Noticias Uruguayas 21 diciembre 2015

Publicidad

Estado español: La izquierda podrá formar Gobierno // Incertidumbre tras las legislativas: ¿Quién pactará con quién? // Podemos se atribuye la derrota del bipartidismo y presenta tres condiciones para pactar // Líder de Podemos, pide blindar derechos sociales // En Comú Podem gana las elecciones en Catalunya // Podemos irrumpe como segunda fuerza en Madrid y en la Comunidad de Madrid // Podemos se convierte en la primera fuerza política de Euskadi // Comunidad valenciana: Compromís-Podemos segunda fuerza // Haití: Se produjeron violentas protestas // Están llamando para la constitución de un Tribunal Popular para juzgar la ocupación // Chile: Tratado Transpacífico: el pacto secreto que puede terminar con la independencia de Chile // Argentina: Movimientos sociales argentinos se movilizarán el martes contra políticas de Macri // Uruguay: PVP votará en contra de prórroga a misión en Haití // BID marca deberes a Uruguay // Balance «progresista» por Hoenir Sarthou

URUGUAY

LA NACIÓN, CLARÍN, GENTE, PARA TI Y OTROS MEDIOS GRÁFICOS DE LA ARGENTINA FUERON INSTRUMENTO DE “ACCIÓN PSICOLÓGICA” DEL TERRORISMO DE ESTADO, MINTIENDO SOBRE SUS CRÍMENES. “AHORA SE LE DEBE DAR ESPACIO A LA VERDAD”, ENTIENDE LA FISCALÍA, OBLIGÁNDOLOSA DESDECIRSE PARA RECTIFICAR Y REPARAR LOS DAÑOS CAUSADOS A LAS VÍCTIMAS… ¿Y “EL PAÍS” DE URUGUAY, QUÉ?

Jorge Zabalza


Negativa

PVP votará en contra de prórroga a misión en Haití, pese a que el FA acordó habilitarla.

La Mesa Política del Frente Amplio (FA) resolvió el viernes por unanimidad acompañar el pedido de prórroga de la permanencia de tropas uruguayas en la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (Minustah), que será sometido a consideración del Parlamento en los próximos días. Lo hizo después de recibir al subsecretario de Defensa Nacional, Jorge Menéndez; al director de Asuntos Políticos de la Cancillería, Martín Vidal; y a los representantes de las comisiones de Defensa y de Asuntos y Relaciones Internacionales del FA. Las autoridades del Poder Ejecutivo argumentaron que en Haití se celebraron elecciones, y frente a los cuestionamientos de algunos sectores sociales y políticos de ese país sobre la validez de los resultados de los comicios, Menéndez señaló que la democracia haitiana no es comparable con la uruguaya porque es más “endeble”, contó a la diaria el dirigente de la Vertiente Artiguista Marcelo Melo.
El único sector que planteó discrepancias con la prórroga durante la sesión de la Mesa Política fue el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP), que tiene voz pero no voto en el organismo. El sábado de noche, en una conferencia del sector, se acordó que no votarán la extensión de la permanencia de las tropas. “Se resolvió mantener el voto negativo, porque no se encontraron elementos de cambio que hicieran modificar la posición. La situación incluso ha empeorado”, dijo a la diaria el dirigente del PVP Carlos Coitiño. Sobre el final de la anterior legislatura, el diputado del PVP Luis Puig no votó la prórroga y renunció a su banca. Consultado respecto de si en esta instancia Puig hará lo mismo, Coitiño respondió que su sector “no tiene que rendir cuentas de lo que vamos a hacer después”.
La prórroga se extenderá hasta octubre de 2016, cuando se retirarían completamente las tropas. Durante la Mesa Política del viernes, las bases plantearon la posibilidad de continuar la cooperación con Haití mediante misiones integradas por profesionales (médicos, arquitectos, entre otros); esta propuesta se considerará en la próxima sesión del organismo.

Tierra Libre con Zabalza 20.12.15.mp3

AUDIO:
http://www.4shared.com/mp3/MI61-sBwce/Tierra_Libre_con_Zabalza_20121.html


UN RIESGO PARA LA IMPLEMENTACIÓN

BID marca deberes a Uruguay y ve limitantes al crecimiento

Aumento de delitos está “imponiendo un alto costo al país”, indicó reporte.
El representante del BID y el ministro de Economía presentaron el plan. Foto: Presidencia
18 dic 2015 – El País uy

El directorio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó el miércoles la Estrategia de País con Uruguay 2016-2020 donde estableció el plan de financiamiento para el período y también marcó desafíos y problemas que deberá atender el gobierno si no quiere ver limitada la capacidad para el crecimiento económico.
El financiamiento del BID para el sector público uruguayo se estima en US$ 1.800 millones para el período, de los que cerca de dos tercios se aprobarán en los primeros dos años (ver nota aparte).
El informe —al que accedió El País— que evaluó el miércoles el directorio del organismo dice que la economía uruguaya tiene «perspectivas para 2015 y 2016» de un crecimiento de «entre 2% y 2,5%», una «moderación» de la actividad por «el menor crecimiento de socios comerciales importantes como Brasil, Argentina y China, la apreciación del tipo de cambio bilateral con Brasil, disminuciones en los precios de materias primas» y el «aumento en la tasa de interés de Estados Unidos lo cual podría afectar la llegada de capitales privados al país». Para el BID «el déficit fiscal y el nivel de inflación son los principales retos de política macroeconómica».
El organismo destacó la «reducción de la pobreza pasando de 33% en 2006 a 10% en 2014» con la indigencia reduciéndose en ese lapso y con «los indicadores de desigualdad que muestran una tendencia a la baja».
«Sin embargo, persisten importantes desigualdades y un aumento de la inseguridad y la violencia urbana», remarcó.
En ese sentido, planteó que «a pesar del impacto del crecimiento económico sobre la redistribución ha sido significativo, los efectos entre los grupos de distintos niveles de ingresos han sido desiguales y persisten importantes niveles de exclusión (por edad, sexo y localidad geográfica)».

Seguridad. El BID alertó que «el aumento en los homicidios y las rapiñas, entre otros delitos, está imponiendo un alto costo al país, no solo a su economía, donde se estima que el costo económico de contener la violencia alcanza a 3,4% del Producto Interno Bruto (PIB), sino también al tejido social que lo sostiene». Ese 3,4% del PIB significa unos US$ 1.870 millones.
Estos «altos costos de inseguridad ciudadana y el abordaje multisectorial necesario para atenderla requieren de un esfuerzo profundo por mejorar la calidad del gasto y los mecanismos de coordinación y rectoría del sector», indicó el BID.
Por ello «el banco fortalecerá la capacidad de analizar los fenómenos delictuales de manera integral y científica, y apoyará la implementación de intervenciones innovadoras y costo-efectivas basadas en evidencia, con énfasis en la eficiencia policial para la reducción de rapiñas, y el abordaje integral de la violencia juvenil y contra la mujer».
El BID puso como «ejemplo» de lo que sucede actualmente, que «mientras el 70% de los delitos ocurre entre las 6 PM y las 6 AM, la mayor cantidad de efectivos en las 25 seccionales de Montevideo están operando entre las 6 AM y las 2 PM».

Límites.

Por otro lado, el organismo sostuvo que «Uruguay enfrenta importantes desafíos para abordar algunas brechas que podrían limitan el crecimiento en el mediano y largo plazo».
Una de «las limitantes más importantes para el crecimiento» es «la insuficiente e inadecuada provisión de capital humano», indicó y agregó: «especialmente en la medida que las exportaciones se tornan más intensivas en mano de obra especializada».
El BID expresó que «Uruguay presenta déficits de calidad, pertinencia y equidad de la educación secundaria y técnico-profesional donde más del 60% de los jóvenes no completa la educación media, y se evidencian déficits de habilidades y destrezas en la fuerza laboral».
También señaló «el complejo contexto institucional de la educación uruguaya que se caracteriza por la autonomía de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP)» lo que «hace muy compleja la implementación de cualquier tipo de acción o programa».
En cuanto a la «formación laboral, el mayor riesgo se concentra en la debilidad institucional del Inefop (Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional) como brazo ejecutor de la política pública en este campo para responder al desafío de responder a las demandas del sector privado en forma oportuna pero también en cuanto al contenido de sus programas de capacitación», indicó el informe.
En ambos casos, «el banco puede ser un aliado estratégico del gobierno y ayudar a mitigar los riesgos mencionados otorgando asistencia técnica».

Infraestructura.

Otro de los límites al crecimiento está marcado por «los costos asociados al déficit en infraestructura y las dificultades para acceder a su financiamiento», según el BID. Ello «está afectando al crecimiento y la competitividad de la economía», añadió.
Por otro lado, «el costo de la energía es superior a la media que se registra en la región, en especial la energía eléctrica», manifestó. De todas maneras, el organismo destacó las medidas del gobierno para «asegurar el suministro de energía, diversificar la matriz energética y mitigar la vulnerabilidad» frente a sequías.
A su vez, el BID «apoyará al país en las mejoras de la red de transporte (vial, fluvio-marítimo y ferrocarriles) y logística, con un enfoque de eficiencia del sector y considerando los temas de resiliencia al cambio climático y sostenibilidad».

Innovación.

«Otra limitante para lograr mejoras sobre la productividad y competitividad del país es el escaso nivel de inversión en tecnología e innovación», dijo el informe. La inversión en esas áreas «explica menos del 10% del crecimiento reciente de la productividad» lo que es «insuficiente para garantizar un crecimiento sustentable» de la misma, concluyó.

Prevé dar US$ 1.800 millones en créditos entre 2016 y 2020

La Estrategia de País con Uruguay 2016-2020 supone que el organismo apruebe préstamos para el período por US$ 1.800 millones. A eso deberán sumarse las operaciones para el sector privado que el BID no incluye, pero que se pueden estimar en unos US$ 500 millones.
De los US$ 1.800 millones, “cerca de dos tercios” serían aprobados en los dos primeros años, dijo ayer en conferencia de prensa el ministro de Economía, Danilo Astori.
En la estrategia anterior (2010-2015) se aprobaron 29 operaciones de préstamo con garantía soberana por US$ 1.908 millones y 10 para el sector privado por US$ 914 millones, según el documento. A eso hay que sumarle que en la reunión del miércoles, el directorio del BID aprobó otro crédito por US$ 250 millones. Este préstamo es con desembolso diferido, es decir, el gobierno lo tiene ahí como un seguro y lo desembolsa cuando quiere en caso de que lo necesite.
El representante del BID en Uruguay, Juan José Taccone dijo a El País que con el crédito aprobado “son US$ 800 millones” los que tiene Uruguay con el organismo en esa modalidad (los que aún no desembolsó) y es el “límite” que quiere tener el gobierno.
Astori dijo que es “una herramienta muy importante para enfrentar como ocurre ahora, condiciones de volatilidad e incertidumbre tanto en el mundo como en la región y que “dan margen de maniobra muy importante”.


INDISCIPLINA PARTIDARIA, la columna de Hoenir Sarthou: Balance «progresista»

publicado a la‎(s)‎ 16 dic. 2015 23:48 por Semanario Voces

El año 2015 se cierra con una oleada de crisis políticas y derrotas electorales para varios gobiernos “progresistas” o “de izquierda” de América Latina.

Las izquierdas gobernantes se ven en problemas. En Brasil, el gobierno de Dilma está en entredicho por el interminable asunto de la corrupción en Petrobrás. En Argentina, contra lo que pronosticaban las encuestas, la derrota electoral del kirchnerismo determinó ya un cambio de orientación  económica y política. Y, en Venezuela, las elecciones legislativas fueron una señal muy clara de lo que pasará con el gobierno de Maduro si no media algún cambio, que no se ve en el horizonte.  

El Uruguay tampoco es completamente ajeno al fenómeno. La “desaceleración”, o crisis económica, comienza a vislumbrarse y trae recortes. Tras ella, asoma una deuda pública enorme, sobre todo para una perspectiva de vacas flacas. El gobierno tiene el menor índice de aprobación de los últimos once años y chapotea en un nuevo pozo embarrado, que esta vez se llama “Ancap”, pero antes se llamó “Pluna” y dentro de no mucho podrá llamarse “regasificadora”.  El pozo debe de ser hondo, porque los gobernantes han perdido la elegancia y se arrojan la culpa entre sí como si fuera una papa caliente.

Alentado por esas señales críticas, el viejo discurso del liberalismo económico toma fuerza y embiste, desde dentro y desde fuera de fronteras. Así, volvemos a oir hablar de “eficiencia”, de “gestión”, de “desregulación”, de “modernizarse”, de “competencia”, de “libertad de comercio” y de “libertad del consumidor”. Quien no haya vivido los años 90, podrá creer que se trata de ideas nuevas. Quienes vivimos esos años sabemos que, cuando fueron puestas plenamente en práctica, generaron en nuestros países enorme riqueza para muy pocos y una terrible miseria popular, que, curiosamente, desembocó en la apuesta generalizada a los gobiernos “progresistas”. 

¿Qué ha pasado en estos años con los gobiernos “de izquierda” y “progresistas” de Latinoamérica? ¿Por qué este reflujo político e ideológico que amenaza con devolvernos al pasado?

Para responder a esas preguntas conviene recordar primero qué es el “progresismo” y en qué forma y por qué fue sustituyendo al término “izquierda”.

El “progresismo” es un nuevo nombre y una nueva actitud que adoptaron muchas fuerzas de izquierda para sobrevivir a la caída del “socialismo real” (la URSS y sus satélites). Desacreditado el socialismo estatista como vía para la reorganización social, muchos partidos de origen marxista asumieron que el capitalismo era una realidad a la que no se podía rehuir. Se postularon entonces para el gobierno ofreciendo dos cosas: a) vía libre para el ingreso a sus respectivos países de capitales e inversiones y el acatamiento de las reglas de juego del mercado global; b) políticas sociales que suavizaran los efectos más dañosos del sistema económico, especialmente para los sectores excluidos por el mismo sistema.

En algunos casos (Uruguay es uno de ellos) el “progresismo” se alió con los defensores de causas que no contradicen frontalmente al sistema económico, feminismo, movimiento gay, grupos raciales, dando lugar así a cosas como la llamada “nueva agenda de derechos”, que ha revestido al progresismo de cierto aire de “corrección política”.

Si bien el régimen chavista no calza exactamente en ese modelo, en algunos aspectos, justamente los que me propongo señalar en este artículo, su diferencia con el “progresismo” es en cierta medida retórica. Ya veremos por qué.

¿Cuál es el problema del “progresismo”?    

 Una primera mirada hace pensar que el problema es una combinación de ambigüedad ideológica, corrupción, soberbia y desprecio por el marco institucional.

Tal vez la gran convicción –no dicha- del “progresismo” es que teniendo buenos números macroeconomicos, posibilitados por la inversión extranjera o por la venta de materias primas y de recursos naturales, y dando cosas, servicios médicos, canastas de alimentos, transferencias económicas, permitiendo el acceso de los más pobres a ciertos niveles de consumo, es posible hacer cualquier cosa desde los cargos de gobierno. Y la realidad, en particular los resultados de las elecciones hasta ahora, parecía confirmar esa tesis.

Pero, como bien dice el refrán, “no hay tiempo que no se acabe ni tiento que no se corte”. El talón de Aquiles del “progresismo” es la falta de recursos. La baja de valor de sus recursos naturales, o las crisis de los mercados que los compran, deja a esos regímenes privados de su arma preferida y casi única: la transferencia de recursos para calmar los conflictos y las disconformidades sociales.

No es casualidad que el desarrollo cultural y educativo, así como la formación politica, hayan sido descuidados por los regímenes “progresistas”. Es que resulta mucho más fácil conseguir la conformidad social mediante la transferencia de recursos económicos.

Quizá el gran drama de la era “progresista” –y esto es aplicable también al chavismo- sea que acostumbró a la población de sus países a ser satisfecha con cosas materiales, con consumo, con la sensación de prosperidad.  En lugar de formar ciudadanos, formó consumidores y público aplaudidor, mientras que los gobernantes se iban acostumbando a disfrutar de los privilegios del poder

 Pero, ¿qué ocurre cuando los recursos dejan de ser tan abundantes? ¿Qué pasa, incluso, cuando los consumidores ven que sus gobernantes abusan de los bienes de todos y a la vez entonan discursos de austeridad?

El drama de los gobiernos “progresistas”, y de algunos otros que no se autocalifican así, pero en estos temas actúan igual, es que creen en la omnipotencia de la política, entendida como ejercicio del poder estatal. Olvidan que la verdadera batalla, la que puede determinar que un pueblo sea libre y se autogobierne, se libra en el plano de la cultura y de la formación como ciudadanos.

Prometer la abundancia interminable y el goce de nuevos e infinitos derechos es todo lo contrario de promover la ciudadanía y la cultura. Porque la ciudadanía es ante todo responsabilidad. Y la cultura es indispensable para ejercer la ciudadanía.

La crisis que parece afectar a los gobiernos “progresistas” puede ser una buena oportunidad para reflexionar sobre el futuro. Porque no todas son pálidas.

Las recientes experiencias electorales en Argentina y Venezuela demuestran que algo nuevo se ha incorporado a la cultura política de esos pueblos. Atrás quedaron los tiempos mesiánicos en que la izquierda creía que “La Revolución” era un cambio irreversible, insometible a voluntades populares o a consultas democráticas. Los gobiernos de Argentina y Venezuela, pese a sus tremendos conflictos con la oposición, reconocieron su derrota y acataron la voluntad popular. Ese acatamiento, curiosamente, también legitima sus triunfos anteriores. Y anuncia la posibilidad legítima de triunfos futuros.

Las conquistas y los triunfos políticos, que se materializan y dependen de controlar el aparato del Estado, son logros efímeros. En cambio, las convicciones que se encarnan en la cultura de un pueblo son conquistas duraderas.

La era de los gobiernos “progresistas”, si acaso concluye, dejará pocas innovaciones duraderas en la cultura de sus pueblos. No ha aparejado un nuevo concepto de ciudadanía, ni una revisión de nociones como la de propiedad de la tierra y de otros recursos naturales, ni nuevos valores culturales y artísticos, tampoco dio lugar a una revolución educativa, capaz de modificar nuestra mirada sobre la realidad.

Son temas enormes, sobre los que deberíamos reflexionar, en lugar de concentrar siempre y exclusivamente la atención en el juego político electoral.


Migas de pan

Sobrevivientes del Cóndor contaron sus experiencias y aportaron datos sobre desapariciones de uruguayos en Argentina.

Edgardo Pampín se mudó a Buenos Aires en 1974 para escapar de la dictadura en Uruguay. En Argentina vio desaparecer a la mayor parte de sus compañeros de militancia sindical y política, y logró salvarse gracias a un salvoconducto de Naciones Unidas. Ayer, en Roma, declaró en el juicio por el Plan Cóndor delante de la Tercera Corte d’Assise. “En Argentina ya había grupos paramilitares antes del golpe de 1976, pero después la situación se hizo más complicada”. Pampín fue citado por la fiscalía para relatar sobre los casos de Raúl Gambaro, Edmundo Sabino Dossetti e Ileana García Ramos de Dossetti, personas con las cuales había compartido militancia y amistad en los Grupos de Acción Unificadora (GAU).
En diciembre empezó una ola de detenciones. “El 22 de diciembre a las 9.00 una vecina vino a avisarme que estaban secuestrando al profesor Borelli a pocos metros de mi casa, y que en la camioneta en la cual lo estaban subiendo ya había cuatro detenidos encapuchados. El personal que llevaba a cabo la operación era compartido entre argentinos y uruguayos y estaban preguntando si vivían otros uruguayos en el barrio. Yo me fui rápidamente. El día 27 de diciembre la compañera de Raúl Gambaro me avisó que él no había vuelto a la casa. Así me contacté con Naciones Unidas para buscar refugio y allí me enteré de todos los secuestros de aquel período”.
Rearmando
Soledad Dossetti tenía siete meses cuando un grupo de hombres entró al apartamento en el que vivía con sus padres, Edmundo Sabino Dossetti e Ileana García Ramos de Dossetti, y los separaron. Ahora es una mujer de 38 años que se constituyó parte civil en el juicio y relató hechos que le fueron contados por sus abuelos acerca del secuestro, y otros que descubrió en su camino de búsqueda. “Mis padres fueron secuestrados a las 23.00 del 21 de diciembre; mi padre acababa de cumplir 25 años y mi madre 23. Por el testimonio del portero del edificio, personas vestidas de particular con armas largas le exigieron que los acompañara al piso 12 y lo obligaron a anunciarse a la puerta para que mis padres le abrieran. En casa estaba también Alfredo Fernando Bosco, compañero de la universidad que había viajado a Buenos Aires para refugiarse. Él también sigue desaparecido. Según el relato del portero, mi madre se resistía a entregarme, y por eso fue muy golpeada. Me dejaron al portero, que después me entregó al personal policial de la comisaría. Mis abuelos se enteraron a raíz de una carta que escribió un vecino y los primeros días de enero viajaron a Buenos Aires. Me habían entregado a una familia. Mi abuela tardó 15 días en recuperarme y me encontró en un estado de salud muy deteriorado y con un problema de dislocación de la cadera por el cual tuve que tratarme en los siguientes 25 años”.
Edmundo e Ileana Dossetti reaparecieron años después, en una carta escrita por Adriana Chamorro y su esposo Eduardo Corro, argentinos sobrevivientes del pozo de Banfield, que compartieron celdas con el matrimonio Dossetti. Según contó la pareja, en Banfield argentinos y uruguayos eran separados. Cuando Chamorro y su esposo fueron detenidos, las celdas del primer piso ya estaban repletas, así que les tocó compartir calabozos en el segundo piso con los uruguayos: “Chamorro estuvo en la celda con mi madre -dice Dossetti- y se enteró de que todo el grupo había sido detenido en diciembre de 1977. Nos resaltó que los uruguayos, cada vez que volvían de un interrogatorio, decían que las personas que los interrogaban eran uruguayas, y eso les llamaba la atención. En mayo se comunicó a los uruguayos que iban a ser trasladados a una cárcel legal en el sur del país. Salieron todos excepto mi madre, que estuvo allí hasta finales de junio”.
Soledad Dossetti relató también que supo, años después, de Ramón Camps, jefe de la Policía de la provincia de Buenos Aires, quien tuvo un rol de primera línea en la represión en Argentina; el Centro de Operaciones Tácticas Nº 1 Martínez, el Pozo de Banfield y el Pozo de Quilmes son conocidos como Circuito Camps. La conexión surgió por una prima de su madre que vivía en Buenos Aires y que la hospedó varias veces durante las vacaciones de su infancia: “Sé que parece increíble, pero esa pariente estaba casada con Jorge Alberto Torres, que era un gran amigo de Camps. […] Cuando tenía 13 años esa prima me contó que Camps le había dicho que le daba pena que siguiéramos con la esperanza de encontrar a mis padres, y que él sabía que habían muerto en un traslado entre Argentina y Uruguay”. El nombre de Néstor Tróccoli surgió sobre el final de la declaración de Dossetti, cuando la jueza preguntó si en Uruguay había condenados por estos hechos y el abogado Fabio María Galiani, defensor de Dossetti y del Estado uruguayo, relató las condenas a Gregorio Álvarez y Juan Lacerbeau y la fuga en Italia de Tróccoli para escaparse de la Justicia.
Dossetti señaló a la diaria su satisfacción por declarar en el juicio en Roma. También agregó detalles sobre lo que le contó Adriana Chamorro, la última en ver a sus padres vivos: “Mis padres y los uruguayos que estaban en Banfield no creían que su destino final fuera la muerte. Estaban convencidos de que iban a terminar en una cárcel. Para nosotros fue muy importante saber eso y pensar que no vivieron sus últimos meses con angustia. Chamorro me contó que jugaban ajedrez entre una celda y otra con golpecitos en la pared, que cantaban canciones de Daniel Viglietti, que el día de mi primer cumpleaños, ante el desánimo de mi madre, que pensaba en mí, los otros les enviaron muñequitos hechos con migas de pan y entonaron ‘que lo cumplas feliz’”.

Nadia Angelucci desde Roma, Italia – La Diaria


 

Los gráficos de Gabriel «Saracho» Carbajales


Angustiante espera de los trabajadores de Raincoop

Informaciones del PIT-CNT

En vilo, sin saber qué les deparará el futuro a 600 familias, se viven horas decisivas en las negociaciones que se desarrollan para encontrar una salida a la compleja realidad que afronta Raincoop. Mientras tanto, el combustible lo pagan con lo que recaudan a diario con la venta de boletos.
En diálogo con el Portal del PIT-CNT, Marcos Lombardi, delegado de la UNOTT y secretario general de ASCOT (Asociación Sindical de Cooperativistas del Transporte) Raincoop, explicó que se vienen desarrollando encuentros con la Intendencia de Montevideo y las empresas COME (sociedad anónima), UCOT Y COETC (cooperativas) y que estarían interesadas de la integración de los trabajadores de Raincoop. Lombardi dijo al Portal que según pudieron conocer, se habla de hacer esfuerzos por «la mayor cantidad de trabajadores posibles» pero no nos hablan de todos los trabajadores”. El dirigente entiende que son temas empresariales que abarcan también las líneas que se quedaría cada empresa por lo que “son temas que les llevará su tiempo discutir entre ellos, pero para nosotros, para los trabajadores lo que importa es mantener los puestos de trabajo de los 600 compañeros, y tratar de elaborar una fórmula que por un lado debe llegar de manera rápida pero no apresurada porque puede generar que en el desarrollo del camino sucedan daños para los trabajadores, lo que nosotros queremos es que sea lo menos nocivo posible para los trabajadores y hacerse de manera muy estudiada, porque si se extiende mucho en el tiempo el arribo, corremos con algunos riesgos como que entren algunos actores que actualmente no están jugando, y también que las líneas dejen de cumplir los servicios que eso sería dañino no solamente para los trabajadores sino también para la población”. En este sentido, el dirigente reconoció que si demora en encontrar una salida beneficiosa, además se corre el riesgo que se produzca la extensión de los recorridos de algunas líneas de otras empresas para que se eliminen las de Raincoop. “Esto sería perjudicial para todos”.
En relación a los actores que eventualmente podrían aparecer a aprovecharse de la situación que vive Raincoop, Lombardi aclaró que se refiere a “Cutcsa o cualquier otra empresa privada que con capitales interesado en el transporte urbano de pasajeros para poder sacar su jugo, y no es lo mismo negociar con una empresa en funcionamiento y trabajando que con una caída”.

Trabajando gratis por mantener la fuente laboral

“En Raincoop se está trabajando gratis hasta el domingo, intentando mantener la mayor cantidad de coches en la calle para cumplir los servicios (actualmente se cumple el 80% aproximadamente) y sacando de la recaudación diaria para comprar el combustible, no teniendo en cuenta todos los demás gastos que tiene que afrontar el funcionamiento”.
El dirigente fue claro en señalar al Portal que la decisión de los trabajadores es mantener los servicios en la calle para poder tener la empresa funcionando y para no dejar a la población sin servicios.

Rechazo categórico a hechos de violencia

Consultado sobre los episodios de violencia que se produjeron en el día de ayer, fue categórico al rechazar y “repudiar esos hechos que lamentablemente no pudimos evitar y que como organización sindical no nos hacemos responsables, en el sentido que no somos quienes provocamos esos hechos”. Lombardi dijo que no solamente lo repudian sino que además tratan de evitarlo y de disuadir cuando están sucediendo. “Personalmente estuve separando a compañeros para que no participen pero a veces estas cosas se pueden ir de las manos pero está claro que no los compartimos para nada” enfatizó.


La vidriera irrespetuosa de Hugo Bruschi

LA VIDRIERA IRRESPETUOSA

UN AÑO MÁS QUE IMPORTA…
por Hugo Bruschi en el Año contra la Impunidad.

Un año que viene y un año que se va. Como tantos que se fueron y otros tantos que vendrán. Pero este no fue un año como tantos, este fue un año donda la raza humana puso de manifiesto lo mejor y lo peor de su condición. Un año donde ciertos comportamientos, nos averguenzan unas veces y nos llenan de esperanza otras. Millones de hombres y mujeres en el mundo, jamás podrán apartar de sus memorias visuales, aquella imagen de un niño arrojado por las olas, a una playa en la que nunca podrá jugar. Una víctima inocente de esta irracionalidad en busca de ganancias, aunque para ello se haga menester destruir paises enteros y acabar con sus habitantes. Crímenes éstos que en un mundo civilizado que aún no existe, serían juzgados como corresponde. Tampoco al brindar por el nuevo año, podremos borrar aquella escena donde una periodista, agrede a un hombre huyendo con su pequeño en brazos. Huyendo de aquella cacería desatada, contra los que huyen de las bombas que esa misma periodista apoya. Como no lograremos olvidar asimismo, las largas filas de desterrados, de expulsados de lo que antes fueron sus hogares y paises ahora en ruinas. Y el odio xenófobo que abandonó la cocina de la casa – allí donde se alimenta más odio en los más jóvenes – para lanzarse a las calles en busca de quienes golpean a las puertas de otros paises en busca de refugio. No alcanzarían las páginas de un diario, para relatar cada uno de estos hechos.

Pero al mismo tiempo que estas barbaries iban tomando estado público, miles y miles de europeos tendían una mano solidaria a las víctimas de la tragedia. Vimos niños que se desprendían de sus juguetes y sus ropas, para ofrecérselos a otros niños que nada tenían. Gente salida de todas partes, llegaban a las estaciones de trenes con sus paquetes y bolsos cargados de ropa y comida. Y esto nos llenó de alegría. No todo está podrido, no todo está perdido. Aún quedan lo que como bien decía el CHE, sienten la injusticia ajena como propia. De qué valen los discursos y las palabritas, sin la acción que las respalde? NADA, PURA HIPOCRESÍA!! Por ello este año quedará en la memoria, como un mojón entre el egoismo y la solidaridad, entre el odio cobarde siempre destinado al más débil y la mano abierta que no espera más recompensa que la de su propia conciencia. Para poder seguir durmiendo sin necesidad de psicofármacos.
Pero dejemos por un instante estas miserias del alma, estas escenas de dolor que nos produce verguenza de ser humanos, para darle una oportunidad al reencuentro familiar de estas fiestas tradicionales. Para quienes están lejos de estos escenarios, tal vez estos relatos no tengan la fuerza suficiente de conmoverlos, pero por lo menos no se harán cómplices pasivos de los mismos. De eso estamos seguros. Por ello no queremos que los niños perciban en el rostro de sus padres, muestras de dolor o preocupación. Esos «pebetes que en sus juegos inocentes entretenidos están» como nos decía El Mago en el inolvidable y siempre presente tango de Casciani, el canilla poeta.

Son días muy especiales que llaman al recogimiento espiritual y la solidaridad con el desvalido. Con quien tal vez no tenga un pan dulce y una cerveza para convidar como hubiera querido. Días en que el vecino del barrio, a quien le quitamos el saludo o nos lo quitó por cualquier motivo banal, hoy manda la vuelta en el boliche poniendo de manifiesto su fibra humana. Por un instante le diremos » adiós horas amargas, adiós los desengaños, de esperanzas risueñas el año es portador». Y lo haremos aún sabiendo que no son tales, que una vez pasadas las fiestas todo volverá a su anormalidad. Con los ricos a su riqueza y con los pobres a su pobreza y en medio de los 2, un grupo de individuos que una vez llegados al gobierno, dieron por tierra y traicionaron las esperanzas de un Pueblo. Pero en estos días no les daremos el gusto de vernos tristes, por una sóla vez le ganaremos a la tristeza y brindaremos con lo que tengamos a mano. Con champagne o con vino, con cerveza o con leche, pero estaremos todos juntos. Uds. allí y La Vidriera a la distancia, pero palpitando sus mismas inquietudes, sus alegrias y sus sinsabores, sus luchas cargadas de mañana. La Vidriera es parte de este Pueblo que más temprano que tarde, encontrará su camino. FELICES FIESTAS AMIGOS!!


La historia del “capitán” Guldenzoph

“El Charleta” Jorge Guldenzoph compareció ante la Justicia, pero no llegó a declarar sobre el pedido de procesamiento en su contra por presunta participación en actos de tortura durante la dictadura. El paro de los funcionarios judiciales de este jueves hizo que la audiencia se suspendiera, por lo que deberá comparecer nuevamente en los próximos días.
charleta
Caras y caretas – dic 19, 2015
Por Mauricio Pérez

Charleta fue el apodo que le pusieron sus captores, a raíz de su verborragia. Jorge Guldenzoph era militante del Partido Comunista del Uruguay (PCU) y cayó detenido al principio de la dictadura. Con base en su testimonio, en su delación, decenas de sus ex compañeros, algunos en la clandestinidad y otros cuya militancia no era conocida, fueron detenidos por los servicios represivos de la dictadura. Sin embargo, eso no sería todo.

Guldenzoph pasó de militante en la UJC y el PCU, a integrar la Dirección Nacional de Inteligencia y Enlace, nombre que tenía entonces la unidad correspondiente a la actual Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII). Según varios de sus ex compañeros, su colaboración con las fuerzas represivas fue total. No sólo entregó nombres, sino que participó en operativos de detención y en interrogatorios bajo tortura. Incluso, tenía rango: “Capitán” Guldenzoph.

Las víctimas afirman que Guldenzoph actuaba con sadismo, bajo un manto de total impunidad, y que disfrutaba quitándoles la capucha a los prisioneros para que, por unos segundos, reconocieran a su verdugo. También se lo mencionó como partícipe del operativo que culminó con la captura y posterior desaparición de Ary Severo Barreto, y de la detención y tortura del ex director de Cultura de la Intendencia de Montevideo, Gonzalo Carámbula, recientemente fallecido. La lista de testigos en su contra es amplia, e incluye a Juana Canosa Bonjour, su ex esposa.

Tras el retorno de la democracia, Guldenzoph se convirtió en un notorio militante anticomunista y antimarxista. Desarrolló un estrecho vínculo con la Secta Moon y se volvió uno de sus principales referentes en Uruguay. Llegó incluso a ser secretario de la Federación para Salvar la Nueva Nación y del Movimiento Pro Verdaderas Familias, dos organismos religiosos de la secta. Fue vicepresidente, columnista y editorialista de Últimas Noticias, el diario hoy desaparecido que fue propiedad del grupo durante años.

Las denuncias en su contra no impidieron su estrecho vínculo con dirigentes políticos de distintos partidos. En una entrevista con la revista Tres, el Charleta negó que todas las denuncias en su contra fueran ciertas: “Algo de lo que se ha dicho de mí es cierto, pero algunas cosas no”. Por eso, se sorprendió cuando la fiscal Ana María Tellechea solicitó su procesamiento con prisión por actos de tortura durante la dictadura.

Guldenzoph compareció este jueves ante la jueza penal de 9º Turno, Blanca Rieiro, en audiencia ratificatoria (artículo 126 del CPP), para completar el trámite procesal previo al dictado de la resolución definitiva. El Charleta llegó puntual, sobre las 9:55 horas, vestido con un elegante traje y en compañía de su abogado. Pero no llegó a declarar. La audiencia se suspendió, por lo que deberá retornar al Juzgado el próximo 22.

En un breve diálogo con Caras y Caretas, parado en la baranda del Juzgado junto a su abogado, Guldenzoph dijo que intentará demostrar su inocencia, que la audiencia era de “rutina” y que será la primera vez que declare en este expediente (iniciado en 1985, pero reabierto hace un par de años, tras la firma del decreto que excluyó todos los casos del amparo de la ley de caducidad), pero prefirió no extenderse. Su futuro aún está por resolverse.

La imputación

La fiscal Tellechea solicitó el enjuiciamiento de Guldenzoph por los actos de tortura contra ex militantes del PCU, llevados a cabo en el edificio en el que funcionaba la Dirección Nacional de Inteligencia y Enlace, en Maldonado y Paraguay, donde actualmente funciona la sede de la Dirección General de Crimen Organizado e Interpol. La imputación de la Fiscalía se sustentó en el cúmulo de pruebas incorporadas en la causa, en particular las decenas de testimonios que lo vinculan con estos actos ilícitos.

Sin embargo, esta no es la primera causa en la que se vincula a Guldenzoph con actos represivos durante la dictadura, ni la primera vez que debe declarar ante la Justicia en causas por violaciones a los derechos humanos. Guldenzoph declaró en la investigación por el segundo vuelo de Automotores Orletti, por el que fueron procesados los principales agentes del SID y la OCOA, entre ellos, José Nino Gavazzo y Jorge Pajarito Silveira. El Charleta no fue procesado porque no había suficientes pruebas en su contra. En esa oportunidad dijo que realizaba “tareas de envío y recepción de documentación”, pero negó su participación en actos de tortura.

Empero, su testimonio fue relevante para la causa. Guldenzoph reconoció que sabía de los viajes de militares y policías uruguayos hacia Buenos Aires (Argentina) para participar de actividades represivas en ese país, aunque no precisó fechas específicas. Su testimonio fue utilizado por la fiscal Mirtha Guianze y el juez Luis Charles para sustentar la condena de los represores.

Más acá en el tiempo, Guldenzoph debió declarar ante el juez penal de 17º Turno, Carlos García, en el marco de una investigación por torturas en la ex sede de la DNII. Se trata de una denuncia presentada por varios militantes del PCU y la UJC, referidas a los tratos “inhumanos, crueles y degradantes” a que fueron sometidos en esa dependencia policial entre 1973 y 1983.

Varios ex presos políticos, algunos de los cuales eran menores de edad, señalaron a Guldenzoph como partícipe de las sesiones de tortura. Dijeron que actuaba con sadismo, y que lo identificaron por su voz. Ante esto, la Sede dispuso su citación como indagado. El Charleta presentó sucesivos recursos para evitar declarar, pero todos fueron negados. Finalmente, concurrió dos veces ante la Sede. En ambas oportunidades, la última en agosto de 2015, “se negó a declarar en audiencia por recomendación de sus abogados”. Guldenzoph presentó un escrito con su testimonio y se limitó a hacer referencia a lo que allí decía, dijeron fuentes judiciales a Caras y Caretas.

En esta causa, además de Guldenzoph y algunos oficiales de la DNII, es indagado otro “traidor” del PCU: Ariel Ricci, sindicado por varios militantes comunistas como un activo colaborador de los servicios represivos. Su paradero es desconocido desde hace años, aunque se sabe que se dedicó al budismo. El juez García libró, a pedido de la Fiscalía, una orden a Interpol para que se lo ubicara. El testimonio de su hijo, quien viajó a Uruguay para declarar en su contra, allanó el camino. De acuerdo con la información aportada por él, Ricci está radicado desde hace varios años en San Pablo (Brasil). La Justicia uruguaya envió un exhorto a su par brasileña para que su testimonio sea recabado a través de mecanismos de cooperación internacional, pero no se descarta solicitar su extradición.

La denuncia de Araújo

La participación de Guldenzoph en actos de tortura fue denunciada en el Parlamento el 2 de julio de 1985, por el entonces senador Germán Araújo. Ese día, el ex legislador del Frente Amplio –quien fue desaforado previamente a la aprobación de la ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado– narró en la Cámara las denuncias que pesaban sobre el Charleta y otros integrantes de la DNII.

“A este señor habrán de reconocerlo, seguramente, cientos y cientos de torturados. No sólo fue uno de los más activos torturadores, sino que además se sintió siempre muy seguro –con gran respaldo– y disfrutaba con quitar capuchas por unos segundos para que alguien lo reconociera. A este señor, últimamente, se lo ha podido ver en el Canal 1 de la radio televisión francesa. Tenemos aquí el video tape. Es que ahora, el señor Guldenzoph, además de ser un sádico torturador de la Policía uruguaya, es uno de los más calificados voceros de la Secta Moon en Montevideo”, afirmó Araújo.

“Aquí está el video-tape del programa que la radio televisión emitió sobre la Secta Moon y su organización en nuestro país, y aquí están las declaraciones de su vocero, el señor Guldenzoph. Este hombre aceptó, además, formar parte del cuerpo militar de la Secta Moon. Todo un personaje de la seguridad nacional. Naturalmente, todo esto debe ir a manos de la Justicia, para que actúe”, agregó.

Araújo sustentó su denuncia parlamentaria en los testimonios de varios ex presos políticos, en su mayoría militantes del PCU y de la UJC, que identificaron a Guldenzoph como participante en esas sesiones de tortura. Entre ellos estaban el director de Caras y Caretas, Alberto Grille, y los ex militantes comunistas Gonzalo Carámbula y Ofelia Fernández. Todos señalaron al integrante de la Secta Moon como uno de los torturadores.

En la mencionada sesión parlamentaria Araújo leyó los relatos que daban cuenta de esas sesiones de tortura. Carámbula contó los tormentos a los que fue sometido: “Me ataron boca abajo sobre una tabla que permitía dejar la cabeza colgando. Al levantar el extremo posterior, en el que tenía atados los tobillos, la cabeza se sumergía en un tacho con agua. Participaban de la sesión unas cuatro o cinco personas, a juzgar por las voces y el manipuleo de la tabla. Quizás sorprenda que comente que no me resultaba tan dramático tragar agua hasta pensar en morir, como cuando me sacaban la cabeza pero no me dejaban respirar inmediatamente, presionando la capucha”.

“De pronto entraron riéndose y comentando cuestiones de fútbol. Comenzó la paliza, luego la picana. Ya casi no me preguntaban nada. Reían. La electricidad me hacía contornear, girar, mover como una ‘gallina loca’, al decir de un torturador. Descalzo y desnudo, tocaban con la picana el charco y mi cuerpo y todo era igual. Me caía, daba vueltas, me paraba, volvía a caer en medio de sus risas. Se terminó. Quedé allí parado”, continuó Carámbula en su relato.

Posteriormente, recordó a Guldenzoph: “También pude constatar la presencia en todo ese período de Jorge Guldenzoph, a quien también conocía de antes. Recuerdo particularmente que discutía con otros oficiales y les insistía sobre la necesidad de dotar a los jóvenes de Secundaria de una ideología, que no bastaba con perseguir a los comunistas. Según información posterior que pude obtener, esta persona, que creo fue la que corroboró mi identidad desde la acera, según conté al principio, participó en el congreso que realiza la Secta Moon en el pasado mes de marzo de 1984”.

Araújo también leyó el testimonio de Grille: Había pasado mucho tiempo. ¡Estaba tan confuso! Rememoraba las horas pasadas: los golpes, el submarino, el dolor terrible del primer diente roto, los gritos desesperados de Ofelia y su resistencia invencible, la cara amoratada de Roberto, el llanto del bebe de Kaliopi, el rostro sonriente del Charleta Guldenzoph. Comenzaba a soñar despierto; mi casa, Alba, los chiquilines, los uniformados que sacaban los colchones a la calle, se aglomeraban los vecinos, protestaban, acumulaban los libros en una gran hoguera. […] Empiezo a familiarizarme con las voces de los torturadores. Conozco al Charleta, a Presa, al Oreja. ¿Cómo será la cara de Boris Torres? ¿Qué altura tendrá? Pasé la noche de plantón; sentí la voz de Presa y del ‘Capitán’ Guldenzoph mientras interrogaban a Ofelia. Ofelia grita, llora; implora por su madre, que hace más de un año que falleció. Creo que estoy dormido de pie. Los sueños son más hermosos que la realidad: los sueños de los presos siempre son más bellos que la realidad. Despierto con un resplandor y la voz de un fajinero que ordena levantar los colchones para baldear”, narró Grille. Con el tiempo, los testimonios de cargo contra Guldenzoph se continuaron acumulando. Ahora, deberá resolver la Justicia.

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More