Noticias Uruguayas 11 marzo 2017

Publicidad

SALVADOR PUIG ANTICH: Barcelona se querellará contra el franquismo // Puig Antich: el garrote de Franco se venga de la muerte de Carrero // Huelga: Los universitarios catalanes piden a la Generalitat que rebaje «de una vez» las tasas // Chile: Chile Mejor sin TPP llama a movilizarse contra cumbre en Viña del Mar donde se intentará resucitar el Acuerdo Transpacífico // Falsificación de documentos y poca democracia: las denuncias que golpean las próximas elecciones de la CUT // Uruguay: Las mujeres rurales también reclamaron lo suyo: autonomía física, económica y política, y soberanía alimentaria

URUGUAY

Las mujeres rurales también reclamaron lo suyo: autonomía física, económica y política, y soberanía alimentaria

09Mar

AFUSEC

Hace años que dormita, no duerme, y antes de que suene el despertador a las 5.00, ella ya está en pie. Los días que le toca ayudar en el tambo, se despierta, incluso, antes. Se pone las botas, se ata el pelo, prepara el mate y ve cómo se esclarece el cielo. Hace la leche, despierta a los niños, los ayuda a aprontarse para ir a la escuela y les prepara un pan con dulce. Levanta las gallinas, recoge los huevos. Le da de comer a cuanto bicho hay en la vuelta. Limpia la casa. Arrea las vacas, cuida el cultivo, cosecha las acelgas de la huerta. Dice que es una araña: “El centro de la telaraña es el hogar; después voy y vengo, construyendo, como todas”. Silvia Páez habla de sí misma pero también de las miles de mujeres que viven y trabajan en el campo y que ayer festejaron otro día más de lucha.

Lejos del asfalto y cerquita de los corrales, algunas mujeres rurales se juntaron a tomar mate, colgaron escobas y trapos de piso en las porteras de sus campos, abrazaron árboles con lazos violetas y negros, o fueron hasta el pueblo a repartir pegotines en la manifestación en contra de la violencia de género, o hicieron todo eso y más. “El que pase por el camino de la casa va a saber que allí hay una mujer que reclama su autonomía física, política y económica”, explicó Páez, floridense, integrante de la Red de Grupos de Mujeres Rurales del Uruguay y de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo-Vía Campesina. Ellas también están luchando para “deconstruir el sistema patriarcal” que heredaron, en el que “el hombre se considera dueño de todo”, incluso de ellas mismas. “Que en los últimos tiempos no haya habido mujeres asesinadas por sus maridos en el campo, gracias a Dios o a quien sea, como sí ocurre en las ciudades, no quiere decir que nosotras no suframos violencia”, afirmó.
Donde hay más vacas que personas, dice, no se ve tanto golpe, pero sí violencia psicológica y sexual, y se hace más notorio cómo a la violencia machista se le suma la alimentaria: “Las mujeres rurales defendemos la soberanía alimentaria porque consideramos que vamos a ser autónomas cuando podamos elegir con qué y cómo alimentar a nuestras familias. Además, hoy consumimos cosas que no sabemos qué tienen. Desde el punto de vista de la salud, sabemos qué provoca la contaminación. Eso también es perder derechos en nuestra propia tierra”, explicó.
En ese sentido, Páez hizo referencia a la muerte de las cosechas de los productores familiares de La Armonía, en la zona rural del departamento de Canelones, a raíz de la contaminación de aguas por la mala utilización de agrotóxicos; contó que una de las integrantes de la Red es vecina de la zona y perdió 3.000 plantines, y que no es la primera vez que suceden ese tipo de cosas en los campos, donde la mujer rural queda casi a la deriva. Por eso y porque están cansadas de que el gobierno “se llene la boca hablando” y cuando queman las papas no resuelva el problema puntual ni la situación en general, el lunes 6 de marzo se manifestaron frente a la sede de Presidencia de la República. Se aparecieron con una pancarta que tenía dibujada una campesina trabajando con miel y cultivos, y una fumigadora, con una leyenda: “Esto también es violencia”. “Sirvió para demostrar que de esa forma también se afecta a las mujeres, a las productoras familiares que no usamos ese tipo de procedimiento [con agrotóxicos], que cuidamos muchísimo lo propio, lo ajeno y el medioambiente, y sin embargo quedamos sujetas a la disposición de alguien más. Un hombre”, manifestó.
Uno por dos
“Las compañeras de Salto quieren que se ejerza la igualdad desde todo punto de vista”, dice del otro lado del teléfono María Flores, presidenta del Sindicato Único de Trabajadores de Tambos y Afines, adherido al PIT-CNT, que ayer paró. “Cosechan de la misma manera que los hombres, pero se les paga menos el cajón. Nos tienen que pagar el mismo salario. Lo mismo sucede con las cocineras, que terminan cocinando para un batallón si hay zafra, y se les paga lo mismo que siempre”, agregó. La violencia machista es más explícita aun: “Se le paga y se pone en caja solamente al esposo, pero en el campo trabajan siempre los dos. Como no llegue ese dinero a vos, vas pidiendo un poco de esa plata, que es de los dos”.
Por otro lado, Páez aseguró que “lamentablemente” las mujeres rurales no reconocen la violencia sexual y psicológica como violencia, sino que las tienen “muy naturalizadas”. Contó que, por ejemplo, “el patrón se hace sentir” cuando llega un técnico o algún encuestador, cuando se tienen que hacer los trámites ante el Banco República o el Banco de Previsión Social. “Deja que yo me arreglo con él, anda a preparar el mate o lo que sea. Eso te mandan a hacer, por la herencia machista. Pero nosotras, las que recorremos las praderas, también sabemos cómo se debe cuidar una pradera o un cultivo. Eso sí, cuando se trata de dar datos de los niños, o de qué se come, ahí sí, somos nosotras las que contestamos”.
Respecto de la violencia sexual, dijo que hay muchas mujeres que la sufren pero consideran que es “porque el hombre tiene otras necesidades, entonces es natural”. “A veces, por la cantidad de trabajo y actividad, por estar en todo, la mujer no tiene o no quiere acceder a una relación, y sin embargo el hombre lo exige. Eso lo manifiestan muchísimas mujeres, y no se dan cuenta de que les están vulnerando sus derechos”, explicó. Páez describió ambas violencias como “la gota que horada la piedra. Van calando de a poco, transformando la personalidad, el carácter y la forma de actuar de las mujeres”. Páez reconoce que ha habido cambios, pero también que “los tiempos sociales son diferentes de los institucionales”, por eso hay que seguir luchando.
Sin excusas
“En el campo se estila mucho el ‘algo habrás hecho’”, aseguró Flores. A eso se le suma que, como el pueblo es chico y el infierno grande, es muy probable que en la comisaría “te encuentres con algún familiar o conocido”, y entonces decidas no hacer la denuncia, “porque la mujer rural es muy del qué dirán, y por vergüenza, porque te dicen que te lo buscaste y que te jodas, te quedas quietita en el molde”. Flores piensa que eso ha de pasar porque el personal policial “no está capacitado” para atender ese tipo de situaciones, pero la directora de la División de Políticas de Género del Ministerio del Interior, July Zabaleta, dejó claro que no, que, muy por el contrario, lo que sucede es que “hay gente que no quiere entender”. No hay excusas: “Pasa que relativizan el problema, no entienden la gravedad de lo que están hablando, en parte también porque esto implica reflexionar sobre las propias prácticas”. Zabaleta explicó que para llegar a comisario se tiene que pasar, además de por la formación básica para recibirse de oficial, por cursos específicos que tratan el tema de la violencia de género. “25.000 policías fueron a capacitaciones sobre violencia de género, con énfasis en violencia doméstica. Cuando imprimimos el decreto de 2010 [sobre la actuación policial ante casos de violencia doméstica], lo hicimos en formato bolsillo y lo repartimos a nivel nacional, seccional por seccional, y se entregó bajo recibo”, agregó. “Las resistencias siguen estando”, enfatizó. No hay excusas.
https://ladiaria.com.uy/articulo/2017/3/las-mujeres-rurales-tambien-reclamaron-lo-suyo-autonomia-fisica-economica-y-politica-y-soberania-alimentaria/

Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos

Música por Haití

Efuka & Kongo Vox
Conjunto liderado por Efuka Lontange, músico y coreógrafo congolés radicado en Uruguay. Efuka Lontange, es el coordinador general del Centro Uruguay-África, y profesor de iniciación a la danza africana. Efuka & Kongo Vox son 12 integrantes, entre músicos y cuerpo de danza y practican un estilo que denominan Afridombe.

Kebert Bastien
Conocido como KEB, Kebert Bastien es uno de los principales cantantes de protesta haitianos, su disco «Pwennfèpa» (2015) denuncia los 100 años de ocupación norteamericana con canciones como “Aux américains” o “Partez”. Kebert canta poderosas canciones con su guitarra, en francés o en créole, y esta será su primer visita a Uruguay. Su canción “Partez” fue versionada por Leo Maslíah en un video que puede ser visto en youtube.
KEBERT BASTIEN: PARTEZ https://www.youtube.com/watch?v=usq3vw9uRbg
Maria Elena Melo
Nació en Montevideo el 9 de marzo. Desde niña aprendió guitarra con su padre Wenceslao Melo (poeta y cantor duraznense) pero desde joven se vino para Montevideo. Las clases de canto las tomó con la profesora Blanca Soldevilla de Mendoza. Participó en los programas de Guitarreada y Estudiantina, esta última en los años 78 y 79, donde fue galardonada con el primer premio los dos años. Fue invitada por los maestros Mario Gutiérrez y Leslie Muniz para cantar en la orquesta ya entrando a una etapa profesional. También en la orquesta del maestro Raúl Medina, con una diversidad de canciones como tango, candombe, música brasileña etc. Cantando en Telecataplum tanto en tv como en el teatro. En el año 88 viaja a París (Francia) donde estudia en el conservatorio superior de París y se perfecciona en oboe, instrumento que estaba estudiando en el conservatorio municipal. Fue invitada a cantar en la Sorbonne representando a Uruguay en solidaridad con la Armenia que había sufrido serios terremotos donde compartió el escenario con los Jaivas, Quilapayun, Paco Ibáñez entre otros.
S.A.K. ( Se Armó Kokoa)
Agrupación femenina de RAP conformada por 3 mcs (Fabika, Euge y Viki Style) quienes luego de transitar dicho género durante varios años como solistas o como miembros de otros colectivos, deciden unirse para transmitir mediante sus letras un mensaje contestatario, consciente y reivindicativo, desde la negritud, feminismo y activismo dentro de la cultura hip-hop.
Triangulación Kultural
Triangulación Kultural (TK) surge como un instrumento de desarrollo para nuestras comunidades, enmarcada en un círculo de retroalimentación que une tres naciones protagonistas en el holocausto más grande que hemos vivido como humanidad. Triangulación Kultural reúne trabajadores culturales de Uruguay, la RDCongo y Francia para crear una dinámica de investigación y producción artística que haga emerger las riquezas de las culturas africanas y las nuevas culturas afroamericanas producto de las adaptaciones e innovaciones en las sociedades con presencia de afrodescendientes. La base de este trabajo se hace en el encuentro entre las poblaciones y artistas locales.
Resignificando nuestra cultura nacional. Desde Barros Blancos, Canelones al mundo. Con el natural liderazgo de Sergio Ariel Ortuño, cultor del arte afrouruguayo.
SUENA CANDOMBE es un grupo dedicado a la música del Candombe, explorando su sonoridad con melodías que se involucran con la tradición y lo moderno, con lo nuevo y lo viejo, lo clásico y lo sofisticado, reformulando el repertorio candombero a través del fraseo del jazz. Esta fusión no solo aúna dos géneros musicales, sino que une las formas de expresión nacidas en el seno de dos pueblos esclavizados en un mismo continente: Candombe y Jazz. El candombe, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco, vive su mejor momento y hoy en Uruguay es el punto de encuentro del barrio. Esta tradición excede a la ciudad de Montevideo, propagándose en el interior de nuestro país, en donde también existen tradicionales llamadas en tiempos de carnaval y comparsas que manifiestan esta cultura durante todo el año.
Integrado por Diego Paredes en tambor piano, Fernando Núñez en tambor chico, Noé Núñez en tambor repique y batería, Juan Correa en bajo, Anibal Pintos en teclados y Leo Méndez en saxos tenor y soprano, su música abarca un amplio repertorio con excelentes versiones de temas muy conocidos y temas propios que reflejan la búsqueda de un camino e identidad propia.https://soundcloud.com/suenacandombe

Ni invisibles ni transparentes

El escándalo por el cierre del Cambio Nelson prosiguió ayer con la presentación de nuevas denuncias y la confirmación de la salida del país de su dueño, el ex diputado y dirigente colorado Francisco Sanabria.
Sanabria Barrios abandonó Uruguay el jueves a las 19.45 horas en vuelo de Aerolíneas Argentinas rumbo a Buenos Aires. A las 21.30 horas, abordó en Ezeiza un vuelo de American Airlines a Miami. El, su esposa y sus dos hijos tendrían ciudadanía de Estados Unidos. Las denuncias contra el cambio se van sumando.
A la ya existente sobre 90 mil dólares por un cheque sin fondos, se sumaron ayer denuncias por el depósito de U$S 242.000 dólares, otra denuncia fue también por cheques sin fondo por la suma de U$S 206.000 dólares. Ambas radicadas en el juzgado penal de 10º turno.Además, hay casi 200 personas que directa o indirectamente trabajaban en la empresa.
A pesar de que por la primera denuncia se libró un cierre de fronteras Sanabria dejó antes el país vía Buenos Aires. Desde Montevideo lo hicieron su esposa Carolina Serna y sus dos hijos.
Se estima que el cierre del cambio supuso una estafa que alcanzará los 15 millones de dólares y cuyas principales víctimas son empresas y particulares que depositaban a modo de ahorro en el negocio. “Fue una operación planificada que insumió dos años”, según dijeron a Telemundo fuentes de la investigación.
Aunque la firma tiene sus raíces en Maldonado, posee sucursales en Montevideo, Colonia, Rocha y Río Negro. Desde el miércoles, decenas de personas acamparon frente al local principal de Maldonado en busca de respuestas. El peluquero argentino Roberto Giordano era uno de quienes estaban allí.
En la puerta había un cartel que anunciaba una “reorganización empresarial”.
Subrayado informó que antes de irse de Uruguay rumbo a Miami, el empresario y dirigente colorado Francisco Sanabria “pagó la deuda de 2 millones de dólares a la empresa Redpagos”. El traspaso de bienes se hizo durante una reunión realizada en la casa del suegro del empresario, en Punta del Este.
Renuncia
Paralelamente ayer el Partido Colorado emitió un comunicado en el que aseguró que Francisco Sanabria, propietario del cambio, diputado suplente del legislador Colorado, Germán Cardoso, y secretario general del Partido Colorado en Maldonado; renunció a sus cargos políticos antes de fugarse.
“En el entendido de que la situación planteada torna incompatible la permanencia del involucrado en cargos de responsabilidad y representatividad política, el Secretario General del Partido Colorado se contactó con el doctor Sanabria, con quien acordó su inmediata renuncia a todos los cargos partidarios y de representación partidaria, lo que efectivizó en las últimas horas”, dice el comunicado.
“Como depositar en una ferretería”
El presidente del Banco Central, Mario Bergara, sostuvo que las casas cambiarias no están habilitadas a recibir depósitos ni prestar dinero y que se pedirán explicaciones a los dueños de Cambio Nelson en torno al cierre sin aviso previo. Dijo que depositaren un cambio es como “depositar en una ferretería”.
Bergara señaló que “no existe un seguimiento de ese tipo de transacciones porque directamente los cambios no están habilitados a hacerlas”.
“No le llamemos depósito a lo que no es” sostuvo el jerarca quien señaló que se pedirá explicaciones formales en torno al cierre porque “ninguna institución ya sea banco o cambio puede cerrar cuando quiere”.
Las deudas de los empresarios con una red de cobranza rondan los dos millones de dólares, pero según Bergara “en ese sentido hay tranquilidad de cobro”.
Bergara sostuvo que quienes daban dinero para que el cambio los administrara lo hacían directamente a la cuenta de los empresarios porque no figura en los balances de Cambio Nelson. Además dijo que quien conociera esa situación debería haberla denunciado “porque se está violando la ley” y que se podrían aplicar sanciones “pero si hubo delito la justicia deberá encargarse”.
El presidente del BCU dijo que la institución tiene controles más estrictos con las instituciones de intermediación financiera, como bancos y cooperativas financieras, debido a que estas, al estar habilitadas a recibir depósitos, pueden asumir riesgos sobre el dinero de sus clientes, y el papel del BCU es mitigarlos.
Sin embargo, para aquellas compañías que no pueden recibir depósitos, el control está focalizado en impedir el lavado de activos, algo que “no está sobre la mesa en este caso”, agregó. Una inspección del BCU se presentó en la sede puntaesteña y se llevó documentación. Los depósitos y otras operaciones no constan en los libros de la empresa.
Desde la Cámara Empresarial de Maldonado se especula con que este cierre de Cambio Nelson traerá, en cadena, la caída de otras empresas y el quiebre económico de muchas personas que tenían sus ahorros depositados en esa casa de cambios.
Abogado, profesor y líder político
Francisco Sanabria tiene 35 años. Es abogado y en su perfil de twitter señala que es profesor adjunto de Filosofía del Derecho. Antes de renunciar, era el secretario general del Partido Colorado en Maldonado y diputado suplente de Germán Cardoso. Sanabria y Cardoso fueron cuñados, ya que el segundo se casó en primeras nupcias con una hermana del primero.
El liderazgo de Francisco en la Lista 10 fue heredado de su padre, el exsenador Wilson Sanabria, fallecido en 2015 a los 65 años. También heredó el Cambio Nelson y un tambo en José Ignacio. La familia es además dueña de medios de comunicación en Maldonado.Hace 5 años, se casó con Carolina Serna, hija del ex gerente general del Hotel y Casino Conrad.
Caso Sanabria saltó en la Comisión Permanente
Contrapunto Núñez-Bordaberry
Durante la interpelación, el diputado comunista Gerardo Núñez le preguntó al senador Bordaberry sobre la suplencia que tenía en el Partido Colorado, Francisco Sanabria, uno de los responsables de Cambio Nelson. La respuesta de Bordaberry fue que Sanabria había renunciado a sus cargos en el Partido Colorado y enumeró, visiblemente enojado, una serie de casos de dirigentes y exjerarcas que pertenecieron a los gobiernos del FA Mencionó los casos vinculados con Juan Carlos Bengoa y los casinos municipales, y los procesamientos del ministro Fernando Lorenzo (Economía) y Fernando Calloia (presidente del Banco República) por el caso Pluna.

miércoles, 8 de marzo de 2017

CORRUPCIÓN Y PARTIDOS (publicado hoy en Semanario VOCES)

Los hechos tozudos no le quieren dar la razón a Daisy Tourné cuando dijo: “todos coincidimos en que Uruguay no tiene problemas serios de corrupción en este momento, ni siquiera sospechas. Por más que existan problemas en la región no son de impacto directo y que involucren al país”.
El caso del cambio Nelson, que involucra al político colorado Francisco Sanabria y su entorno, amenaza con convertirse en uno de los casos más grandes de corrupción en el país. Y cada vez son más los puntos de contacto de Uruguay con los casos “lavajato” y con lo que se conoce como “la ruta del dinero K”.
Por lo que parece, lo que se ve hasta ahora es apenas la punta de un iceberg importante, con mucho para investigar. Entre otras cosas, implica esclarecer como logró aquel pequeño tambero de nombre Wilson Sanabria, construir una fortuna en tan solo diez años, para que la heredara el actual prófugo, su hijo Francisco.

Seguramente terminar definitivamente con la corrupción es imposible, y a lo que podemos aspirar es a prevenirla, a reducirla, y a castigarla debidamente cuando se produce.

Para eso se necesita entre otras cosas voluntad política. Los instrumentos que se crean para que exista transparencia no pueden ser un saludo a la bandera donde los políticos declaran lo que se les antoja porque nadie controlará nada a menos que pase algo, cuando ya sea tarde. El financiamiento de los partidos debe ser claro como el agua. Y el control, y también el castigo, debería ejercerse -ademas de sobre el corrupto- sobre los partidos.
El castigo debe ser ejemplar, porque la corrupción la pagamos de nuestros bolsillos y porque la impunidad de los de arriba solo genera una desconfianza generalizada en la política, y esa pérdida de credibilidad social es uno de los costos más graves.
Así como los cuadros de fútbol son sancionados cuando sus hinchas cometen desmanes, tal vez los partidos debieran ser considerados cómplices cuando uno de sus integrantes resulta implicado en actos de corrupción (la pena podría ser que perdieran el derecho a cobrar los ingresos por votos en la siguiente elección, o algo por el estilo), así de esa manera el control sería ejercido desde dentro mismo de los partidos .
El caso que nos ocupa es muy claro; al parecer, ahora todo el mundo sabía lo que hacía Sanabria, y lo sabían políticos de todos los partidos. Pero la cuestión es que nadie dijo absolutamente nada. Es posible que exista una complicidad más descarada del sistema político con sus correligionarios, a la vista de los ciudadanos y con tal desparpajo?
La responsabilidad de los partidos es más que evidente. Todos quienes integran las cúpulas partidarias se conocen entre sí y cuanto más encumbrados están más al tanto están de todo lo que hacen cada uno de ellos. El problema es que se han transformado en una especie de omertá, cuyo sentido último es protegerse entre sí, pase lo que pase.
Cuando le preguntan a Constanza Moreira sobre el asunto de Sendic y su falso título de licenciado, dijo la senadora: “Lo único que le cabe al Frente Amplio es respaldar a su vicepresidente. Está pasando una situación difícil yel Frente Amplio tiene que respaldarlo, nada más, punto”. Y luego: “…tienes que respaldarlo, es de tu familia política…Además tenés que respaldarlo porque sos un partido político y los partidos tienen que respaldar a los suyos”.

Todo dicho.
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More