Publicado en: 16 febrero, 2018

Noticias Uruguayas 14 febrero 2018

Por Colectivo Noticias Uruguayas

URUGUAY: Feministas critican al cardenal Sturla por callar ante asesinatos de mujeres // Necesitamos un feminismo para el 99%. Por eso las mujeres haremos huelga este año

Cambio climático: Los tres últimos años han sido los más calurosos desde que hay registros // Más CO2 en la Antártida que en los últimos cuatro millones de años // El increíble declive del hielo del Ártico, recreado por ‘The Washington Post’ // Cambio climático No, las olas de frío polar no desmienten el calentamiento global // ¿Edad de Hielo o calentamiento global?: Todo lo que hay que saber sobre el cambio climático // Estado español Operación Lezo: Un manuscrito secreto de Ignacio González vincula a Cospedal con Gürtel // Sentencia judicial: todo lo que dio ‘Público’ sobre Villarejo en 2015 ha resultado ser cierto // Amenazas de la ‘brigada política’ a Público: “Va a haber que hacer las cosas a las bravas” // La Policía destruyó pruebas en su archivo central // URUGUAY: Feministas critican al cardenal Sturla por callar ante asesinatos de mujeres // Necesitamos un feminismo para el 99%. Por eso las mujeres haremos huelga este año

 

URUGUAY

 

GÉNERO

Feministas critican al cardenal Sturla por callar ante asesinatos de mujeres

Aceptan reunirse con el cardenal, pero avisan que posturas están distantes.

martes, 13 febrero 2018 – El Paìs uy

Teresa Herrera le respondió “que acusarnos de destruir la familia es un poco fuerte”. Foto: G. Pérez

Las organizaciones feministas aceptaron reunirse con el cardenal Daniel Sturla pero todo indica que no será una conversación fácil. Sturla cuestionó el 29 de enero “la ideología de género que se nos quiere imponer” y llamó a los católicos a estar “vigilantes” lo que molestó a la Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica y Sexual.

Teresa Herrera, presidente de esta organización, confirmó a El Observador que las organizaciones irán a la reunión que se realizará en un lugar a determinar luego de Carnaval pero adelantó que cuestionarán a Sturla por sus posturas.

“Si uno va al diálogo espera encontrar puntos en común. Por ahora estamos en posiciones muy diferentes, lo cual en algunos aspectos no nos sorprende, pero en otros sí. Acusarnos de destruir la familia uruguaya la verdad es que es un poquito fuerte, cuando (Sturla) no dijo una sola palabra respecto a los femicidios ni a los niños asesinados. Hace silencio sobre un tema y se nos acusa de cosas”, dijo Herrera a El País. “La familia que le preocupa tanto (a Sturla) con papá, mamá e hijos no existe ya. Es una cuarta parte de las familias. Todos esos puntos los comentaremos. Y la ideología de género no existe, lo que existe es una perspectiva de género”, sostuvo Herrera. Y deslizó otra crítica a la Iglesia Católica. “Vamos a ir con una delegación múltiple, vamos a ir católicas, judías, agnósticas ateas, protestantes. Nosotros sí somos ecuménicas”, dijo la militante feminista en lo que puede leerse como una crítica a la Iglesia Católica a la que consideró “cerrada”. Herrera estuvo vinculada a corrientes demócratas-cristianas y fue catequista, pero hoy se define como agnóstica. “Ni me he puesto a hablar de que no hay un solo sacerdote pedófilo preso en el Uruguay. ¿Tienen coronita los sacerdotes que no pueden ser juzgados por la justicia?”, preguntó Herrera.

Una de las encargadas de prensa de la Iglesia Católica contactó a Herrera para pedirle, de parte de Sturla, una reunión, informó la semana pasada Búsqueda. Herrera explicó que le había parecido “mucho más razonable que el diálogo fuera de institución a institución, entre la red y la Iglesia por lo que primero tenía que conversar” con las organizaciones que aquella reúne, que aceptaron la reunión. Fuentes de la Iglesia Católica dijeron a El País que Sturla prefería por el momento no hacer nuevos comentarios. Agregaron que, en principio, la reunión podría realizarse en la sede del arzobispado de Montevideo, en la Ciudad Vieja, pero que Sturla no tiene inconveniente en que el encuentro se realice en otro lugar.

El cardenal había dicho en enero que “la ideología de género nos dice que no tiene nada que ver el ser varón y el ser mujer con el sexo, sino que cada uno va construyendo lo que quiere ser y puede ir cambiando” y consideró que esto “es una especie de locura”.

RELACIONADAS

Fiscal confirma que la mujer asesinada en Fraile Muerto recibió cinco disparos

Mujeres marchan por el femicidio de Julia Olivera en Fraile Muerto

“En este Uruguay querido hay atentados a la familia. Uno es esa ley de despenalización del aborto, que ya de por sí nos duele en el alma. Antes se hablaba de la “tolerancia a que se haga antes de los tres meses”, ahora algunos hablan del “derecho a”. Esto es una forma de tergiversar. Hay que estar atentos. Hay que estar atentos a la ideología de género que se quiere imponer y que nosotros decimos, con el Papa Francisco, que es colonización ideológica”, había sostenido Sturla.

El cardenal se había mostrado molesto cuando la Iglesia del Cordón fue grafiteada con consignas feministas.

Un cardenal que mantiene un perfil alto.

El cardenal Daniel Sturla mantiene un perfil alto y abogó con vehemencia, por ejemplo, por la instalación de una estatua de la Virgen María en la rambla del Buceo a la que, tras meses de idas y venidas, la Junta Departamental de Montevideo, no hizo lugar. Recientemente, elogió el tono del acto del pasado 23 de enero organizado por los productores agropecuarios “autoconvocados” aunque no se pronunció sobre el contenido de los reclamos.

La semana pasada fue recibido por el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, quien es creyente y comentó en su Facebook que “fue una reunión positiva que deja muchas pistas para poder trabajar junto con otros sectores de la sociedad , con el fin de promover una cultura de paz”. El encuentro fue en la sede de la central sindical.

Marcha en Montevideo en repudio a los femicidios.

Como ocurre cada vez que tiene lugar un femicidio en el país, la Coordinadora de Feminismo del Uruguay realizó ayer una manifestación desde las 19:30 horas, con concentración en la Plaza de Cagancha. En esta oportunidad, fue por la muerte de Julia Olivera, en Fraile Muerto. La víctima, de 29 años, fue asesinada por su ex esposo de cinco disparos.
dios

Vea el especial de El País Muertas no Sueñan

VIOLENCIA DOMÉSTICA

Información útil

Línea para asistencia a víctimas de violencia doméstica:

Desde una línea fija 08004141
Desde celulares *4141

El servicio es gratuito, confidencial y anónimo y la llamada no queda registrada en la factura. En función de la situación y la demanda planteada se deriva a la persona a servicios y recursos públicos o privados especializados.
Horarios: Lunes a viernes de 8:00 a 24:00hs , sábados y domingos de 8:00 a 20:00hs.

¿Qué hacer ante una situación de violencia? (Red Uruguaya de violencia doméstica)

• Hablalo con personas de tu confianza: familiares, amigas/os, vecinas/os.
• Si decidís hacer una denuncia policial buscá antes el asesoramiento y apoyo de los servicios especializados en violencia doméstica que te dan el Estado y las organizaciones civiles.
• Irte de tu casa porque te maltratan no es abandono de hogar. Si decidís hacerlo dejá una constancia en la Seccional Policial.
• Si estás lastimado, recurrí a cualquier centro asistencial, policlínica o emergencia móvil y pedí un certificado por las lesiones constatadas.
• Evitá estar solo cuando percibas que pueden agredirte.
• Alertá a alguna vecina/o para que pueda ayudarte. Dejá alguna ventana abierta y la puerta sin llave.
• Si el agresor ya no vive en tu casa, no le abras la puerta y si insiste llamá al 911.
• Cuando visite a tus hijos/as evitar estar solo
• Cambiar las rutinas si te persiguen.
• Pedí que te acompañen al salir del trabajo, fijate si el agresor se encuentra en las cercanías para evitarlo y/o llamar a la policía.

Acceda a la lista de organizaciones que trabajan con víctimas de violencia doméstica aquí

Necesitamos un feminismo para el 99%. Por eso las mujeres haremos huelga este año

LATFEM / Foto: rebelarte.info

Angela Davis, Nancy Fraser, Linda Alcoff, Cinzia Arruzza, Tithi Bhattacharya, Rosa Clemente, Zillah Eisenstein, Liza Featherstone, Barbara Smith y Keeanga-Yamahtta Taylor publicaron en The Guardian este llamamiento al paro internacional del 8 de marzo. Contra la violencia machista, contra el silencio forzado al que se nos quiere someter, contra el capitalismo que promueve desigualdad, racismo y misoginia, dicen: #WeStrike.

El 8 de marzo del año pasado, las mujeres de todo tipo marchamos, dejamos de trabajar y tomamos las calles en cincuenta países del mundo. En los Estados Unidos, nos unimos, marchamos, dejamos los platos a los hombres, en todas las grandes ciudades del país y en innumerables más pequeñas. Cerramos tres distritos escolares para demostrarle al mundo, una vez más, que mientras nosotras sostenemos la sociedad, tenemos también el poder de dejar de hacerlo.

El 8 de marzo vuelve y las cosas empeoraron para nosotras en este país.

En un año de la administración Trump, no solo fuimos atacadas con violencia verbal y amenazas misóginas bajo la apariencia de declaraciones oficiales: el régimen de Trump puso en marcha políticas que van a hacer que esos ataques continúen contra nosotras a través de las vías institucionales.

La Ley de Recorte de Impuestos y Empleos les quita los beneficios a lxs trabajadorxs de bajos salarios, de los cuales la gran mayoría son mujeres. Planea atacar con salvajismo a Medicaid y Medicare, los únicos dos programas de salud que quedan en este cruel paisaje neoliberal, para ancianxs y pobres, enfermxs y discapacitadxs, planificación familiar y niñxs y, por lo tanto para las mujeres, que hacen la mayor parte del trabajo de cuidado. Y mientras la ley le niega atención médica a lxs niñxs migrantes, introduce un fondo de ahorro universitario para los “niñxs por nacer”, una manera escalofriante de establecer por una vía legal los “derechos” del/a “niñx por nacer” atacando así nuestro derecho fundamental a tomar decisiones sobre nuestros propios cuerpos.

Pero esa no es toda la historia.

Con estos múltiples frentes de batalla abiertos contra nosotras, no nos hemos acobardado. Nosotras también hemos luchado.

Cuando durante el otoño pasado las mujeres con visibilidad pública y acceso a los medios internacionales decidieron romper el silencio sobre el acoso y la violencia sexual, las compuertas finalmente se abrieron y una corriente de denuncias públicas inundó la red. Las campañas #MeToo, #UsToo y #TimesUp visibilizaron lo que la mayoría de las mujeres ya sabían: ya sea en el trabajo o en la casa, en las calles o en el campo, en las cárceles o en los centros de detención para migrantes, la violencia machista, con su particular impacto racista, acecha la vida cotidiana de las mujeres.

Lo que también quedó claro es que el silencio público sobre lo que siempre hemos conocido, soportado y contra lo que hemos luchado, no existe simplemente porque tenemos miedo o vergüenza de hablar: el silencio se impone. Lo imponen las leyes del Congreso, que hacen que las mujeres deban pasar casi un año de consejería obligatoria y mediación, si se atreven a presentar una denuncia. El silencio está influido por un sistema de justicia penal que rechaza como rutina los relatos de las mujeres usando niveles suplementarios de intimidación y violencia. En los campus universitarios, administradores bien dispuestos saben encontrar vías “legales” para proteger a la institución y al agresor, mientras arrojan a las mujeres a los lobos. Los fundamentos racistas de estos procedimientos legales exigen compromisos de fondo.

#Metoo, #UsToo y #TimesUp no solo han expuesto a los violadores y misóginos, sino que hicieron un tajo en el velo que oculta a las instituciones y las estructuras que les habilitan esa conducta.

La violencia machista de corte racial es internacional, como debe ser la campaña en su contra. El imperialismo estadounidense, el militarismo y el colonialismo fomentan la misoginia en todo el mundo. No es coincidencia que Harvey Weinstein, en sus largos años de tratar de silenciar y aterrorizar a las mujeres, usara la empresa de seguridad Black Cube, formada por ex agentes del Mossad y otras agencias de inteligencia israelíes. Sabemos que el mismo Estado que envía dinero a Israel para tratar con brutalidad a la palestina Ahed Tamimi y su familia, también financia las cárceles en las que mujeres afroamericanas como Sandra Bland y otras han muerto.

Entonces, el 8 de marzo haremos huelga contra la violencia machista, contra los varones que cometen actos de violencia y contra el sistema que los protege.

Creemos que no fue accidental que nuestras hermanas con posición social fueran las que primero hicieron visible lo que todos sabíamos. Sus posibilidades de hacerlo visible eran más grandes que las de nuestras hermanas de bajos ingresos, a menudo de color, que limpian habitaciones en ese lindo hotel de Chicago o las de las hermanas que recogen frutas en los campos californianos.

La gran mayoría de nosotras no hablamos porque no tenemos un poder colectivo en nuestros lugares de trabajo y se nos niega cobertura social, como la atención médica gratuita, fuera de ellos. El trabajo, con su salario bajo, con su gerente intimidante y su jefe abusivo, con sus largas horas, se convierte en lo único que tenemos miedo de perder, ya que es el único medio para llevar los alimentos a nuestras familias y poder cuidar a nuestros enfermxs.

No mantenemos nuestra boca cerrada. Nos vemos obligadas a mantener la boca cerrada por el capitalismo.

Entonces, el 8 de marzo hablaremos, individualmente, contra los abusadores que trataron de arruinar nuestras vidas, y hablaremos colectivamente contra la inseguridad económica que nos quiere impedir hablar.

Vamos a parar porque queremos exponer a nuestros abusadores. Y haremos huelga porque necesitamos seguridad social y trabajos que tengan salarios dignos para poder alimentar a nuestras familias, del mismo modo que derecho a sindicarnos, en caso de que nos despidan por defendernos del abuso.

Entonces, el 8 de marzo haremos huelga por el encarcelamiento masivo, la violencia policial y los controles fronterizos, contra la supremacía blanca y las guerras imperialistas estadounidenses, contra la pobreza y la violencia estructural en nuestras escuelas y hospitales, que envenena nuestras aguas y alimentos y nos niega una justicia reproductiva.

Y vamos a parar por los derechos laborales, la igualdad de derechos para todxs lxs migrantes, por un salario digno y equitativo, porque la violencia sexual en el lugar de trabajo puede agravarse cuando no tenemos una protección colectiva.

El 8 de marzo de 2018 será un día de feminismo para el 99%: un día de movilización de las mujeres negras y morenas, de las cis y bi, de las lesbianas y las mujeres trans, de las pobres y las de bajos salarios, de las que hacen trabajos de cuidado no remunerados, de las trabajadoras sexuales y de las migrantes.

El 8 de marzo #NosotrasParamos.

Linda Alcoff, Cinzia Arruzza, Tithi Bhattacharya, Rosa Clemente, Angela Davis, Zillah Eisenstein, Liza Featherstone, Nancy Fraser, Barbara Smith, Keeanga-Yamahtta Taylor.

COLABORA CON KAOS