Noticias Uruguayas 19 abril 2015

Publicidad

Chile: Avanzar hacia la Desobediencia Civil // ¡Se siente, se siente, Asamblea Constituyente! // Chile en la turbulencia: Cuando Michelle Bachelet perdió su aura // Advierten los estudiantes: Crece el malestar social ,puede ocurrir un estallido // Chile: Las instituciones perdieron legitimidad // Héctor Llaitul: Guerrero mapuche del siglo XXI (e información sobre presos mapuche) // Europa:El TTIP: «No es un tratado, es un golpe de Estado» // Protestas en 75 ciudades de todo el mundo // Conmovedor: René Pérez (Calle 13) cuenta su encuentro con Galeano // Uruguay:“Esto es entre soberanía o neofeudalismo y esclavitud”, dijo el fiscal Viana sobre el TISA // Mensaje sindical: habrá oposición frontal al TISA

 

URUGUAY

Gobierno tiene 10 días para responder a pedido de información

“Esto es entre soberanía o neofeudalismo y esclavitud”, dijo el fiscal Viana sobre el TISA

Cancillería

Publicado el jueves 16 de abril del 2015 a las 12:24 hs El fiscal Enrique Viana presentó un pedido de información al Poder Ejecutivo –en especial a la Cancillería– sobre el ingreso al TISA (por sus siglas en inglés) donde plantea que este acuerdo comercial “se viene negociando en forma oscura, confidencial, secreta, en la clandestinidad de herméticos claustros mercantiles”.

Viana dijo a Rompkbzas que se trata de “negociaciones inescrutables” que benefician “a corporaciones sin patria que entran a jugar el partido con cláusulas de blindaje”. Para el fiscal “esto es entre soberanía o neofeudalismo y esclavitud”, debido a que las decisiones no las toman los ciudadanos “sino las grandes multinacionales”. El gobierno tiene un plazo de 10 días para responder a esta solicitud de información, explicó.

En relación al TISA y a la modalidad imperial y de la UE de los acuerdos secretos recomendamos a los lectores el estudio atento de las denuncias sobre el TTIP (tratado de libre comercio entre los EE.UU. y la Unión Europea) ya què el movimiento de denuncia y protesta en Europa explica en detalle la significación del «secretismo» así como las consecuencias de estos tratados, por ejemplo la TOTAL IMPUNIDAD DE LAS MULTINACIONALES así como la pérdida masiva de puestos de trabajo y mucho más, sobre medio ambiente, alimentos manipulados, etc. Un poco más arriba en ésta edición encontrará varios artículos sobre el tema.

Advirtió que el tema “quedó incorporado a la plataforma” de la central

Mensaje sindical: habrá oposición frontal al TISA

El Pit-Cnt advirtió al gobierno que no va a dejar que el tema del posible ingreso de Uruguay al Trade in Services Agreement (TISA) salga del radar y que se opondrá vehementemente a la negociación.
Luis Almagro, exministro de Relaciones Exteriores. Foto: Archivo El País.
sáb abr 18 2015 04:00 El País uy
La central quedó fuertemente enfrentada al excanciller Luis Almagro, que había sostenido que el Pit-Cnt siempre estuvo al tanto de las tratativas y dijo, directamente, que los dichos del futuro secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) son falsos.
El TISA es un acuerdo impulsado por la Unión Europea y Estados Unidos para avanzar en la liberalización del comercio de los servicios luego de que comprobaran que la ronda de liberalización comercial global (Doha) estaba estancada.El endurecimiento de la postura del Pit-Cnt, que tantas veces ha sido aliado de las administraciones frenteamplistas, se produce luego que el ministro de Economía, Danilo Astori, y el canciller Rodolfo Nin Novoa, se manifestaran explícitamente a favor de que Uruguay se sume a las conversaciones globales de liberalización del sector de los servicios.

Ayer Almagro reiteró que se había reunido, cuando era canciller, con la central sindical para hablar del TISA y divulgó un mail del 6 de febrero pasado como prueba. En el mail del Pit-Cnt y de la Red de Amigos de la Tierra que Almagro leyó en radio Universal se señalaba que “reconocemos la apertura que ha tenido el Ministerio en las últimas semanas para dialogar sobre este asunto” (el TISA). Enojado, señaló que hizo público el mail “para aclarar esto y para que puedan seguir creyendo en lo que estoy diciendo (…), porque verdaderamente estas cosas molestan en lo que uno más cuida y en lo único que tengo que es mi cédula de identidad. (…) No puedo permitir que nadie le ponga la menor mancha encima, bajo ningún concepto, de ninguna forma”.

Pero el Pit-Cnt cruzó un puente y no dará marcha atrás. En un comunicado que presentó Marcelo Abdala, coordinador del Pit-Cnt, se dice que la central se enteró del desarrollo de las conversaciones a través de organizaciones sindicales internacionales que le informaron de los perjuicios de un acuerdo como el TISA y mostró “su más profundo rechazo” a que el tema siga siendo discutido.

“Este tema queda incorporado a la plataforma de nuestra central y formará parte de todas las acciones presentes y futuras, en el entendido de que estos acuerdos atentan y configuran pérdida de soberanía y patrimonio, poniendo en serio riesgo la continuidad de todos los procesos de desarrollo en materia de servicios que se han llevado adelante”, dice la declaración del Pit-Cnt.

Las razones.

A pesar de que el gobierno ha dejado claro que su intención es preservar los monopolios estatales (como la telefonía básica y la importación de combustibles) de cualquier apertura, el Pit-Cnt entiende que con el TISA se pretende liberalizar el comercio e inversiones en los servicios y expandir las “disciplinas regulatorias” en ese sector.

“Lo poco conocido, en virtud del secretismo que encierran las tratativas del TISA permite inferir que siguen el libreto empresarial de querer utilizar los acuerdos comerciales para perpetuar y tornar irreversibles las privatizaciones y promover fusiones, adquisiciones y la desregulación, asegurando un mayor control y extracción de las ganancias de las economías nacionales y la economía mundial”, dice el comunicado.

El Pit-Cnt se felicita también de haber sido partícipe de la oposición al trunco acuerdo de libre comercio entre Uruguay y Estados que se llegó a plantear durante el primer gobierno del presidente Tabaré Vázquez.

La postura del gobierno es que desde el punto de vista uruguayo es mejor estar que no estar en las conversaciones por el TISA que se desarrollan en Ginebra, Suiza, para que el país no se limite a recibir un acuerdo cerrado por otros estados.

Uruguay tiene que presentar una oferta explicitando los sectores que no planea abrir y todavía no ha dado ese paso. Fue aceptado oficialmente en las tratativas el 4 de febrero de este año. Ya en 2014 la Unión Europea le había dado formalmente la bienvenida a las conversaciones.

En principio, los sectores del transporte, las telecomunicaciones, la construcción, la venta al por menor, la ingeniería, el suministro de energía, la distribución de agua, la contabilidad, el marketing, la publicidad, el sector bancario, los seguros, los museos, la educación y los servicios fúnebre podrían ser abordados en el TISA. Sin embargo, los países pueden pedir para excluir sectores enteros y, de hecho, Estados Unidos ya dejó claro que no está dispuesto a incorporar el transporte marítimo y aéreo a la liberalización que se negociará.

Al Pit-Cnt le preocupa en particular la cláusula denominada “trinquete” que establece que una vez liberalizado un sector de actividad no hay vuelta atrás.

En el mail del 6 de febrero, el Pit-Cnt señalaba que “es ilusorio pensar que Uruguay podrá incidir mayormente en las negociaciones del TISA, menos aún cuando se le exige como condición de ingreso a las negociaciones que acepte (sin siquiera haberlos visto, estudiado y evaluado) los textos ya aprobados por los miembros actuales” de este acuerdo.

Al Pit-Cnt también le inquieta que el TISA le quite la posibilidad a los países de incrementar sus regulaciones sobre los sectores comprendidos y a su vez obliga a liberalizar nuevos rubros de actividad que puedan aparecer en el futuro. Y le preocupa que Uruguay no tenga mucho tiempo para presentar su oferta porque debe entregarla a la brevedad.

Por todos estos motivos, el Pit-Cnt quiere ser recibido por el canciller Nin Novoa y por el subsecretario José Luis Cancela. La central sindical no comenzó con buen pie su relación con el canciller a quien ha cuestionado por deslizar comentarios críticos sobre el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Apenas asumió, Nin Novoa aclaró que quiere que el Mercosur busque acercamientos con otros bloques. Y el TISA se enmarca en esa estrategia así como las gestiones uruguayas para relanzar las conversaciones con la Unión Europea.

Hay 23 partes involucradas en las conversaciones del TISA. La Unión Europea reúne a 28 estados, con lo cual participan en las tratativas un total de 50 países. Los países que participan representan el 70% del comercio mundial de servicios. Están Australia, Canadá, Chile, Taiwán, Unión Europea, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Liechtenstein, Nueva Zelanda, Noruega, Corea, Colombia, Costa Rica, México, Panamá, Perú, Turquía, Estados Unidos, Uruguay, Pakistán y Paraguay.

Fiscal Viana: acuerdo a  “oscuras”

El fiscal Enrique Viana presentó un petitorio para que la Justicia intime al Ministerio de Relaciones Exteriores, a que en un plazo de diez días y bajo apercibimiento, informe de los detalles de las negociaciones del gobierno para sumarse al Acuerdo de Comercio de Servicios (Trade in Services Agreement, TISA).

En su escrito, presentado el lunes 13 en el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Viana afirma que este acuerdo se está negociando en forma “oscura” y que puede llevar a Uruguay a un estado “feudal”. Según este fiscal, “consentir la confidencialidad” de un acuerdo como el TISA “es reconocer de antemano su antijuridicidad, por aquello que solo se oculta lo que avergüenza o lo que daña a otros”. Y afirma que al igual que los tratados o contratos de inversión, el TISA “es una expresión más de neocolonialismo y de deconstrucción de los Estados-Nación”.

Tras dichos de Almagro

Marcelo Abdala: «No fuimos partícipes de la negociación» del TISA

Marcelo Abdala en los estudios de El Espectador

Publicado el viernes 17 de abril del 2015 a las 10:38 hs El coordinador del PIT-CNT y dirigente de la Untmra, Marcelo Abdala, dijo a El Espectador que la central de trabajadores no formó parte de las negociaciones del TISA, y que su postura sobre este tratado sigue siendo contraria porque «atrás de estos tratados están las grandes corporaciones financieras que fundieron al mundo en 2008».

En diálogo con Daniel Castro, Marcelo Abdala aseguró que lamenta mucho «toda esta discusión» porque «termina ocultado el fondo del asunto, de por qué seria inconveniente para Uruguay estar en el TISA».El miércoles en La Mañana de El Espectador, Luis Almagro aseguró que la central sindical había formado parte de las negociaciones con el TISA. Posteriormente, el excanciller presentó un correo electrónico en que muestra la agenda de reuniones que mantuvieron.

Abdala contó que él estuvo en tres reuniones con la Cancillería «planteando, por ejemplo, que Uruguay debe sacar las tropas de Haití, sin embargo las tropas siguen ahí». Pero, «que yo haya tenido reuniones para conversar sobre esto no significa que esté de acuerdo».

«Una cosa es que nosotros tengamos reuniones, pero otra muy distinta es que nuestra central haya sido partícipe de una cuestión de la que estamos en contra, porque lo que hubo son preocupaciones» expresó el secretario de la central.

A entender de Abdala, «los servicios públicos centrales no pueden estar sometidos a una lógica mercantilista».

¿Había secretismo? Abdala contó que ellos se enteraron por los trabajadores de la Internacional de los Servicios Públicos y por los documentos que fue desclasificando Wikileaks. «Yo a veces veo que hay una ingenuidad tan angelical, ¿alguien piensa que una negociación como ésta no tiene por detrás grandes intereses empresariales?»

Y sobre esto enfatizó: «nosotros no lo compartimos» porque «al formalizar tratados de comercios entre países con estructuras económicas productivas tan desiguales se exacerban las desigualdades en estas sociedades» como la de Uruguay. «Atrás de estos tratados están las grandes corporaciones financieras que fundieron al mundo en 2008» agregó el dirigente de la Untmra.

«Ni bien nos enteramos adoptamos una posición contraria a este tratado. No se puede sostener que la central fue partícipe de la información, que la conseguimos por la Internacional de Servicios Públicos, y menos decir que formamos parte de la negociación, no es verdad que nosotros fuimos partícipes de esa negociación» sentenció el dirigente.


Los gráficos de Gabriel «Saracho» Carbajales

Cada día empeora éste escándalo del TISA.  Los grandes actores cruzan acusaciones y desmentidos qué lo hacen aún peor. Lo concreto de todo esto es qué se ha estado tramitando en secreto (y se amenaza con seguir) un tratado claramente perjudicial para los intereses nacionales y del pueblo trabajador en particular. Si no fuera negativo andarían proclamándolo como un gran avance del «país de primera» que ahora jugará en divisiones superiores. Al mantener en secreto los contenidos del dicho tratado ya -de hecho- están reconociendo su carácter nefasto. El secretismo y el ocultamiento siempre están en relación a factores negativos. En segundo lugar TODOS SABÍAN de lo que estaba en trámite, poco importa en que nivel de compromiso en las «negociaciones» (imposiciones en realidad) hayan estado, SABÍAN y eso es lo grave ya que no se advirtió públicamente a toda la población sobre lo que estaba en marcha. Y en tercer lugar resulta evidente que TODO EL FA sabía, y saber y no decir nada es aceptar, y eso es lo que han hecho. El gobierno de Mujica ha sido el principal impulsor de este proceso. No hay que olvidarlo, como tampoco el que ninguno dijo nada durante el proceso electoral. Es decir que el votante del FA fue crudamente estafado.


Luis Almagro, ayer, en el Centro Artiguista por los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Foto: Pablo Vignali

Luis Almagro, ayer, en el Centro Artiguista por los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Foto: Pablo Vignali

Poder ejecutivo

Almagro dijo que no informó formalmente al FA del ingreso a las negociaciones del TISA porque no podía consultar “todas las decisiones” que tomaba.

Se lo había convocado a la sede del Centro Artiguista por los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Cadesyc) para hablar de sus planes para la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA), pero el ex canciller Luis Almagro abrió la charla de anoche haciendo referencia al Acuerdo de Liberalización del Comercio de Servicios (TISA, por su sigla en inglés).
Tenía sus razones. El miércoles, la Mesa Representativa del PIT-CNT había emitido un comunicado en el sostenía que Almagro miente cuando afirma que la central tenía información y participó en reuniones por el TISA. “El PIT-CNT tomó conocimiento de estas negociaciones por intermedio de organismos sindicales internacionales como lo es la ISP [federación mundial de sindicatos de servicios públicos], la cual nos advirtió sobre los potenciales peligros y riesgos que se corren al ingresar a estos formatos de tratados”, sostuvo la Mesa Representativa. Agregó que ratifica su “más profundo rechazo a que el gobierno mantenga su intención de seguir avanzando en estas negociaciones”, porque el acuerdo implica “pérdida de soberanía y patrimonio”.
Almagro hizo referencia a esta declaración del PIT-CNT y leyó fragmentos de una carta que le envió la central el 6 de febrero. En ella, el PIT-CNT reconoce “la apertura que ha tenido el ministerio en las últimas semanas para dialogar” sobre el TISA y solicita que se instale “un espacio de trabajo donde podamos discutir en profundidad y con los textos en mano acerca de los riesgos y oportunidades que ofrecen estas negociaciones”. Ese ámbito no se ha instalado hasta el momento, sostiene la central.
Antes del 6 de febrero, fecha de la carta, Almagro se reunió tres veces con representantes de la central obrera. La primera reunión, el 13 de octubre de 2014, fue con una delegación sindical que viajaba a Ginebra, integrada, entre otros, por el secretario de asuntos internacionales de la central, Fernando Gambera, y representantes del sindicato de ANCAP y de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado. Tres días después hubo un segundo encuentro con los mismos actores. Cuando la delegación volvió, hubo una tercera reunión, según tiene documentado el ex canciller. El 3 de febrero se produjo el cuarto encuentro para tratar el tema, solicitado por movimientos sociales. En esos encuentros se recogieron las inquietudes de las organizaciones, que fueron trasladadas a la representación permanente de Uruguay ante la Organización Mundial de Comercio. “Nosotros no negamos que haya habido reuniones, pero no tuvimos nunca la información de primera mano”, dijo Gambera a la diaria.
Almagro leyó ayer en Cadesyc el comunicado de la Mesa Representativa. “Eso es una acusación, ¿no?”, comentó. Sostuvo que le molesta porque lo que más cuida es su “cédula de identidad”: “No puedo permitir que se le ponga la menor mancha”, dijo.
Luego fue consultado por la prensa respecto de por qué no hubo encuentros formales con el PIT-CNT en relación con el tema. “Viene el Manso Gambera a mi despacho para hablar de 1.000 temas, y yo no le voy a pedir la credencial cada vez que viene para saber si lo hace en carácter oficial o no. Viene en nombre del PIT-CNT”, sostuvo Almagro. “Podemos discrepar, podemos estar a favor o en contra, pero tenemos que saber que estamos hablando honorablemente”, insistió.
Interrogado sobre por qué no se consultó formalmente al Frente Amplio (FA) para el ingreso a las negociaciones, afirmó que su deber era “tomar decisiones en función de los intereses nacionales”. “Tomaba 200 decisiones por día, ¿listo? Yo no consultaba todas las decisiones. Por eso hicimos la entrevista aquella [se refiere a una entrevista sobre el TISA que le realizó la diaria en julio de 2014], para presentar el tema. O sea que siempre hemos transparentado todo cada vez que hemos podido. Cada vez que tengo que meter una draga en un canal yo no voy a ir a buscar a todo el mundo a ver si están de acuerdo o no”, señaló Almagro. “Así como vino el PIT-CNT, Redes y algún político, podrían haber venido todos, y nunca tuve ningún problema en ir a explicar al FA todos los temas. Cuando me llaman [desde el FA] es tarde, incluso no estaba y por eso fue Luis Porto. Imaginate el nivel de calentura que tengo; es descomunal”, expresó.
Muy sensibles
Los jerarcas actuales de gobierno han hecho hincapié en que Uruguay excluirá a los monopolios estatales de las negociaciones. Almagro agregó que deben sumarse a la lista de las sensibilidades los servicios financieros. El borrador de acuerdo financiero del TISA filtrado por WikiLeaks propone dar marcha atrás en las regulaciones establecidas tras la crisis financiera internacional de 2007. “El posicionamiento que teníamos cuando empezó la negociación era que esto tenemos que excepcionarlo en función de la normativa nacional. Los avances que ha tenido Uruguay en cuanto a regulación del mercado bancario para prevenir crisis como la que ocurrió en 2002 son fundamentales. El sistema financiero siempre ha sido un sector sensible en materia de la negociación de servicios de Uruguay”, sostuvo.
Almagro también fue consultado por la prensa sobre la nota publicada por el semanario Búsqueda que recogía declaraciones del embajador de Venezuela en Uruguay, Julio Chirino, en la que éste sostenía que la elección del ex canciller uruguayo para la secretaría general de la OEA forma parte de la “estrategia del imperio”. Chirino desmintió al día siguiente a la publicación, y Búsqueda le contestó en su penúltimo número que tenía sus afirmaciones “debidamente respaldadas”. “Julio no tenía que hacer ninguna nota desmintiendo ni hacer ningún descargo al respecto, porque sé el respaldo que tuve de Venezuela a mi candidatura, sé sobre qué bases se hizo ese apoyo, con el compromiso de que podemos tener diferencias o estar de acuerdo, pero en definitiva ellos pensaban que mi candidatura a la OEA podía darle un impulso a la organización y mejores condiciones de objetividad e imparcialidad”, afirmó Almagro. Agregó que sería “bueno” que Venezuela regresara a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.
El ex canciller también sostuvo, durante la charla, que Haití es “un caso paradigmático de fracaso” de la misión de estabilización de Naciones Unidas (Minustah).
Natalia Uval – La Diaria
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More