Publicado en: 21 mayo, 2015

Noticias Uruguayas 21 mayo 2015

Por Colectivo Noticias Uruguayas

Uruguay: Multitudinaria marcha del Silencio por verdad y justicia ¡Basta ya de impunidad! // Marcha por “Verdad y Justicia” sobre el destino de detenidos desaparecidos // Familiares de Desaparecidos calificaron a Fernández Huidobro de “obstáculo” y a Suprema Corte de Justicia de “un gran monstruo”

Uruguay: Multitudinaria marcha del Silencio por verdad y justicia ¡Basta ya de impunidad! // Marcha por “Verdad y Justicia” sobre el destino de detenidos desaparecidos // Familiares de Desaparecidos calificaron a Fernández Huidobro de “obstáculo” y a Suprema Corte de Justicia de “un gran monstruo” // Dice el gobierno: “No hay pacto con los militares” // Vazquez oficializó el Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia investigarán crímenes desde Pacheco y todo el período de la dictadura // Chile:Estudiantes se toman sede del ex Congreso en Santiago, 20 detenidos // Docentes anuncian paro nacional indefinido desde el 1 de junio // Mapuche:Nuevo y violento desalojo de Lof Rankilko // Guatemala:Organizaciones campesinas piden renuncia de Pérez Molina // España:Aznar acusa a Podemos de “ser financiado por el chavismo” // Dirigentes y cargos de IU firman un manifiesto pidiendo el voto para Ahora Madrid

 

Uruguay: Multitudinaria marcha del Silencio por verdad y justicia ¡Basta ya de impunidad!

Como todos los 20 de mayo se realiza la movilización que reclama por conocer la verdad sobre los detenidos-desaparecidos durante la última dictadura militar.

555d2185a5126
555d21998acb3
555d21e9861af

555d21b145daa

555d21760920f
555d21c96c551

Se realiza la Marcha del Silencio por la avenida 18 de Julio

Una columna de varias cuadras de largo marcha en silencio por la principal avenida de Montevideo.
La Marcha del Silencio que se realiza todos los 20 de mayo, y que hoy llega a su vigésima edición, es en reclamo de que se sepa la verdad sobre los detenidos desaparecidos durante la última dictadura militar en Uruguay.

LA EXPRESION MÁS TRASCENDENTE DE LA CONCIENCIA POLÍTICA DEL PUEBLO URUGUAYO: TODOS LOS 20 DE MAYO MARCHAMOS PARA QUEBRAR EL MURO DE LA IMPUNIDAD INSTITUCIONALIZADA EN EL URUGUAY. ¡UN PUEBLO MANIFIESTA SU VOLUNTAD DE VOLVERLOS A LA VIDA HACIENDO JUSTICIA! ¡BASTA YA DE IMPUNIDAD!- Jorge Zabalza

Multitudinaria marcha del Silencio por verdad y justicia

20may

AFUSEC

DERECHOS HUMANOS

Una nueva Marcha del Silencio se realizó esta tarde desde las 19 horas desde el Monumento a los Desaparecidos, ubicado en la intersección de las calles Rivera y Jackson de Montevideo. La consigna en esta oportunidad fue: “¡Basta ya de impunidad! Verdad y justicia”.

marcha-del-silencio-e1432163910455
Se trató de una de las ediciones más multitudinarias de los últimos años. La de este miércoles fue además la primera marcha en la que no participa Luisa Cuesta , figura emblemática de la organización madres y familiares de detenidos desaparecidos quien en esta ocasión a sus 95 años no pudo estar presente en la marcha dado que se encuentra internada hace dos semanas por un accidente vascular.
Esta tarde, el vicepresidente Raúl Sendic se refirió al decreto firmado por el Poder Ejecutivo, que formaliza la conformación del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia. Consultado por los medios de prensa, dijo que para el buen funcionamiento del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia “es imprescindible la información proveniente de militares y civiles”.
Así anunció que se ordenará la información disponible con el fin de convertirla en un solo archivo, porque “hay que seguir trabajando”. “Lo peor sería claudicar en esto cuando el Uruguay necesita reconciliarse con su pasado”, apuntó.
En ese sentido, el Vicepresidente se mostró contrario a la estigmatización de las Fuerzas Armadas, porque “hoy la mayoría de sus integrantes tienen 30 o 40 años y no tienen nada que ver con los acontecimientos ocurridos en el pasado”. Agregó además que actualmente los efectivos son reconocidos por las acciones militares que realizan en el país y en el exterior.
De esta manera, resaltó que la posición del gobierno de conocer el pasado está determinada por el Presidente y “así lo demuestra la conformación del grupo”. “Esto no impide que cada uno de los ministros tenga su propia opinión, porque somos una sociedad libre”, añadió en referencia alministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro.
http://www.republica.com.uy/sendic-uruguay-pasado/517620/

MARCHA DEL SILENCIO

Familiares de Desaparecidos calificaron a Fernández Huidobro de “obstáculo” y a Suprema Corte de Justicia de “un gran monstruo”

Desde la organización de Familiares de Detenidos Desaparecidos durante la dictadura militar se afirmó que el ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro, “es un obstáculo” en las investigaciones de los hechos ocurridos en la dictadura militar.

19 de mayo de 2015 a las 23:17 hs LR21

Desde la organización de Familiares de Detenidos Desaparecidos durante la dictadura militar se afirmó que el ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro, “es un obstáculo” en las investigaciones.

El integrante del colectivo, Oscar Urtasun, afirmó: “El Ministro es un obstáculo porque lo hemos vivido y lo hemos sufrido”.
El representantes de la organización afirmó que se han recorrido “todos los estamentos del Estado y algunos como Fernández Huidobro y otros, no han hablado bien de su colaboración pero en los hechos no han colaborado y han puesto obstáculos”.
Las palabras de Urtasun fueron formuladas en el marco del lanzamiento de la Marcha del Silencio que, en este caso bajo la consigna “Basta ya de Impunidad, Verdad y Justicia” se realiza hace 20 años cada 20 de mayo. La misma se realizará este miércoles a partir de las 19 horas desde Rivera y Jackson.
Tras la conferencia de prensa, Urtasun, dijo a LARED21 que “los que dependen del Ministro ponen obstáculos y aducen que la cosa viene de arriba y el que está arriba es Fernández Huidobro”.
El secretario de Estado “es para nosotros, con su filosofía y con su encare un personaje negativo para nuestros intereses de avanzar en la verdad y justicia y para que nunca más haya terrorismo de Estado” sostuvo.
Consultado por LARED21 sobre cuáles considera que son específicamente esas “trabas”, Urtasun especificó que “poner trabas a la entrada de los cuarteles, permitir que los soldados nieguen agua para que beban quienes realizan los trabajos de excavaciones y correr las marcas” son algunas de las medidas que también colidan con el avance de las investigaciones.
“Todo lo que puede hacer en contra el Ministro lo hace”, aseguró al tiempo que añadió “Fernández Huidobro dice una cosa y hace otra”.
En otro orden, Urtasun afirmó que existen claras contradicciones entre “lo que piensa el Presidente de la República, Tabaré Vázquez ,y lo que piensa Eleuterio Fernández Huidobro y “es ahí donde el gobierno debe hincarle el diente” ya que “no puede haber contradicciones” entre el mandatario y un Ministro.

Un gran monstruo

La organización también criticó a los integrantes de la Suprema Corte de Justicia a quienes calificaron de “gran monstruo”.
En ese sentido Urtasun sostuvo que los integrantes del máximo órgano judicial “son seres que tienen una visión errática y no le dan vuelta a los asuntos y no admiten ninguna crítica”.
“Para nosotros no hay peor monstruo que el que no nos permite llegar a destino”, sostuvo Urtasun.
El integrante de la organización sostuvo además que “evidentemente la presión tendrá que venir del exterior” como ocurrió con el caso Juan Gelman el cual “es bien clarito” ya que “el único que ganó fue Gelman porque hizo valer el peso de las estructuras internacionales”.

“Nosotros estamos vinculados a todos los organismos, a los grupos de trabajo de Naciones Unidas y vamos a tener que presionar también por ahí”, sentenció.

VERDAD Y JUSTICIA

Este miércoles 20 se realiza la vigésima Marcha del Silencio por “Verdad y Justicia” sobre el destino de detenidos desaparecidos

Como desde hace 20 años, este miércoles 20 de mayo se realiza una nueva “Marcha del Silencio”, bajo la consigna: “¡Basta ya de impunidad! Verdad y Justicia”, en procura de conocer el destino de los cerca de 200 detenidos desaparecidos durante la dictadura cívico-militar (1973-1985).

20 de mayo de 2015 a las 00:55 hs Actualizado a las 01:00 hs LR 21

Las “frías estadísticas hablan de más de 200 uruguayos desaparecidos, entre hombres, mujeres y niños”.

La nueva Marcha del Silencio partirá a la hora 19 desde el Monumento a los Desaparecidos de la calle Rivera y Jackson.
Como cada 20 de mayo, desde hace 20 años, la caminata será en silencio por la Avenida 18 de Julio hasta Plaza Libertad donde se entonará el Himno Nacional.
Convocan a la marcha, junto a Familiares de Detenidos desaparecidos, el PIT-CNT, las organizaciones Crysol, Fucvam, Ademu, así como familiares del grupo de Asesinados, integrantes de la comisión de Derechos Humanos de la FEUU y jóvenes armenios del Uruguay.

“¡Basta ya de impunidad! Verdad y Justicia”

La consigna es: “¡Basta ya de impunidad! Verdad y Justicia”. La organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos ha expresado en las últimas horas que “lamentablemente esta consigna sigue vigente a 20 años de la primera Marcha del Silencio, a 30 del retorno a la democracia, a 40 de que algunos familiares de detenidos-desaparecidos comenzaran a organizarse para buscar a sus seres queridos”.
La organización indica que estos 20 años “todo un país se ha visto obligado a presenciar un triste ‘juego del tesoro’ con trabajosas excavaciones muchas veces inducidas a lugares inexactos y un juego de la ‘mosqueta’, ya que, cuando el Poder Legislativo, gestor de la Ley de Impunidad,  y el Poder Ejecutivo que la aplicó hasta 2005, se volvieron flexibles, entró a tallar el Poder Judicial con postergaciones y pronunciamientos contrarios a la búsqueda de Verdad y Justicia”.
Asimismo, indican que las “frías estadísticas hablan de más de 200 uruguayos desaparecidos, entre hombres, mujeres y niños”.
“Pero el hallazgo en los cuarteles de restos humanos con huesos rotos por los castigos, o asesinados con una bala en el cráneo como ocurrió con el maestro Julio Castro, le devuelve el sentido a palabras como tortura o desaparición. Palabras, que parafraseando al poeta, de tanto ser repetidas ya ‘no saben lo que dicen’”, indica Familiares.
Asimismo, denuncian que la impunidad se sigue manifestando con “militares que fugan, implicados que no hablan e instituciones que esconden sus archivos”. Pero también son muchos los que “pelean contra la indiferencia y asumen el costo emocional y político de reflexionar sobre lo ocurrido”.
En otro orden, Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos expresó que existe una “contradicción” entre lo que ha dicho el ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro, con lo que les prometió el presidente Tabaré Vázquez.
“Es llamativo que el comandante en jefe reiteró que obedecían totalmente a las órdenes de los civiles, entonces cabe preguntarse si ha existido la orden de aportar la información”, expresó la organización de derechos humanos.
Por otro lado, Familiares publicó un almanaque que va de mayo 2015 a abril de 2016, y editará en breve un disco llamado: “Haciendo memoria” que reúne canciones de músicos uruguayos sobre la temática.


Miércoles 20 • Mayo • 2015
Luisa Cuesta en la Marcha del Silencio, el 20 de mayo de 2014. Foto: Nicolás Celaya

Luisa Cuesta en la Marcha del Silencio, el 20 de mayo de 2014. Foto: Nicolás Celaya

Sin saber seguimos

Bajo la consigna “¡Basta ya de impunidad! Verdad y justicia”, se realiza hoy la 20ª Marcha del Silencio.

La pancarta que encabezará hoy la Marcha del Silencio llevará por consigna “¡Basta ya de impunidad! Verdad y justicia”, un pedido que “lamentablemente sigue vigente”, expresaron integrantes de la Asociación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos Uruguayos.
A 20 años de la primera movilización, a 30 del retorno a la democracia y a 40 de que algunos de los familiares de detenidos desaparecidos comenzaran a organizarse para buscar a sus seres queridos, Familiares criticó el accionar del Estado. Para la organización, hubo un “triste juego del tesoro, con trabajosas excavaciones, muchas veces inducidas a lugares inexactos” y “un juego de la mosqueta” entre el Poder Legislativo, que gestó la Ley de Caducidad, el Poder Ejecutivo, que la “aplicó indiscriminadamente hasta 2005”, y el Poder Judicial, “con postergaciones y pronunciamientos contrarios a la búsqueda de verdad y justicia”.
“La impunidad se sigue manifestando con militares que se fugan, implicados que no hablan e instituciones que esconden sus archivos; pero también son muchos los que pelean contra la indiferencia y asumen el costo emocional y político de reflexionar sobre lo ocurrido”, leyó con voz suave y firme el cantautor Rubén Olivera durante la conferencia de prensa en la que convocaron a la marcha que sale hoy, a las 19.00, desde Rivera y Jackson hasta la plaza Libertad. Por primera vez, hoy marcharán, identificados con una pancarta, los familiares de asesinados políticos, un grupo en incipiente conformación, que contempla crímenes cometidos desde 1968.
Desde Familiares destacaron la conformación del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia. Enfatizaron como prioridades el “acceso a la información y a los archivos de las causas, de manera transparente”, y reclamaron que “se habilite el accionar de la Justicia”.
Ignacio Errandonea, integrante de la organización, destacó que la búsqueda de verdad y justicia “no es sólo encontrar los restos, sino saber qué pasó y quiénes fueron los responsables”. Evaluó que la institución militar “es cómplice” de los delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura cívico militar, porque “no abren los archivos de inteligencia militar” en su poder. Consideró que, en el período pasado, el gobierno tuvo una “doble personalidad”: mientras “se avanzó en la identificación de restos de desaparecidos, en paralelo no hubo búsqueda de información”.
Este lunes, el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, opinó que existe una “estigmatización organizada” contra los oficiales de las Fuerzas Armadas. Óscar Urtasún, también de Familiares, opinó que el jerarca “ha sido un obstáculo” en las investigaciones judiciales. “Nos ha negado sistemáticamente el acceso a la información”. Por ello, “sentimos que, entre lo que dice el ministro y el compromiso de Vázquez de brindar toda la información, abrir archivos y crear el Grupo de Trabajo, hay una contradicción que debe ser resuelta por el presidente”, remató Errandonea.
La 20ª Marcha del Silencio no contará con Luisa Cuesta en primera fila. La madre del desaparecido Nebio Melo Cuesta continúa internada. “Está evolucionando y esperamos que prontamente le den el alta”, expresaron desde Familiares.
Azul Cordo- La Diaria

Luisa, un símbolo de la búsqueda de la verdad

20may

AFUSEC

LA MARCHA DEL SILENCIO CUMPLE HOY 20 AÑOS

Hoy miles de personas volverán a la calle en reclamo por verdad y justicia en la 20ª edición de la Marcha del Silencio. La marcha partirá a las 19:00 horas desde Avenida Rivera y Jackson. Una característica diferente será que por primera vez en estos 20 años la referente de esta lucha, el símbolo de la tenacidad por la justicia, Luisa Cuesta no caminará entre los miles de personas entre ese silencio que trena, ya que permanece internada, aunque su corazón sin duda acompañará esta marcha que también es por la dignidad de Uruguay.

LuisaCuesta
La movilización que será televisada por el IMPO a través de una pantalla gigante colocada frente a la Intendencia se da a horas de que el presidente de la república, Tabaré Vázquez, firmara el decreto que crea el Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia, anunciado pocos días después de ser electo.
Al presentar al grupo, pocos días después de ser electo presidente, Vázquez dijo: “La verdad en algún lugar está”, en alusión a la información que aún falta para llegar a la verdad.
Una integrante de dicha Comisión, la diputada del Frente Amplio Susana Andrade, reclamó en una columna titulada “Las manos de Luisa Cuesta” que “los artífices de tanta angustia y desconsuelo suavicen su perjuicio brindando información fidedigna aunque sea anónima”.
La consigna de la marcha de este año será “Basta de impunidad, por Verdad y Justicia”, informó ayer Ignacio Errandonea, integrante de la organización de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos (Famidesa).
La primera Marcha del Silencio, que no tiene banderías ni consignas políticas, fue el 20 de mayo de 1996, cuando colectivos de Derechos Humanos y organizaciones sociales marcharon bajo la consigna “Verdad, memoria y justicia”.
Desde aquella primera manifestación pasó la Comisión para la Paz, pasó el plebiscito de 2009, llegaron las primeras excavaciones, los primeros juicios, y de su mano los primeros hallazgos y los primeros procesados. Pero queda mucho por saber y mucho por que la justicia se cumpla. “Saber la verdad es un derecho de las víctimas y de toda la sociedad, porque la sociedad toda fue vulnerada”, dijo anoche la jueza Mariana Mota.
Agregó que el Estado tiene “obligación de investigar de oficio” y remarcó que hasta ahora “las victimas son las que denuncian y hacen la investigación”.
En ese sentido desde Famidesa se apuntó que “en estos tantos años de buscar a nuestros familiares hemos tenido que aprender sobre leyes, a indagar en los archivos, a escribir comunicados, y también a ser persistentes, a no desmayar, a convencernos que la búsqueda no termina ni con la muerte, ya que el dolor que guía el eco de las preguntas ¿quién, cómo, dónde, cuándo, por qué?, no prescribe”.
Una esperanza que comienza su trabajo
Entre los cometidos del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia, el decreto señala “investigar los crímenes de lesa humanidad cometidos por agentes del Estado, o quienes sin serlo, hubiesen contado con la autorización, apoyo o aquiescencia de éste, dentro o fuera de fronteras”.
Deberá relevar los archivos existentes e identificar otros “que permitan ubicar y obtener información relevante al efecto de cumplir con sus cometidos”. También debe sistematizar los procesos judiciales, tanto los archivados como los que estén en investigación. Podrá proponer al Ejecutivo medidas para asegurar obtener la información necesaria.
La comisión digitalizará la información y la pondrá a disposición de los interesados, y recabará testimonios. El Grupo realizará un seguimiento de las sentencias y resoluciones en la órbita judicial. Otro cometido novedoso es evaluar el estado de cumplimiento de las leyes reparatorias y podrá proponer medidas al Ejecutivo sobre el tema.
La comisión será financiada por la Secretaría de la Presidencia y se relacionará directamente con los organismos del Estado. A su vez la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente pasara a ser soporte del nuevo Grupo de Trabajo.
El Grupo estará integrado por Macarena Gelman, Felipe Michelini, Emilia Carlevaro, Susana Andrade, Pedro Sclofsky, Ademar Olivera y Mario Cayota, mientras que la Dirección de la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente estará a cargo de Isabel Wschevor.
Presidencia anunció también que se firmaba con la Universidad de la República un convenio para la continuación de los trabajos del equipo de antropólogos e historiadores que en los últimos años habían realizado las inspecciones y excavaciones en los cuarteles y centros de detención durante la dictadura.
Muestra
En el marco de una intensa actividad que se viene desarrollando en torno a la 20ª Marcha del Silencio, se inauguró ayer una muestra fotográfica que despliega la mirada de 38 fotógrafos a lo largo de estos 20 años de marcha por “verdad y justicia”. El lugar de la exposición es en la Fotogalería del Parque Rodó y lleva el nombre de “Imágenes del Silencio. 20 años de marchas” y podrá verse hasta el 15 de julio.
Denuncian ataque a fotos de desaparecidos
El Centro de Estudiantes de Ciencias Económicas (Cecea) denunció la rotura intencional de una cartelera colocada por los estudiantes con las fotos de los detenidos desaparecidos durante la dictadura. Los afiches, que invitaban a una actividad fueron “arrancados” y manchados con pintura amarilla.
El Centro de Estudiantes denunció el hecho ante los funcionarios y espera que se realice una “investigación” para conocer el responsable del hecho.
Mirtha Guianze: “Estigmatizados son quienes buscan la verdad”
Para las organizaciones que luchan por verdad y justicia hay situaciones esperanzadoras y otras que llaman a la alarma.
Por un lado está la creación del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia. Por otro lado algunas resoluciones de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), como la absolución al ex policía Ricardo Zabala como cómplice del secuestro del maestro Julio Castro, esgrimiendo “el argumento de la obediencia debida”. Absolución que ya no puede ser apelada. En las ultimas horas se agregaron declaraciones del comandante del Ejército, Guido Manini Ríos y del ministro de Defensa, Fernández Huidobro.
Ambos coincidieron en que hay una estigmatización del Ejército, por “perjuicios del pasado”. Consultado sobre esto Errandonea dijo que él “le trasladaría la pregunta de en qué de todo lo que hemos dicho hemos mentido y donde hemos denostado a las Fuerzas Armadas”.
El activista agregó: “hemos dicho que los militares tienen y ocultan la verdad, tienen archivos que deben abrirse, porque nuestros familiares han sido desaparecidos por las Fuerzas Armadas que han aplicado terrorismo de Estado”.
Por su parte la presidenta de la Institución Nacional de Derechos Humanos, Mirtha Guianze (Inddhh), que la estigmatización de la que habló Huidobro es “hacia las personas que están buscando la verdad y quieren conocer el destino de los desaparecidos”.
http://www.republica.com.uy/la-busqueda-de-la-verdad/517563/

#Opinión

La eterna lucha por verdad y justicia

Publicado el Miércoles 20 mayo de 2015 , La República uy

Por Dr. Ismael Blanco, Analista

Hay circunstancias que hacen que las palabras deban ser exigidas al máximo, llevarlas a su extrema capacidad, demandarles su superior alcance, solicitarles la plena magnitud del decir, confirmar entonces que la palabra es la mayor herramienta del entendimiento, es el cincel que permite que el habla trascienda la más furibunda sordera y el buril que abra el más obtuso de los cerebros.
Es que la palabra, la más profunda se convierte cada 20 de Mayo en un atronador silencio, cuando las palabras de miles, de decenas de miles, centenares de miles, de millones se asocian y se ponen de acuerdo para silenciarse.
Pero que nadie se confunda, este silencio no es una abstención del hablar, no es carencia de conceptos ni ausencia de razones, no, no es nada de eso. Desde hace 20 años, los 20 de Mayo a las 19 horas en el Uruguay el tiempo se detiene, las miradas se cruzan, el andar se vuelve firme y la contemplación es segura, los mentones se plantan en su posición más digna, los puños se cierran y las manos se abren para entrelazarse con otras, las miradas se cruzan para saludarse, se multiplican los gestos de asentimiento y de confirmación de asistencia.
Los 20 de Mayo la avenida se envuelve con un silencio que impresiona, el silencio se torna atronador. El territorio más grande del alma de la sociedad civil es un gigantesco silencio que se presenta y se anuncia como una descarga electrizante que clama justicia.
La noche del 16 de abril de 1989 lloré, lloré de bronca y rabia porque no podía aceptar que se hubiera decidido, aún en las condiciones de amenazas y miedo que se habían impuesto, que los responsables de las más graves violaciones de los derechos humanos pudieran festejar que eran nuevamente impunes.
Y esta vez su impunidad no emanaba de un acto nacido del arrebato totalitario y golpista sino que era refrendado no solo por la complicidad de la derecha política sino porque la mayoría ciudadana convalidaba con el sacrosanto acto democrático que la paz se alcanzaba a pesar de convalidar una infamia.
No me molesta decir y repetir en estos casos que no existen pueblos inocentes, cuando a conciencia y por las razones que quieran fundarse se acepte que lo aberrante es ese problema que es “de otros”, que hay que sepultarlo en la historia, y si esto no fuera posible, barrerlo para colocarlo bajo la alfombra de la deshonra.
En política puedo decir que milito desde la adolescencia, pero para ser absolutamente sincero, solo en dos ocasiones dejé el alma y me entregué en mi mayor pasión: en la lucha por el derrocamiento de la dictadura desde el lugar que me tocó y en la campaña pro referéndum del voto verde.
Siempre dije que cambiaba todas las victorias electorales de la izquierda, las pasadas, presentes y futuras a cambio de que el pronunciamiento de la ciudadanía fuese a favor de la justicia. No me arrepiento. Lo sigo pensando. Es que nunca puede existir una sociedad libre, justa e igualitaria a costa de la impunidad institucionalizada.
Me juramenté, como una promesa de esas que se hacen los más devotos y convencidos cristianos, que cambiaba -si existía esa posibilidad- cualquier victoria electoral de la izquierda a futuro por una victoria popular que impusiera justicia pura y limpia en mi patria.
No tengo ni bronca, ni rencor, ni odio, ni sed de venganza, tengo algo que nadie me puede impedir que sienta y piense y que no hay ni decreto ni orden, ley o reglamento que lo limiten: tengo una memoria inmensa e indestructible que me permite decir bien alto, de la manera más estrepitosa y atronadora, que en mi país en materia de Derechos Humanos no hay justicia y que nada apaciguará mi sed de obtenerla así me pase la vida buscándola, así tenga que haber 20 o 40 o mil “veintes de mayos” y se sepa quiénes, dónde y por qué secuestraron y asesinaron a nuestros compañeros, por qué cometieron las mayores aberraciones con ellos y por qué se llevaron a sus hijos.
Y me planto ante el supremo juez de la más suprema de las cortes de la hipocresía y en sus propias caras, tan cerca para que huelan mi aliento y se mojen con mi saliva para decirles que deshonran la investidura más inmaculada y virtuosa del poder más garantista del Estado y que la historia más temprano que tarde los barrerá, hundiéndolos en el peor de los círculos del infierno.
Los lectores saben que soy abogado, y ser abogado implica estar convencido de que uno pelea para hacer valer el Derecho y las normas que lo comprenden, no para darles interpretaciones retorcidas o antojadizas, sino para ir a la búsqueda de la idea más pura del pensamiento humano: la justicia.
Pero a lo que han llevado al Derecho y dónde han puesto a la Justicia la mayoría aplastante de los integrantes de la Suprema Corte de Justicia, hace que uno valore esa profesión no como un distingo particular. Créanme que esta gente, la mayoría de 4 a 1 de los miembros de la Suprema Corte de Justicia, en el caso de Julio Castro, es tocar fondo.
Haber declarado absuelto, libre de cualquier responsabilidad, volviéndolo tan inocente como el más honesto de los ciudadanos al ex policía Ricardo Zabala, es hundirse en un lodazal inmundo.
A este individuo le fue probado en sede judicial que fue quien detuvo y trasladó al maestro, que tenía una alta graduación y responsabilidad en el Servicio de Información y Defensa, que sabe y conoce cuáles fueron sus instantes finales y quiénes al igual que él, eran los represores en la época en ese organismo.
Pero aún así, la Suprema Corte de Justicia lo declara absuelto, haciendo trizas el Derecho y la profesión, una deshonra. Envilecen al Derecho con sus actos, lo rebajan, lo hacen hocicar ante los infames, lo depravan.
Los conozco, huelo sus tufillos, se creen supremos, actúan como tales, entienden que a nadie deben rendir cuentas, que personifican la rectitud y la pureza de lo recto, son los paladines del buen andar y del decir. Desayunan minutas, decretos y circulares. Son los magníficos pues tienen la última palabra.
Basta recordarlo un minuto en la historia: donde hubo injusticias no fue por ausencias de jueces o tribunales. Donde hubo mártires hubo también togados que dictaban las sentencias.
Todas las actividades y profesiones son dignas de reconocimiento, todas están llenas de buenas gentes y de personas de la mayor buena fe, pero en materia de Derechos Humanos en nuestro país, la Suprema Corte de Justicia ha logrado que al ver ese título que acredita mi aptitud de abogado valore mucho más el trabajo de un honesto sepulturero.
Hace horas nomás, el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak, se refirió a las causas de los Derechos Humanos como si se tratara de un tema de estadísticas; se mostró muy satisfecho de que haya 32 procesados por delitos aberrantes considerando el tamaño de la población de nuestro país.
Su manso y afable desparpajo pareciera no provenir de la máxima representación del Poder Judicial sino de un comentarista deportivo que analiza cifras, cómputos o registros de faltas, córneres, goles a favor o en contra.
La fundamental diferencia estriba en que el periodista del deporte aclara, enumera y gráfica a través de su noble tarea, mientras que al presidente de la Suprema Corte de Justicia le debería dar vergüenza que tras los delitos aclarados y los inmensamente y mayoritariamente impunes, existe el dolor de la desaparición, del robo de niños, de la tortura y la violación.
El señor presidente parece que puede cuantificar, en su deplorable y desagradable comparación, que los gritos, los golpes, las basureadas, las maldiciones, las heridas, las depravaciones y las perversiones realizadas a las víctimas del terrorismo de Estado son un tema de números, de padrones o de algún tipo de catastro.
Lo sé, me consta, que hay jueces y fiscales que aún en la impotencia, cuando deben soportar la tapa de los supremos, esos que tienen la monárquica última palabra, siguen de una y otra forma buscando la Justicia, la rebuscan, la inquieren.
Es que como en ella creen no pueden traicionarla. Se parapetan y se atrincheran en su dignidad. Antes muertos que acatar la deshonra, aunque les cueste su castigo, ese castigo sutil y sibilino del imperante poder conservador. Y cuando pienso en esto, lo subrayo, pues son nuestra reserva moral de un Poder Judicial que en materia de los Derechos Humanos transita entre el escándalo y la indecencia.
No los puedo nombrar así sean pocos, porque me pesa, pero una vez más los valientes también aquí parecen ser minoría, pero sólo nombro a dos, hermanadas en la denostación y la injuria, son tan valientes como mujeres: Mirtha Guianze y Mariana Mota.
No se cuánto tiempo pasará, ni cuántas marchas de los 20 de Mayo serán necesarias para que se acabe definitivamente con la impunidad. Estoy seguro, y tengo la más profunda y plena convicción, de que habrá justicia y lo creo porque el pueblo uruguayo es inmensamente honrado para que lo gane el olvido y la inmoralidad.
La muralla de la vileza y la ruindad caerá como cayeron las murallas de Jericó y espero que no sea por algún fenómeno de esos que tienen que ver con un cambio de integración de la Suprema Corte de Justicia, como si se confirmara aquello de que la Justica depende de nombres y apellidos.
Este miércoles marcharemos una vez más, con nosotros también irán los que se han ido y los que seguimos buscando, marcharemos con nuestras inmensas madres y abuelas, irán los nietos e irán los hijos, como muchos, yo iré con los míos, del brazo y de la mano.
Con nosotros irán nuestras invencibles y amadas viejas, marcharán con sus hijos en una foto en blanco y negro, los tomaran de su mano… es que sus manos son tan nobles y generosas que todo el amor del mundo cabe en ellas.

COLABORA CON KAOS