Publicado en: 17 marzo, 2017

Noticias Uruguayas 16 marzo 2017

Por Colectivo Noticias Uruguayas

Uruguay: SIN LUGAR DONDE ESCONDERSE por Jorge Zabalza // La guerra mediática y la posverdad por Carlos Fazio // EDUCACIÓN Y PRESUPUESTO por Josè A. Rocca

Brasil: Más de 800 mil protestan contra cambios en las Pensiones este 15 de marzo // Movimentos populares ocupam Ministério da Fazenda contra reforma da Previdência // Termina en disturbios la huelga contra las medidas de ajuste en Brasil // Más de un millón de profesores entran en huelga contra la reforma de las Pensiones // Argentina: En unidad, gremios docentes universitarios anunciaron medidas de fuerza // Rosario: La lluvia no aguó la bronca: Multitudinaria marcha por salarios dignos // Uruguay: SIN LUGAR DONDE ESCONDERSE por Jorge Zabalza // La guerra mediática y la posverdad por Carlos Fazio // EDUCACIÓN Y PRESUPUESTO por Josè A. Rocca

URUGUAY
SIN LUGAR DONDE ESCONDERSE

Salió en Voces
por Jorge Zabalza

Así se titula el libro sobre la vida de Edward Snowden, escrito por Glenn Greenwald en los EEUU y citado por Noam Chomsky. El título indica la sensación que crea la capacidad de la NSA y la CIA para infiltrar la vida íntima de todas y todos. Pueden hacer con todos y cada uno lo que más les plazca. El poder de los todopoderosos abruma y convierte al individuo en un barquito de papel a merced de huracanes y tsunamis.

Cualquier modo de vincularse a la sociedad digital vincula a la vez a ese Estado invisible y opaco, gobernado por ‘agencias’ y personajes invisibles y opacos. Si se quiere disfrutar de Net Flix y Google, se están aceptando las consecuencias. Usar aparatos electrónicos significa permitirles que penetren la privacidad del usuario. Es la letra chica del contrato de adhesión.

Más que el cúmulo de información que pueda recabar el espionaje electrónico, su capacidad más valorada es la de atemorizar espíritus insurgentes y disuadir rebeldías. Obviamente mantener los sometidos en la pasividad es una de las mayores preocupaciones de la clase dominante. La sola omnipresencia del sistema de espionaje es fuente de temor. Disuadir, disuadir y disuadir es su consigna.

¿Será como dice Julian Assange que la CIA perdió el control de sus archivos o será que se los dejó ‘robar’ con un propósito planificado? A los brujos de la catedral tal vez les interese que todos y todas sean conscientes de que viven bajo su derecho de pernada y que es inútil pensar en revoluciones que afecten el poder de los dueños del panóptico.
Sin embargo, no todo es diabólico en la digitalización de las relaciones sociales pues, por otra parte, ha multiplicado las posibilidades de divulgar ideas e información y se ha convertido en muy efectiva rueda de auxilio de la movilización popular. No sustituye el contacto cara a cara pero lo apoya. Es un instrumento cuyo uso todavía está lejos del techo de lo posible.

Para no ser víctima de ese Estado maquiavélico que funciona por dentro y por fuera del Estado burgués, se puede renunciar a la electrónica y regresar a los tiempos del chasque y las cartas en papel, de las Remington de teclas redondas y la paloma mensajera. Sin embargo, al desvincularse del mundo digital también se están cortando varias amarras con la lucha y la movilización en la sociedad y, lo fundamental, renunciar al espacio cibernético equivale a reproducir el desánimo y la disuasión.

En el mundo hay bastante más que la CIA, la NSA y los brujos. Están, por ejemplo, las ‘agencias’ de Rusia y China, dominadas por sus propios brujos y centros de control de otros Estados tan maquiavélico como el estadounidense. Desde el punto de vista del tercermundista de un país dependiente, lo interesante es que rusos, chinos y yanquis están en guerra por el dominio del espacio cibernético. En esas aguas revueltas algo se puede pescar.

Si todos los casilleros están bajo control del gran hermano, cabe preguntarse, ¿cómo hacen los palestinos en Gaza para eludir los medios electrónicos que emplean los israelíes? ¿cómo logran luchar contra el lobo desde adentro mismo de la boca del lobo?

Jorge Zabalza


La guerra mediática y la posverdad

por Carlos Fazio

Carlos Fazio

Periodista uruguayo radicado en México. Pertenece a la redacción del diario La Jornada y colabora con el semanario Brecha, de Uruguay.

14 marzo 2017 | CUBADEBATE
En momentos en que desde la Casa Blanca se asoma el rostro del fascismo del siglo XXI como la encarnación de la dictadura emergente de la clase capitalista trasnacional, es dado suponer que los patrocinadores de la guerra y el terrorismo mediáticos contra Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y los demás países de la ALBA intensificarán, renovados, sus afanes injerencistas, desestabilizadores y golpistas como parte de la política imperial de cambio de régimen en los países considerados hostiles por la diplomacia de guerra de Washington.
Como dice Ignacio Ramonet, con el perfeccionamiento de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, sin que nos demos cuenta, millones de ciudadanos de a pie estamos siendo observados, espiados, controlados y fichados por Estados orwellianos que llevan a cabo una vigilancia clandestina masiva en alianza con aparatos militares de seguridad y las industrias gigantes de la web.
De esa estructura panóptica o especie de imperio de la vigilancia da cuenta la reciente divulgación por Wikileaks de 8 mil 761 páginas web que detallan los métodos de espionaje electrónico del Centro Cibernético de la Agencia Central de Inteligencia, para extraer mensajes de texto y audio de dispositivos como teléfonos móviles, computadoras, tablets y televisores inteligentes, mediante malware, virus y herramientas que permiten a más de 5 mil piratas informáticos (los hackers globales de la CIA) explotar vulnerabilidades de seguridad para burlar el cifrado de aplicaciones de mensajería.
Pero de manera paralela y complementaria, cuando se abre paso la era de la llamada posverdad (o el arte de la mentira flagrante), tiene lugar otra guerra en el espacio simbólico, que es librada por los medios hegemónicos cartelizados contra los pueblos de Nuestra América, con el objetivo de imponer imaginarios colectivos con los contenidos y sentidos afines a la ideología y la cultura dominantes, que utiliza además medios cibernéticos, audiovisuales y gráficos para manipular y controlar las conciencias de manera masiva.
El terrorismo mediático es parte esencial de la guerra de cuarta generación, la última fase de la guerra en la era de la tecnología; es consustancial a los conflictos asimétricos e irregulares de nuestros días. Con su lógica antiterrorista y contrainsurgente, los manuales de la guerra no convencional del Pentágono dan gran importancia a la lucha ideológica en el campo de la información y al papel de los medios de difusión masiva como arma estratégica y política. El poder multimediático conformado por cinco megamonopolios –con sus expertos, sus intelectuales orgánicos y sus sicarios mediáticos− es parte integral de una estrategia y un sistema avanzado de manipulación y control político y social. Pero los medios convertidos en armas de guerra ideológica son, además, una de las principales fuentes de obtención de superganancias.
En ese contexto, más allá de lo que ocurra en la realidad, la narrativa de los medios es clave en la fabricación de determinada percepción de la población y las audiencias mundiales. De allí que mientras impulsan una guerra de espectro completo, el Pentágono y la CIA intensifican sus acciones abiertas y clandestinas contra gobiernos constitucionales y legítimos.
A modo de ejemplo cabe consignar que en el ataque continuado contra el proceso bolivariano de Venezuela, los guiones del golpe de Estado de factura estadounidense exhiben sucesivas fases de intoxicación (des)informativa a través de los medios de difusión bajo control monopólico privado –en particular los electrónicos−, combinadas con medidas de coerción sicológica unilaterales y extraterritoriales y un vasto accionar sedicioso articulados con redes digitales de grandes corporaciones en la web, partidos políticos y dirigentes de la derecha internacional, poderes fácticos y grupos económicos trasnacionales, fundaciones, ONG y la injerencia de organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), a través de ese cadáver político que es hoy su secretario general, Luis Almagro.
Todo lo anterior ha sido reforzado en la coyuntura con la puesta en práctica de ese neologismo de resonancias orwellianas entronizado por el Diccionario Oxford como palabra del año: la posverdad, un híbrido bastante ambiguo cuyo significado denota circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal. Según un editorial de The Economist de Londres, Donald Trump “es el máximo exponente de la política ‘posverdad’ (…) una confianza en afirmaciones que se ‘sienten verdad’, pero no se apoyan en la realidad”. Su victoria electoral habría estado fundada en aseveraciones que sonaban ciertas, pero que no tenían base fáctica; en verdades a medias basadas en emociones y no en hechos.
Lo que nos conduce al arte de la desinformación. Al uso de la propaganda como una tentativa de ejercer influencia en la opinión y en la conducta de la sociedad, de manera que las personas adopten una opinión y una conducta predeterminadas; se trata de incitar o provocar emociones, positivas o negativas, para conformar la voluntad de la población. En ese contexto, y ante la llegada de Donald Trump a la Oficina Oval con su gabinete de megamillonarios corporativos, militares imperialistas, expansionistas territoriales y fanáticos delirantes, es previsible pensar que las guerras asimétricas impulsadas por la plutocracia trasnacional se profundizarán bajo diferentes modalidades.
México ya lo está padeciendo: a golpes de Twitter y órdenes ejecutivas, la anunciada palestinización del país a través de la continuación del muro fronterizo iniciado en los años 80 y el lanzamiento de una cacería de millones de indocumentados sigue alimentando la teoría de los bad hombres como chivos expiatorios en el socorrido discurso neoautoritario y con reminiscencias hitlerianas y de poder desnudo del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

EDUCACIÓN Y PRESUPUESTO
El costo de renuncias fiscales, subsidios de todo tipo al gran capital, brindados desde entes públicos o mediante gastos directos del gobierno central, el sistema de las AFAP, ahogan el presupuesto. A estos factores se suman el costo de los intereses de la enorme deuda pública.
En este contexto la supuesta prioridad establecida desde el gobierno para los rubros destinados a educación pública son solamente declarativos. El porcentaje del PBI destinado a la misma se encuentra entre los menores de América y del mundo.i La suma destinada los últimos años a ANEP y UDELAR ronda el 4.2%. Lejos del prometido 6%.
Tenemos que considera además que un proceso de formación plena de la niñez y adolescencia requiere no solo de estructuras institucionales de enseñanza adecuadas sino también de un entorno favorable. La educación pasa por el rol de la alimentación, vivienda, condiciones de vida, el barrio, la familia, los centros sociales, las empresas que controlan medios de prensa.
El deterioro social, la marginación que genera la creciente entrega de los recursos naturales y productivos a grandes grupos transnacionales y consecuentemente la desarticulación y destrucción de las bases económicas locales golpean también las posibilidades educativas de los niños orientales.
Gurises que se crían en ranchitos de lata, rodeados de hermanos y miseria sería milagroso que lograran desarrollar su potencial educativo. Si a eso le sumamos centros de enseñanza con grandes carencias, salarios docentes indecentes y un presupuesto insuficiente, los resultados no pueden ser positivos.
Por si todo esto fuera poco la amenaza de la reforma propuesta por el BID se cierne sobre las instituciones de enseñanza. El organismo concibe la educación esencialmente como adiestramiento para el trabajo, al servicio de las necesidades inmediatas de las empresas y en particular de los grandes inversores foráneos en el país
Rumbo necesariamente contradictorio con procesos de enseñanza aprendizaje orientados a avanzar en la capacitación para seleccionar los elementos centrales de la información, analizarlos, captar sus articulaciones y contrastarlos con la realidad.
Párrafo aparte merece la moda instaurada por los políticos sobre la supuesta necesidad de aprender del ejemplo que brinda Finlandia. Larrañaga primero, Vazquez después proponen imitar al país nórdico. No aclaran demasiado el contenido de sus propuestas especialmente cuando las condiciones sociales y de vida son tan diferentes. Ni que hablar del presupuesto. Solo a vía de ejemplo el porcentaje del PBI destinado a la enseñanza ronda el 8%. Los salarios promedio de los educadores multiplican por 4 los vigentes en Uruguay.
Todo indica que los proyectos del gobierno para la próxima Rendición de cuentas, no otorgan prioridad a los rubros destinados a la enseñanza en Uruguay. Las políticas de atracción a todo tipo de grandes capitales del exterior orientan los recursos presupuestales en direcciones ajenas a la educación pública.ii
Los procesos de acumulación del capital y las estrategias de la conducción económica vigentes así lo determinan Banqueros e importadores no tienen interés en forjar capacidad de análisis crítico en los sectores populares. El gobierno tampoco.
GOTITAS DE ECONOMIA
  • Fábrica Nacional de Papel, Molino de Dolores, Indulacsa, Cambio Nelson, Coleme, Impresora Polo, la lista de empresas que envían trabajadores al seguro de paro o cierran es impresionante. El empleo continúa contrayéndose en Uruguay. El cierre de fuentes de trabajo es continuo. Hasta el INE registra que la tasa de empleo en enero del 2015 fue de 59.5%. En el mismo mes de 2016 descendió a 58.8% y en 2017 es de 57.3%. En dos años aproximadamente 50.000 empleos menos.
  • Las cifras del INE registran un aumento del IPC de 0.5% en febrero de 2017. El acumulado en los dos primeros meses del año es de 3.11%. En solo dos meses se superó la cota inferior del rango meta, para todo el año hasta para las cifras oficiales para las que cualquier similitud de los datos con la realidad es mera coincidencia.
  • El FONASA solo sirve a los empresarios de la salud. El gasto público aumenta, los salarios de los trabajadores son insuficientes y los servicios de salud para la población se deterioran. Y encima jodas.
  • La encuesta mensual industrial en Argentina (CAME) registra que la producción del sector en enero de 2017 es inferior en 2.2% a la del mismo mes de 2016.
  • Se aceleran los rumores sobre aumento de la tasa de interés en Estados Unidos desde 0.75% a 1%. Las palabras de la directora de la FED, Yellen son seguidas con expectativa. La ruleta del casino financiero mundial gira y gira.
  • Renunció a su cargo la vice directora del Banco de Inglaterra. Se difundió que su hermano es banquero.
i Datos de la UNESCO y del Banco Mundial así lo revelan. Si bien las fuentes no son coincidentes concuerdan en que en América latina, Cuba destina un rango cercano al 13% ,luego se ubica Jamaica, con un 12% y Bolivia cercano al 7%. En el ranking del Banco Mundial Uruguay se ubica en el puesto 96.
ii El gobierno prefiere crear infraestructura para Botnia y ainda mais.
-->
COLABORA CON KAOS