicado en el comunicado señalando que hay un mayor número de personas buscando trabajo sin encontrarlo.
Tomando las palabras del ministro sobre la causalidad del fenómeno, corresponde decir que el 10 de diciembre la misión anual del FMI (en cumplimiento del Capítulo 4º) redujo las previsiones de crecimiento del PIB de 2,5% a 1,4% en 2015, y de 2,2% a 1,6% en 2016. La misión, encabezada por el técnico holandés Jan Kees Martijn, trabajó durante dos semanas, brindó una conferencia y entregó un comunicado con sus conclusiones, que se titula “Uruguay: Declaración del personal del FMI al término de la misión sobre la Consulta del Artículo IV de 2015” y señala: “Uruguay ha resistido relativamente bien los vientos en contra a escala mundial y regional. Pero aun así la economía está desacelerándose, la inflación permanece por encima del nivel fijado como meta, y observándose al mismo tiempo un aumento de la dolarización de depósitos dentro del sistema financiero. El programa fiscal puesto en marcha por el nuevo gobierno en 2015 comprende una combinación bienvenida de consolidación presupuestaria y prioridades centradas en apoyar el desarrollo de infraestructura y el logro de objetivos sociales clave. […] En este contexto, situar la inflación dentro de la banda fijada como meta sigue siendo una prioridad fundamental en materia de política, y la flexibilidad del tipo de cambio debe ser la herramienta primordial para amortiguar los shocks externos”.
El documento se compone de tres capítulos, que se abren en 27 puntos. En el primero señala: “Uruguay ha experimentado más de una década de fuerte crecimiento económico, y se ha convertido en un bastión de estabilidad en una región volátil. Desde la crisis financiera de 2002, los niveles de vida han mejorado notablemente, con un PIB per cápita que está entre los más altos en América Latina, en tanto que los niveles de desigualdad y pobreza están entre los más bajos”. Seguidamente se refiere a que en 2015 “la actividad económica se ha desacelerado marcadamente debido a una ralentización a escala regional” y refiere el aumento del desempleo y la inflación. En el punto 6 destaca que “Una amplia intervención del Banco Central en el mercado cambiario desde julio ha frenado la depreciación del peso, y ha disminuido las reservas. Las reservas internacionales brutas han disminuido U$S 2.500 millones desde junio, pese a una emisión exitosa en octubre de un bono público externo por U$S 1.700 millones.”, e increíblemente –luego de estas afirmaciones– agrega: “La misión estima que el tipo de cambio efectivo real sigue siendo coherente con los fundamentos económicos”. El punto 8 refiere a una de las obsesiones del FMI: “El gobierno asimismo ha propuesto nuevas directrices para la fijación de salarios que podrían moderar el crecimiento salarial y aliviar la indexación de los salarios a la inflación pasada. La ejecución adecuada y oportuna de estas y otras reformas es importante, pero podría plantear desafíos”, dice refiriéndose sin duda a la injusticia del planteo (hacer que los trabajadores y jubilados disminuyan sus retribuciones en términos reales, al ser atadas a una utópica meta de inflación futura y por lo tanto ser fijadas por debajo de una inflación pasada, hoy situada en 10%, ya de por sí juzgada irreal por numerosos actores) y a la acción política y sindical que sin duda va a enfrentarlo.
En el Capítulo II se señalan los riesgos que ve el FMI para nuestra economía: “Se prevé que el crecimiento del PIB siga siendo tenue y se sitúe en 1,4% en 2016 debido a la persistente debilidad de las condiciones externas. […] los riesgos para las perspectivas son en su mayoría de carácter externo”, y menciona la situación respecto a la región y al resto del mundo. “Aunque los lazos económicos regionales de Uruguay se han reducido, una desaceleración peor de la prevista en Argentina y Brasil podría imponer un impacto significativo a la economía de Uruguay” y “una desaceleración mundial afectaría las exportaciones de materias primas de Uruguay, y una mayor volatilidad de los precios del petróleo incidiría en los costos de importación”. En el Capítulo II, Recomendaciones en materia de Política, indica: “El tipo de cambio flexible de Uruguay constituye un instrumento importante para responder a los efectos de contagio internos”. También elogia su rol estabilizador y señala que Uruguay debería mantener la competitividad, en particular con respecto a los mercados y competidores regionales, lo que “será vital para respaldar el crecimiento”, pero recomienda disminuir la venta de reservas: “Debería recurrirse con moderación a las intervenciones en el mercado cambiario, para evitar condiciones desordenadas en el mercado, y no para contrarrestar las tendencias basadas en los fundamentos. En este sentido, el personal considera positiva la marcada reducción de las ventas de divisas del Banco Central en noviembre. No sería ordenado que sigan realizándose intervenciones si las presiones de depreciación persisten. Las intervenciones prolongadas podrían erosionar las defensas del país prematuramente, cuando aún hay importantes riesgos financieros futuros. Además, oponer resistencia a las expectativas del mercado de una nueva depreciación mediante intervenciones que posterguen el ajuste podría exacerbar las presiones de dolarización de los activos”. Como se ve, hasta el FMI aconseja que no mantengamos artificialmente deprimido el valor del dólar, que muchos analistas señalan en reserva que tendría que estar en el entorno de los $38,90 para ser consistente con el tipo de cambio de Brasil (ese país que el doctor Bergara aconsejó reiteradamente no tener en cuenta, como se hizo en enero de 1999), y con el que seguramente tendrá pronto Argentina, una vez que Mauricio Macri cumpla su promesa electoral de sincerar el tipo de cambio, es decir acercarlo al dólar paralelo o “blue”, para lo cual se estima una devaluación de 40%. Esa será la hora de la verdad para las políticas cambiarias desarrolladas en Uruguay, que han provocado déficits en la balanza comercial de bienes siempre superiores a U$S 1.000 millones por año desde 2006 en adelante.
El punto 16 reitera, por si fuera necesario que “Reducir la inflación sigue siendo una prioridad clave de política. La reducción de la inflación promovería la desdolarización y generaría margen para usar la política monetaria como herramienta contracíclica”, para lo cual se recomienda “mantener la orientación restrictiva de la política monetaria” (lo que en Europa llaman “austeridad”), y, sobre todo, eliminar la odiada indexación que protege salarios y jubilaciones de la erosión de la inflación que ellos mismos reconocen. “Las nuevas directrices para la fijación de salarios establecidas por el gobierno se centran adecuadamente en los aumentos salariales en términos nominales, pero aún incluyen disposiciones de indexación. Se recomienda avanzar hacia la plena eliminación de la indexación retrospectiva tan pronto como sea posible para reducir la persistencia de la inflación”. También aconseja la consolidación fiscal y mejorar el saldo primario para alcanzar un superávit de 1% del PIB en 2019. Recomienda mejorar el uso de las asociaciones público-privadas y utilizar apropiadamente la baja del precio del petróleo.
El documento cuestiona los acuerdos de precios y prevé la reducción muy gradual de la inflación a la meta de 3% – 7%, en varios años.
Estas son la perspectiva y las recomendaciones del FMI para Uruguay, tan distintas de las que formula a Estados Unidos, a quien recomienda mantener las políticas monetarias expansivas y, en particular, no subir las tasas de interés, circunstancia que, a juzgar por nuestra prensa, constituye el mayor deseo de nuestros economistas neoliberales, que anhelan una gran crisis que arroje a la izquierda del poder.
Más malas noticias
Baja del crecimiento. A esta baja (de 2,5% del PIB a 1,4% en 2015), se suman el alza de la inflación y el desempleo, además del cumplimiento de 12 meses consecutivos de caída de nuestras exportaciones, es decir, de nuestra competitividad.
Aumento de la inflación. El 3 de diciembre, el INE informó que la inflación medida por el Índice de Precios del Consumo aumentó 0,43% en noviembre respecto de octubre, acumulando un alza de 10,04% en lo que va de 2015 y 9,46% en los últimos 12 meses. Esto marca un nuevo fracaso de los acuerdos de precios (criticados por el Instituto Cuesta Duarte), y en general, de la política antiinflacionaria, principal prioridad del equipo económico, que no ha querido hablar nunca de controles de precios ni medidas antimonopólicas o antioligopólicas.
Cabe destacar que esta brutal inflación (que, por otra parte, los consumidores sienten que no refleja cabalmente la realidad, en particular en precios como los de los medicamentos), constituye un aumento del llamado impuesto inflacionario, es decir, el que castiga salarios y jubilaciones. Por este motivo podemos señalar la falta de ética que suponen los planteos de ajustarlos por las “metas de inflación” (que siguen entre 3% y 7%, pero nadie cree), y argucias como el “UTE Premia”, que baja artificialmente el IPC, como han denunciado reiteradamente COFE y el Pit-Cnt.
Aumento del desempleo. El 7 de diciembre, el INE informó que la tasa de desempleo creció 0,5% con respecto al mes anterior, y se ubicó en 8,5%. La tasa fue mayor en el interior (8,6%) que en Montevideo (8,5%), y más alta en las mujeres (9%) que en los hombres (8,2%). Hubo un 7,8% de subempleo, y 23,8% de los trabajadores no presentó registros en la seguridad social. El Instituto Cuesta-Duarte estimó que en 2015 se perdieron 30.000 puestos de trabajo en nuestro país. En su informe mensual la institución señala que se espera que la situación mejore con la temporada turística y con las obras públicas que se aprueben en el Presupuesto Nacional. Según el mismo informe, “la tasa de desocupación en América Latina y el Caribe aumentó en 2015 por primera vez en cinco años a 6,7%, con lo cual la cifra de desempleados se ubicó en 1,7 millones de personas. El principal aumento del desempleo se produjo en América del Sur, donde pasó de 6,8% a 7,6%, y en el Caribe aumentó de 8,2% a 8,5%. La tasa registró una baja en Centroamérica y México, de 5,2% a 4,8%”.
Pérdida de competitividad y caída de exportaciones. Las exportaciones uruguayas cayeron por undécimo mes consecutivo, marcando objetivamente la caída de nuestra competitividad causada por la sobrevaluación de la moneda nacional, o atraso cambiario, señalado incluso en el informe del FMI. Según el Informe de Comercio Exterior a noviembre de 2015 del Instituto Uruguay XXI, las exportaciones en el período enero-noviembre 2015 alcanzaron U$S 8.317 millones, registrando una caída de 11,7% respecto al mismo período de 2014. En noviembre se exportaron U$S 647 millones, lo que significa una reducción de 7,1% respecto al mismo mes del año anterior. China Popular es nuestro principal socio comercial, con una participación del 26% si tomamos la Zona Franca de Nueva Palmira, seguida por Brasil con 14,9%, Estados Unidos con 6,6%, y Argentina con 4,9%.
Es el undécimo mes consecutivo en que cae el “sueldo país” por efecto de la sobrevaluación de la moneda nacional.
Caída de las Reservas. Para mantener el precio del dólar, el BCU ha vendido dólares permanentemente, como señala el informe del FMI. Las Reservas ascendían a U$S 18.784 millones, y el martes 15 se situaron en U$S 15.867 millones.

De CRYSOL INFORMA
Gavazzo, Ramas: ni olvido, ni perdón y tampoco beneficios indebidos

Expresamos nuestro firme rechazo a la decisión  de disponer la prisión domiciliaria para connotados asesinos seriales del terrorismo de Estado en un claro exceso judicial al margen de la normativa internacional y nacional al respecto.

Una vez más el poder judicial que, salvo honrosas excepciones,  ha estado históricamente omiso en el cumplimiento de sus obligaciones constitucionales cuando se trata del pasado dictatorial, se posiciona militantemente en favor de los asesinos del proceso.

Es muy difícil establecer matices y diferencias entre los criminales del terrorismo de Estado, pero no hay nadie en la sociedad uruguaya, incluido el Dr. Gesto, que no sepa que tanto Gavazzo como Ramas son lo peor de lo peor. No merecen ningún gesto humanitario aunque las normas legales lo habilitaran.

Para afrenta de la sociedad uruguaya  ambos asesinos y torturadores siguen siendo miembros, con todos los derechos, de las fuerzas armadas y cuentan con el respaldo y sostén de los centros militares.

Como colectivo organizado de sobrevivientes del terrorismo de Estado, seguiremos  batallando para crear las condiciones que aseguren la plena vigencia de la normativa de DDHH e impidan que la tragedia del pasado dictatorial vuelva a repetirse.

El Estado uruguayo tiene la obligación de investigar, esclarecer y castigar todas las graves violaciones a los derechos humanos cometidas desde el 13 de junio de 1968 hasta el 28 de febrero de 1985 al mismo tiempo que debe resarcir adecuadamente el daño ocasionado a las víctimas sin obligarlas a renunciar a legítimos derechos y beneficios  ciudadanos.

Reiteramos nuestra demanda al Poder Ejecutivo, a todos sus integrantes,  de que sean sometidos a Tribunales de Honor todos los integrantes de las Fuerzas Armadas procesados con sentencia firme por delitos de lesa humanidad y que se repita hacia todos los involucrados en dichas causas, lo establecido en el Artículo 25 de la Constitución.

Al poder judicial lo exhortamos una vez más  a comprometerse de una vez por todas con la causa de la verdad y de la justicia, sin seguir haciendo la vista gorda a las maniobras y ardides legales de los violadores, torturadores y asesinos de la dictadura, civiles y militares.

La Resolución 60/147 de las Naciones Unidas sobre las obligaciones del Estado ante graves violaciones a los DDHH y el cumplimiento de la Sentencia de la Corte IDH en el caso Gelman son la guía necesaria a transitar para afirmar la democracia en la perspectiva de más y mejores transformaciones de fondo. Involucran a los tres poderes del Estado y al conjunto del sistema político. La desaparición forzada es un delito permanente. Se ha autorizado a Gavazzo y Ramas a seguir delinquiendo, con toda comodidad, en sus propios domicilios. Nada más ni nada menos.

Opinando Nº 12 – Año 4 – Martes  29 de diciembre de 2015
ENVIADO POR NESTOR DURANTE

El “Corsi e Ricorsi” de una lucha
por Fabrizio Beorchia

En el s. XVIII, Giambatistta Vico se refería a los ciclos de la historia, como un flujo y reflujo continuo que pautaban la evolución de la humanidad. No es este un artículo de filosofía de la historia ni pretende serlo. Simplemente parece menester utilizar la denominación de “Corsi e Ricorsi” para ilustrar una serie de conexiones de hechos y también nombres, que en última instancia dan cierta legitimidad al discurso y a las políticas que se instrumentan en hechos.

Aprovechar fin de año para hacer el ejercicio de “balance” no parece estar nada mal. Pero yendo al “recorsi”, tenemos que ir algunos años para atrás, donde varios personajes nos podemos encontrar, incluido quien escribe.

El año 2002 estuvo caracterizado por una fuerte crisis económica, que tuvo su repercusión social. En aquél entonces, el movimiento estudiantil era muy fuerte, ya que venía de recoger el legado de los años 96, 97 y 2000. América Latina comenzaba el siglo XXI en una gran inestabilidad política, producto de la crisis económica y social. El 11 de setiembre de 2001, el mundo miraba como la administración Bush inauguraría el siglo con invasiones y muertes a mansalva. Acá cerquita, el pueblo argentino demostraba la capacidad de pelea cuando la situación de hambruna y crisis no da para más, con miles y miles derrocando a un presidente que huyó en helicóptero. En Venezuela, la revolución no será transmitida y un golpe mediático secuestrará a Hugo Chávez. El pueblo en la calle, resiste y obliga a restituir al presidente electo democráticamente.

Por acá la cosa era bien distinta. Se sabía que la crisis económica y social, las “hordas que bajaban del cerro”, los helicópteros que sobrevolaban los barrios periféricos, el estado de emergencia declarado, las razzias, los allanamientos a radios comunitarias, podían desembocar en un quiebre institucional, similar a lo ocurrido en la vecina orilla.

En aquél entonces, el movimiento estudiantil dinamizaba la resistencia y llamaba a luchar contra la crisis. Facultades ocupadas, liceos resistiendo. El movimiento estudiantil de secundaria se organizaba en la Coordinadora de Estudiantes de Secundaria y Utu –CIESU-.

Además de dar respuesta a todo lo acontecido, la CIESU enfrentaba las políticas educativas que consideraba como mercantilizadoras, que respondían a una concepción totalmente mercantil de la educación y de sus sujetos; los estudiantes.

Con el recuerdo a flor de piel y la transmisión de generación en generación de lo que habían sido las luchas en el 96’ y 97’ contra la reforma educativa, el gobierno leyó que una de las principales reivindicaciones del movimiento de la educación –docentes y estudiantes- era la falta de participación. Entonces montó una gran farsa destinada a convencer a los “adolescentes rebeldes”, yendo liceo por liceo “consultando” a los estudiantes en su visión acerca de la educación, muchas veces reducida a planes y programas. Dicho elenco, nombrado como Comisión de Transformación Educación Media y Superior (TEMS) estaba encabezada por Renato Opertti.1

Quizás este sea el nombre más rimbombante del “ricorso” de esta historia. Pero hay otros. Ana Lopeter, actual directora del Consejo de Formación Docente, integraba esta comisión la cual hasta el 2026 los uruguayos pagaremos su deuda, financiada por el BID2. Lopater, egresada de la Universidad de la Empresa, parece reavivar el sueño dorado de las universidades privadas en la formación docente, tal como expresa su sitio web (http://ude.edu.uy/ana-maria-lopater/, consultada el 26 de diciembre de 2015). Otros de los integrantes de este recorso histórico es Ricardo Vilaró. El docente expulsado de ADES por su expreso apoyo al plan Rama integró aquella TEMS y el corso de la historia lo llevó a estar hoy en la fundación dosmil30.

Del otro lado, estábamos los estudiantes, los rebeldes, los cuestionadores, los que nos oponíamos a una educación de mercado y ser simple mano de obra barata. Había de trasfondo una utopía, quizás con el tiempo totalmente lejana, pero era la utopía adolescente, y para los estudiantes, alcanzable.

Llegó agosto y con él la radicalización estudiantil. Decenas de facultades y liceos ocupados. En la estrategia de la CIESU de ocupar y desocupar, quedan hacia setiembre dos liceos ocupados -11 y Miranda- y el Liceo N°10 instala una carpa (cedida por FUCVAM) en los canteros de Av. Italia esq. Mataojo.

El 29 de setiembre, un inmenso operativo policial intenta desalojar la carpa. Enseguida se hacen presente una amplia red de solidaridad. Los estudiantes de Facultad de Ciencias apoyan inmediatamente. He aquí otro recorso; Leandro Grille3. En aquél entonces en la mesa de la FEUU y estudiante de Facultad de Ciencias.

En el mismo cantero, apoyando y observando atentamente se encontraba la otrora dirigente de AFUTU y hoy diputada nacional, Ivonne Pasada. El corsi e recorsi de esta historia, ubica a Ivonne Pasada hablando telefónicamente con J. Faroppa, la noche donde la Metropolitana avanzaba a palo limpio sobre la cabeza de los manifestantes en el Codicen.

La tarde del desalojo de la carpa, donde no hubo incidentes porque los estudiantes desocupábamos lentamente, la policía miraba pero no avanzó (a diferencia del Codicen 2015)

Pero en la noche se producen dos hechos lamentables. Desalojan el liceo 11 del Cerro y el Miranda. En este último, el recorso de la historia encuentra como manifestante a una de las hijas de Bonomi, persona apreciada (la hija) para quienes militábamos.

Otro recorso; los estudiantes del IBO habían ido a apoyar. Entre éstos, y activo militante de la CIESU, estaba Daniel Caggiani, actual diputado nacional, que en la bochornosa conferencia de prensa que armó Bonomi con Murro para legitimar y justificar la represión, dijo algo así como “que horrible la mentira”, refiriéndose a que el cráneo roto de un compañero, los detenidos, la cacería sin orden judicial y con pasamontañas, habían sido un montaje “ultra”.

Quizás la demostración más clara de este recorso de esta parte de la historia sea un recorte del diario “La República”, cuando desalojaron el 11 y Miranda:

“Amparados en la oscuridad, sin prensa, sin legisladores, sin la presencia del jefe de Policía, ni el ministro del Interior, Guillermo Stirling, sin autoridades del Codicen, es decir sin las garantías que puede dar la democracia, los coraceros de uniforme negro, con escudos y palos, respaldados por grupos de apoyo llegaron en forma simultánea al Cerro y las inmediaciones del Palacio Legislativo donde se ubica el Miranda para poner punto final, en 20 minutos, a una medida gremial que desde hace 40 días reclama por mayores recursos para la educación.”

(http://www.lr21.com.uy/comunidad/93189-desalojo-violento, consultado el 26/12/2015)

Cualquier semejanza con lo acontecido este año en el desalojo del Codicen, es simple coincidencia. O mejor dicho, simple razón a lo que eso tan estudiado pero tan poco comprendido por todos llamamos “Poder”.

Esperemos que en un futuro no tengamos que acudir al corso y recorso, y miremos todos estos años como parte de una historia de lucha que alcance una educación que garantice vocaciones, sueños, anhelos, trabajo, compromiso y que contribuya a una sociedad para todos.

Fabrizio Beorchia

1 Sociólogo, coordinador académico de la Comisión TEMS hasta 2005, coordina el Programa de Fortalecimiento de. Capacidades Curriculares y de Diálogo Político de la Oficina. Internacional de Educación (OIE) y es uno de los asesores técnicos de la Fundación dosmil30, coautor de parte del documento que este año circulara bajo la compilación de F. Filgueira, donde se desarrollan las principales ideas de reforma educativa, evaluación y currículo.

2 “La amortización se efectuará en cuotas semestrales que incluyan el capital y los intereses correspondientes, y la última cuota será a más tardar el día 21 de diciembre de 2016”. Préstamo N° 1361/OC-UR, diciembre 2001.

3 El 27 de setiembre de 2015, Leandro Grille escribe en Caras y Caretas un artículo titulado “el factor pueblo”, donde intenta imitar un análisis o discusión entre Régis Debray y Jean Bricmont con muy poco conocimiento de causa de lo que realmente pasó, no sólo en el Codicen, sino en todo el conflicto de la educación.

Enviado por Jorge Zabalza

Siguen cayendo

El Comisionado Parlamentario y la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) no están solos. Al pedido explícito de no trasladar la Unidad Nº 9 El Molino, donde están presas mujeres con hijos y embarazadas, a la Nº 5 se sumó el del grupo Niños en Cautiverio Político.
El Molino es “una experiencia evaluada como positiva por varios actores, sin motivos justificados firmes, no debería ser desmantelada, sino mejorada y, eventualmente, reproducida”, aseguran. El grupo está formado por un “conjunto de personas que tienen en común el haber vivido en cautiverio durante la primera infancia con las madres, en los centros de detención donde se encontraban presas por motivos políticos” durante la dictadura.
En el comunicado manifiestan su “profunda empatía” hacia esos niños y exhortan a las autoridades a rever la decisión del traslado, confirmada el martes 15 por el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y el director del Instituto Nacional de Rehabilitación, Luis Mendoza. El grupo señala que “si el traslado proyectado tiene motivos locativos, se debería considerar que la alternativa sea un lugar con iguales o mejores condiciones que las que existen hoy, manteniendo el criterio de recrear un ambiente propicio a la maternidad y a la primera infancia”.
Por otro lado, recuerdan que los bebés y niños pequeños “reciben de modo directo tanto el stress de sus madres como del entorno inmediato”, por eso consideran que se debe centrar el esfuerzo en disponer ambientes propicios, que “protejan y promuevan la intimidad del vínculo, tan necesario para un desarrollo saludable, tanto afectivo como intelectual, que, además, se verá reflejado en su ser adulto y ciudadano”.
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More