Noticias Uruguayas 27 mayo 2018

Publicidad

Santos: «La próxima semana formalizaremos el ingreso de Colombia a la OTAN» // ¿Qué busca la OTAN en América Latina? // Trump: EE.UU. está «rodeado de mar» y «dominará los océanos» // «Escenario de ensueño para la OTAN»: Cómo Facebook se ha convertido en una «herramienta» de EE.UU. // ¿Cuántos muertos palestinos podrá aceptar la Comunidad Internacional sin inmutarse? // Palestina denuncia a Israel ante la Corte Penal Internacional // BRASIL: En el quinto día de paro de camioneros en Brasil, Temer convoca a las Fuerzas Armadas // ARGENTINA: Una inmensa multitud colmó la 9 de Julio en rechazo a la política económica de Macri // Nora Cortiñas: “Viene el tiempo de la rebelión” // URUGUAY: Congreso PIT-CNT: El Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT estará compuesto por un tercio de mujeres // Tres visiones buscarán consenso para mantener unidad del PIT-CNT // Los dilemas estratégicos del Congreso

 

URUGUAY

La emoción y los desafíos del movimiento sindical invadieron el Teatro El Galpón

La emoción y los desafíos del movimiento sindical invadieron el Teatro El Galpón
Fernando Pereira en el discurso inaugural del XIII Congreso, realizado el jueves 24 del corriente en el Teatro El Galpón, se encargó de destacar la historia de unidad del movimiento sindical, apoyo el trabajo cultural y su defensa, homenajeo a los dirigentes históricos y a Oscar “Caballo” López, reclamó que se aprobara una mayor participación de mujeres en los órganos de dirección y marcó los desafíos que tiene por delante el momento sindical a partir de esta máxima expresión de democracia gremial de los trabajadores uruguayos.
El dirigente del PIT-CNT luego del saludo protocolar a los presentes destacó que el comienzo del XIII Congreso, llamado en esta ocasión Wladimir Turiansky, “es un momento muy importante. Lo es porque nuestras compañeras y compañeros van a analizar y tomar posición sobre varios documentos, y van a elegir democráticamente la nueva dirección a través del acuerdo o el voto de sus delegados. Esto habla de una construcción que, por sobre todas las cosas, es democrática. Si hay unidad en el PIT-CNT es porque hay lugar para todos/as los trabajadores del Uruguay (aplausos), voten al partido que voten. Si hay lugar para todas/os es porque hemos tejido una fuerte alianza con la cultura nacional”.
Agregó que “por suerte y para honor de nosotros el flaco (Daniel) Viglietti ha llevado sus canciones a cada lugar de trabajo que estuviera ocupado o en conflicto y en cada acto para recaudar fondos. Al igual que lo hizo Alfredo Zitarrosa, Washington Benavidez y tantos compañeras y compañeros (aplausos prolongados). Cómo lo hacen Labarnois – Carrero, lo hicieron Los Olimareños, y Joan Manuel Serrat en el exilio en apoyo a la CNT, acto organizado, entre otros, por el querido compañero (Carlos) Gallego Bouzas. Tenemos el enorme legado que nos dejaron los viejos integrantes y dirigentes de la dirección de la CNT, el cual se refleja en el libro La generación de Cuesta. Un libro que se debe leer y vale la pena revisar”.
“Porque la unidad es una construcción, no una decisión burocrática. Fue el (el fruto del) trabajo de decenas de compañeras/os que decidieron construir esa unidad. El Gallego, con su pluma, trasladó todo eso a un libro y ese libro es patrimonio intangible del movimiento obrero, por el valor del testimonio y el valor de la unidad que trasmite. El mayor valor es todo lo que le han dejado a este movimiento sindical. Un movimiento sindical unitario, clasista, luchador, comprometido con las mejores causas, escudo de los débiles, como diría Gerardo Gatti.
(Por todo esto) no podemos estar en un Congreso de la central y no nombrar a nuestro querido compañero José Pepe D´Elía. Quien no solo fue forjador de la unidad, sino que tenía cosas parecidas a la que se han mencionado de Wladimir. Fue un hombre encantador, divertido y que brindaba cariño. De aquel joven militante sindical a que hoy me pongan veterano en los diarios han pasado años. Estuve 10 años en el Secretariado Ejecutivo con D´Elía y él religiosamente llegaba a las 8 de la mañana y se enojaba bastante con los que llegaban 8 y 5. Estamos hablando de alguien que le dedicaba muchas horas al movimiento sindical. Como no recordar y tributarle un homenaje al Pepe D´Elía (en estos momentos). Como cada día, cada hora… (aplausos). Como no recordar también a Cuesta, Duarte, Gatti, Elena Quinteros… (aplausos). Como podemos olvidarnos de Universindo Rodríguez. Lo veía llegar con (Ignacio) Huguet, con (Luis) Iguini o con Bouzas y decía: hoy tengo 14 horas de trabajo. De verdad que metían horas. Un día vimos llegar, con otro queridísimo compañero el Cholo (José) Bentancor y el Pepe, a Bouzas, Turiansky, Iguini, entre otros, a plantearnos un homenaje a Gerardo Cuesta. En la central no teníamos un vintén y se lo dijimos. La respuesta fue que ellos se encargarían de conseguir los fondos y se terminó inaugurando la plaza Gerardo Cuesta. Les sobró un poco de dinero y con el mismo pagaron los bustos de Cuesta y Duarte”.
A continuación recordó que en el Puerto existe un homenaje a Félix Díaz “que emociona a cualquiera. Atrás del Mercado Agrícola está la plaza José D´Elía, si la ruta cercana a Pando lleva el nombre de nuestro presidente y el edificio de Asignaciones Familiares, por la que tanto peleo, también tiene su nombre. Como no recordar y homenajear a esa generación de la unidad si hasta hoy son la principal referencia ética del movimiento sindical uruguayo (aplausos).
Como no recordar a los valientes compañeros de la década del ´80 y aquí hay varios. Como no recordar el acto del 1º de mayo de 1983 y el haber estado presente. En esos momentos muchachos con un poco más de 20 años levantaban la bandera de la CNT, si bien se llamaba PIT. Pero levantaban las mismas banderas y las mismas consignas de salario, trabajo y amnistía. Se pedía amnistía para los presos políticos. Sé que voy a ser muy injusto, pero quiero recordar a los compañeros (Juan José) Juanjo Ramos y Carlitos Pereyra por el enorme esfuerzo que les tocó hacer (aplausos prolongados).
Como no estar agradecido de la cantidad de actores y dramaturgos que se han comprometido con nuestro movimiento obrero. Vengo seguido a la platea de este teatro. Como no recordar en estos momentos que vuelta a vuelta en nuestro local sindical podíamos encontrarnos con Rubén Yáñez, tan cálido, tan cariñoso, tan compañero comprometido. Como no recordar sus historias y cuando nos dijo que los últimos trabajadores que abandonaron esta sala (cuando se impuso la dictadura) fueron los metalúrgicos y los de la construcción que hacían seguridad (aplausos).
Como no recordad que en actos del movimiento sindical o en pequeños encuentros contábamos con los compañeros de la cultura. Recuerdo que con enorme esfuerzo planeamos un acto nacional en Las Piedras y ese día llovía fuerte y había un viento de 70 kilómetros por hora. Era tal el temporal que se voló el audio, el estrado y el telón de fondo. Habíamos hablado con el compañero (Marcelo) Abdala con Eduardo Galeano para que hiciera uso de la palabra durante el acto. Considerando el estado del tiempo consideramos que Galeano no iría. Cuando llegamos con otros compañeros al lugar del acto estaba esperándonos Galeano para hablar ese 1º de mayo (aplausos). Y estaba para hablar en nombre de la cultura y de clase. ¿Cuántos pueden decir con orgullo que Galeano habló en uno de sus actos? Muchas veces nos reunimos con Atahualpa del Cioppo. La Comedia Nacional a través de Mario Ferreira y otros compañeros siempre nos han apoyado. Por eso, como no agradecer el compromiso del teatro con el movimiento sindical.
Si agradecemos al teatro, también hay que volcar los recursos al teatro. En los convenios colectivos debe estar la prioridad de que los trabajadores puedan acceder a la cultura (aplausos). Ningún trabajador, ninguno, sale igual después de ver una obra de teatro, una buena película, un espectáculo de ballet, etcétera. Los cambios serán culturales o no serán. Tenemos que, a través de los convenios colectivos, los trabajadores puedan acceder a la cultura. No puede haber salas con sillas vacías y compañeros que no la puedan llenar. El compromiso del movimiento sindical en apoyo de la cultura está”.

Homenaje al “Caballo” López

Pereira a continuación recordó que “culmina una dirección sindical y es un placer haber compartido con los compañeros de la Mesa Representativa y el Secretariado Ejecutivo. Para esta tarea (el Secretariado) fuimos elegidos 14 hombres y tres compañeras. Uno de nuestros compañeros, un querido compañero, se retiró de la actividad laboral pero sigue tan militante que nunca. Es uno de los hombres de la cultura, del arte, que transforma las cosas y luego la llamamos escultura. Tengo la suerte de tener en mi casa alguna y las atesoro mucho por el valor artístico y por el amor del compañero. Ahora ha dejado la dirección del PIT-CNT. Tal vez tengo un criterio medio banal, pero se cuándo un tipo es bueno si los niños del barrio lo quieren y al Caballo López lo quieren (aplausos prolongados).
No tenía idea que vivía cerca de mi casa hasta que un día vino mi hija Mariana y contó que había un hombre grandote frente a la casa de Lorena que les hacía chistes. Al final supe que era el Caballo López, a quien le decían Papa Noel por su pelo y barba blanca. Si queremos hablar de compañero, el Caballo López es un gran compañero de las y los trabajadores Uruguayos (aplausos). Ha sido tan gran compañero que lleva tres décadas en el PIT-CNT y más tiempo en el sindicato del puerto.
Hoy, con el Caballo López acá enfrente (se encuentra en primera fila), le digo que es un honor para cualquiera haberle tocado decir estas palabras. Porque le entregó al movimiento sindical parte de su vida y también el movimiento sindical le dio amor. Y, no hay transformaciones sin amor. Habrá militancia, cansancio, pero no habrán transformaciones si no hay amor.
Por eso al Caballo un gran abrazo de todos los trabajadores del Uruguay”. En este momento los presentes se paran y en el marco de un cerrado aplauso se le hace entrega de una placa en la cual se le agradece su trabajo dentro del movimiento sindical. La emoción va en aumento y el punto máximo es cuando López sube al escenario y se funde en un fuerte y prolongado abrazo con Pereira. Se encienden las luces y en muchos rostros curtidos por los años y la lucha obrera, algunos sobrevivientes de la dictadura, se pueden ver brillar algunas lágrimas. Hay que ser duros sin perder la ternura. Los aplausos continúan…
Una vez culminado este momento de máxima emoción Pereira vuelve referirse al Congreso.

Varios desafíos

El encargado de la parte oratoria de la inauguración del XIII Congreso continúo afirmando que se está ante varios desafíos. “Este Congreso está cargado de historia y cuando llego me encuentro con Honorio, con la generación de la CNT, me encuentro con mis amigos. Sé que acá no se viene a construir amigos, pero les puedo asegurar que cuando me retire me iré llenito de amigos… Por suerte, además, llenito de amigos de todas las generaciones. Esta es una construcción que vale la pena. También vale la pena profundizar la democracia.
No tomaríamos un camino acertado si cuando termine la elección de la Mesa Representativa un tercio de los miembros no sean mujeres (aplausos). No tomaríamos un camino acertado si nuestra pelea en los convenios colectivos no determina la inclusión de cláusulas que prevengan la violencia doméstica, licencia para las trabajadoras que sufran violencia doméstica, no habremos avanzado si a la discusión en los grupos salariales no van mujeres, no habremos encontrado el camino y deberemos esperar tres años más. No habremos aprendido si no entendemos que en el movimiento sindical uruguayo no hay lugar para los violentos, porque ellos no tienen lugar en el PIT-CNT (aplauso prolongado). El violento tiene que tratarse”.
Más adelante se refirió a la creación de sectores de lactancia y el derecho a la maternidad. En este momento se refirió a la trabajadora Luiggina D´agosto de ALUR que fue despedida en período de lactancia y a la actriz Leonor Svarcas que fue despedida de Canal 5 por ser trabajadora unipersonal y tener familia.
“Claro que la lucha sindical da frutos, claro que la lucha paga y el movimiento sindical lleva adelante esa lucha con mucha independencia, pero sin indiferencia”. Luego de elogiar el trabajo cultural llevado adelante por el grupo del maestro Oscar Tabares y los jugadores celestes les deseo suerte en este campeonato mundial que en días comienza en Rusia.
Elogió la ley aprobada en torno a los cincuentones y rechazó la vigencia de las AFAPs (aplausos). Anunció que se seguirá luchando por una Seguridad Social solidaria e intergeneracional y sin fines de lucro. Apoyó el convenio firmado entre el sindicato judicial, la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y el gobierno. El cual llevó siete años de negociación. Destacó el anuncio de Ernesto Murro (que se encontraba presente), titular del MTSS, en torno a la ley de trabajo para personas con discapacidad.
En otro pasaje de su exposición destacó la participación de delegaciones sindicales internacionales y aprovechó el momento para rechazar “el golpe de estado que sufrió Dilma Rousseff” y solicitó la liberación de Lula, porque “no hay elecciones libres en Brasil con Lula preso” (prolongado aplauso).
Otro punto destacado por Pereira fue la generosidad de Tabaré y Yamandu Cardozo a la hora de participar en el cierre de la inauguración del XIII Congreso del PIT-CNT. Agradeció al Departamento de Cultura de la central sindical y a todos los presentes.
Subrayó el dirigente sindical que la pelea del movimiento obrero no es en soledad. “Tenemos amplias alianzas con los cooperativistas, las organizaciones feministas, la cultura, la Udelar, la FEUU, entre otras organizaciones sociales”.
Finalmente recordó a los compañeros dirigentes recientemente desaparecidos como el “Pata” Beltrán (Uaoegas), “Rata” Franco (Sunma), “Negro” José Coronel (SAG), Hugo Pereira (Untmra), Humberto Rodríguez (Suanp – Supra), Alfredo González (AFPU) y José Suárez (Adeom). “Siempre estos compañeros, más allá de las diferencias, construyeron y apostaron a la unidad. Siempre por delante construimos la unidad sindical. Y, si alguien piensa que de este Congreso salimos sin unidad, lamento decirles esta noche que saldremos más unidos, más solidarios, más fuertes, con más mujeres en la dirección, más herramientas, más lucha y más compromiso con la cultura. Viva el PIT-CNT, vivan las organizaciones sociales, viva los trabajadores del mundo… Ruso Turiansky, acá están los trajadores…”


El Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT estará compuesto por un tercio de mujeres

El XIII Congreso del PIT-CNT resolvió que Fernando Pereira y Marcelo Abdala continuarán respectivamente en la presidencia y secretaría general por los próximos tres años, y aprobó que un tercio del Secretariado Ejecutivo estará compuesto por mujeres.

Foto: Twitter de Marcelo Abdala.
Foto: Twitter de Marcelo Abdala.

CONGRESO – LR21
Este viernes 25 de mayo se realizó la segunda jornada del Congreso del PIT-CNT denominado Wladimir Turiansky.
En dicho marco, se resolvió que Pereira y Abdala continuarán en la presidencia y la secretaría general respectivamente.
La central de trabajadores alcanzó un acuerdo para la conformación de la Mesa Representativa Nacional y el Secretariado Ejecutivo para los próximos tres años.
En tal sentido, se procedió a la elección de los 43 miembros de la Mesa Representativa; y se resolvió que un tercio de los 15 integrantes del Secretariado Ejecutivo serán mujeres.
Las cinco trabajadoras que integrarán el Secretariado son: Valeria Ripoll, de la Asociación de Empleados y Obreros Municipales; Abigail Puig, de la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios; Fernanda Aguirre, del Sindicato Único Gastronómico y Hotelero del Uruguay; Soraya Larrosa, de la Federación Uruguaya de la Salud y Laura Alberti del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos.
Abdala expresó que la Mesa Representativa fue “votada por aclamación” y “al grito de CNT unidad”.
Las nuevas autoridades asumirán funciones la próxima semana.

Propuestas

Por su parte, Pereira manifestó el pasado jueves, durante la apertura del Congreso, la necesidad de impulsar una Ley que establezca que “no se podrá despedir a la mujer trabajadora mientras cursa un embarazo y hasta después de seis meses de dar a luz”.
También expresó que el PIT-CNT sigue peleando por una seguridad social solidaria, intergeneracional, sin fines de lucro y sin AFAPS.


Diferentes sindicalistas señalaron sus opiniones a LA REPUBLICA

Tres visiones buscarán consenso para mantener unidad del PIT-CNT

Se tiene estipulado que el 60% de los delegados serán hombres y el 40% mujeres, por lo que esperamos que se tienda a que la dirección comience a reflejar ese porcentaje, dijo el presidente de la Central, Fernando Pereira.
Se inicia un nuevo Congreso del PIT-CNT con gran expectativa ya que los resultados que se alcancen pueden marcar el futuro de la central sindical.
Se analizarán tres documentos que muestran las visiones de los sindicatos en diversos temas, especialmente en la relación que tendría que tener el PIT-CNT con el gobierno.
Óscar Andrade, secretario general del sindicato de la construcción, Joselo López, presidente del sindicato del INAU y Mariano Pouso, secretario general de la Unión Ferroviaria declararon a LA REPUBLICA que es muy complejo concretar un acuerdo que asegure una lista única.
Sin embargo, coincidieron en que esto no significa que se esté atentando contra la unidad del PIT-CNT porque hay arduas gestiones para lograr un consenso.
Para Joselo López, hay que hacer especiales esfuerzos para definir una lista unitaria. “Creemos que pase lo que pase, los trabajadores van a tener una representacion proporcional por mas que sea por un lista, todas las corrientes van a tener que estar reflejadas en la dirección del movimiento sindical.
Sin embargo, la verdad es que parece difícil que se dé el consenso y que se produzca  una lista unitaria de cara a la mesa representativa y al secretario del Pit-Cnt, pero seguiremos haciendo los esfuerzos para que eso suceda”.
“No parece lo más probable el acuerdo. Hay diferencias y se tienen que ver si se pueden sintetizar. En caso de que sea imposible, hay que someter a que la representación de los trabajadores resuelva cuál es la orientación que va a tener la central en el próximo período”, declaró Andrade.
“No peligra la unidad del Pit-Cnt”
“No solo no creemos que peligre la unidad del movimiento sindical sino que vamos a trabajar para que eso no se dé. Podemos tener diferencias, que están plasmadas en el marco de los documentos que se ponen en discusión, pero de ninguna manera eso implica que eso vaya a hacer peligrar al movimiento sindical”, reflexionó López.
Señaló que a pesar de que existen algunos sindicatos paralelos que conforman una confederación vinculada a Unidad Popular, no han tenido proyección porque el movimiento sindical sigue estando centralizado en el Pit-Cnt. “La mayoría de los trabajadores entienden a la central como una organización que nuclea a la gran mayoría de lo sindicatos. Por tanto, la unidad no está juego en este congreso”.
Por su parte, Pouso afirmó que no cree que la unidad está peligrando, sino que todo lo contrario: “Creemos que el propio Pit-Cnt se fortalece cuando los sindicatos pueden expresar su opinión libremente. Por tanto, no peligra la unidad, se fortalece con la discusión y la participación”.
Por su parte, Gabriel Molina, secretario de Prensa, Propaganda y Relaciones Nacionales del PIT-CNT, señaló que los dirigentes de la central se están esforzando para que no exista un “quiebre en la unidad de la central. Vamos a dar la discusión, pero siempre en esa sintonía porque lo peor que nos podría pasar hoy es que salgamos contentos con un documento que contemple a todos, pero que rompa a la central en pedacitos. Tenemos que recordar a los compañeros que tanto dieron por la unidad en 1960 hacia adelante, estarían golpeados y muy dolidos mirándonos si rompemos con sus logros”.
Dijo que pretenden que las listas que se presenten dentro de central fortalezcan la unidad sobre la base de la diversidad. “La lista unitaria tendría que ser el cierre de una discusión preciosa y profundamente democrática de los documentos que la central tiene. A pesar de ser unitaria, se tiene que construir en base a las opiniones diferentes que existen”.
Afirmó que actualmente se está ante el preámbulo del congreso, ya que comienza el 24 la sesión plenaria, en la cual se van a discutir los documentos. Después del 25 se realiza la gestión plenaria donde cada comisión informará al respecto y se abrirá una hora de discusión. Remarcó que van a dar la discusión como “corresponde” y a la “altura de los hechos”.
Los tres documentos
El motivo disparador de esta discusión es la presentación de tres documentos que muestran las diferencias que existen entre los distintos sindicatos sobre cómo debería ser la relación de la central con el gobierno.
Según “La Diaria”, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza Privada, la Asociación de Funcionarios Postales del Uruguay, la Agrupación UTE, la Agremiación Federal de Funcionarios de la Universidad de la República, el Sindicato de Artes Gráficas, la Unión de Funcionarios del Codicen, el Sindicato Único Gastronómico y Hotelero del Uruguay y la Unión Ferroviaria (UF) firmaron un texto en el que advierten sobre el “agotamiento del modelo redistributivo que implementó el progresismo”. Afirman que el FA haya intentado “eludir el conflicto estructural para asegurar la estabilidad policlasista y con ello la distribución desigual de la riqueza”.
En contraposición con esta postura, la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU), la Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramas Afines (UNTMRA), el Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (SUNCA) y la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (FUECYS) elaboraron su propio documento, en el que apoyan al gobierno y llaman a “derrotar la contraofensiva” del imperialismo. Afirman que con el Frente Amplio comparten “muchos avances”, como las leyes laborales y la consagración de derechos civiles. Señalan, de todos modos, la necesidad de profundizar los avances.
Mientras tanto, cabe mencionar que en el Pit-Cnt presentó una nueva alianza para unificar las posiciones ante el Congreso, denominada Gerardo Cuesta, en homenaje al sindicalista asesinado por la dictadura en 1976. Por su parte, los sindicatos opositores discrepan con la propuesta de la corriente “Gerardo Cuesta” porque respalda el “bloque de los cambios” que representa el FA y el gobierno. “La fuerza política en el gobierno hace más de una década no ha promovido procesos de transformación reales, que permitieran un avance de la clase trabajadora”.
La posición del Sunca
Andrade: “Vamos defender a muerte la independencia del movimiento sindical”
Andrade señaló que el sindicato de la construcción aboga en que la central concentre sus esfuerzos en los trabajadores más “vulnerados”. “Está bien que defendamos a los trabajadores sindicalizados, pero no podemos olvidar que tenemos 100 mil trabajadores rurales con escasa representación sindical y que tenemos enormes dificultades para llegar al sector doméstico y forestal”.
Además, dijo que van a “defender a muerte la independencia del movimiento sindical, siendo conscientes de que no es lo mismo tener o no tener consejos de salarios, libertades sindicales y determinados espacios democráticos. “No nos da lo mismo que atiendan parcialmente los intereses de los trabajadores que aquellos que se oponen directamente”.
Por último, expresó que en el debate también se analizará cómo debe caracterizar la central las conquistas laborales ocurridas en este período. “¿Son de los trabajadores o son concesiones que nos dieron para mantenernos entretenidos? Yo creo en lo primero”.
La visión del sindicato del Inau
“El movimiento sindical cuida demasiado al gobierno”
“Hay tres documentos que dicen cosas diferentes, nosotros no estamos ni con la posición de la mayoría, que es muy cercana al gobierno, ni con la otra posición que parece mucho más radical. Nos paramos en el medio. Para nosotros no es lo mismo lo que ha sido el gobierno del FA que lo que fueron los gobiernos tradicionales”, declaró López.
Dijo que no comparte la visión de las corrientes mayoritarias del Pit-Cnt, que plantean que hay dos modelos de país: uno que es la restauración de la derecha y otro que es el del bloque social y político de los cambios. “Si bien entendemos que claramente se está expresando en la vida del país un modelo que impulsa la restauración de derecha -que está encabezado por los partidos tradicionales y algunos de los partidos nuevos que tienen representación en el Parlamento- no creemos que exista un bloque social y político de los cambios, porque si existiera los trabajadores deberíamos tener más incidencia en las decisiones del Poder Ejecutivo.
En cambio, cada vez que hay una Rendición de Cuentas o una cuestión vinculada a la política económica del gobierno, los trabajadores no tenemos ninguna incidencia. Creemos que a veces el movimiento sindical cuida mucho más a la fuerza de gobierno que lo que el gobierno cuida al movimiento sindical.
En este sentido, lo que hay que hacer es que cuando el gobierno hace las cosas bien, no tenemos problema en aplaudirlo, pero cuando hace las cosas mal, hay que enfrentarlo duramente para intentar de que el programa de los trabajadores vaya ganando terreno”.
La opinión de la Unión Ferroviaria
Pouso: “La unidad tiene que ser para la lucha, no para decir amén”
Pouso afirmó que la Unión Ferroviaria, en conjunto con otros sindicatos, pretende impulsar una “posición independiente” con respecto al gobierno, debido que la central ha tenido “dificultades” para articular medidas en contra de decisiones que toma el gobierno. “La unidad tiene que ser para la lucha, no para decir amén”.
Asimismo, dijo que apuntan a un “fortalecimiento” de la mesa representativa como ámbito de dirección política del Pit-Cnt, porque en ella pueden actuar la mayoría de los sindicatos. “La naturaleza del Pit-Cnt no es que sea una central, sino que sea una convención, donde la mesa representativa sea un lugar donde se dirige la convención. Creamos que ese es uno de los elementos que sí fortalece a la unidad.
“Consideramos que los trabajadores deben tener independencia de los gobiernos y de los partidos políticos, porque sino terminan siendo un engranaje más que responden  a otros intereses. Entendemos que después de 15 años de gobierno progresista, la diferencia entre los que tienen más y los que tienen menos  aumentó en Uruguay. Los que eran ricos son muchos más ricos. El sistema donde un grupo pequeño de la sociedad se queda con el trabajo del resto está más vigente que nunca y es por esto que entendemos que es fundamental la herramienta de independencia de clase para poder luchar”.
Molina: “Hay algunos que quieren que la central se divida”
Molina declaró a República Radio que “hay algunos que están intentando llevar por fuera de la central la discusión, jugando a favor de aquellos sectores que quieren que el Pit-Cnt se parta. Mientras tanto, nosotros vamos a dar los mayores esfuerzos para que esto no ocurra”.
“Hace unos días hubo una central chiquitita – la cual se dice combativa y clasista- que hace actos paralelos al primero de mayo y que evidentemente dio señales que van en esa dirección pero que no tuvieron peso ninguno. Nuestra preocupación es que no se meta para adentro de la central y que la discusión llegue a un límite donde la única manera de funcionar sea la división”, agregó.
Frase
“Lo peor que nos podría pasar es que salgamos contentos con un documento que contemple a todos, pero que rompa a la central en pedacitos. Tenemos que recordar a los compañeros que tanto dieron por la unidad en 1960 hacia adelante, estarían golpeados y muy dolidos mirándonos si rompemos con sus logros”. (Molina)


Los dilemas estratégicos del próximo Congreso de la CNT

12 Apr 2018 – HEMISFERIO IZQUIERDO
Por: Sergio Sommaruga*
En poco más de un mes, la CNT conmemorará su XIII Congreso. Cientos de delegados y delegadas sindicales de todo el territorio nacional y de todas las actividades de la producción de bienes y servicios de la sociedad uruguaya, se reunirán para definir como siguen construyendo su unidad organizativa y política.

Será un mundo de gente que refleja a todo un mundo: El mundo del trabajo y la producción de toda la riqueza social. El mundo sin el cual el otro “mundo” no existiría.

Es el momento político en que el verdadero mundo del trabajo toma la palabra para armar su propio relato. Un relato que viene con una mochila cargada de postergaciones y otra, llena de esperanzas. Ningún luchador social debería desperdiciar las oportunidades potenciales que significa un Congreso de la clase trabajadora para hacer crecer a su propia clase.

En un país donde el movimiento sindical es protagonista de los grandes hechos políticos de la sociedad y de la conquista de los derechos civilizatorios más importantes, al menos, desde fines del siglo XIX en adelante; el Congreso de la CNT tiene que concebirse- y militamos para que así sea-como un punto vital de la política, social y cultural del Uruguay. Una experiencia de recuperación de la política, en su sentido radical y originario, es decir, la política como arte estratégico para la construcción de la vida en sociedad.

Y esto no pueden ser palabras al viento. Es compromiso militante.

Tenemos que trabajar para que el Congreso sea, en sí mismo, un acto de disputa ideológica con la clase dominante; que por supuesto no lo transmitirá en vivo y en directo como lo hizo con las protestas de las patronales agrarias.

Tenemos que convertir el Congreso en un acto de apropiación profunda de nuestro rol transformador de la sociedad; en un momento educativo de la conciencia de clase para el conjunto de nuestra clase.

Es decir, que sirva para darnos cuenta que somos nosotros y nosotras, trabajadores y trabajadoras de toda la gama de actividades, la clase social que-por su relación directa con la producción de todas las cosas que hacen posible la vida misma-está llamada a transformar la sociedad… para que nos deje de dar vergüenza el mundo en el que vivimos; para que nos deje de doler el corazón por el daño social que los seres humanos nos hacemos mutuamente y al planeta que nos cobija.

No podemos ni debemos aceptar que se nos diluya o desgrane en nuestras cabezas la dimensión política, moral y subjetiva que debe significar el Congreso. No podemos aceptar, como lamentablemente fue el anterior, que el Congreso sea un trámite. Una puesta en escena de algo que no existe: la participación desde abajo.

En tal sentido fue un logro muy importante haber revertido el formato de Congreso que proponían las corrientes hasta ahora mayoritarias. No se podía hacer un Congreso sin debates políticos e ideológicos, sin comisiones de discusión antes y durante el Congreso.

Un Congreso que proponían abrir el jueves de noche con un festival, que iba a votar sin discusión el viernes en régimen maratónico de plenario y que, de antemano, destinaba el último día de sesiones para instalar urnas que definan la repartija de cargos. Esa no era la manera de hacer el Congreso de la CNT.

No queremos para nosotros, la forma de hacer política de los profesionales de la política. El Congreso tiene que ser una experiencia relevante de reafirmación de nuestra conciencia de clase y por tanto de preparación de nuestra clase para afrontar los grandes desafíos que se nos vienen arriba, con la velocidad de la botas de siete leguas.

Este Congreso tiene la particularidad social que va a transcurrir en el marco de proceso económico transicional, pautado por el fin de un ciclo de expansión económica y por el desarrollo de otro ciclo caracterizado por la intensificación de la puja distributiva entre las clases sociales.

Para ser claros, no estamos hablando de un conjunto de cambios dentro de la coyuntura, sino de un cambio de coyuntura. Es decir, de un cambio en las relaciones de fuerza en la lucha de clases.

Este Congreso, si quiere ser útil a la clase trabajadora, tiene que discutir mucho más sobre esto, que sobre candidatos al sobreestimado Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT.

Este cambio de coyuntura histórica, que ya está en curso en nuestro país, no es ajeno a lo que vienen pasando a nivel internacional y particularmente en la región y se explica, esencialmente, por la tendencia a la recomposición del proceso de acumulación del capital en el marco de un cambio descendente en la velocidad del crecimiento económico.

En nuestro país, esta realidad general se explica por la moderación de los precios de las materias primas que se destinan a la exportación y la tendencia a la baja en los niveles de descarga del volumen de dinero proveniente del capitalismo central.

La economía uruguaya sigue creciendo, pero a un ritmo sensiblemente menor que en los primeros doce años del ciclo expansivo. Por eso no estamos en una crisis generalizada, aunque si tenemos enorme porciones de nuestro pueblo en situación de crisis (falta de trabajo, salarios sumergidos, falta de vivienda, precios por las nubes, descomposición social, etc).

El proceso en el que si estamos ya mismo, es el del agotamiento del modelo redistributivo del progresismo. ¿A qué nos referimos? A un modelo, que implico un despliegue importante de política sociales que ayudaron a un montón de gente de abajo y que sin esas políticas estaría ya mismo en la pobreza más dura y doliente.

¿Por qué decimos que se agotó? Porque ese modelo ya no tiene base materiales de sustento.  Porque no se financió cambiando las bases estructurales de la economía sino aprovechando el gran empuje económico de carácter coyuntural de la última década. Y, mal que nos pese-como ya decía el viejo Aristóteles-una golondrina no hace verano!

Es decir, el modelo redistributivo del progresismo se llevó a cabo sin dejar que los ricos siguieran siendo ricos, sino administrando los recursos “extra” de la mejor manera posible para amortiguar la lógica socialmente expulsiva que tiene la llamada economía de mercado.

No vamos a aburrir con evidencia empírica, pero cabe recordar que luego de tres gobiernos progresistas con mayorías parlamentarias, el 14% de los ingresos sigue quedando en manos del 1% más rico y que eso sea el  equivalente de lo que le llega al 40% más pobre de nuestro país. A esto nos referimos cuando decimos que la política económica del FA se caracterizó por la combinación de un conjunto de cambios coyunturales con efectos redistributivos incluyentes, con la continuidad estructural del patrón de acumulación capitalista, que es excluyente por naturaleza. Terminada la primera, se queda la segunda.

El problema más grande que se nos viene, más que el agotamiento del modelo redistributivo del progresismo, es el ajuste regresivo que esa tendencia nos depara.

Estas nuevas realidades económicas que trae en su seno el fin del ciclo expansivo de la renta de la tierra, supone el desarrollo de una creciente tensión por la distribución social del ajuste. Esa es la característica principal del aquí y ahora del cambio de coyuntura. Cuando hablamos de distribución social del ajuste hacemos referencia directamente a cómo se reparte entre las clases el “costo” del enlentecimiento económico.

La puja distributiva en este nuevo escenario será una batalla táctica central, y es lo que se nos viene mostrando cada vez de manera más explícita. En buena medida los lineamientos del gobierno para la séptima ronda de consejo de salario reflejan este ajuste conservador, así como los procesos de desinversión pública que vienen en curso (recortes presupuestales, privatizaciones por resignación de inversión, PPP).

Pero el problema estratégico de fondo, al que nuestro movimiento sindical le debería estar prestando toda su atención, lucidez y determinación, es a cómo enfrentar esa batalla táctica a la luz de la disputa por el control de los principales resortes de la estructura de poder en el país. Ese y no otro es el epicentro estratégico de la lucha de clases.

Esta intensificación de la puja distributiva la derecha tradicional la vio venir primero. De ahí la creación y el programa de la confederación de las cámaras patronales, el hacerle la cabeza a la gente contra el gasto público social, la ofensiva político-ideológica de los grandes medios (que el progresismo dejo intactos) y las conducción política del movimiento agrario que dinamizo su propio ciclo de protestas con una agenda regresiva y antipopular.

Este conjunto de demostraciones de fuerzas tienen por objetivo inmediato presionar por derecha al actual gobierno para que ni se le ocurra cambiar nada, pero obviamente van encaminados hacia otros horizontes políticos.

El agotamiento del modelo de redistribución amortiguadora se conjuga con un proceso de reorganización política de la derecha tradicional, que viene recargada con un programa neoliberal radical.

La coyuntura en Argentina y Brasil lo demuestra con creces.

La derecha dura y pura vuelve por el control de los gobiernos con una política de ofensiva, implementando programas centrados en la desvalorización de la fuerza de trabajo, con bajas de salario, desmantelamiento de derechos, incremento del desempleo y de la informalidad. La derecha viene y viene por todo.

El gran debate político que deberíamos poder dar en este Congreso es cómo vamos a enfrentar esa embestida. Si seguimos hablando de los “dos modelos de país” y de lo mal que estábamos antes del progresismo o si volcamos todas nuestras fuerzas y energías a politizar el malestar creciente en la sociedad, y sobre todo a organizarlo, concientizarlo y ponerlo en la calle; impulsando un programa de transformaciones estructurales de combate a la desigualdad y a las lógicas sociales de la exclusión.

Si pensamos que infundiendo miedo por la ofensiva de la derecha le vamos a explicar a nuestro pueblo porque está pasando lo que está pasando, no solo no vamos a resistir, sino que vamos a la derrota. Para enfrentar a la derecha tenemos que presionar por izquierda y eso no se hace sin programa propio y sin estrategia propia. Esa es una urgencia histórica que el movimiento sindical no debe dejar más a la vera del camino.

Hay que salir de este Congreso con una clara determinación de elaboración programática para encarar los grandes dramas sociales de nuestra gente. O el movimiento sindical se pone al hombro la lucha contra la descomposición del tejido social o la guerra de pobres contra pobres nos lleva puestos.

Hay que disponer toda nuestra fuerza como clase para construir poder popular por abajo y luchar contra el proyecto del capital; implemente quien lo implemente, sea el gobierno que sea. Por eso, entre otras cosas es que hay que salir del laberinto de los “dos modelos de país”.

Esa forma de presentar las cosas no solo no explica lo que está pasando, sino que nos está dividiendo y eso lo más preocupante. No por las palabras, que son importantes, sino por los hechos que esas palabras traen aparejadas.

La independencia de clase hay que ejercerla y no estamos hablando de un campeonato de paros, sino de impulsar un proceso de acumulación de fuerzas propias como clase.

Necesitamos como movimiento sindical una gran dosis de autocrítica y una dosis mayor de democratización real del funcionamiento de la Convención. En todos los planos y no solo en los políticamente correctos.

Hay que abandonar el ejercicio de sobre-representación política que algunos dirigentes hacen del movimiento sindical.

Hay que incluir y no excluir sindicatos de los organismos de dirección.

Hay que evitar los facilismos tentadores de buscar “seguridades” por arriba, controlando y centralizando cada vez más nuestro movimiento sindical.

Esa vieja forma de hacer sindicalismo va a terminar dinamitando la unidad por abajo, cuando en realidad lo que necesitamos es cada vez más unidad de acción… y eso solo se logra galvanizando la unidad en la diversidad.

En ese sentido es fundamental que la Mesa Representativa vuelva a ocupar su lugar de verdadera dirección política del movimiento sindical, y que el Secretariado deje de ser lo que estatutariamente no es.

Necesitamos darnos más democracia y más método, que se hagan planes de acción elaborados y aprobados por los sindicatos y que haya autentico control colectivo de las cosas que se hacen en nombre del movimiento sindical. Hay que curarse en salud.

Para enfrentar la ofensiva de la derecha y su programa de neoliberalismo recargado, necesitamos un movimiento sindical fuerte, organizado, con más confianza interna y mucha legitimidad social. Si no es así nos llevan puestos.

La clase dominante es consciente de quien es su enemigo más profundo. Sabe que ese antagonismo no está en el sistema de partidos. Sabe que el antagonismo real y más potente es el pueblo uruguayo y su capacidad de organizar la lucha, de ganar las calles y los centros de trabajo. De paralizar la actividad social y económica e interrumpirle al capital su ciclo de acumulación.

La clase dominante sabe muy bien quienes son los verdaderos defensores del patrimonio público, de los derechos laborales, del salario y las condiciones de vida digna para el pueblo; de la defensa de los bienes comunes. Sabe muy bien que somos la última trinchera de los pobres y que a la hora de pelear, no somos hueso fácil de roer. Por eso nos odia y claramente nos quiere destruir.

Hay un dicho, creo que de procedencia armenia, que recomienda arreglar la carreta en invierno y el trineo en el verano. Prevenir para curar, estar preparado para lo que se viene. Eso debe hacer el Congreso de la CNT. Prepararse para enfrentar lo que se viene gestando y para hacer su propia gestación de la sociedad que vamos a construir.

* Secretario General del SINTEP-PITCNT (Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza Privada).
También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More