Noticias Uruguayas 17 abril 2018

Publicidad

 

 

 

 

 

URUGUAY

Héctor Erosa Pereira (izq.) durante la comisión investigadora de actos de inteligencia del Estado, ayer, en el edificio anexo del Palacio Legislativo.

Importante testimonio a la investigadora de espionaje en democracia

Militar retirado habló de numerosas prácticas indebidas bajo el mando de Eduardo Ferro.

Ayer, la comisión de la Cámara de Diputados que investiga el espionaje en democracia recibió por casi dos horas al capitán retirado Héctor Erosa, quien no sólo confirmó que se realizaron esas actividades sino que también hizo una contundente denuncia con nombre y apellido.
Según un documento al que accedió la diaria, el ex militar aseguró que entre 1990 y 1996, en el Batallón de Ingenieros de Combate Nº 2 de Florida, que en aquel momento estaba a cargo de Eduardo Ferro –quien fue detenido en España en 2017–, se utilizaron “todos los medios, materiales y económicos”, de esa unidad operativa “para realizar una operación de inteligencia, espionaje, seguimientos, escuchas, invasión de propiedad privada de personalidades políticas, civiles y militares de la época”. Además, señaló que en ese batallón se realizaron “entrenamientos armados a grupos de personas externas a la unidad militar”, pero con armas y munición de esta, “así como también con armas provenientes de la Compañía de Inteligencia y de otras procedencias”.
Erosa sostuvo que luego de denunciar estos hechos en la Justicia Militar comenzó a ser objeto de una “persecución” durante siete años de carrera, que finalizó con un pase a retiro obligatorio, “por una supuesta enfermedad” que según aseguró nunca contrajo ni padece. Agregó que en 1996, debido a que estaba en peligro su “integridad física”, comunicó a la prensa la situación en que se hallaba, razón por la cual él y su familia sufrieron “amenazas de muerte en varias oportunidades”. Erosa también afirmó que durante el mando de Ferro se manejaron en el batallón “fuertes sumas de dinero, así como vales de nafta que eran cambiados por dinero en efectivo en estaciones de servicio de ANCAP del interior y de la capital”. Por último, indicó que en 1996, durante el segundo gobierno de Julio María Sanguinetti, fue recibido en dos oportunidades por el entonces ministro de Defensa Nacional, el nacionalista Raúl Iturria, a quien le informó de los hechos denunciados.
Tras declarar ante la comisión y en una rueda de prensa, Erosa dijo que llegó a recibir órdenes “muy delicadas” de Ferro, entre ellas “tomar medidas con un capitán que él declaraba que era comunista”, y “matarlo” en un operativo como si fuera “un accidente”. Erosa aclaró que obviamente se negó a seguir esa orden y que ninguna otra persona obedeció a Ferro en ese caso, porque “nadie haría una cosa de esas adentro del Ejército”.
También en diálogo con periodistas, el diputado frenteamplista Gerardo Núñez, presidente de la comisión investigadora, destacó el aporte de Erosa y subrayó que cuando Iturria fue convocado por la comisión “negó haber tenido conocimiento de la existencia de espionaje”. “O sea que hoy, además de confirmar el espionaje militar en democracia, también confirmamos que autoridades políticas del momento estaban en conocimiento de estas acciones”, concluyó Núñez, y agregó que estudiarán la posibilidad de volver a citar a Iturria, ya que “hay elementos de contradicción muy importantes que tendrán que aclararse”.

 


Solicitan a la Justicia medidas para esclarecer la desaparición de Elena Quinteros

El Observatorio Luz Ibarburu solicitó medidas a la Justicia penal para lograr el esclarecimiento de la desaparición forzada de la maestra Elena Quinteros en 1976, en plena dictadura cívico-militar (1973-1985).

maestra-helena-quinteros14 de abril de 2018

El Ministerio de Defensa Nacional  respondió a un pedido de acceso a la información del Observatorio Luz Ibarburu con información que puede dar un “nuevo impulso a la causa que investiga la desaparición forzada de Elena Quinteros en junio de 1976”.
A partir de la información recibida, el Observatorio solicitó al Juzgado Penal de 22º Turno “medidas para el esclarecimiento de las responsabilidades sobre el secuestro”.
En tal sentido, el Observatorio pidió que “se requiera a los archivos judiciales provenientes de la Justicia militar, un expediente sobre la detención y procesamiento de una compañera de militancia de Elena Quinteros, y se cite a dos personas que pueden brindar información relevante sobre el contexto en que se produjo el secuestro de la maestra y el departamento donde vivía”.
En diciembre de 2017 el Observatorio reclamó “acceder a la información existente en el Ministerio de Defensa que adjudicó a la División del Ejército I el inmueble donde vivía Elena Quinteros cuando la secuestraron”.
Asimismo, el Observatorio recuerda que el decreto-ley 14.373, que fue derogado en democracia, “preveía la incautación de los bienes de organizaciones subversivas”.
También se indicó que la información del actual comandante en Jefe del Ejército la vivienda “era propiedad del ciudadano argentino Ricardo Antonolli y en 1985, cuando en  cumplimiento de la Ley  15.737 (de Amnistía) intentó reintegrársela, Antonolli no se presentó”.
“Esa sería la razón por la que se explica que el apartamento quedó en posesión del Estado. Más de 40 años después de los hechos, las Fuerzas Armadas siguen mintiendo pues ya en 1976 sabían que Ricardo Antonolli era la identidad falsa de un integrante del Partido Por la Victoria del Pueblo (PVP) y que, por lo tanto, nadie con ese nombre se presentaría a reclamar el inmueble”, indica el Observatorio.
A la vez, manifiestan que citar a Antonolli formó parte de la “operación para borrar las huellas de la responsabilidad de la dictadura en la desaparición de Elena Quinteros, pues no solo había que hacer desaparecer a Elena sino también hacer desaparecer toda mención a ella”.

Más información

En la respuesta del Ministerio de Defensa “surge el número de expediente del Juzgado Militar del 1er Turno en el que se dispuso la incautación, dato que se desconocía hasta el momento”.
Asimismo, el Observatorio “tiene el convencimiento de que del expediente surgirá, una vez más, información sobre la forma en que la Justicia militar buscaba ocultar sus conductas criminales, y también elementos para avanzar en el esclarecimiento de los hechos y de la responsabilidad que a 42 años del secuestro y la desaparición aún están pendientes”.


Congreso de la FUS: la más alta expresión de democracia

Congreso de la FUS: la más alta expresión de democracia
Más de 600 delegados de todo el país participarán entre el viernes 20 y el domingo 22, en el Parque de Vacaciones de UTE (Minas – Lavalleja), en el Congreso de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS). Durante el encuentro los delegados, que serán protagonistas de la más alta expresión democrática representativa que tienen los trabajadores de la salud privada, realizarán un balance de lo actuado durante los pasados tres años y definirán las perspectivas de acción a desarrollar hasta el próximo Congreso.
Jorge Bermúdez, actual Secretario General de la FUS, le informó al Portal que de acuerdo al Estatuto cada tres años se lleva adelante un Congreso a fin de analizar lo actuado y definir las perspectivas. Con 60 días de antelación al máximo órgano de dirección de la FUS, se presentan documentos elaborados por los distintos grupos de trabajadores y los más de 600 delegados son los que llevan posición al Congreso”.
En torno a los temas básicos de análisis y discusión del encuentro el dirigente de la FUS señaló que estarán la próxima negociación salarial, ya que el convenio culmina el sábado 30 de junio. “Hoy ya tenemos los lineamientos brindados por el Poder Ejecutivo y este será uno de los puntos de discusión. En este sentido, existen documentos que proponen distintas propuestas que no contemplan al colectivo y tienen una lógica distinta. Un tema de debate, también, será el avance o no de la salud en el país. Desde nuestro punto de vista la reforma está estancada y por eso planteamos desarrollar un proceso para que la misma avance. El tercer gran eje estará centrado en el proceso de la FUS: la formación de los cuadros sindicales y la capacitación profesional de los trabajadores. Hemos dado en llamar la FUS que viene para los próximos 10 años. El último elemento será la caracterización del momento político que vive el pais”.
Bermúdez aseguró que como existe a grandes rasgos en el propio movimiento sindical, en la FUS hay “compañeros que entienden que la independencia de clase lleva a que el momento político y las transformaciones se lleven adelante exclusivamente por los trabajadores. A quienes entendemos que es un proceso para el conjunto del movimiento sindical uruguayo en el marco de alianzas, que fue el que nos trajo hasta aquí, y el conjunto de los sectores populares debe actuar en una perspectiva más amplia, más allá de un proceso electoral. El PIT-CNT y la propia FUS establecen que el objetivo de lucha es una sociedad sin explotados ni explotadores. Por lo que estamos hablando de una cosa mucho más amplia que un proceso electoral. Esta discusión es similar a la que se dará en el próximo Congreso del PIT-CNT”.

Algunos datos sindicales

El Congreso de la FUS elige el Consejo Central, que es la dirección intermedia entre los encuentros de la Dirección Nacional. A modo de ejemplo el dirigente explicó que la Dirección Nacional es un símil de la Mesa Representativa y el Consejo Central vendría a ser el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT. La FUS es una de las organizaciones fundadoras de la CNT y por lo tanto tiene una estructura similar.
Bermúdez hasta el viernes 20 de abril será al Secretario General de la FUS, cuando comienza el Congreso a partir de las horas. Desde 1998 Bermúdez es el Secretario General, la dirección de la FUS la integró como miembro de la minoría desde mediados de 1994 a partir del VII Congreso, y es dirigente de su sindicado de base (mutualista Universal) desde 1991.

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More