Noticias Uruguayas 26 agosto 2016

Publicidad

URUGUAY
MARCHA DEL FILTRO: COBERTURA INFORMATIVA DEL BLOG EL MUERTO
Fue una gran marcha

https://3.bp.blogspot.com/-Ol51nNZaxbs/V77sBYR7n6I/AAAAAAAB8Uo/krwWAh5J0L0Z4y3nHWqMX3mqynhkjr5JwCLcB/s1600/1.jpg

Marcha del filtro 2016

Video con entrevistas
https://youtu.be/eHDzIQfz9R8

Jueves 25 • Agosto • 2016
Marcha al Hospital Filtro, ayer, en Bulevar Artigas. Foto: Federico Gutiérrez
Marcha al Hospital Filtro, ayer, en Bulevar Artigas. Foto: Federico Gutiérrez

El crimen de una democracia

A 22 años de la masacre de Jacinto Vera, se realizó otra Marcha del Filtro en reclamo de justicia por la muerte de Morroni.

Como todos los años desde 1995, se realizó ayer otra Marcha del Filtro, movilización que recuerda la brutal represión policial ocurrida el 24 de agosto de 1994 en las inmediaciones del Hospital Filtro, en el barrio Jacinto Vera. Ese día, miles de personas se manifestaban en repudio de la decisión del gobierno del presidente Luis Alberto Lacalle de conceder la extradición de un grupo de ciudadanos vascos radicados en Uruguay al Estado español, acusados por las autoridades de este reino de estar vinculados a atentados cometidos por la organización Euskadi Ta Askatasuna (ETA). La protesta transcurría en los alrededores del Hospital Filtro, donde los vascos estaban siendo atendidos por haber iniciado una huelga de hambre. En la noche del 24, el ministro del Interior, el nacionalista Ángel María Gianola, ordenó a los mandos policiales que se abrieran paso entre los manifestantes para sacar a los vascos hacia el Aeropuerto de Carrasco. La Policía desató el operativo más sangriento desde la recuperación democrática en 1985, atacando a los manifestantes con balazos de plomo, de goma, gases lacrimógenos, cachiporras y sables, y matando al joven Fernando Morroni e hiriendo a más de un centenar de personas, incluidos vecinos y personal de la salud que estaba en el lugar y que no tenía nada que ver con la manifestación.
Ayer la marcha partió del Obelisco y transcurrió por Bulevar Artigas hasta llegar a las cercanías del Hospital Filtro, donde ahora hay un shopping pero en aquel momento estaban los talleres de Cutcsa, lugar donde Morroni fue baleado por la espalda cuando intentaba protegerse. Como todos los años, al arribar a esa zona, los organizadores de la marcha, que este año se hizo con la consigna “El crimen de una democracia, las balas de un policía – Filtro 22 años de impunidad”, leyeron varias proclamas. Norma Morroni, la madre de Fernando, leyó un saludo de familiares y allegados de presos, refugiados y deportados del País Vasco. “Muchas gracias, muchas gracias, porque sé que este año ha sido muy difícil. Tengo más miedo por ustedes que por mí. Yo ya estoy jugada, pero voy a seguir con el empuje, con la fuerza, con el cariño de ustedes, que siempre están cerca”, dijo ayer Morroni. Recientemente la madre de Fernando hizo público un video en el que acusa como responsables políticos del asesinato de su hijo al ex presidente Lacalle, al ex ministro Gianola y denuncia a uno de los policías que dispararon esa noche contra su hijo, al que “se lo oyó jactarse de haber descargado 12 tiros sobre un manifestante en el Filtro con la frase: ‘Yo le vacié la pajera [escopeta], yo lo maté’”. Morroni, que divulga el nombre del policía y dice que estaría en Argentina, pide “justicia”. Los organizadores de la marcha también responsabilizan al operativo policial de ese día por la muerte de Roberto Facal, un joven que había ido a tomar fotografías al lugar y que apareció muerto al otro día cerca de su casa en Jacinto Vera. Ninguno de los responsables políticos o policiales del operativo conocido como la Masacre del Filtro o de Jacinto Vera ha sido juzgado. En las proclamas leídas ayer también se mencionó la impunidad con la que la Policía continúa actuando en barrios como Marconi y Santa Catalina.

NOCHE DE LA MEMORIA

A 22 años de la Masacre del Filtro

Se cumplen 22 años de los sucesos del Hospital Filtro, cuando la Policía reprimió a miles de personas y dio muerte a Fernando Morroni, único manifestante fallecido luego de la dictadura.
Por Isabel Prieto Fernández – Caras y Caretas
policia republicana
24 agosto, 2016

El 24 de agosto de 1994, miles de personas se congregaron frente al Hospital Filtro. Allí, tres ciudadanos vascos -Jesús María Goitia, Mikel Ibáñez y Luis Lizarride- pertenecientes a la Euskadi Ta Askatasuna (Patria Vasca y Libertad -ETA-) estaban llevando a cabo una huelga de hambre, solicitando que Uruguay les concediera el asilo que evitaría la extradición a España.

Buena parte del pueblo uruguayo se sintió plenamente identificado con esa reivindicación, independientemente de que compartiera o no el accionar de ETA. Uruguay, decían, siempre fue tierra de asilo, recordando una y otra vez que José Batlle y Ordoñez había ordenado que a todo deportado argentino se le debía permitir quedarse en suelo uruguayo si así lo quería.
Trece vascos habían sido detenidos en 1992. Portaban documentos falsos, pero fuera de esa irregularidad llevaban una vida púbica abierta, al punto que regenteaban un restaurant (“La Trainera”), al que solían concurrir connotados personajes políticos que cuesta pensar que no tuvieran conocimiento de su situación irregular. Apenas conocida la detención, el gobierno español pidió la extradición de ocho de ellos. La Justicia uruguaya autorizó la extradición de Goitia, Ibáñez y Lizarride.
En 1993, inician una huelga de hambre, la que es levantada cuando Uruguay les promete una libertad que nunca se lleva a cabo. Al año siguiente, vuelven a declarar otra huelga. Cuando llevaban nueve días sin consumir alimentos, anunciaron que dejarían de tomar líquidos. El 19 de agosto de 1994, son trasladados de Cárcel Central al Hospital Filtro. La prensa internacional se apostó en Uruguay y el gobierno, liderado por Luis Lacalle Herrera, quería evitar el costo político que a esa altura ya se estaba pagando. Estaba dispuesto a seguir adelante con la extradición, que sabía los llevaría a la tortura. Pero no se podía permitir que un vasco se muriera en suelo oriental sin atención sanitaria.
Apenas conocida la noticia de la inminencia de la extradición, miles de manifestantes se aglomeran en torno al Hospital Filtro. La presencia de figuras de la política (por ejemplo, la Mesa Política del FA) daba a la concentración un carácter de causa nacional. En horas de la tarde, y sin previo aviso, cae sobre ellos una represión desmesurada, instrumentada por el entonces ministro de Interior, Ángel Gianola. Los heridos (tanto de bala, como por golpes con objetos contundentes), sumaron más de un centenar. Uno de los agredidos, el joven Fernando Morroni murió a consecuencia de un tiro de escopeta disparado a boca de jarro y a pocas cuadras de allí, era ultimado a puñaladas, en oscuras circunstancias, Roberto Facal, que formaba parte de los manifestantes y fue asesinado ante su domicilio, aunque la autoría del hecho, pese a las conjeturas, nunca fue verificada.
Los hechos políticos que posteriormente se sucedieron, demostraron la connivencia entre el gobierno español y el uruguayo (al que se había acordado enviar pertrechos y vehículos policiales). Al día siguiente, fue clausurada CX 44, Radio Panamericana -que cubría los hechos- y poco después se filtraba una grabación, obtenida en el cuartel de Coraceros de la calle José Pedro Varela, en la que el ministro Gianola en persona anunciaba la presentación en sociedad de la nueva fuerza de choque, es decir, preanunciaba lo que se llamó “la Masacre de Jacinto Vera”.
Pocas veces en la historia se desplegó tal saña represiva contra una manifestación de masas y -justo es decirlo- pocas veces los manifestantes exhibieron tanto nivel de combatividad contra una fuerza armada notoriamente superior.
El olvido no pudo con la memoria de Morroni y el resto de las víctimas de esa jornada y en el día de hoy, Norma Morroni, encabezará la noche del recuerdo de ese crimen. Correspondería a análisis de otro orden, comprender por qué un hecho de esas proporciones no tiene hoy la repercusión que debería tener. Es que a partir de allí sucedieron muchas cosas. La más sobresaliente la impunidad, la omnipresente impunidad.
La Masacre del Filtro, cargada de represión y muerte fue, para muchos, lo que unió a las generaciones que la dictadura se había empeñado en separar.



Miércoles, 10 de agosto del 2016

Tan ilustrados como movilizados

En el marco del paro nacional de FeNaPES, junto a sindicatos de la educación, los trabajadores salieron a manifestarse en las calles, desde la Universidad y recorriendo lugares claves como el Ministerio de Economía. Asimismo, la presencia en el Parlamento no se limitará a la marcha multitudinaria de hoy –lugar elegido para culminar la movilización- sino que mañana se desarrollarán distintos encuentros con bancadas parlamentarias para explicarle el alcance y la gravedad de la situación que afecta a la enseñanza como consecuencia de los recortes presupuestales y las soluciones que se negociaron a nivel político.
El secretario general de FeNaPES, José Olivera, aseguró al Portal del PIT-CNT que como consecuencia del acuerdo alcanzado entre la bancada de gobierno (FA) y el Poder Ejecutivo (PE) se generan “dos situaciones que aún siguen siendo muy problemáticas. La primera de ellas es que el recorte sobre la Anep se sigue manteniendo en el entorno de los 700 millones de pesos y eso afecta muy seriamente para el próximo año 2017 lo que tiene que ver con la puesta en funcionamiento de nuevos centros educativos, la ampliación de otros, donde es necesario incluso generar cargos y hay un componente salarial muy importante porque esto evitaría, entre otros aspectos, que no se generen más situaciones de superpoblación como se han venido generado este año, particularmente algunos puntos del país, producto del aumento de la matrícula”. Asimismo, Olivera mencionó como segundo aspecto clave, “que no nos quede ningún estudiante fuera del sistema educativo porque no hay cupos, situación muy particular en el caso del Consejo de Educación Técnico Profesional”.
De acuerdo a lo que consideran los trabajadores, “aún aquellas cosas que se pudieron revertir en el tratamiento de la Rendición de Cuentas en la Cámara de Diputados, las soluciones encontradas para financiar son de dudosa implementación, porque acá se desviste a una parte del presupuesto del sistema educativo para poder revestir a otros.
Hay aspectos como partidas que salen de organismos que no van a poder sostener en el tiempo la situación de la educación, generando incluso una discusión más de fondo”.
En este sentido, el secretario general de FeNaPES aseguró que hay aspectos claves del tema presupuestal que “siguen incambiados”.

Escenario complejo

Olivera fustigó el estilo de conducción del presidente de la Anep en el entendido que “muchos aspectos” de este nuevo estilo están reñidos con el marco jurídico. En tal contexto, Olivera recordó que esta controversia y desencuentros con la conducción que encabeza Wilson Netto, “ha llevado a que la Federación tenga interrumpido por el momento la participación en todos los ámbitos de negociación, tanto con el Consejo de Educación Secundaria como con el Codicen y la Anep, no porque no sean partícipes y defensores del barco del sistema de relaciones laborales creados por la ley de negociación colectiva, sino porque no hay garantías políticas mínimas para que el funcionamiento se desarrolle de manera acorde a como debe ser” explicó.

Bermúdez: “No hay crisis en el sector; sueldos de hasta 1 millón”

ago 11, 2016 – La República uy
Bermúdez: “No hay crisis en el sector; sueldos de hasta 1 millón”

Denuncian incumplimiento del convenio colectivo y “toma de rehén” al usuario
La Federación Uruguaya de la Salud (FUS) expresó su “enorme preocupación” por declaraciones de sectores empresariales de la salud, que están “llevando intranquilidad a los usuarios al anunciarles cortes en la calidad de las prestaciones”.
Todo ello, según manifestó en conferencia de prensa el secretario general de FUS, Jorge Bermúdez, “en función de una disputa que mantienen con el Poder Ejecutivo por el aumento de las cápitas que el Fondo Nacional de Salud paga a cada institución por cada afiliado”.
El dirigente sindical agregó que “no hay crisis en el sector ya que un empresario gana 1 millón de pesos por gerenciar una mutualista”.
En segundo lugar, denuncian “el incumplimiento del sector empresarial de la salud del convenio colectivo vigente -firmado en setiembre de 2015- que refiere a la capacitación de los trabajadores, justamente para lograr la mejora de la atención a los usuarios”, explicó el dirigente.
Señalan además que esta situación que “están generando, en realidad es para proteger los poderosos intereses económicos que los empresarios de la salud extraen del sector mutual. Los empresarios de la salud en Uruguay lucran con la salud de la gente. El Sistema Nacional Integrado de Salud establece que la salud no es una mercancía sino un derecho de la gente. Es por ello que los trabajadores estamos también reclamándole al Poder Ejecutivo que sea inflexible en esta cuestión”.
El dirigente sindical agregó que “en medio de todo este panorama se intenta politizar el debate, con la salida de algunos representantes políticos que acompañan la idea de la crisis del mutualismo, a partir de un nuevo aumento de las cápitas por parte del gobierno”.
“¿Cómo pueden decir que hay crisis?”
Bermúdez consideró que “la negociación entre las patronales y el gobierno es un asunto de ellos, ahora decir que hay una crisis del mutualismo no es verdad. Crisis había en 2002, no hoy”.
“¿Cómo puede haber crisis cuando hay empresarios de la salud que ganan un millón de pesos por mes por administrar una mutualista? ¿Crisis no será cuando un usuario llega de urgencia a una institución y está hasta 6 horas para que lo atiendan, o cuando tiene una espera promedio de 2 meses para que lo vea un especialista, o cuando tiene que disponer de 2 mil pesos para pago de órdenes, estudios o medicamentos?”, se preguntó el dirigente.
“No será crisis cuando de los 80 mil uruguayos que ingresaron como jubilados al Fonasa, muchos no van a poder atenderse en la mutualista elegida porque no les alcanza la jubilación para pagar los altos costos de atención del mutualismo en el país. Esa es la discusión que hay que dar y la FUS sale a responder en defensa del convenio colectivo, de la negociación colectiva en el país, pero también en defensa de la calidad de atención de los usuarios frente a las corporaciones empresariales y sus intereses, que no reparan en el terrorismo verbal que están utilizando, algo que nunca habíamos escuchado en 25 años de dirigencia sindical de boca de los empresarios” enfatizó.
La FUS anunció el inicio de una campaña nacional de denuncia pública “demostrando que los empresarios mienten como Pinocho y que cada mentira se les nota más. Han ido subiendo la apuesta. Pasaron de amenazar con que se iban a perder puestos de trabajo -dicho por un directivo de FEMI en Rocha- a decirle a la gente, y me imagino una persona de edad con una patología crónica, que le van a cortar la atención. Es un disparate desde todo punto de vista. Esa campaña de denuncia la vamos a realizar en todo el país. Preparamos un paro general nacional por 24 horas para el viernes 19 de agosto”.
“También vamos a reflotar el frente nacional en defensa de los uruguayos: nos reuniremos con la Onajpu, para ir juntos además con el PIT-CNT y con los movimientos de usuarios. Además, enviaremos una carta al presidente Vázquez para plantearle nuestra preocupación de en qué manos está la salud de los uruguayos que se atienden en el sector privado”.
“Hoy hay una nueva reunión en el Ministerio de Salud, a las cuales no ha concurrido el sector empresarial, para instrumentar los cursos de capacitación que deben comenzar el 31 de agosto”, sostuvo Bermúdez. “Esperemos que vaya. Insistimos que el condicionamiento del cumplimiento de un convenio colectivo a una disputa con el gobierno por más dinero para las arcas de las mutualistas y tomar de rehenes a los usuarios nos parece de alarma pública y que el gobierno directamente debería intervenir”.
El pasado 2 de agosto el Ministerio de Salud, el de Economía y Finanzas, el Sindicato Médico del Uruguay, la Junta Nacional de Salud y la propia Federación ratificaron la vigencia y validez del convenio y firmaron un protocolo de entendimiento para dar comienzo a los cursos durante el presente mes. Sin embargo, las patronales “una vez más no concurrieron” a dicha reunión, indicó Bermúdez. En su opinión, este tipo de actitudes no contribuyen en nada al clima de diálogo social que plantea el gobierno y que la propia Federación apoya.
EL DATO

“Lo acordado debe respetarse”
“Lo acordado y firmado por las partes debe respetarse. Los convenios son hechos para respetarse, y “acciones como estas solo llaman a la confrontación”.

Profunda preocupación en el movimiento sindical ante inestabilidad laboral

en industria del papel

24 Ago

AFUSEC

Julio Burgueño, integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT y presidente de la Federación de Obreros Papeleros y Cartoneros del Uruguay (Fopcu), le manifestó al Portal que en el movimiento sindical existe una profunda preocupación por la situación que atraviesa el sector.
industria papel
El dirigente obrero informó que los trabajadores de Pamer y Fanapel ven peligrar su fuente laboral y esto ha puesto en alerta a la Fopcu y a la dirección del PIT-CNT. “Hoy nos encontramos con que el sector de producción de Pamer está en el Seguro de Paro a raíz de un acuerdo que se hizo con la empresa para bajar los stock de producción. En el caso de Fanapel la situación es más complicada ya que desde el martes 9 del corriente hay más de 200 trabajadores en el Seguro de Paro. Dentro de este panorama se ha intentado buscar salidas con la empresa y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) y por el momento no se ha llegado a ninguna salida”.
Burgueño destacó que en sus respectivas localidades estas dos empresas son las que aseguran una importante mano de obra. “Por esta razón nos preocupa mucho la situación que están atravesando. Debemos recordar que la industria del papel no vive su mejor momento en el país, más allá de que en estos últimos días recibimos la buena noticia de que se construirá una nueva planta de UPM en el país. Esto generará en el mediano y largo plazo muchos puestos de trabajo. Si bien esto nos alegra esta noticia no podemos dejar de reconocer que hoy la industria del papel se está enfrentando a muchos problemas. El año pasado se vio afectada Ipusa y Fanapel ya había cerrado su planta de celulosa. La industria tiene sus problemas y esto nos preocupa mucho. Teniendo en cuenta, además, que son dos empresas importantes en el país”.
Ante esta difícil situación que están atravesando los trabajadores del sector papelero el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT dio a conocer una declaración en la cual se manifiesta solidario con los obreros y da a conocer su preocupación por la inseguridad laboral.
Para Burgueño la solución en el sector es “muy compleja. La situación económica que viven Argentina y Brasil genera problemas muy grandes para la industria del papel; ya que son los principales compradores. En estos momentos se está conversando con el MTSS a fin de encontrar salidas que permitan mantener la fuente laboral de la mayor cantidad de compañeros”.
Miércoles 24 • Agosto • 2016

De tránsito lento

Ferro solicitó prescripción y evadió citación por caso Pascaretta;

Guldenzoph tampoco fue a declarar por caso Mato.

La jueza Penal de 7º Turno, Adriana de los Santos, suspendió la audiencia prevista para ayer en la que estaba citado a declarar el capitán retirado Eduardo Ferro, por la causa que investiga la muerte de Humberto Pascaretta, ocurrida en 1977 en el Hospital Militar. El lunes, la defensa del indagado solicitó la clausura del expediente alegando la prescripción del delito, algo que según el abogado de los denunciantes, Pablo Chargoñia, “es lo que suelen hacer en todos los casos” los ex militares indagados por violaciones a los derechos humanos. Ahora la magistrada deberá resolver sobre la solicitud. Es pertinente mencionar que Adriana de los Santos asumió en este juzgado en los primeros días de agosto, sustituyendo a Beatriz Larrieu, que asumió en la sede especializada en Crimen Organizado, donde se desempeñaba De los Santos. Chargoñia explicó que la resolución de la jueza “demora relativamente poco”, pero advirtió que “lo que va a hacer Ferro seguramente es recurrir esa decisión; si es que es de rechazo [de la prescripción], como viene siendo hasta ahora, entonces va al Tribunal de Apelaciones en lo penal, que por lo general confirma la decisión de primera instancia, y luego recurren a la Suprema Corte de Justicia. Lo que demora es esta sucesión de impugnaciones. Esto se hace permanentemente, es muy raro que un indagado no lo haga así, y son varios meses, se supera el año”.
También estaba citado a declarar ayer ante la jueza Graciela Eustachio, Jorge Charleta Guldenzoph. A este personaje se lo vincula a la causa que investiga la detención y desaparición de Miguel Ángel Mato Fagián, en 1982. Como no concurrió a declarar, la jueza deberá proceder a conducirlo.
Viernes 19 • Agosto • 2016
Foto: Federico Gutiérrez
Foto: Federico Gutiérrez

Todo por hacer

Impulsan debate nacional sobre seguridad y convivencia; jóvenes de No a la Baja entienden que comisión interpartidaria de seguridad no reflejó aquel proceso.

Ya hay una fecha y un lugar: será entre el 31 de agosto y el 2 de setiembre en la sala de conferencias de la Intendencia de Montevideo. También hay un objetivo: repensar los discursos en materia de seguridad y cambiar las prácticas, a partir de los aportes que se generen desde las organizaciones sociales. También podría leerse como una primera reacción: los jóvenes que participaron en el movimiento No a la Baja entienden que la comisión interpartidaria de seguridad no interpretó correctamente el resultado del plebiscito de octubre de 2014; por el contrario, opinan que el sistema político sigue dando, puertas adentro, las mismas respuestas simplistas y cortoplacistas de siempre, que nada aportan al problema de la seguridad y en algunos casos hasta empeoran la situación, por ejemplo, en la emergencia carcelaria.
A propósito de esta convocatoria abierta hablamos con Julián Reyes (Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay), Santiago Stancieri (departamento de jóvenes del PIT-CNT), Emilia Pérez (Proderechos), Ignacio Estrade (No a la Baja interior) y Leonel Rivero (colectivo Catalejo). Todos comparten un diagnóstico: el No a la Baja los juntó generacionalmente y siempre es importante arrancar con un triunfo, pero eso no significó un cambio de paradigma en materia de seguridad en Uruguay: “Si bien ganamos ese plebiscito, a nivel de la disputa hegemónica queda mucho por hacer, porque ese paradigma punitivo está presente todos los días, y está muy instalado en el ámbito de partidos políticos y de las instituciones. El plebiscito tal vez fue un puntapié inicial, pero hay que seguir trabajando”, dijo Julián.
Para Santiago, el No a la Baja sirvió para aglutinar a actores sociales y ahora el desafío es mantener esa coordinación. Emilia coincidió: “Este debate es también una continuación; hay cosas que siguen pasando y tenemos que buscar otras respuestas, no podemos dar siempre las mismas”. Para Leonel, otra enseñanza del No a a la Baja es que a los uruguayos les interesa opinar sobre la seguridad pública. “También fue importante por lo que generó en la militancia juvenil, que además de oponerse a una propuesta dejó abierta la posibilidad de reflexionar en torno a un tema”. Al respecto, Ignacio agrega: “Y no fue una negativa vacía, sino que se sustentó en determinados argumentos que muchos han tomado como bandera. Esos argumentos, lamentablemente, no han estado reflejados en las instancias político-partidarias de discusión sobre la seguridad, como la comisión interpartidaria. Decíamos que la baja iba a ser peor, entre otras cosas, porque el sistema carcelario adulto no estaba dando resultados. La necesidad de discutir este punto sigue estando presente, porque el problema sigue y se ha agravado”.
La representante de Proderechos dijo que el triunfo del No a la Baja ha servido apenas “para evitar que la realidad sea peor, pero eso no significa que la realidad sea buena”. “No cambiamos de paradigma y el encierro sigue siendo la única solución que dan las instituciones y el gobierno. La comisión interpartidaria mantiene y reproduce esa lógica de que el endurecimiento de las penas va a solucionar el conflicto; es un ámbito que refleja exclusivamente la posición de la clase política y excluye la visión de la sociedad civil y de todos los agentes que están investigando el tema [en este punto corresponde aclarar que esta entrevista se hizo antes de que la comisión finalizara su trabajo]”. Según Emilia, de esa manera se simplifica un problema que es sumamente complejo. “Si tomamos en cuenta las políticas que ha tomado el gobierno y los informes que han surgido de esta comisión, estamos lejos de modificar ese paradigma. Por eso es importante que la sociedad civil otra vez se reúna para intentar hacer aportes en un debate complejo, que hoy no contempla ninguna posición contrahegemónica. La principal apuesta sigue siendo el endurecimiento de las penas y a la cárcel como principal solución, con una situación carcelaria y niveles de reincidencia que son cada vez más complicados; seguimos estando en un escenario en el que nadie está planteando nuevos modelos”, agrega.
Leonel, por su parte, piensa que esas simplificaciones apelan rápidamente a la búsqueda de culpables; la propuesta de la baja, por ejemplo, intentó responsabilizar a los jóvenes, pero quizás otras traten de colocar la responsabilidad en otros lugares. “Sin embargo, la realidad indica que la inseguridad pública es un problema serio, que requiere soluciones serias y profundas; el principal objetivo de este debate nacional es empezar a transitar ese camino, buscando nuevas luces y nuevos enfoques”. Más allá de posiciones críticas, los organizadores del debate apuestan a que la discusión marque rumbos programáticos; para eso habrá seis mesas centrales que generarán insumos para el debate y el último día se convocará una discusión ciudadana abierta que elaborará un decálogo de “caminos posibles”. “Creemos que el fortalecimiento de la sociedad civil también depende de su capacidad de elaborar una plataforma de propuestas sobre el tema”, explicó Emilia.
Otro tema que atraviesa estas discusiones es la gestión del Ministerio del Interior (MI). Ignacio consideró que en estos años el MI ha llevado adelante un paquete de medidas, algunas más exitosas que otras, pero advirtió que no es correcto pensar que los niveles de violencia en la sociedad dependen exclusivamente de esas políticas. “Tanto el MI como el Poder Judicial son, en realidad, los últimos eslabones de toda una secuencia en la que estamos inmersos. No hay mejor política en seguridad que aquella que tienda a una mayor integración social, a la prevención del delito y a lazos comunitarios más fuertes. Está muy arraigada la idea de que en determinados barrios no existe el Estado; tal vez sea cierto, pero en realidad el desafío es que antes que presencia del Estado exista comunidad”.
Para el representante del PIT-CNT, en tanto, los problemas de convivencia están relacionados con la generación de oportunidades: “Es importante dar esta discusión en el movimiento sindical, convencer a los compañeros en las asambleas, analizar los fenómenos desde la globalidad y tratar que no permeen los discursos más conservadoras entre los trabajadores”. En esa misma línea, Julián recordó que el movimiento estudiantil ha planteado iniciativas para la formación de las personas privadas de libertad, por ejemplo a nivel de la Comisión Sectorial de Extensión de la Universidad de la República. Ignacio, para terminar, puso el acento en la reinserción: “La privación de libertad también hay que asociarla con lo que pueda pasar el día después. Hace unos días una persona salió del Penal de Libertad y no tenía plata para renovar la cédula; entonces fue y robó un comercio. Los índices de reincidencia en las semanas posteriores a la salida de la cárcel son altos, porque la persona no cuenta ni siquiera con las herramientas mínimas, le faltan cosas básicas y es importante tener políticas para eso”. Los organizadores del debate coinciden en otra cosa: esta discusión recién arranca.
Cultura | Lunes 08 • Agosto • 2016
Tupamaros: la fuga / 1971, de Pablo Roy Leguisamo y Lauri Fernández. Dragóncomics/Locorabia, 85 páginas
Tupamaros: la fuga / 1971, de Pablo Roy Leguisamo y Lauri Fernández. Dragóncomics/Locorabia, 85 páginas

Excavando en la historia

El hecho es harto conocido: el 6 de setiembre de 1971 lograron escapar del Penal de Punta Carretas 111 tupamaros, utilizando un túnel y sin hacer un solo disparo, en la que fue una de las fugas más grandes de la historia, bautizada “El abuso”. La anécdota ocupa un lugar destacado en la cultura popular uruguaya, como la visita de Ernesto Che Guevara al país en 1961 o el arribo a la bahía de Montevideo del acorazado alemán Graf Spee en 1939. Los lectores atentos a la historieta uruguaya más reciente sin duda detectarán por qué he mencionado ambos acontecimientos: el segundo fue llevado a la historieta en 2008 por Rodolfo Santullo y Matías Bergara, y el primero por Pablo Roy Leguisamo y Marcos Vergara en 2013. Ahora le llegó el turno al gran escape.
Tupamaros: la fuga / 1971 cuenta con guion de Leguisamo y arte de Lauri Fernández; el dúo ya había ofrecido la mitad de la excelente novela gráfica Vientre (2012) y también la ficción distópica Regulación 0.75 – La dádiva (2014, que parece sugerir una predilección especial del guionista por los títulos alfanuméricos), y realiza este nuevo aporte en un buen momento: algunas de las páginas de Tupamaros: la fuga están sin duda entre lo mejor que han producido juntos y, de hecho, entre lo más interesante visualmente que se ha publicado en los últimos años en Uruguay. Podrían proponerse como ejemplos la mitad inferior de la página 47, las páginas 36 y 37 y las excelentes 32 y 33, aunque, en rigor, el nivel gráfico de la obra es parejo y alto: el fuerte de Fernández es, sin duda, la expresividad de sus trazos, a la que se suma en este libro un bellísimo uso del color.
El guion funciona correctamente, y si bien es cierto que contar una historia tan conocida y de la que cualquiera sabe el final no es fácil, en ese sentido aparecen, quizá, no “fallas”, sino elecciones curiosas, significativas, del guionista, que le dan personalidad al libro pero podrían ser objeto de alguna forma de crítica. No cabe duda de que el relato en general fluye bien y de que hay aciertos en los diálogos y la presentación de algunos personajes, pero parece evidente, también, que no hay una verdadera tensión dramática o narrativa, quizá porque no se buscó. De hecho, la relación de Roy con la anécdota a contar parece por momentos esquemática: lo mejor de su propuesta está en la página desplegable que, justamente, esquematiza el túnel y la fuga, y eso comporta una manera brillante de salir adelante con el problema de cómo narrar el pasaje por un túnel subterráneo, pero, a la vez, parece ceder o resignarse ante la idea de presentar el acontecimiento como en el pizarrón de una clase de historia. Sin embargo, considero que la elección fue correcta, que era más fácil fallar si se buscaban otras alternativas y que, como su historial de publicaciones y guiones lo señala, hay en Leguisamo más bien un espíritu de jugar por lo seguro, una aspiración a concretar ocasiones de publicación y crecimiento para su editorial. Afortunadamente, su manera de hacer una apuesta segura -y en esto interviene, sin duda, el talento de su dibujante- es satisfactoria en sí misma.
En cierto modo, Tupamaros la fuga / 1971 no termina de salir de esa suerte de esquema o exposición en clave histórica; hay más de Historia que de narrativa, pero dada la elección del tema, eso puede haber sido una buena idea. Cargar los elementos “novelísticos” con más diálogos entre José Mujica y Eleuterio Fernández Huidobro, más personajes ficticios dispuestos para conveniencia de la trama y más intrigas accesorias sin duda habría debilitado la propuesta; Roy parece haber decidido llevar la narrativa a su mínimo indispensable, y el apéndice “Notas históricas”, que vuelve a contar completo el relato con diferente atención a los detalles, es una muestra clara de que había más que decir que lo que fue contado en viñetas.
No luce desatinado leer la inclusión de ese apéndice (o el recurso de la página desplegable) como una reflexión sobre la Historia en la historieta, sobre el alcance, si se quiere, de la historieta en relación con la Historia. El tema les podrá parecer trivial a algunos lectores, pero no lo es, en lo más mínimo, para el cómic uruguayo reciente. La estrategia de plantear una novela gráfica que toque elementos tan vivos en la cultura popular para ganar un Fondo Concursable (cuya formulación, por supuesto, condiciona cierto interés por lo histórico) y financiar así un libro que después alimentará las arcas de la editorial y propiciará nuevos proyectos, en una movida que sin duda pone antes al proyecto editorial que a las realizaciones particulares (sin que esto vaya necesariamente, por cierto, en desmedro de la calidad de estas), ha propulsado el género en los últimos años y permitido el crecimiento de editoriales que luego pueden permitirse prescindir de ese modo de gestión.
En ese contexto, es sin duda relevante la manera en que es trabajada y presentada la historia (la atención a posibles polémicas, la opción de autor, la presentación de investigaciones exhaustivas que de alguna manera respaldan lo viable del proyecto y lo contagian de un aura de seriedad, las licencias tomadas por el guionista, la atención a la fidelidad histórica por parte del dibujante, los recursos narrativos, la apuesta o no a una comunicación aceitada y poco demandante con el lector, etcétera), y más aun por tratarse de historia reciente. Tupamaros: la fuga / 1971 se vuelve un buen ejemplo de cómo resolver ciertos problemas y salir adelante a la hora de presentar un producto satisfactorio en todos los sentidos.

Ramiro Sanchiz

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More