Noticias Uruguayas 2 julio 2016

Publicidad

Noam Chomsky: Un desafío al poder de Estados Unidos (II) // EE.UU.: Dow Jones se desploma 300 puntos siguiendo el descalabro del ‘Brexit’ // ¿Quién será el siguiente? Mapa de países que pueden salir de la UE tras el ‘Brexit’ // México: Miles de maestros toman de nuevo las calles de Monterrey // Estado español: Entrevista con Diego Cañamero diputado electo por Unidos Podemos // Firmas por una Auditoría Elecciones Generales 26-J // Todo apunta a Fraude electoral // Iglesias: «Tarde o temprano Unidos Podemos gobernará este país // Chile: Estudiantes:“Al Mineduc se le acaba el tiempo”, fijan movilizaciones // Argentina: Las Abuelas de Plaza de Mayo presentaron al nieto recuperado 120 // Uruguay: Paro y movilización: PIT-CNT reclamó un “cambio de rumbo” en la política económica

URUGUAY
Columna destacada

¿Qué le pasa a la izquierda?

Por Rafael Bayce.

señales

CARAS Y CARETAS – junio 26. 2016
Las izquierdas comenzaron a gobernar en contextos de democracia política, economía de mercado y una cultura hegemónicamente capitalista hacia fines de los años 70 del siglo pasado. El Plan Cóndor –seudópodo latinoamericano de la Guerra Fría– retrasó este proceso en América Latina, por lo que la pluralidad de gobiernos de izquierda en la región sobrevino, tardíamente, a comienzos de este siglo. En todos los casos se obtuvo hegemonía política pero no económica, y no se trabajó adecuadamente en un cambio cultural.
Los triunfos político-electorales, por lo tanto, han resultado claramente insuficientes para provocar cambios profundos en las sociedades que consiguieron gobernar, y existe una generalizada sensación entre militantes y académicos –no entre los directos beneficiarios de su hegemonía política– de que sus logros han quedado mucho más acá que los contenidos conocidos desde las consignas de oposición que se levantan desde el siglo XIX y desde los discursos, planes y programas vociferados en campañas electorales.
Óptimos alcanzados, máximos imposibles
Ha quedado suficientemente demostrado que consignas, principios, valores, planes y programas del orden de la utopía movilizadora y de la oposición cerril no pueden ser implementados cuando se ingresa como gobernante a un sistema interpartidario. Las razones son varias y complementarias: limitaciones múltiples derivadas de rutinas institucionales y de culturas organizacionales, instituciones ejecutoras con miembros ingresados desde otras lealtades, necesidad relativa de negociar prioridades con otros y divergencias internas que se reflejan en la integración de los equipos de gobierno, en el contenido de las decisiones concretas y en la evaluación de las fidelidades a principios.
Karl Mannheim advirtió claramente, desde 1929, sobre estos mecanismos, profundizando en lo planteado por Rosa Luxemburgo, Robert Michels y Max Weber. Claus Offe, ya en los años 80, hizo las mejores radiografías y ejercicios prospectivos: desradicalización ideológica, burocratización interna, apartamiento de las bases, cupulismo dirigente, vulnerabilidad a la erosión de los movimientos sociales, imposibilidad de mantener legitimidad en regímenes de bienestar sin represión, y pactos sindicales y políticos con el mercado económico y con el capital productivo.
En la práctica, todas estas razones se han convertido en literales epidemias, algunas de ellas pandémicas, que aparecen en el desarrollo de la mayoría de los gobiernos de izquierda:
Uno: Gobernantes que suavizan discursos, decisiones y narrativas desde una conveniente óptica pragmática, con lo que implícitamente califican al discurso radical pregobernante como poco más que un “acné” signado por una radicalización opositora y utópica adolescente, ahora superada por una prudencia adulta y una limitación de los máximos a meros óptimos relativos coyunturalmente variables. En ellos, las decisiones son más importantes y urgentes, bajo la espada de Damocles de la deslegitimación electoral, que la importancia y profundidad de los contenidos. El porvenir electoral, la ventura de la fracción en el total partidario y mantener el ego por encima de la línea de flotación en la opinión pública se convierten en la teleología dominante. Ojo, que algunas razones pueden tener, pero que lo digan y que no jueguen la doble y falsa carta de disfrutar del radicalismo heredado y esperado mientras se reniega de él.
Dos: Una variedad menos explicable y defendible es la de los gobernante definitivamente aburguesados por los placeres de los privilegios y las comodidades disfrutables durante el ejercicio de los cargos: sueldos, jubilaciones, choferes y autos impecables; viajes, recepciones y cenas con buen alcohol y deliciosas comidas; viáticos, regalos que pasan por las aduanas, micrófonos, pantallas y titulares; amigos conspicuos, ventajas familiares, etcétera. Son mecanismos fuertemente reforzadores de la descafeinización, pasteurización y desradicalización antes revisada, que se traducen en el intento de neutralizar micropolíticamente a la oposición convidándola a decidir consensualmente –en temas de “seguridad”, por ejemplo– y hacer lo que ellos quieren y que supuestamente nosotros no querríamos. Victoria a lo Pirro y harakiri ejemplar. Fin y némesis de las izquierdas, deviene en triunfo hegeliano de las derechas por cooptación del imaginario en la óptica de Francis Fukuyama: ellos gobiernan por intermedio de nosotros, porque haremos lo que ellos harían pero nos creemos que los estamos neutralizando.
Tres: Gobernantes que, o bien han sufrido el síndrome de Estocolmo por el cual los cautivos se enamoran y realizan transferencia psicoanalítica con sus captores, o bien han llegado a creer que sus captores, torturadores y guardianes no son más que títeres instrumentales e inocentes utilizados por elites internacionales y locales que usan a los pobres militares y policías para implementar sus tortuosos designios. Ahora que aprendimos, tengámoslos de nuestro lado, tengamos a la fuerza de nuestro lado, del lado del monopolio legítimo del uso de la fuerza, del lado del nacionalismo popular que se resista a la fuerza transnacional e imperial (¡qué útiles son esos conceptos del liberalismo político!). No debe olvidarse que la socialización lumpen no se borra simplemente con uniformes y algunos cursitos, porque es mucho más extensa y profunda que esas duchitas normativas: la conducta seguirá siendo sólidamente lumpen, adaptada a las herramientas de cada cargo e institución. Estarán del lado que los beneficie más, y las elites y los imperios transnacionales siempre tendrán mejores incentivos a mano. Qué bien lo leyó Karl Marx hace más de 160 años, en el 18 Brumario de Bonaparte: las burguesías urbanas, unidas a la nobleza rural y eclesiástica, usarán a los lumpen contra el proletariado urbano, el campesinado rural y el lumpen desechado por la industrialización. Ahora es el mismo mecanismo, pero en una estructura modificada, más compleja, más difícil de discernir.
Cuatro: Buscavidas y vivos criollos, advenedizos alcahuetes de los líderes con egos inflados que necesitan el arrullo de los elogios y el blanqueo de trabajos sucios que se deben recompensar. La invasión de este tipo de despreciable espécimen –también lumpen– en la izquierda pervivente en el poder es una amenaza más dura aún que la desradicalización ideológica, con el agregado de que son un enorme riesgo de comisión de irregularidades, errores e ilicitudes, amenaza creciente y constante en esta época de “judicialización mediática de la política”. Que no se descarte que hayan sido “contratados” (o puedan serlo en el futuro) para “quemar” a líderes nacientes y deslegitimar a fracciones o partidos habilitando sospechas y apariencias delictivas nutritivas de la judicialización mediática de la política.
Populismo sin conversión ideológica
Las izquierdas han mostrado una insuficiente formación ideológica como para visualizar decisiones de izquierda en contextos no previstos por las jaculatorias de barricadas ni las frases de izquierda de cajita de fósforos. La formación de la izquierda en filosofía, ciencias sociales y humanas es pobre y obsoleta, con lo cual está desarmada para reaccionar con velocidad a las urgentes demandas de gobierno y encontrar soluciones técnicas alternativas de izquierda a rutinas, culturas, usos, costumbres y modas supervivientes de gobiernos anteriores, transnacionalmente impuestas o mediáticamente dispersadas.
Un ejemplo patético es la política de seguridad de los gobiernos uruguayos, sin distinción partidaria, ya que el organigrama ministerial y la división del trabajo entre ellos es obsoleto, determinado por una estructura jurídico-legislativa de centroderecha y signada por teorías criminológicas simplistas transnacionales a las que adhiere la Policía y que conducen a ministros mal preparados que, desbordados por los hechos cotidianos y por las demandas de la prensa, gente histérica y opositores, terminan abdicando de pensar cualquier alternativa de izquierda. El resultado es una política represora del lumpen, visto como renuente a trabajar y sindicalizarse, como criminales natos e irredimibles, en lugar de verlos como productos de insuficiencias de la organización social y de las políticas públicas, concentrándose así en la cosecha criminal y no en la siembra criminógena, como debiera una izquierda ilustrada y valiente.
Hay fracciones enteras de la izquierda que reniegan del conocimiento, lo juzgan como de señoritos y de chetos burguesitos, y tratan a los académicos e ilustrados con resentimiento y odio envidiosos. Trágico error que le da razón a los peores temores de Max Weber sobre el futuro de la democracia: el desarrollo de un populismo demagógico, de inclinación carismática, perversiones de la soberanía representativa y sustitución de la persuasión ilustrada por la seducción emocional iletrada. Estas fracciones olvidan, en su populismo demagógico y carismático, la alienación, la falsa conciencia, la violencia simbólica, la reproducción del arbitrario cultural, la reconversión de estatus vía la “zanahoria” educativa, el lumpen de Marx, la hegemonía de Antonio Gramsci, el papel crecientemente hegemónico de los medios de comunicación, la subordinación financiera, el neocolonialismo extractivo, y tantas otras conquistas teóricas de la izquierda.
La economía y la cultura no se tocan
Uno de los peores errores de la izquierda seguramente sea el de no haber percibido que la conquista de la hegemonía política no aseguraba la hegemonía económica, cada vez más internacional y progresivamente transnacionalizada en sus fuentes de poder. Sin fuerza para oponerse a este estado de cosas, los gobiernos de izquierda se repliegan en una prudencia casi cipaya, con miedo a que las inversiones provoquen carencias en resultados a corto plazo que dañen la votación del soberano.
También es altamente grave no haber recordado a Gramsci y su recomendación de perseguir la hegemonía cultural, en la sociedad civil, como único modo sólido de mantener una hegemonía política, perseguidora de una hegemonía económica. Si el consumo del “nuevo uruguayo” es un padrón para evaluar el éxito en un gobierno de izquierda, que no se extrañen las izquierdas de que los redimidos de la pobreza y la indigencia se vuelvan votantes de los que les prometen más abundancia y consumo y que no los amenazan con sacarles nada para salvar a otros como fueron salvados ellos. Otro harakiri de la izquierda.
Entonces, ni los gobernantes de izquierda tienen formación sólida ni moral como para ser de izquierda como gobernantes en el mundo de hoy, ni todos siguen siendo de izquierda en el sentido tradicional, clásica o aggiornado que el mundo necesita hoy, ni todos sus integrantes están allí por móviles de izquierda, ni todos sus votantes votaron izquierda cuando votaron izquierda, ni la izquierda intenta atraer ya con argumentos, valores ni decisiones de izquierda el voto. Un gran y perverso cambalache.

«No es contra el salario de los trabajadores que vamos a mejorar la situación»

El PIT-CNT denuncia recortes en áreas clave para el desarrollo

Publicado el Jueves 30 junio de 2016 , 6:03am – La República uy

Entre las 9.00 y las 13.00 horas el PIT CNT realizó ayer un paro general parcial para manifestarse, entre otras cosas, en contra del recorte del gasto social.

 

Frente al Ministerio de Economía, la central sindical se concentró y movilizó en “defensa de la inversión pública y en rechazo del ajuste fiscal y contra las AFAP”.
Asimismo, se reclamó una política de control de precios que beneficie a la extensión de la negociación colectiva a las Intendencias, por el cambio de los lineamientos salariales y en contra del “recorte del gasto social”, como dijo el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, quien junto a Daniel Urquiola, representante de la Federación Nacional de Municipales del Interior, estuvieron a cargo de la oratoria.
Abdala dijo que para que no haya pérdida del salario real en los Consejos de Salarios -como se viene acordando en distintos convenios de las pautas del Poder Ejecutivo-, y con la inflación que “todavía no han logrado que decrezca, cambien ya las pautas del PE en los Consejos de Salarios”.
El dirigente agregó que rechazan las medidas fiscales que ha tomado el gobierno, ya que “estamos en un momento de importantes diferencias con las políticas gubernamentales” y el PIT-CNT “jamás renunciara a su papel en la lucha por las reivindicaciones de los trabajadores, para ubicar su programa en el centro de la vida nacional”.
El PIT-CNT criticó al ajuste desde la perspectiva de los intereses de la clase obrera, con su ideología y programa, en este sentido, Abdala expresó: “No debemos comernos la pastilla, el PIT-CNT ha criticado al ajuste porque achica en momentos en que se necesita inversión y sigue gravando más al trabajo que al capital”.
“Hay que gravar más al capital, hay que subir más a IRAE para subir las ganancias extraordinarias de un 25 a un 30%; hay que generar recursos no para el achique, si no para invertir en los puestos de trabajo que hay que generar en la sociedad. Para esto, hay que cambiar las pautas salariales y organizar políticas que estimulen la creación de más trabajos de calidad, y que no sea con desempleados que los trabajadores paguemos el costo de la crisis”, agregó el dirigente.
“El ajuste es malo y lo rechazamos porque establece recortes inadmisibles. Los trabajadores llamamos a las cosas por su nombre: hay recortes en áreas sociales claves para el desarrollo de nuestro país”, sentenció.
En este sentido, Abdala manifestó: “Se trata a la Universidad de la República de la misma manera que se trata a la educación privada, exonerándola de los aportes patronales, y tenemos terrible Hospital de Clínicas para nuestro pueblo”.
Desde el PIT-CNT se manifiesta: “Ningún cambio para menos en el salario vacacional de los trabajadores, en la liquidación que deriva de la aplicación correcta de la Ley de Unificación de aportes”. El sindicalista dijo que “hay que eliminar las AFAP, que se quedan con millones de dólares que salen del bolsillo de los trabajadores. Exigimos en forma inmediata la instalación de un ámbito de diálogo para negociar una seguridad social solidaria y sin fin de lucro (…) la sociedad tiene muchas formas de lucro, que no se metan con lo que es nuestro”.
Uniformes chinos
En referencia a la compra por parte del Ministerio del Interior de uniformes a China, Abdala indicó que “si ese laburo se hubiera hecho acá nos hubiéramos evitado seguros de paro, aportes que no hicieron (…) a veces lo barato sale caro porque se paga con desempleo y falta de perspectiva para los trabajadores”.
Precisamente y junto al escenario, un grupo de trabajadores del Sindicato de la Aguja marcó presencia, manifestándose con sus máquinas de coser y un maniquí con uniforme policial.
“Este cambio de rumbo por el que luchamos, se desarrolla además, en un año clave, el año del 100 aniversario de un maestro de todos nosotros; un ejemplo ético y de lucha, me refiero nada más y nada menos que al grande, fraterno, clasista, combativo, solidario, maestro de la unidad José “Pepe” D´Elía: ¡Feliz aniversario! Gloria a la clase obrera por haber tenido uno de estos hijos”. Finalmente indicó: “Los trabajadores pensamos la democracia no en términos de instrumentales sino como proyecto de sociedad”.
Candidato haitiano
El ex senador y candidato a la presidencia de Haití, Jean Charles Moise participó ayer al mediodía en el acto del PIT-CNT. El político haitiano lucía un cartel pintado con una leyenda alusiva al reclamo por el retiro de las tropas de su país.
También se reunió con el presidente Tabaré Vázquez a quien le pidió que Uruguay el repliegue y retiro definitivo d las tropas apostadas en aquel país en misiones de paz.. Charles Moise se encuentra de visita en Montevideo desde el lunes, con el fin de informar sobre la situación de su país y dar a conocer su posición favorable al retiro inmediato de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (Minustah), de la que Uruguay forma parte.
Moïse integró el grupo de ocho presidenciables haitianos que se opusieron a avalar el fraude electoral que ocurrió en los comicios del 25 de octubre del año pasado, que fueron anulados luego de que una Comisión de Verificación lo comprobó. Se trata de un representante de la izquierda, fundador del Partido Pitit Dessalines y, según él, uno de los que obtuvo más votos en los comicios.
Vino acompañado por una delegación integrada por el rector de la Université Publique du Nord au Cap-Haitien, Fénol Métellus, el decano de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Université Publique de l’Artibonite aux Gonaives, Jean Odile Etienne, y la presidenta de Haitian Heritage & Friends of Haiti, Sabine Guerrier. El martes fueron recibidos por el rector de la Universidad de la República (Udelar), Roberto Markarian, junto con el vicerretor Hugo Calabria y el decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.

El PIT-CNT rechazó el ajuste fiscal del gobierno porque no ha tocado

la riqueza del gran capital y pidió un cambio de rumbo

El secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, expresó el rechazo de la central sindical al ajuste fiscal del gobierno por considerar que la estrategia aplicada, que muestra signos de agotamiento, no ha tocado la riqueza del gran capital. La central sindical exige un cambio de rumbo.

Foto de Pitcnt.uyFoto de Pitcnt.uy
29 DE JUNIO DE 2016, LR21
Este miércoles 29 se realizó el paro general parcial del PIT-CNT, entre las 9 y 13 horas. Se llevó a cabo una concentración en 18 de julio y Ejido y luego una marcha hasta el Ministerio de Economía y Finanzas, donde se realizó la parte oratoria ante cientos de personas.
La plataforma reivindicativa fue por: La defensa del trabajo de calidad, por inversión pública y no perder salario real, en rechazo a la postergación de los gastos en la Administración de Educación Pública (ANEP), Universidad de la República (UDELAR) y el Instituto del Niño y Adolescente (INAU), la eliminación de las AFAPS y en defensa de la negociación colectiva y por control social de precios.
En ese marco, el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, dijo que los trabajadores y la población en general están viviendo una situación compleja.
Foto de Pitcnt.uyFoto de Pitcnt.uy

Sobre los Consejos de Salarios, expresó que “no es por el lado de la tijera, la que va en contra el trabajo y el salario, que se van a superar las dificultades”.
Abdala dijo que se debe encontrar la forma de “cambiar los criterios de negociación colectiva que plantea el Poder Ejecutivo”.
“Las cosas son complejas porque vivimos en el capitalismo el cual está en crisis. Esta crisis se refleja como drama humano en decenas y decenas de millones de desocupados en el mundo”, lamentó el dirigente sindical.
Agregó que el capitalismo, como régimen social, “existe no para la humanidad y su bienestar, sino para la acumulación de riqueza”.
En tal sentido, agregó que la contracara fue “el flujo de la inversión extranjera y que esta inversión vino a explotar los recursos naturales”.
Abdala criticó la política del “achique que propone el gobierno”. Por lo cual, exigió que “la inversión del Estado debe implementarse desde ahora”.
En tal sentido, se refirió a la necesidad de que las compras de las empresas públicas deben contemplar a los trabajadores uruguayos.
También reclamó una modificación de “los salarios de hambre”. Abdala rechazó que “se manifieste alegría porque el 80% de los trabajadores no tendrán el descuento del IRPF. “Esto no es para alegrarse es para preocuparse”.
Cuestionó que la estrategia aplicada por el gobierno “no ha tocado la riqueza del gran capital, los dueños del país, las clase dominantes”.

DSCN1787Foto de Pitcnt.uy

Por ello dijo que tal estrategia “muestra signos de agotamiento. Hay que cambiar el rumbo para que los infelices sean los más privilegiados”.
También rechazó la “intransigencia y tozudez asombrosas de no querer cambiar la política de negociación colectiva”.
En cuanto al control social de precios, Abdala criticó que “se lleve adelante un control de precios con las pautas salariales y no se fijen controles en los grandes monopolios”.
“Con respeto le digo al presidente Tabaré Vázquez que si no se cambian las pautas en los Consejos de Salarios habrá pérdida salarial”.
Por todo ello, Abdala remarcó: “Rechazamos el ajuste. El gobierno se está alejando del movimiento sindical y ese es su problema. No renunciamos a nuestros reclamos y tampoco a llevar adelante las luchas necesarias en defensa de nuestros derechos”.
También planteó la eliminación de las AFAP  “que se quedan con millones de dólares que salen del bolsillo de los trabajadores”.
El gremialista exigió la instalación inmediata de un ámbito de diálogo para negociar una seguridad social solidaria y sin fin de lucro.

DSCN1905Foto de Pitcnt.uy

Retroceso en los Consejos de Salarios

Por su parte, el secretariado ejecutivo del PIT-CNT y dirigente de la Federación Nacional de Municipales, Daniel Urquiola, denunció que los municipales están en “un retroceso en los Consejos de Salarios”.

DSCN2054Foto de Pitcnt.uy

“Estamos ante una coyuntura diferente, donde se anuncia un ajuste que le pega de frente a los trabajadores y a las negociaciones colectivas”, dijo.
Denunció que los 12 intendentes del Partido Nacional “se retiraron de las negociaciones por un convenio colectivo porque dijeron que la Ley es “inconstitucional”.
Cuestionó que, sin embargo, “en una actitud inmadura y reaccionaria, ahora los intendentes nacionalistas se retiran de las negociaciones y violan lo firmado ante el Ministerio de Trabajo”.

Paro de la FUS contra las patronales que no quieren capacitar a los trabajadores

“Esa es una señal del poco compromiso que tienen con la salud de la población”, aseguró Jorge Bermúdez.

Foto: Verónica Caballero

Foto: Verónica Caballero
Caras y Caretas – jun 27, 2016

El secretario general de la Federación Uruguaya de la Salud, Jorge Bermúdez, aseguró que las patronales no quieren cumplir un acuerdo que permitirá capacitar a sus trabajadores para que brinden un mejor nivel de atención
“Esa es una señal del poco compromiso que tienen con la salud de la población”, señaló el sindicaista y anunció un paro nacional general de 24 horas para el próximo miércoles.
Bermúdez explicó que la medida se aplicará debido a las “trabas y excusas” de los prestadores para cumplir con lo acordado en setiembre de 2015 cuando se firmó el convenio colectivo del sector.
La FUS viene denunciando desde el 7 de marzo, la ejecución de de los cursos de capacitación profesional acordados en el convenio colectivo firmado en setiembre del año pasado con las cámaras empresariales y el Poder Ejecutivo.
El sindicalista cuestionó la intransigencia del sector empresarial que dice no estar en condiciones para lograr el financiamiento para estos cursos. “Hay un juego perverso que busca que el Gobierno, a través del MSP y de Economía, aumente el valor de las cápitas que cobran las instituciones, que es lo que cobran por cada afiliado al Fonasa”, aseguró.
A su criterio, las empresas están forzando la situación para lograr su cometido.
Por este motivo, la FUS resolvió ir a un paro general nacional de 24 horas del miércoles 29 en el marco de un paro del PIT-CNT.
“Nos concentraremos a la hora 10 en la plaza de los Bomberos y desde ahí marcharemos hasta la sede del MEF, donde se hará un acto central. Si luego del paro no hay ámbitos de negociación, lo que nos queda es convocar la asamblea general, que va a ser para definir medidas más duras”, expresó Bermúdez.

Trabajadoras del Sindicato Único de la Aguja durante la concentración del PIT-CNT, ayer, frente al Ministerio de Economía y Finanzas. Foto: Santiago Mazzarovich

Trabajadoras del Sindicato Único de la Aguja durante la concentración del PIT-CNT, ayer, frente al Ministerio de Economía y Finanzas. Foto: Santiago Mazzarovich Zurcido invisible

PIT-CNT reclamó un “cambio de rumbo” en la política económica.

A las 9.30, hora fijada para la concentración en la Plaza de los Treinta y Tres, en el centro de Montevideo, decenas de trabajadores de la Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramas Afines (UNTMRA), de Envidrio, del sindicato de Pilsen, disfrutaban del sol en las dos aceras de 18 de Julio, mientras sonaba el parlante que transmitía los reclamos de la Federación Uruguaya de la Salud. Antes de las 10.00 se empezó a escuchar un rumor que se acercaba por 18 de Julio, desde el lado del Obelisco, que pronto se convirtió en cantos como “Olelé, olalá, si esto no es el SUNCA, el SUNCA dónde está”, y “Borombombón, el que no salta es un patrón”. Pareció la señal que estaba esperando el resto de los trabajadores, que se sumaron a las dos cuadras que ocupaban los obreros del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (SUNCA) y comenzaron a marchar rumbo al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), donde estaba montado el estrado para la oratoria central en el marco del paro general parcial realizado en la mañana de ayer por el PIT-CNT.
Cada cuadra transitada volvía más masiva la movilización. “Somos como 10.000, 12 cuadras”, estimaba un trabajador del SUNCA. “Cómo está esto”, comentó el ex diputado del Partido Comunista del Uruguay (PCU) Óscar Andrade, que resolvió dejar su banca para volver al sindicato de la construcción. “En un momento de mayor dificultad económica, hay que profundizar la distribución de la riqueza”, dijo Andrade a la diaria. Consultado sobre un eventual aumento de la tensión entre el gobierno y el movimiento sindical, Andrade consideró que más bien hay un “aumento de la puja distributiva en toda la línea”, que “se expresa en las medidas políticas del gobierno”, y “un debate entre el programa del movimiento popular, que intenta que quienes aporten mayores recursos para potenciar políticas públicas sean los grandes grupos económicos, y los grandes grupos económicos que resisten”. El único saludo de un sector frenteamplista que se leyó ayer durante el acto fue el del PCU, que expresó su respaldo a la central “por las justas reivindicaciones que compartimos”. El dirigente comunista Federico Graña salió de la sede del Ministerio de Desarrollo Social, donde se desempeña como director de Promoción Sociocultural, para observar el paso de la marcha.
A la altura de Ejido, los trabajadores bajaron a la calle Colonia. El presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, fue uno de los que encabezaron desde el primer momento la movilización. “Pagate una vuelta, Fernando”, le pidieron algunos trabajadores del SUNCA al ver que el presidente de la central se acercaba a un carrito. Pereira los sacó del error mostrándoles una botella de agua mineral.
Frente a la sede del MEF, trabajadoras del Sindicato Único de la Aguja habían montado un taller improvisado donde elaboraban uniformes, como una manera de rechazar la medida del Ministerio del Interior de comprar 30.000 uniformes para la Policía a una empresa china. Las trabajadoras tenían puestos sombreros chinos con la bandera de Uruguay, y un cartel le preguntaba al ministro del Interior, Eduardo Bonomi: “¿Trabajo oriental u oriental?”. Cuando concluyó el acto, mostraron tres uniformes con los nombres bordados de Bonomi, el ministro de Economía, Danilo Astori y el presidente Tabaré Vázquez.
En el estrado acompañó gran parte de la oratoria la delegación de políticos y activistas de Haití que llegó a Montevideo para reclamar el retiro de las tropas de Naciones Unidas de su país, un reclamo que fue apoyado por el orador central del acto, Marcelo Abdala: “Se tienen que ir ahora”. Se leyó además un saludo del rector de la Universidad de la República, Roberto Markarian, quien sostuvo que los gastos en educación “no deberían ser postergados sino priorizados”.
Abdala centró las críticas de la central en la decisión del gobierno de no modificar las pautas salariales y en la Rendición de Cuentas. “La crisis no la deben pagar los trabajadores y el pueblo oriental”, comenzó diciendo. Sostuvo que la estrategia de desarrollo que se impulsó hasta ahora estuvo basada en los altos precios de las materias primas y en los flujos de inversión extranjera directa (IED), con algunas políticas de redistribución del ingreso, “pero no de redistribución de la riqueza”. “Aún al día de hoy no se ha tocado la riqueza acumulada por las clases dominantes”, afirmó. El secretario general del PIT-CNT agregó que esta estrategia “empieza a mostrar signos de agotamiento” y que es necesario un “cambio de rumbo en la política económica”.
“Hay dos proyectos de país que se confrontan: la política de achique o austeridad y la política contracíclica, que estimule la demanda interna que pueda mover la economía”, manifestó. Sostuvo que deben darse “señales hacia los más desposeídos” y criticó la “cantidad enorme de salarios de hambre que siguen existiendo en nuestro país”. Llamó, por otra parte, a “superar el dogma” de que “en Uruguay no se hace control de precios”.
En cuanto a las pautas salariales, Abdala remarcó que pese a que el gobierno reconoció que no se va a cumplir con las previsiones en materia de inflación, en base a las cuales se definieron las pautas, el Poder Ejecutivo no está dispuesto a modificarlas, lo que calificó de “intransigencia y tozudez”. “No se han dado los supuestos del Poder Ejecutivo. Hay que barajar y dar de nuevo en las pautas para proteger el salario de los trabajadores”, remarcó Abdala, y sostuvo que confían en la palabra del presidente Vázquez con respecto a que los trabajadores no perderán salario real.
Abdala afirmó que es un momento de “importantes diferencias con las políticas gubernamentales”. “Si alguno quiere alejarse de la columna vertebral que ha alumbrado las condiciones para los cambios, es su problema”, deslizó. Aclaró que las críticas al gobierno no implican estar “todos juntos y entreverados”. “Hay una crítica de la derecha, y no es la nuestra. Nosotros no tenemos nada que ver con la crítica neoliberal, hacemos una crítica con la ideología y el programa de la clase obrera”, declaró.
En cuanto al proyecto de ley de Rendición de Cuentas, Abdala sostuvo que propone un “ajuste recesivo” que “sigue gravando más al trabajo que al capital” en base al “cuco” de que si lo gravan, el capital “no invierte y se va”. Además, consideró que el proyecto dispone “recortes inadmisibles” en la Administración Nacional de Educación Pública, la Universidad de la República, el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay y la Administración de los Servicios de Salud del Estado. “Se dijo que no se iban a tocar las políticas sociales, y estas instituciones se dedican de lleno a las políticas sociales”, cuestionó el dirigente.
En el cierre del acto hablaron el secretario general de la Federación Nacional de Municipales, Daniel Urquiola, y el secretario general de la Organización Nacional de Asociaciones de Jubilados y Pensionistas del Uruguay, Daniel Baldasari. Urquiola denunció que los 12 intendentes del Partido Nacional, en una postura “políticamente inmadura y reaccionaria”, se niegan a la negociación colectiva en el ámbito departamental y de ese modo violan “un derecho fundamental” de los trabajadores. “Además, hay más de siete intendencias a las que si el gobierno central no les manda las partidas, no cobramos los salarios”, aseguró. Baldasari reclamó el aumento de la jubilación mínima y que no se rompa con “un período de nueve años en el que las jubilaciones eran ajustadas todos los 1º de julio”. Llamó a “impedir que otra vez el hilo se corte por la parte más débil”.

Natalia Uval

PUBLICADO POR EL BLOG EL MUERTO

Uniformes chinos

Trabajadores nucleados en el Sindicato de la Aguja, confeccionando uniformes en la puerta del Ministerio de Economia, demostrando a esta cartera y a la del Interior, la capacidad de trabajo que tiene nuestra gente. Los gorritos alusivos a la compra de los uniformes que el MI realizó a China.
Trabajo chino

El Ejército uruguayo adjudicó la compra de 20.580 uniformes pixelados a la firma Ledibel S.A de origen chino. Queda pendiente la compra de 75 mil metros de tela pixelada para la confección de mas uniformes.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More