Noticias Uruguayas 3 junio 2015

Un fantasma recorre Madrid: Ha dicho Esperanza Aguirre (PP): “que se acabe con los soviets de los distritos” // Sánchez Gordillo ve «imprescindible» que IU y Podemos «confluyan» // Julio Anguita también promoverá una gran alianza política y social // Podemos busca acordar una Comisión de Deuda y Corrupción y un plan de rescate ciudadano // Madrid: La segunda manifestación contra los “Soviets” // 14 activistas antidesahucios detenidos // Una asociación de jueces equipara a Ada Colau con Hitler y Mussolini // Hipertrofia: operaciones contra anarquistas // Piden seis años y medio de cárcel para sindicalista del SAT // El caballo de Troya gigante contra el TTIP arranca en Madrid su gira por España // Grecia:Grecia no pagará al Fondo Monetario Internacional sin un nuevo acuerdo // Chile:Profesores y estudiantes chilenos inician huelga general , nuevas tomas y marcha el miércoles // Uruguay:¡Ni una mujer menos! // VERDAD Y JUSTICIA O ESTIGMA por José Luis Perera

URUGUAY

Martes, 2 Junio, 2015 – 21:08

¡Ni una mujer menos!

Zur / Foto: Rebelarte
Este miércoles 3 se realizarán en todo el país movilizaciones denunciando la violencia contra las mujeres y, en particular, su desenlace más cruel: los feminicidios.

Convocadas por la Coordinadora de Feminismos de Uruguay, las movilizaciones buscan regionalizar la campaña #NiUnaMenos, impulsada en Argentina por diversos actores y organizaciones sociales que también saldrán a la calle a manifestarse este miércoles en todas las capitales del país vecino.

La Coordinadora expresa en su comunicado que “decide sumarse a la protesta para mostrar que las muertes de mujeres por ser mujeres no son el problema de un país, que trasciende las fronteras nacionales, porque es un problema social, que es un problema de todos y todas como sociedad ”.

Además, buscan con esta iniciativa dar difusión a las Alertas Feministas, manifestaciones en rechazo a la violencia machista que se realizan en nuestro país desde fines del año pasado cada vez que hay un feminicidio.

Bajo la consigna Ni una menos. Tocan a una tocan a todas, las actividades en Uruguay se llevarán a cabo en casi todos los departamentos y están siendo convocadas, además de por los colectivos y feministas que integran la Coordinadora de Feminismos, por varias organizaciones sociales, entre ellas el PIT-CNT, a través de su Secretaría de Género.

En Montevideo la convocatoria es a las 18hs en la Plaza Independencia, para marchar a las 19hs hacia la Plaza Cagancha.

Estas movilizaciones tendrán como telón de fondo la triste noticia de la muerte de una joven de dieciséis años en Fray Marcos, asesinada por su ex pareja, un policía que luego se suicidó. Este es el decimonoveno feminicidio en Uruguay en lo que va del año.

La violencia extrema contra mujeres es una de las más lamentables consecuencias de una cultura patriarcal y da lugar a lo que hoy se conoce como feminicidio. El concepto, introducido por Jane Caputi y Dinna Russell en 1990, refiere al “extremo de un continuum de terror anti-femenino e incluye una amplia variedad de abusos verbales y físicos”. En América Latina fue la antropóloga mexicana Marcela Lagarde quien introdujo el término feminicidio para dar cuenta de los asesinatos de las mujeres como género. Es decir, los asesinatos a mujeres solo por el hecho de serlo, cometidos por hombres que las consideran su propiedad.

Hablar de feminicidio es hablar del sistema patriarcal y de su correlato en la violencia machista. El término permite así desenmascarar al patriarcado en uno de sus componentes básicos: controlar el cuerpo de las mujeres. Es entonces una conceptualización útil para mostrar la dimensión política de todos los asesinatos de mujeres que resultan del control patriarcal y de la capacidad punitiva que este sistema sostiene.
En nuestro país, no suele hablarse de feminicidio, sino de simples homicidios, explicados como crimen pasional o como fatal desenlace de un caso violencia doméstica. Esta voluntad de indistinción, en palabras de Rita Segato, se transforma en una gran cortina de humo que impide nominar los crímenes contra mujeres desde una perspectiva política. Cuando una mujer es asesinada seguramente en la prensa escuchemos o leeremos de algún nuevo homicidio con móvil pasional o de carácter sexual, pero no escucharemos hablar de violencia machista, ni mucho menos de la red que la sostiene.

Nuestro país se encuentra actualmente en proceso de reforma de su Código Penal, un proceso que dadas las oposiciones planteadas por sus redactores no incluye al feminicidio como un delito. Para los defensores de esta causa, en la medida que el estado no reconoce los actos de violencia hacia las mujeres como feminicidio hace omisiones en el cumplimiento de sus competencias y se vuelve un cómplice de hecho que permite mantener impune y tolerable los casos identificados de este tipo.

Sin duda que el reconocimiento y tipificación del feminicidio como un delito no resuelve la base del problema, pero representaría un paso importante para avanzar en su prevención y sanción. Asimismo, permitiría desmitificar los prejuicios con que muchas veces se abordan en el ámbito legal los casos de violencia hacia las mujeres, como por ejemplo atribuir la carga a ellas o minimizar las agresiones y abusos.

Por otra parte, y para complejizar el asunto, Uruguay no cuenta con un organismo o entidad pública encargada de llevar registro sobre los casos de feminicidio, en parte porque los incidentes de violencia hacia las mujeres muchas veces no se catalogan como tales. No obstante, algunas organizaciones feministas y de mujeres en Uruguay realizan conteos por su cuenta; relevan denuncias sobre violencia doméstica, casos calificados como crímenes pasionales que se difunden desde los medios de comunicación, y otros que sin ser rotulados tienen como víctima a una mujer y a su agresor un hombre.

Estos datos, junto a la información que dispone el Ministerio del Interior sobre denuncias de violencia doméstica, ponen de manifiesto y reafirman que Uruguay es un país con índices muy elevados de violencia hacia las mujeres. En definitiva, queda claro que no se trata de un problema individual de aquellas cuya suerte desgraciada deviene en una fatalidad, sino que estamos frente a un problema social directamente derivado de las relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres.

Ni una menos

Movilización Alerta Feminista. Foto: Pablo Vignali (archivo, febrero de 2015) Feministas, sindicalistas, políticos y artistas uruguayos se suman a convocatoria argentina para exigir el fin de los feminicidios.

El cuerpo de las mujeres es el territorio donde se disputa una nueva guerra, o, quizá, la guerra más vieja de todas: la del control patriarcal. Una guerra íntima y pública, en apariencia invisible, que se sostiene y multiplica en medios e instituciones, en discursos simplistas, en la mesa dominguera y al parir. En los cuerpos femeninos se escriben las violencias machistas, se expresan signos de las relaciones desiguales de poder entre los géneros. La carne se marca para ejemplarizar: si te corrés de lo que debería ser-y-hacer una mujer, te mato; si te resistís, te mato; si te vas, te mato. Yo decido dónde acaba tu vida y la remato: en la cocina, en un bosque, frente a la puerta del liceo, en el bar donde trabajás como moza. Soy policía, soy funcionario del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay, soy profesor, soy tu compañero de trabajo, tu sobrino, tu vecino, tu pareja, tu ex pareja. Es en esta batalla que se inscribe el grito “¡Ni una menos!”, la consigna elegida por periodistas argentinas para organizar, dos semanas atrás, una convocatoria por medio de las redes sociales.
Llaman a manifestarse el miércoles 3 ante el Congreso. Repudian los feminicidios cometidos en ese país y exigen la promulgación en todas las provincias de la Ley 26.485, de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, además de asegurar los recursos necesarios para cumplir con la normativa. Quieren garantizar que las víctimas puedan acceder a la Justicia, que cuenten con personal idóneo en cada comisaría y fiscalía donde presentar sus denuncias, y con patrocinio jurídico gratuito a lo largo de todo el proceso judicial. Piden la elaboración de un registro oficial único de víctimas de violencia contra las mujeres, y de estadísticas oficiales y actualizadas sobre feminicidios, además de garantizar educación sexual integral en todos los centros educativos, “para formar en la igualdad y en una vida libre de discriminación y violencia machista” e implementar el monitoreo electrónico de los victimarios para controlar que cumplen con medidas de restricción.
La antropóloga argentina Rita Segato se ha referido a la “pedagogía de la crueldad” como una operación “estructurante para todas las formas de explotación y rapiña que se montan encima de los cuerpos de las mujeres”. “Esta pedagogía de la crueldad sobre las mujeres es sostenida por los medios, la Policía y la política”, explicaba en una entrevista concedida al portal Uypress en ocasión de su visita a Uruguay en abril de 2014, en la que destacaba la “sutileza” de la violencia machista en Uruguay, exhortaba a analizar las formas crueles que ésta adquiere con el tiempo, y subrayaba que no sólo había que contabilizar las muertes, sino también el “grado de crueldad y ensañamiento” en estos casos.
Al menos 19 uruguayas fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas en lo que va del año. Cuatro de estos casos fueron cometidos por policías, y el más reciente es el crimen de una joven de 18 años, acribillada en la puerta de la escuela Nº 45 de Fray Marcos, al este del departamento de Florida.
En el marco de la movilización convocada en Argentina, la Coordinadora de Feminismos de Uruguay decidió sumarse a la protesta, “porque el problema es el mismo”, dijo a la diaria Alicia Migliaro, vocera de la convocatoria. Aquí se agrega la consigna “¡Si tocan a una tocan a todas!” que utilizan Feministas en Alerta y en las Calles. “Nos movilizamos para mostrar que las muertes de mujeres por ser mujeres no son el problema de un país, [sino] que trascienden las fronteras nacionales, porque es un problema social, es un problema de todos y todas como sociedad”, añade la proclama a la que adhieren hasta ahora el movimiento feminista, la Secretaría de Género, Equidad y Diversidad del PIT-CNT, la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay, el Partido Socialista de los Trabajadores y el Partido Socialista. Además de la concentración montevideana en la plaza Independencia y la marcha desde allí hasta la plaza Libertad a las 19.00, habrá movilizaciones en Canelones, Maldonado, Colonia, Florida, Minas, Tacuarembó, Salto, San José, Paysandú, Cerro Largo, Flores, Durazno.
“La guerra toma nuevas formas y tiene su territorio en el cuerpo de las mujeres, bastidor en el que se tejen mensajes de violencia y se inscribe la pedagogía de la crueldad”, expresó Segato el viernes, entrevistada por el diario argentino Página 12, retomando conceptos de su libro La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez (Tinta Limón, 2013). “Día tras día vivimos en nuestros cuerpos la violencia, física y simbólica, de un sistema que nos oprime y nos pauta cómo deberíamos ser. Reafirmamos la importancia de reconocer nuestros cuerpos como territorio de lucha y de resistencia, de goce y de disfrute. Repudiamos toda forma de discriminación. Defendemos el derecho a la libertad”, expresa la Coordinadora de Feminismos local.
“Estamos acá porque nos queremos luchando contra la violencia machista en todas sus expresiones: física, psicológica, sexual, patrimonial, contra la trata y el tráfico de personas. Violencia machista que convierte nuestro hogar, y el hogar de nuestros hijos e hijas, en el sitio más peligroso que podamos imaginar”, dice la proclama. Y concluye: “Denunciamos la explotación sexual, el acoso callejero, el ciberacoso, el acoso laboral, la violencia en el noviazgo, caldo de cultivo de la expresión más cruda de la violencia machista: el feminicidio”.
Migliaro enfatiza: “No son casos aislados. Tienen que ver con la violencia estructural que vivimos día a día como mujeres y que adquiere su expresión extrema en los feminicidios”. “Salir a la calle forma parte de la respuesta feminista integral que queremos que exista ante esta problemática. Queremos politizar el tema, que las mujeres se puedan organizar y que no estén solas al momento de denunciar”, añadió.

Azul Cordo – La Diaria

El fin de la violencia hacia las mujeres es un reclamo regional

Así como en Argentina, en Uruguay y otros países de la región la violencia machista se ha convertido en una epidemia en nuestras sociedades.

A las pocas semanas de hacerse pública la convocatoria #NiUnaMenos en las redes sociales y en los medios de comunicación de Argentina, distintas organizaciones sociales, estudiantiles y colectivos feministas uruguayos comenzaron a pronunciarse a favor de realizar alguna manifestación en simultáneo con la propuesta por el país vecino. Ya se perfila la idea de una movilización para el próximo 3 de Junio bajo la consigna #NiUnaMenos que parta desde la Plaza Independencia hasta la histórica Plaza Libertad en el centro de Montevideo, con expresiones también en San José, Canelones y otros departamentos del interior del país. Las militantes feministas y de distintos colectivos sociales, sindicales y estudiantiles están ahondando esfuerzos para hacer una demostración ese mismo día, y demostrar que las mujeres uruguayas también decimos NO a la violencia machista.

Territorio peligroso

En 2014 en Uruguay fue asesinada una mujer cada 15 días según el promedio del Ministerio del Interior. Pero para el 2015 el panorama es más tétrico, ya que en lo que va del año se han sucedido unos 16 feminicidios, y encima en las últimas 48 horas han trascendido al menos tres nuevos asesinatos a mujeres de parte de sus esposos, novios o ex parejas de las víctimas (varios de ellos pertenecientes a las fuerzas policiales).

En Uruguay, la violencia de género es el delito más denunciado, luego del hurto. Según las estadísticas, siete de cada diez mujeres aseguran haber sufrido violencia machista.

Uruguay, que tiene las cifras más bajas de inseguridad a nivel regional, sin embargo parece ser un país totalmente inseguro para las mujeres.

Catalogado por la clase dirigente uruguaya y por el “progresismo” del Frente Amplio – que ya lleva tres períodos en el gobierno – como “la Suiza de América”, se ha convertido en territorio peligroso para las mujeres.

Es que la violencia machista está totalmente naturalizada en esta sociedad patriarcal, y por más que Uruguay se haya caracterizado en los últimos años por la sanción de varias leyes progresistas (regulación de la producción y consumo de marihuana, matrimonio igualitario, reglamentación de aborto en el marco del sistema nacional integrado de salud, aunque con varias restricciones), la situación de las mujeres en las casa, en la calle y en los trabajos sigue estando muy relegada.

Lo que nos mata es tu progresismo

El recientemente electo (por segunda vez) Tabaré Vázquez dijo, con motivo del 8 de Marzo, que lo que mataba a las mujeres no era la violencia doméstica sino … el tabaco. Sí, no era un chiste del presidente, sino que cínicamente, en el año en que más feminicidios hay, hace estas declaraciones haciéndonos parecer sencillamente tontas por fumar y escondiendo el verdadero problema. Y también nos mata figurones como Tabaré Vazquez, o Mujica, o Huidobro, todos “progresistas” que no se cansan de hacer comentarios misóginos, machistas y reaccionarios tomados del peor arsenal de la derecha más recalcitrante.

Ya Tabaré había sido bastante repudiado por las mujeres (y muchos hombres) cuando en 2008 decidió vetar el artículo de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva que habilitada el aborto en las dependencias públicas; inclusive era un artículo más progresivo que la ley que finalmente terminó sancionándose a fines del 2012. Esta última ley, si bien es bastante progresiva e innovadora en la región, no impidió que se mantenga a la figura de aborto como delito en el Código Penal y ejerce una serie de reglamentaciones que refuerzan el control y la tutela del estado sobre les decisiones de la mujer.

Frente a las limitaciones del progresismo, Alerta y en las Calles

Frente a la pose del progresismo, las mujeres se han levantado. Entre varias agrupaciones feministas y estudiantiles se ha conformado la Coordinadora de Feminismos de Uruguay, que ha establecido que ante cada feminicidio, las mujeres tomaríamos las calles en las siguientes 48 hs. Es una demostración de que no nos vamos a quedar de brazos cruzados mientras se matan mujeres y nadie hace nada. Queremos denunciar lo que nos pasa y exigir al gobierno una política seria contra este flagelo.

Por eso el próximo 3 de Junio estaremos participando en la convocatoria de #NiUnaMenos también desde Uruguay.

Karina Rojas
Montevideo

Publicado por Refundación Comunista de Uruguay

VERDAD Y JUSTICIA O ESTIGMA

(publicado en Semanario VOCES)

por José Luis Perera
miércoles, 27 de mayo de 2015

Las fuerzas armadas son estigmatizadas, no cabe la menor duda.
El estigma, es una condición, atributo, rasgo o comportamiento, que hace que su portador sea incluido en una categoría social hacia cuyos miembros se genera una respuesta negativa. Esa desaprobación social se debe a características que son percibidas como contrarias a las normas culturales establecidas.
Claro que el estigma puede venir de un prejuicio. Por ejemplo: podría decirse que los islamitas son estigmatizados, y que el común de la gente piensa que un islamita es un terrorista o lo es potencialmente, cosa que es absolutamente falsa.
En el caso de los militares uruguayos, el origen no es un prejuicio. El estigma proviene de una década de dictadura, en donde las fuerzas armadas como institución fueron responsables de crímenes monstruosos, jamás conocidos en este país. Durante diez años se dedicaron a secuestrar ciudadanos, a encarcelarlos, torturarlos, violarlos, matarlos y hacerlos desaparecer. Llegaron al colmo del sadismo brutal y asesino de secuestrar una madre embarazada con el único propósito de robarle el bebé y luego matarla y hacerla desaparecer.
De manera que si la sociedad desaprueba esas conductas y las considera como contrarias a las normas culturales establecidas y aceptadas por todos (y por suerte que lo hace, y debería hacerlo con más énfasis), naturalmente estigmatiza a los integrantes de las fuerzas armadas.
Es obvio que no todos los militares son o fueron violadores de los derechos humanos. Y que bien se podría señalar solo a los culpables y no estigmatizar a los militares en su conjunto.
La razón es también evidente: porque las FFAA jamás mostraron arrepentimiento por su conducta infame, y aún hoy siguen defendiendo lo que hicieron. Pero además, como institución, nunca colaboraron para esclarecer la verdad sobre el genocidio cometidos por muchos de sus integrantes, y siempre se han opuesto a que los asesinos, torturadores y bestias varias de entre sus filas, sean juzgados.
De esta forma, son los propios militares los que han generado su estigma, y luego lo han reforzado todo lo posible con su pacto de silencio.
Claro que no han sido los únicos, y han tenido colaboradores varios en el campo civil y político para que ese estigma siga permaneciendo.
Quienes pergeñaron la salida “democrática” con una ley de impunidad (colorados y blancos con excepciones), estaban poniendo sólidos cimientos para ese estigma, y estaban impidiendo que las FFAA como institución pudieran rehabilitarse frente a la sociedad a la que muchos de sus miembros habían pisoteado durante esos años.
Si la justicia hubiera podido actuar; si los responsables hubieran pagado por sus crímenes, si la sociedad hubiese conocido la verdad sobre los desaparecidos, si los familiares hubieran podido llorar a sus muertos, en definitiva, si las cosas hubiesen sido como debían ser en una sociedad verdaderamente democrática, los hechos ocurridos hubieran sido aborrecidos y condenados, claro está, pero el estigma no hubiese prosperado. Pero después, más de la mitad de los uruguayos, convocados a las urnas en dos oportunidades, prefirieron continuar con la impunidad, y por lo tanto con el estigma.
Cuando conoce toda la verdad, y puede diferenciar a los honestos de los corruptos, a los asesinos y cobardes de los que no lo son, a los torturadores de los que no lo son, la sociedad no estigmatiza a un grupo, sino que señala y condena a los verdaderos culpables dentro de ese grupo.
Quienes al día de hoy, insisten en el olvido, quieren a los “pobres viejitos” libres, como Mujica o Topolansky; quienes quieren un “nunca más enfrentamiento entre hermanos” como Tabaré Vázquez; quienes tratan de “enfermitos y enfermitas” a quienes con toda razón condenan los crímenes aberrantes de la dictadura, como el ministro Fernández Huidobro; Cedrés, el presidente del Centro Militar con sus declaraciones, etc, son quienes refuerzan y consolidan el estigma de las FFAA (doy nombres concretos para no estigmatizar a los políticos en su conjunto).

Quienes más hacemos contra la estigmatización, somos los “enfermitos y enfermitas” que señala Fernández Huidobro, justamente, los que luchamos por verdad y justicia y le decimos no a la impunidad.
Publicado por José Luis Perera

En carta a Vázquez reclamaron la remoción del ministro

Redes del FA: Huidobro debe irse porque «humilla»

Redes Frenteamplistas reclamó ayer la renuncia del ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro. Desplegaron una bandera gigante con los colores rojo, azul y blanco del Frente Amplio (FA). No eran más de 100, pero detrás de esta parecían muchos más.

Frenteamplistas desplegaron una bandera gigante frente a Torre Ejecutiva. Foto: L. Carreño

mar jun 2 2015 El País uy

Se pararon en Plaza Independencia, mirando hacia la Torre Ejecutiva. Se mantuvieron en silencio mientras dos delegados, Lucía Arzuaga y Pablo Nogueira, se reunían con el prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, a quien el mandatario Tabaré Vázquez ordenó recibirlos.
«No compartimos la permanencia del ministro Fernández Huidobro en su cargo —señalaba la carta. Nos ha insultado y humillado en reiteración real con declaraciones irritantes y provocativas, injuriosas y tergiversadoras del espíritu que nos anima desde siempre: somos el Frente del Gral. Seregni, nada tenemos de estigmatizadores de las FFAA ni ocultamos intereses económicos inconfesables u otras groserías impropias de un ministro de Estado y, mucho menos, de un gabinete frenteamplista. Por respeto a nuestra historia te pedimos su remoción como ministro».
Las Redes Frenteamplistas aclaran en su página web que no apoyan «a ningún sector del Frente Amplio». Y agregan: «Somos el producto del enredo de independientes y sectorizados, de orgánicos e inorgánicos, de jóvenes y viejos, de recién llegados y veteranos de guerra, de montevideanos y del interior, de residentes y no. Albergamos todo lo que sea FA, apoyamos a todos los sectores por igual, a nuestros candidatos comunes y no comunes».
Tres sectores de la coalición de izquierda (Casa Grande de la senadora Constanza Moreira, el PVP y la Vertiente Artiguista) pidieron la remoción de Fernández Huidobro, quien trató de «enfermitos», «mentirosos» e «intoxicantes» a las organizaciones vinculadas a los derechos humanos.
En tanto, Familiares de Detenidos Desaparecidos ha advertido ya en reiteradas oportunidades que Huidobro ha sido un obstáculo en el camino hacia la Verdad y la Justicia. En la tarde del pasado 1° de marzo, en la que Vázquez recibió la banda presidencial, Huidobro fue el único de los ministros abucheado.
El Ministerio de Defensa salió al cruce la semana pasada de estas críticas, con una carta que detalla las actividades realizadas desde la cartera con el objetivo de encontrar información que permita dar con el paradero de los detenidos desaparecidos durante la dictadura. En ella se advierte que la actitud del Ministerio «ha sido siempre la de aportar» información al alcance de sus posibilidades.

«Un mensaje claro y digno».

Redes Frenteamplistas advirtió que la marcha del pasado 20 de mayo «con las Madres y Familiares de Desaparecidos (…) fue un mensaje claro y digno». En este sentido, señalaron su apoyo al Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia, y dieron a entender que la permanencia de Huidobro implicaba una contradicción.

El otoño del patriarca

por Rosario Tauriño
28 mayo 2015
Calificar de “enfermitos” a quienes se manifiestan año a año, en silencio, incluso a quienes han sufrido los delitos más aberrantes como víctimas o como familiares, son expresiones que no deberían ser toleradas, ni pronunciadas por quien porta una investidura del Frente Amplio.
Si el presidente Tabaré Vázquez ha definido que la investigación de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura es una prioridad de su gobierno, no debería seguir manteniendo en el gabinete a quien denosta del peor modo a las organizaciones que representan a uno de los movimientos sociales más vigorosos del Uruguay actual. Más allá de lo que han marcado las dos consultas populares sobre la ley de caducidad, ni los más necios están en condiciones de rebatir lo que ocurre cada 20 de mayo por la avenida 18 de Julio: la confluencia de una poderosa y revitalizada marea, que en gran parte se nutre de la llamada izquierda social. Pero no sólo. La presencia de dirigentes y de ciudadanos de a pie que no se identifican con el Frente Amplio o con la izquierda proporciona un mensaje que no tendría que ser despreciado por la desteñida política partidaria, incapaz de concitar muchedumbres que  no sean –en la mayoría de los casos– un producto del acarreo o de maniobras menos confesables.

El punto es especialmente interesante para el Frente Amplio, que en ocasiones apela a esa vieja frase de “coalición y movimiento”, y que probablemente divise –aunque a menudo prefiera cubrirse los ojos– cómo buena parte de su componente fundacional ya guarda la bandera en un hermético estante, actúa como un tardío soldado disciplinado en el momento de votar, o en el peor de los casos ya ha abandonado la divisa.

Fernández Huidobro es además un reincidente. El año pasado había disparado todo su poder de adjetivación, toda su destemplada bilis, contra Serpaj, la organización de “Perico” Pérez Aguirre, y aquella que nunca claudicó en la tarea de visitar calabozos, esos que recluyeron en condiciones infrahumanas no sólo a los tupamaros, sino a todos los presos, los políticos y los olvidados presos comunes. Esa asociación, al igual que otras permanentemente insultadas por Huidobro, a menudo ofició de único puente de conexión entre los familiares y los presos. El ministro de Defensa, que ahora dice que es “insultado”, fiel a su estilo lenguaraz, había calificado a los responsables de Serpaj de “imbéciles” y a la organización de haber sido “cercana a los nazis”. Si la caja de herramientas de Huidobro no fuese tan grotesca, esa apelación podría ser un ejemplo de humor involuntario, porque una de las fuentes de financiamiento del informe anual sobre derechos humanos de la Ong es nada menos que la Fundación Rosa Luxemburgo.

Si en aquella oportunidad el ministro recibió un tirón de orejas de Tabaré Vázquez, parece que no fue suficiente como para contener su incontinencia. Y si aquella vez el Frente Amplio se conformó con las explicaciones de Huidobro, ahora la última declaración de su Mesa Política parece que se atrevió un poco más (aunque se limitó a decir que las expresiones del ministro “no representan” al partido, y no explicita la consecuencia de esa pérdida de representación). Sólo algunos sectores decidieron llamar a las cosas por su nombre y reclamar la renuncia.

Calificar de “enfermitos” a quienes se manifiestan año a año, en silencio, incluso a quienes a pesar de haber sufrido los delitos más aberrantes, ya sea como víctimas o como familiares, han reclamado de modo pacífico el esclarecimiento de los crímenes cometidos por el terrorismo de Estado (ese demonio que no puede fusionarse con ningún otro, ni siquiera a fuerza del hierro fundido de las esculturas), son expresiones que no deberían ser toleradas, ni pronunciadas por quien porta una investidura del Frente Amplio.

En términos de eficiencia, si el presidente Vázquez pretende que se produzcan avances que permitan a los familiares conocer el destino de los restos de sus seres queridos o que se destraben muchas de las causas judiciales, el nombramiento de Huidobro se da de bruces con esa intención. Se cuentan por docenas los testimonios de familiares y de todo tipo de organización –más o menos escéptica– que chocaron contra la muralla del Ministerio de Defensa. Basta hablar con alguno de los querellantes para conocer que documentos que “no existían”, finalmente aparecieron a fuerza de tesón. Ya es de perogrullo narrarlo. La permanencia del ministro ofende incluso a quienes integran el propio Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia que Vázquez acaba de legitimar por decreto.

Un análisis, en clave de real politik, podrá especular con que la presencia de Huidobro tranquiliza a los comandantes, a los generales, a los Tenientes de Artigas, o a quién sabe quién, posiblemente gente que el ministro conoce desde los años setenta, cuando –como él mismo reconoció– era uno de los negociadores con los militares. “Yo nunca abandoné el trabajo político en el seno de las Fuerzas Armadas”, dijo a Brecha, en 2011, cuando renunció a su banca en el Senado, y sumió al Frente Amplio en una crisis política de dimensiones, ya olvidada por los tiempos de la desmemoria. Otra hipótesis es que podrían existir algunos paquetes que se comenzaron a armar en el gobierno pasado, y que el enclenque y vociferante ministro ha convencido al presidente de que él es el único que puede terminar de rubricar la moña. Cuesta creer que en el mismo año en que se cumplen tres décadas de la recuperación de la democracia, y cuando se repite el mantra de que las Fuerzas Armadas ya son otras, el gobierno frenteamplista no cuente con otra figura que esté a la altura de las circunstancias.

Nacional – TRAIDORES

A Fernández Huidobro ahora lo comparan con Amodio

Algunos recuerdan que el hoy ministro de Defensa se rindió a los militares y sugieren que tiene cosas ocultas

+ – 02.06.2015, 05:00 hs Texto: -El Observador

  • © M. I. HIRIART

Conforme pasan los años, en el Frente Amplio se aceptó, y sobre todo lo propagó el Movimiento de Liberación Nacional–Tupamaros, que en su historia hubo dos traidores: Mario Píriz Budes y, sobre todo, Héctor Amodio Pérez. Ambos acusados de vender a sus compañeros a cambio de su libertad.
Pero el calificativo de “traidor” -en el caso de Amodio relativizado -luego de que este dio una entrevista a El Observador- por el expresidente José Mujica que dijo que no fue tan importante en la derrota del MLN) se volvió ahora contra uno de los líderes históricos de la guerrilla, señalado como un héroe en la década de los 80: el ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro. José Mujica, amigo y compañero en la guerrilla, confió en él para ocupar esa cartera y Tabaré Vázquez lo ratificó.
Pero en varias oportunidades las organizaciones de derechos humanos adviertieron que el ministro frenó investigaciones o colaboró poco en el esclarecimiento de crímenes ocurridos en dictadura (1973-1985).
No es la primera vez que desde la izquierda se le dice “traidor” a Fernández Huidobro, quien durante el periplo del MLN se distanció del líder histórico de la guerrilla, Raúl Sendic, que se negó a aceptar el planteo militar de una rendición incondicional que sedujo en los 70 al hoy ministro.
“¡Cómo será que a mí ya me decían traidor pero el que se mamaba o entraba y salía del cuartel libremente era Fernández Huidobro!”, comentó Amodio Pérez a El Observador cuando mencionó las posturas pro militares de Fernández Huidobro. «Sólo se sorprende quien no conoció al Ñato (apodo del ministro de Defensa) en sus años de guerrillero», explicó.
El jueves pasado, en un artículo del extupamaro Samuel Blixen titulado “La metamorfosis”, recordó en el semanario Brecha que Julio Marenales, otro histórico de los tupamaros, calificó de “traidor” a Fernández Huidobro cuando trascendió un informe militar donde aportó valoraciones sobre tupamaros refugiados en el exterior. Y remató su nota diciendo que la defensa de la teoría de los dos demonios “debe tener una explicación todavía oculta”.
La actuación de Fernández Huidobro en prisión; el hecho de que sus carceleros le permitieran salir de los cuarteles cuando estuvo detenido; su actual insistencia en defender a los uniformados; fijar la acusación en los civiles que actuaron en aquella época; y criticar a organismos que buscan saber qué paso con los desaparecidos, colocaron al ministro de la Defensa en medio de críticas de sectores del Frente Amplio que piden su renuncia.
El asesor del Ministerio de Economía, Alejandro Zavala, disparó nuevamente la polémica cuando el sábado escribió en su twitter que “Huidobro es el nuevo Amodio”, es decir, el nuevo traidor.
Entrevistado por El Observador TV, Zavala explicó que el ministro de Defensa no tiene derecho de insultar a militantes de izquierda y de Derechos Humanos que aún hoy reclaman por verdad y justicia y saber qué pasó con sus familiares.
“Hay personas que por su edad pueden dar causas por perdidas. Y eso le pudo haber pasado a muchos compañeros de la generación fundacional. Pelearon por muchas cosas y dieron otras batallas por perdidas. Uno lo puede entender. Pero eso es muy distinto a denostar a personas que reivindican la lucha y la causa. Ahí es cuando se pasa el límite. Pasamos de la discrepancia y opinar distinto; a pensar que el otro es un tarado y un infantil”.
Para Zavala, ahí está la traición de Fernández Huidobro, “no en abandonar la causa” sino “en descalificar, en denostar la movilización social del otro lado, en denostar las preocupaciones de  compañeros de izquierda. Él es un ministro de gobierno. Tiene que mantener cierto respeto con esos compañeros aunque tenga discrepancias, que yo no comparto, pero que obviamente puede tener. Eso, para el campo popular, es una sensación de traición”, afirmó.
El funcionario recordó que en 1989, cuando se sometió por primera vez a referéndum la ley de Caducidad, el hoy ministro de Vázquez “ponía granadas en las entrevistas de televisión”; luego el mismo Fernández Huidobro argumentó en el congreso del Frente Amplio en contra de incluir la derogación de la ley de Caducidad  porque se perderían y las elecciones; y ahora es el que “se enaltece de ser amado con los militares”, dijo Zavala.
Maria Topolansky, cuñada del presidente José Mujica, sin mencionar a nadie, también evocó “la traición” en filas tupamaras y lo hizo con un poema del exguerrillero Miguel Angel Olivera.
La posición actual del ministro llevó a las Redes Frenteamplistas, un grupo organizado demilitantes de izquierda, a manifestar ayer frente a la Torre Ejecutiva y presentarle una carta al presidente Vázquez pidiendo su remoción.
Mientras tanto, el ministro se defendió de sus detractores presentando números. Dijo que entre 2011 y 2015 se tramitaron en su cartera 237 oficios vinculados a causas de derechos humanos, de los cuales 211 tuvieron una respuesta y los restantes 26 están en trámite.

Cronología de enfrentamientos

2006

Extradición

El senador Eleuterio Fernández Huidobro se opuso a la extradición a Chile de tres militares investigados por el llamado caso Berríos, un químico de la dictadura de Pinochet que fue asesinado en Uruguay en 1995. Fue “un plan Cóndor al revés”, dijo.
2011

Renuncia

Fernández Huidobro renunció a su banca en el Parlamento por estar en desacuerdo con el Frente Amplio en anular la ley de Caducidad que la población respaldó en un referéndum. Antes de renunciar, votó con el Frente por disciplina partidaria, dijo.
2013

Mariana Mota

La jueza Mariana Mota se enfrentó con Fernández Huidobro cuando se le impidió tomar fotos durante una inspección ocular en el Batallón de Infantería N° 13, y en el Servicio de Material y Armamento del Ejército. Se denunció al ministro por desacato.
2014

Serpaj

El ministro de Defensa le dijo “imbéciles” a los miembros del Servicio Paz y Justicia (Serpaj)”. “Si Serpaj me autoriza a torturar, yo capaz que le consigo información”, afirmó el ministro al asegurar que no tiene datos sobre los desaparecidos.
2014

Cárceles

Eleuterio Fernández apoyó la idea del expresidente José Mujica de sacar de las cárceles a los acusados de violaciones en la dictadura. Sacar a alguien de la carcel por edad o su estado de salud es algo que los abogados lo piden todos los días, afirmó.
2015

“Enfermitos”

Fernández Huidobro calificó de “enfermitos” a los integrantes de las organizaciones de derechos humanos que reclaman por los desaparecidos y afirmó que las Fuerzas Armadas son “estigmatizadas”. Algunos grupo del FA piden su remoción.

Resonando en Fénix 01-06-2015

Estimad@s, comparto dos videos con la audición Resonando del 01/06.Invitado: Néstor Perdomo, integrante de la Asamblea Nacional Permanente ANP; y de Solar Raúl Sendic.
primera parte:

https://www.youtube.com/watch?v=lSfED_Zj948

segunda parte:

https://www.youtube.com/watch?v=V3Q4ZRjEFbc

Saludos

Pablo

El expresidente es cuestionado por alejarse de los lineamientos del MLN-T

La base tupamara quedó «desencantada» con Mujica

Con un exguerrillero como presidente, muchos tupamaros pensaron que su objetivo de alcanzar la liberación nacional y el socialismo estaba más cerca. Hoy, con la presidencia de José Mujica ya finalizada, les queda un sabor amargo.

VALERIA GILdom may 31 2015 El País uy

Algunos —como la cuñada de Mujica y exguerrillera tupamara María Topolansky— se animan a hablar de «traición». Otros, prefieren decir que Mujica se olvidó de los principios revolucionarios que guiaron desde sus inicios al Movimiento de Liberación Nacional-Tuparamaros (MLN-T).
El histórico dirigente tupamaro Julio Marenales (85) admitió a El País que «la base tupamara está desencantada» con Mujica, pero afirmó que «se exagera» al hablar de traición. «Que abandonó la idea estratégica del MLN-T estoy convencido. Pero no es un traidor, es un progresista», acotó.
«Creo que tendría que haber forzado más la mano, es cierto que mucha cosa no iba a poder lograr. Pero una cosa es no hacer nada y otra es tratar de hacer algo. El Pepe no forzó la mano», aseguró Marenales.
El tupamaro calificó de «ridículo» al Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR) que creó Mujica para gravar más el campo, el cual fue declarado inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia. Además lo criticó por no presionar para que el agro pagara el Impuesto de Primaria, proyecto que terminó siendo impulsando por el presidente Tabaré Vázquez en este gobierno.
Cuando piensa en la administración de su compañero de militancia, Marenales no tiene problemas en admitir que «le faltó empuje» y por eso criticó su presencia como orador central del acto tupamaro realizado el pasado 25 de abril.
«No fui al acto como protesta, porque Mujica dejó a la barra y la dejó sin ninguna conversación previa. De ahí pienso que nombrarlo para hablar en el acto es totalmente erróneo», aseguró Marenales, que desde hace más de un año está radicado en Salto.
El exdiputado y tupamaro, Esteban Pérez (64) desde hace un tiempo se encuentra alejado del MLN-T por discrepar con varios aspectos del gobierno de Mujica, pero no renunció formalmente. Prefiere no hablar de traición «porque es un término muy duro»; pero sí afirma que durante el gobierno de Mujica «se profundizaron los lazos de dependencia del Uruguay».
Mientras los tupamaros hablaban de luchar contra el latifundio, en el gobierno de Mujica «la tierra se concentró en pocas manos y fundamentalmente en extranjeros», advirtió.
En pocas palabras, Pérez aseguró que el gobierno del expresidente «alejó a los tupamaros de los objetivos de liberación nacional y socialismo, cuando lo que se esperaba era acumular conocimiento para llegar a eso. De ahí viene el desencanto con Mujica, y en eso no soy el único».
La nueva camada de tupamaros no comparte esta visión que tiene la vieja guardia sobre el gobierno de Mujica. «El tema es lo que definen por traición. Puede haber gente que se sienta traicionada, pero me parece que hay mucha gente que está todavía pensando que las discusiones de la década del 60, cuando lo más importante es el futuro», dijo a El País el tupamaro y presidente de la Cámara de Representantes, Alejandro Sánchez (34).
La misma posición tiene el diputado empepista Daniel Caggiani (31), que desde hace años milita en el MLN-T. «Quizás hay gente que no entienda, que en realidad el ritmo o el alcance no está dado solo por el que va más adelante, sino por el último que va en la cola. Se trata de generar una transformación social», dijo Caggiani, convencido de que se está en camino de alcanzar una sociedad más igualitaria.
«Algunos entienden que deberíamos llegar a más en menos tiempo, pero eso también es un tema de velocidad y de consideraciones y creo que lo que importa es el rumbo y no tanto la velocidad», opinó.

Cambiar o cerrar.

El debate sobre el gobierno de Mujica y su lealtad a los principios tupamaros es parte de una discusión mayor sobre la vigencia del MLN-T, cuyo Ejecutivo se sigue reuniendo todos los viernes en su local de Tristán Narvaja. «Para mí el MLN-T es testimonial, simplemente existe. Si no cambiamos la orientación del MLN-T, así como está no vale la pena que exista, ya lo dije y a muchos le irritó, pero no me importa porque yo no soy sentimental y no estoy casado con ninguna sigla», dijo Marenales.
El histórico tupamaro advirtió que el MLN-T no tuvo «ninguna función» en los gobiernos del Frente Amplio y en su opinión tampoco la tendrá durante este período. «Los tupamaros están metidos ahí en el gobierno, pero el MLN-T como tal no», dijo al recordar que nunca se los consultó sobre las designaciones del ministro del Interior y tupamaro, Eduardo Bonomi.
En la misma línea, Pérez entiende que algunos dirigentes «se han apropiado del nombre» del MLN-T, pero ya no son representativos del movimiento. «Quedan muy poquitos de los que fuimos históricos. Se apuesta a un sistema honesto de administrar el sistema capitalista, pero no hay un cuestionamiento de fondo. Se ha vuelto funcional al sistema», alertó.
Un reglamento interno del MLN-T señala que solo se puede disolver por voluntad de sus propios integrantes. La discusión sobre la vigencia de esta organización cerrada —a la que solo se puede ingresar por invitación— se dará en una convención que debería realizarse en los próximos meses.
Los jóvenes tupamaros no tienen dudas de la vigencia del MLN-T. «Creo que algunos compañeros, con todo el respeto que se merecen, se equivocan cuando lo que hacen es generar un proceso de excesiva crítica; no comparto eso sin tener una propuesta alternativa. Creo que el MLN-T tiene mucho futuro», opinó Sánchez.
También Caggiani aseguró que esta organización tiene «plena vigencia» y su objetivo fundamental sigue siendo la lucha por una sociedad más justa y equitativa.

Marenales: «El MPP se jugó y patinó».

Con el presidente José Mujica a la cabeza y la senadora Lucía Topolansky como candidata a Intendenta de Montevideo, el Movimiento de Participación Popular (MPP) sufrió su primera gran derrota electoral en las pasadas elecciones departamentales, donde resultó electo intendente el socialista Daniel Martínez.
Si bien fue la lista más votada con 81.083 sufragios, el MPP perdió más de la mitad de los votantes que había tenido en las elecciones nacionales de octubre de 2014 cuando obtuvo la mayoría de la bancada del Frente Amplio. El histórico tupamaro Julio Marenales entiende que esta «fue la primera derrota del MPP y de Mujica, porque se jugó a fondo y patinó».
«Ellos pensaban que tenían una cantidad de gente asegurada y no es así. El Pepe tenía su carisma entonces desde el punto de vista electoral, había juntado gente, pero me aburrí de decirle que había que tratar de elevar el nivel político de los votantes», señaló Marenales.
Para el dirigente, fue «un disparate» la postulación de Topolansky como candidata a intendenta. «La actividad municipal es muy intensa y Lucía con la edad que tiene no sé si la iba a aguantar», opinó.
Marenales dijo que «por suerte» Topolansky no fue electa como intendenta. «Lucía agarró oficio parlamentario indudable, pero en materia de administración no tiene ninguna experiencia», sentenció.
En ese sentido, recordó que Topolansky inició «desde muy jovencita» su militancia política adentro del Movimiento de Liberación Nacional -Tupamaros (MLN-T), pero después durante la dictadura pasó años en la cárcel y cuando fue liberada enseguida fue electa legisladora.
«En todos estos años como legisladora, Lucía adquirió oficio parlamentario indudable, pero en materia de administración no tiene experiencia. En cambio, Martínez estuvo en Ancap», concluyó.

Red de Economistas de Izquierda de Uruguay
29/05/2015

Haciendo visible lo que el TiSA oculta

Por: Antonio Elías y Enrique Oreggioni
Miembros de la REDIU y de la SEPLA.
Publicado en el Semanario “Voces”

El TiSA constituye un instrumento del imperialismo para acceder a los espacios económicos ocupados actualmente por los estados y restringidos, por tanto, al libre albedrío del mercado.

En el concepto de servicios se incluyen, además de otras actividades, la salud, la educación, la justicia , el agua, la electricidad, las comunicaciones, es decir , aspectos esenciales para la vida de las sociedades y que en buena parte se proveen por empresas estatales, por tratarse de servicios públicos.

Lo que se pretende es privatizar todo lo comercializable despojando a las sociedades del libre acceso y control de estos bienes esenciales.

La finalidad primera y última es abrir espacios para una mayor acumulación de ganancias para los conglomerados económicos que operan en el mundo entero.

Las sucesivas crisis han restringido de diversas maneras las áreas tradicionales de actividad y han aumentado el número y la competencia entre las empresas.- Las ganancias netas de estas entidades merman por lo que buscan expandir sus operaciones en otros espacios económicos sin respetar límites ni aceptar restricciones.

Para eso buscan avanzar con instrumentos de guerra económica y someter a los países que participan a una normativa supranacional, de modo tal que lo que se establece en esos ámbitos – tratados, acuerdos o cualquiera sea su nombre o sigla -no podrá ser modificado por la sola voluntad de ningún gobierno integrante del “acuerdo”.

Por tanto los estados pierden su capacidad natural de regular y gestionar las actividades sociales económicas y de cualquier tipo, renunciando a su condición de estado nación que hoy conocemos.

Estos “convenios” tienen sólo puerta de entrada y quienes se vinculen quedan atrapados en las mil argucias que están escritas en las muchas y borrascosas páginas de los documentos que sustentan este entramado.

La mayoría del contenido lo constituyen cláusulas que antes eran consideradas cuasi delitos por abusivas.- Son imposiciones leoninas que nadie podrá explicar que fueron aceptadas por el libre albedrío de algunos gobernantes.

Por ejemplo se establecen condiciones para que exista una supuesta igualdad entre los empresas extranjeras y las nacionales.- Así se prohíben las disposiciones que eran usuales pocos años atrás, por las que se favorecían los emprendimientos nacionales en las licitaciones, o se establecían otros modos de protección a la industria nacional.

Sin embargo se admiten, y de buen grado, los subsidios y exenciones que muchos países otorgan a las inversiones extranjeras y que constituyen claras ventajas respecto de los nacionales.

Y, para intentar evitar las naturales resistencias que estos negociados generan en las sociedades, se establecen restricciones y secretos a la información. No se podrán divulgar las condiciones acordadas ni en el momento en que se establecieron ni por varios años siguientes.

Porque entre otras cosas se pone en juego la verdadera solvencia y legitimidad de los gobiernos que aceptan participar en este nuevo-viejo modo de explotación.- Se acepta, por ejemplo, que todos los países que se integran aceptan TODO lo que está acordado, y que significa, entre muchas otras cosas, que todas las actividades de servicio quedan incorporadas al acuerdo y , por tanto, se accede a la competencia internacional en igualdad de condiciones los locales con los foráneos –las hormigas con los dinosaurios-

Para que pueda existir alguna reserva el país interviniente tiene el derecho de presentar una lista con las actividades que quiere reservar.- Es decir se invierte el criterio. Lo que antes debía ser concedido hoy lo está por definición. Es como si se pasara del concepto de que todos somos inocentes hasta probar lo contrario a que todos somos culpables hasta probar nuestra inocencia. ¡Menudo cambio!

Y además, las concesiones que se hagan por cada país interviniente no pueden ser luego modificadas, nada que cambie el derecho inicial de los actores, generalmente conglomerados económicos , que por lo que se ve tienen más poder que los países.

Es decir, se renuncia a potestades que hasta ahora eran inalienables de los estados por las normas nacionales que sus gobiernos establecían.

¿Qué es lo que impulsa estas propuestas que se esconden detrás de siglas diferentes y similares. TLC. TISA, TTIP, y muchas más? La necesidad y el deseo de obtener más ganancias. Para eso se proponen maquiavélicos sistemas de acceso a los espacios económicos y a las potestades de los países miembros.

Nin Novoa aseguró que “es muy temerario decir que se está en contra del TISA cuando no se sabe cuál es el alcance que va a tener“. A su vez el Ministerio de Relaciones Exteriores respondió a la intimación judicial solicitada por el Fiscal Enrique Viana afirmando que:

5) procede a dar cumplimiento a la intimación realizada y, a dichos efectos, se adjunta el informe realizado por la Dirección General para Asuntos Económicos Internacionales y la Dirección de Organismos Internacionales Económicos
6) las negociaciones internacionales – y más si las mismas se encuentran en curso -tienen necesariamente un carácter reservado…;
7) Que la Constitución reconoce dicha circunstancia y que el debate acerca del resultado de las negociaciones … se realizará entre ambas cámaras del Poder Legislativo.
En dicho informe se señala que:
1) Las negociaciones del Acuerdo Plurilateral de Servicios tiene como base jurídica el Acuerdo General del Comercio de Servicios (AGCS) de la Organización Mundial del Comercio (OMC); 2) Se llevan a cabo en Ginebra fuera del ámbito de la OMC; 3) El TiSA es un instrumento comercial en fase de negociación… por tanto no hay texto acordado; 4) Hasta el momento se han llevado a cabo 12 rondas de negociación, de las cueles Uruguay sólo participó en las dos últimas:
A las reuniones realizadas del 9 al 13 de febrero de 2015 asistió un funcionario de la Misión en Ginebra. A las reuniones realizadas entre el 13 y el 17 de abril asistió una delegación interministerial“. Lo que en buen romance quiere decir: estamos participando de la negociación, no les voy a decir lo que estoy negociando y recién lo van a saber luego de que firme el acuerdo y lo presentemos en el Parlamento para su ratificación.

O sea, el señor ministro “manda callar” porque quienes lo critican desconocen de lo que hablan y él se va a encargar de que sigan sin conocerlo hasta que todo este negociado. Lamentablemente, para la posición del ministro y todos aquellos que apuestan al secreto, no nos callamos: los documentos del TISA están saliendo a la luz pública.
En efecto, en la página de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico, están ocho documentos anexos del TISA y en la página de la Red de Economista de Izquierda del Uruguay está un anexo y el documento principal (en inglés y en español).
El acceso a ésta información permite comenzar a superar el secretismo impuesto por los Estados Unidos y sus aliados.
Gracias al esfuerzo mancomunado de muchos hombres y mujeres de varios países se tiene acceso a parte de la información que se ocultaba y los pueblos del mundo están ahora en mejores condiciones para fundamentar su rechazo al TISA y a todos los tratados similares.

Por: Antonio Elías y Enrique Oreggioni
Miembros de la REDIU y de la SEPLA.
Publicado en el Semanario “Voces”
Montevideo, el 28 de mayo de 2015
.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS