Noticias Uruguayas 28 marzo 2019

Publicidad

A 16 años de la invasión a Irak: La gran mentira // 16 años después de Irak, ¿cuántos tienen que morir para que digamos que es suficiente? // Irak: Cientos de bebés nacen sin cerebro por químicos lanzados por EEUU // Casa Blanca: Trump cancela informes sobre muertes de civiles en ataques militares // Crece alarmantemente el índice de suicidios entre veteranos del Ejército de EE.UU. // La visita de Hasán Rohaní a Irak es «una bofetada» a Trump // La derrota de EEUU en Afganistán // La alianza estratégica de China y Rusia destroza la hegemonía occidental // ¿EEUU pierde su patio trasero? Rusia y China respaldan a Venezuela y cambian el juego // URUGUAY: Raúl Sendic: El segundo grito de Asencio // ZUR: El miedo a la democracia por Jorge Zabalza

 

URUGUAY

El segundo grito de Asencio

Jorge Zabalza (selección de textos) / Imagen: Zur
El 7 de febrero de 1958 Raúl Sendic publica en el semanario El Sol, vinculado al Partido Socialista, un artículo titulado “El segundo grito de Asencio”. Un extracto de éste conforma la tercera entrega del especial de Zur “Construir millones de columnas donde se pueda asentar una sociedad socialista”, con selección de textos de Jorge Zabalza.
El régimen que impera en nuestro país tiene una cara y una careta.
La careta es esa apariencia de libertad y democracia que sólo experimenta la gente rica y que se muestra para el exterior. Libertad de prensa, libertad de opinión, libertad de circulación, libertad de agremiación, derechos de huelga, etcétera.
Pero la democracia en nuestro país, como la democracia burguesa en todos lados, no resiste la prueba de fuego de la lucha de clases. Ante la mínima amenaza a los intereses capitalistas, una huelga obrera, por ejemplo, se esfuma hasta el último rastro de democracia.
Tal es lo que ha sucedido en Paysandú con motivo de la huelga remolachera. Aquí ha caído por completo la careta y ha quedado en descubierto una cara siniestra que ya evoca las siniestras fauces del fascismo.

El miedo a la democracia

Jorge Zabalza
Además de estudiar, leer mucha literatura latinoamericana, jugar al fútbol y hacer artesanías, los presos políticos más jóvenes entreteníamos nuestros ocios con las revistas de historietas (D’Artagnan, El Tony, Fantasía). Uno de mis favoritos era Gilgamesh, el personaje que logró hacerse inmortal y animaba las sagas sumerias más antiguas, la de los albores de la civilización en el Mediterráneo. La columna mensual de Jorge Zabalza en Zur comienza hoy con «El miedo a la democracia».
Parecía que nadie podía oponerse a los parisinos. Poseídos por la sed de justicia tomaron la Bastilla, despojaron a la nobleza de sus privilegios y guillotinaron un rey. La ira insurreccional atemorizó tanto a los constituyentes de la Asamblea Nacional, prósperos burgueses en su mayoría, que crearon de urgencia una fuerza pública que los protegiera. El bonapartismo, poco más tarde, la convirtió en la estructura central del poder burgués y, afirmado en ese ejército, arrebató la revolución al movimiento espontáneo de las masas. En realidad, sin el monopolio de las armas no habrían podido surgir grandes terratenientes, comerciantes y banqueros. Tampoco, por supuesto, habría Estados.
El artículo 12 del Título IV de la primera constitución francesa, estipuló que esa fuerza armada debía ser “esencialmente obediente; ningún cuerpo armado puede deliberar”. De ahí en más, las constituciones burguesas prohibieron a los militares en actividad intervenir en política. A veces, como en Uruguay, les conceden el derecho de votar. Esa barrera, impenetrable a las ideas que cuestionaban su dominación, aseguró a la burguesía que los fusiles apuntaran donde ella quería. Los soldados deben dejar que los burgueses piensen por ellos, que sean su mando ideológico.

La democracia liberal.
A la hora de organizar la institución armada, o sea, la esencia del Estado, la burguesía liberal reniega de las libertades y la democracia, para confiar solamente en la obediencia ciega. Proclamaron a los cuatro vientos “Libertad, Igualdad y Fraternidad”, pero no permitieron que entraran a los cuarteles. El milagro dialéctico de los liberales fue hacer coexistir la no libertad y la no igualdad de cuartel con sus cánticos a la república libre y democrática. Integraron la verticalidad militar al modelo liberal de organización política en general. Ha sido posible separar el Estado de las iglesias, pero sería imposible divorciarlo de los cuarteles. Son la condición de existencia del Estado.
El liberal desea convertir la sociedad en un gigantesco cuartel, pero disimula esa aspiración antidemocrática con la verborragia de las libertades y derechos. La fuerza bruta acompañada con la suelta de blancas palomas, dualidad que caracteriza tanto la micropolítica al interior de la familia como el funcionamiento de la asamblea de las naciones unidas. El concepto liberal de democracia contiene la negación de su propio discurso. Los liberales -el progresismo entre ellos- necesitan que en su república democrática anide el huevo de la serpiente, pero, al mismo tiempo, el entramado cultural y político se encarga de que no se perciba el horror de la sociedad de clases. Como sueñan con extender al conjunto social el sistema cuartelero, los dueños del poder necesitan ‘ciudadanos’ disciplinados, anestesiados, sin deseos de rebelarse, que acepten la restricción de sus libertades como los soldados aceptan las que les imponen.
¿Se asiste hoy día al colapso, la descomposición o el agotamiento de la democracia liberal y de sus partidos políticos? No. Entre las turbiedades de los versos liberales y progresistas, emerge el modo cuartelero de hacer política, se presencia el desenvolvimiento completo del sistema político, cae el maquillaje superficial y deja ver las cicatrices de las heridas profundas.

La pústula a la uruguaya
Mario Aguerrondo fue el paradigma de la tutela de baja intensidad de los ’60, artífice de la Logia Tenientes de Artigas, candidato presidencial del Partido Nacional y, junto a Jorge Batlle, sostuvo desde del ‘pacto chico’ al presidente golpista Bordaberry. Su discurso alimentó empleo sistemático de escuadrones parapoliciales y del terrorismo de Estado como método de hacer política. Cabe recordar que muchos militares dignos se incorporaron a las filas populares: Licandro, Montañez, José Martínez, Ceibal Carbajales, Aguerre, Seregni, Zufriategui y otros valientes.
El modo cuartelero de hacer política -el pachequismo- contó con una importante base electoral, en 1971 la mano dura política fue refrendada por el 55% de los votantes: 41% de Partido Colorado más el 14% de Aguerrondo. Dicho apoyo electoral disminuyó, pero no desapareció. En 1980, cuando triunfó el NO en el plebiscito, el SI a la dictadura cosechó el 43% de los votos. Cabe agregar que, en abril de 1989 y octubre del 2009, la mitad del electorado votó por la impunidad de los crímenes cometidos. Es decir, la dualidad intrínseca de la doctrina liberal hegemoniza la voluntad de un amplio sector de pueblo. La verdad y la justicia coexiste con el olvido y el perdón en los espíritus conservadores. La lucha por liberarse del sistema comienza con la liberación de las voluntades: nuevos sentimientos, nueva moral, nueva manera de pensar.
Desde 1985, en los cuarteles se trabaja casi que clandestinamente para que los brujos retornen algún día. ¿Cuál es la versión de la historia reciente que se enseña en la escuela militar? ¿Aprenden que la tortura y la violación son necesarias para obtener información? ¿A justificar las desapariciones forzosas y los asesinatos como medio para derrotar las insurgencias populares y al comunismo internacional? El terrorismo de Estado sobrevive en las oscuridades de los cuarteles.
De allí surgió el actual émulo de Aguerrondo, Guido Manini Ríos, cuya astuta maniobra forzó que lo relevaran y sirvió de plataforma al discurso de la lucha por la “esperanza de los más desesperados”, que esconde su defensa de los privilegios de la oficialidad y de los criminales de lesa humanidad. Contó con el previsible padrinazgo de Eleuterio Fernández Huidobro y de José Mujica, que lo vieron como un posible aliado para su viejo proyecto de hacer política desde el ejército, la más sólida y eficiente organización, como ya decían en 1971.
Este ‘modus operandi’ apunta a reorganizar la mayoría silenciosa, que parece disgregada, pero continúa sobreviviendo, amparada por el sistema de poder. Basta con analizar las expresiones reaccionarias que despiertan la lucha por Verdad y Justicia o la liberación femenina. Manini va en procura de una masa crítica donde apoyar la intervención directa de los militares en el gobierno.
En Brasil ya lo lograron: el fantoche Bolsonaro continúa viviendo en el palacio -como lo hacía Aparicio Méndez- pero cinco generales son los dueños del gobierno: oscuros nubarrones pronostican que se viene un bruto temporal.

Los desafíos
El video de Manini fue reproducida por los canales de comunicación de las fuerzas armadas. ‘La despedida’, episodio último de la serie ‘Volveremos otra vez’, constituyó un verdadero desacato, tolerado por el ‘poder civil’. De un solo ramalazo, Manini demostró que la república democrática liberal es incapaz de ‘cambiar en paz’ y desbarató las expectativas liberales-socialdemócratas-progresistas.
Pese a los acuerdos de olvido y perdón entre los mandos, los ‘servicios’ y el círculo íntimo de Mujica-Huidobro, la cuestión de los crímenes de lesa humanidad reaparece porfiadamente, pero ¿cómo lograr que todas y todos sean iguales ante la justicia en un sistema así tutelado por terroristas de alma? ¿deberán la Verdad y la Justicia resignarse ante la ‘omertá’ de los mandos militares?
Se necesitan estrategias de salida que convoquen a construir otro modo más humano y civilizado de vivir. Sin embargo, quienes pretendan cambiar el mundo deberán encarar el problema de cómo derribar los muros de los cuarteles. Además de las clásicas necesidades económicas y sociales hay que discutir la cuestión de la tutela militar. Si se cae en la trampa liberal, que induce a pasar por alto el rol de los cuarteles, se corre el riesgo de enredarse en debates estériles, en una especie de onanismo ideológico.

Preocupa al Frente Amplio red clandestina de espionaje que operó en Argentina y Uruguay

Los diputados del Frente Amplio Gerardo Núñez y Luis Puig se reunieron con legisladores de la Comisión de Expresión del Congreso argentino para analizar la trama de espionaje que investiga el juez federal Alejo Ramos Padilla y que se extendió a Uruguay.

puig-nuñez
ESPIONAJE 27 de marzo de 2019, 17:44hs- LR21
Núñez y Puig se reunieron con el presidente de la Cámara de Diputados de Argentina, Leopoldo Moreau, con el objetivo de conocer los detalles de la denuncia referida a la existencia de una red de espionaje y su extensión a Uruguay donde se habría espiado a integrantes del Frente Amplio y a empresarios.
Puig dijo a Televisión Nacional de Uruguay que la situación ha generado una “conmoción importante” en Argentina, en el sentido de que algo que comenzó como una denuncia de extorsión a un empresario se convirtió, en la medida que el juez Ramos Padilla comenzó a investigar, en una situación de espionaje, fabricación de causas, extorsión económica y que vincula elementos muy importantes del poder en la vecina orilla.
“El espionaje era para extorsionar a empresarios para que declararan que habían sido parte de un proceso de corrupción y generar la creencia de que la situación actual de deterioro social de Argentina no es producto del gobierno de Mauricio Macri, sino de la administración Kirchner”, dijo el legislador.

Piden la intervención de la Corte Suprema tras pedido de juicio político al juez Ramos Padilla

Para el gobierno argentino el juez mantuvo una «actuación irregular y violatoria de los…

En Uruguay

En la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados de Argentina, Ramos Padilla manifestó que tenía “suficientes pruebas para asegurar que Marcelo D’Alessio, quien se hacía pasar por abogado, creó una red de espionaje ilegal en Argentina con el objetivo de extorsionar a personas y manipular causas judiciales”.
En dicho marco, el juez Ramos Padilla advirtió que la red de espionaje ilegal también operó en Uruguay.
Se ha manifestado que D’Alessio habría tratado de vincular a Uruguay con una supuesta embajada paralela iraní y con situaciones “poco claras de PDVSA”, explicó Puig.
El objetivo de tal maniobra sería el de castigar a Uruguay porque se negó a condenar a Venezuela, y nunca respaldó una posición intervencionista de los Estados Unidos en el país caribeño.
Por su parte, Núñez manifestó en radio M24 que el ex directivo de PDVSA Gonzalo Brusa Dovat, quien fue gerente de la compañía petrolera venezolana en Uruguay, denunció que también “fue extorsionado” en el marco de la trama que denunció Ramos Padilla.
Calificó como “sumamente grave” las revelaciones realizadas por el juez argentino.
“Queremos que esto transite por los caminos institucionales correspondientes y se sepa cómo ingresó a Uruguay, quién espió a integrantes del FA y a empresarios. Es decir, si se lo hizo con una cobertura legal o en forma clandestina, teniendo en cuenta que D’Alessio se hizo pasar por abogado durante varios años, falsedad por la que fue procesado y se encuentra en prisión desde hace algunas semanas”, expresó Núñez.

2.9.1.0
También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More