Publicado en: 10 septiembre, 2017

Noticias Uruguayas 10 setiembre 2017

Por Colectivo Noticias Uruguayas

Uruguay: Fue detenido en España el militar (R) Eduardo Ferro, investigado por la desaparición de Tassino // En febrero, la jueza Dolores Sánchez pidió su captura internacional por homicidio y desaparición forzada de personas

EE.UU.: Ordenan desalojo de 6.3 millones de personas en Florida por ‘Irma’ // Apagarán 2 centrales nucleares en Florida por Irma: 9 millones de personas se quedarán sin luz // Catalunya: Referendum 1-O: Guía para no perderse en la batalla jurídica del referéndum independentista // La desunión de las izquierdas: un mayor obstáculo para resolver la gran crisis social en Catalunya por Vicenç Navarro // Uruguay: Fue detenido en España el militar (R) Eduardo Ferro, investigado por la desaparición de Tassino // En febrero, la jueza Dolores Sánchez pidió su captura internacional por homicidio y desaparición forzada de personas

 

URUGUAY

Madre patria

Fue detenido en España el militar (R) Eduardo Ferro, investigado por la desaparición de Tassino

En febrero, la jueza Dolores Sánchez pidió su captura internacional por homicidio y desaparición forzada de personas.
07.09.2017 16:56 MONTEVIDEO PORTAL
Madre patria
El militar retirado Augusto Eduardo Ferro Bizzozero fue detenido este jueves en España, según confirmaron fuentes de Interpol a Montevideo Portal. Sobre el ex militar caía una solicitud de captura nacional e internacional a pedido de la jueza Dolores Sánchez, del Juzgado Penal de 10º turno.
Según informó La República en marzo, Ferro se tenía que haber presentado ante la Justicia el día tres de ese mes, pero no lo hizo. En ese momento, la jueza Sánchez dispuso el cierre de fronteras. En noviembre de 2016, el ex coronel tampoco se presentó; en ese momento, su abogado interpuso un recurso de prescripción de la causa. Este trámite no tuvo andamiento.
Ferro es investigado por el secuestro y la desaparición del militante comunista Oscar Tassino en 1977.
Montevideo Portal

 


https://ladiaria.com.uy/media/photologue/photos/cache/p1f1-20170907-sp_900w.jpg

El coronel retirado Eduardo Ferro. Foto: Sandro Pereyra (archivo, febrero de 2015)

Vení con los muchachos

El coronel retirado Eduardo Ferro Bizzozero fue detenido ayer en España. El ex militar, prófugo desde marzo, tenía una solicitud de captura nacional e internacional emitida por la jueza Dolores Sánchez, del Juzgado Penal de 10º Turno. La magistrada empezó ayer los trámites para extraditarlo a Uruguay, informó Subrayado.
Ferro escapó de la Justicia cuando fue citado para declarar como indagado por el secuestro y desaparición, en 1977, del militante comunista Óscar Tassino. En noviembre del año pasado el ex coronel tampoco se presentó a la indagatoria. En ese momento su abogado interpuso un recurso de prescripción de la causa que no tuvo andamiento, por lo que el ex militar volvió a ser citado en marzo. La Dirección Nacional de Migraciones constató que Ferro salió de Uruguay el 15 de octubre de 2016 y nunca volvió, según publicó el portal de Caras y Caretas. Fuentes de la diaria aseguraron que el último domicilio conocido de Ferro es en Maldonado, en la zona de Pinares.
El juicio por el secuestro y desaparición de Tassino se inició en 1985, pero quedó comprendido dentro de la ley de caducidad. Sin embargo, fue reiniciado el 27 de noviembre de 2011. Según los testimonios aportados a la causa, Tassino fue secuestrado el 19 de julio de 1977 en una casa ubicada en Máximo Tajes 6632 (Carrasco Norte) y luego llevado al centro clandestino de detención y tortura La Tablada. El coronel retirado también es investigado por el secuestro de Lilián Celiberti y de Universindo Rodríguez.
Ferro se afincó en la zona de Pinares en la década de los 90, comenzó a trabajar en la seguridad del lujoso hotel Las Dunas y terminó como gerente del establecimiento. Durante unos años había “desaparecido”, pero “hace un par de años volvió” al departamento, confió una fuente local a la diaria. En mayo de 2011, la Coordinadora Verdad y Justicia de Maldonado y Plenaria Memoria y Justicia hicieron un escrache en su casa de Maldonado.
Ferro, además, fue el responsable del espionaje militar a partidos políticos, sindicales y organizaciones sociales entre 1988 y 1991, según publicó Brecha en febrero de 2016, de acuerdo a la documentación de la Dirección General de Información de Defensa (DGID). El semanario asoció a Ferro con un oficial denominado “Guillermo”, según la documentación sobre los informes de los espías de la DGID.



BUSCADO POR INTERPOL

Detuvieron al exmilitar Augusto Ferro, acusado de secuestrar a Óscar Tassino

El exmilitar era buscado luego de no presentarse a dos audiencias ante la jueza Dolores Sánchez. Fue detenido en España.
jue sep 7 2017 20:51 – El Paìs uy

El militar retirado Augusto Eduardo Ferro Bizzozero, que tenía una orden de captura nacional e internacional, fue detenido este jueves en España, confirmaron fuentes de Interpol a Montevideo Portal.

En marzo estaba planificado que Ferro se presentara ante la Justicia, pero nunca apareció. En ese momento, la jueza Dolores Sánchez, encargada del caso, solicitó la orden de captura y un cierre de fronteras.

La situación también se había dado en noviembre, mes en el que Ferro tenía una audiencia con la Justicia pero tampoco lo hizo. Aunque su abogado interpuso un recurso de prescripción de la causa no tuvo lugar.

El exmilitar es investigado por el secuestro y la desaparición del militante comunista Óscar Tassino en 1977.

COMCOSUR AL DÍA
Cayó en España el represor Eduardo Ferro, prófugo de la justicia uruguaya

(Sudestada)

Está acusado por la desaparición de Oscar Tassino y de María Claudia García de Gelman entre otros delitos de lesa humanidad. Integró la “patota” de la OCOA

Uno de los principales operadores del Plan Cóndor en Uruguay durante la dictadura, el coronel retirado Eduardo Augusto Ferro Bizzozero, alias Oscar o Guillermo, fue detenido este jueves en España. Ferro estaba prófugo de la Justicia uruguaya, luego de haber eludido una citación judicial en el marco de la causa que investiga la desaparición de Oscar Tassino.

Los hechos se produjeron el 21 de julio de 1977 cuando a las 09.00 horas tres hombres de particular entran corriendo a la finca de Máximo Tajes 6632, armados y a cara descubierta, gritando pertenecer a las Fuerzas Conjuntas, según consta en la ficha elaborada por la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente.

“Una hora más tarde llega Óscar Tassino e inmediatamente es dominado, tirado al piso y llevado a una pieza del fondo donde es castigado. Luego lo ingresan violentamente a la casa y al cabo de media hora se retiran con él en un auto Peugeot de color blanco”, dice el informe.

Entre los hombres que formaron parte de ese grupo de militares que secuestró a Tassino se encontraba Eduardo Ferro, quien fue identificado por Hermes Luis Fulle Fleitas y Ana María Regnier de Fulle ante la Oficina de las Naciones Unidas en Bruselas el 28 de noviembre de 1978. Ambos se encontraban en la casa cuando el grupo de las Fuerzas Conjuntas llegó a la casa donde se escondía Tassino.

“Estuvieron aproximadamente una hora más en mi casa, revisando cosas, y al final, uno de los oficiales intervinientes -que yo calculo sería el segundo que reconozco por un material que he visto aquí, por lo menos creo reconocerlo, un tal Ferro, que sería éste… (El declarante señala una foto entre varias que aparecen en un documento)… la foto es muy mala, pero en éste reconozco al hombre que dio la orden (…). Con este oficial Ferro, que viene junto con una mujer de unos 25 a 30 años, morocha, de pelo negro -no puedo identificar nada más de ella-, se da una conversación medio extraña para la época que vivimos ahora, pero que en aquel momento era común: “Mirá, tenés que darnos gracias a las fuerzas conjuntas y a nuestro comando, porque te vamos a dejar vivo. La condición es que te tenés que ir. Te damos dos horas para irte. Te levantamos el requerimiento en el Aeropuerto de Carrasco para que te puedas ir” (…) si no me iba, luego habría otros servicios que se encargarían de mí. Inmediatamente de eso se produce una conversación en la cual Ferro me dice: “Andá a tu Madre Patria y decile que cuanto más pidan por los presos, más muertos les vamos a hacer, y cuanto menos carne nos compren, más presos van a tener”, narró Fulle.

La jueza penal Dolores Sánchez había citado a Ferro en marzo pero el militar no se presentó, por lo que la magistrada dictó el cierre de fronteras y una orden de captura internacional, que determinó una búsqueda por parte de Interpol.

La causa que indaga la desaparición de Tassino fue presentada en 1985 pero inicialmente fue archivada porque el caso fue incluido en la Ley de Caducidad por el Poder Ejecutivo de Julio María Sanguinetti.

Una vez que el caso fue retomado por la Justicia a partir de noviembre de 2011 sufrió toda clase de intentos de obstrucción por parte de los acusados, entre ellas las consabidas chicanas como los recursos de inconstitucionalidad contra la ley 18.831 que restableció el pleno ejercicio de la pretensión punitiva del Estado para los delitos cometidos en aplicación del terrorismo de Estado hasta el 1º de marzo de 1985.

Sin embargo esta no es la única causa que tiene a Ferro como uno de sus protagonistas, ya que es uno de los más notorios integrantes de la llamada “patota de la OCOA” (Oficina Coordinadora de Operaciones Antisubversivas), junto con José Nino Gavazzo, Jorge Silveira, Ernesto Ramas, Manuel Cordero, entre otros . También se lo vincula como uno de los autores en los casos de la desaparición y asesinato del dirigente comunista Fernando Miranda, de la desaparición de María Claudia García de Gelman, del secuestro en Brasil de Universindo Rodríguez y Lilián Celiberti, y de la tortura y desaparición de Andrés Bellizzi y Jorge Gonçalvez en Argentina.

Un “patotero” profesional

Eduardo Augusto Ferro Brizzozero nació el 10 de abril de 1947 e ingresó al Ejército, en el Arma de Ingenieros el 1º de marzo de 1964. Apenas tres años después, siendo todavía cadete, egresó del curso “Cadet Orientation” de la Escuela de las Américas, el principal instituto de formación de represores de la época, impulsada por la Doctrina de la Seguridad Nacional que se dictaba desde Washington.

En 1968 ascendió a alférez y como teniente segundo estuvo en la Escuela Militar entre 1970 y 1975, año en que pasó ya con el grado de capitán a la Oficina Coordinadora de Operaciones Antisubversivas (OCOA). Participando de “la patota” comenzó a participar de las torturas perpetradas en el centro de tormentos conocido como “300 Carlos” en la jerga de los represores, o como “El Infierno” como le llamaban los detenidos.

En 1977 tuvo una activa participación en el Plan Cóndor, especialmente en la represión de uruguayos en Argentina y Brasil. Allí es donde, en 1978 en la ciudad de Porto Alegre participa del comando que llevó adelante el secuestro de la maestra Lilián Celiberti y Universindo Rodríguez que se encontraban como refugiados. Este operativo pudo ser desmantelado gracias a la participación del periodista brasileño Luiz Claudio Cunha, quien denunció la situación y consiguió que los militares tuvieran que admitir que tenían detenidos a Celiberti y Rodríguez.

Desde los años 80 revistó en el Servicio de Información y Defensa (SID) y se supo que hasta 1982 actuaba encubierto en Argentina. Después de la dictadura realizó cursos de paracaidismo (1986), Inteligencia (Alemania, 1989), seguridad electrónica (1991) y buzo táctico militar (1997), según publicó en La República el periodista Roger Rodríguez.

COMCOSUR AL DÍA / VIERNES 8 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos

Presentación proyecto “Infierno grande-300 Carlos”

Ex militares indagados en causa 300 Carlos no aportaron información; Observatorio Luz Ibarburu denuncia nueva estrategia para revictimizar a los testigos

La jueza penal de 2º Turno, Marcela Vargas, interrogó esta semana a tres indagados en la causa que investiga los delitos de tortura, privación de libertad, violación, lesiones personales, amenazas, atentado a la libertad personal por funcionario público de una cárcel y abuso de autoridad contra los detenidos, ocurridos durante la dictadura en el centro de detención clandestino conocido como “300 Carlos” o “Infierno grande”, que operaba dentro del cuartel del entonces Batallón de Infantería Blindado Nº 13 (ubicado en Avenida de las Instrucciones y Camino Casavalle).
Vargas trasladó la sede hasta el geriátrico donde reside el coronel retirado Homero González, militar sobre el que no pesa ninguna condena ni procesamiento hasta el momento, para interrogarlo. Según pudo saber la diaria, el acusado está en un estado de salud complicado, afectado por una ceguera, y en el interrogatorio, si bien estaba acostado, no tenía conciencia de estar en esa posición. La defensa del militar anunció en la audiencia que va a pedir nuevos informes médicos y si es necesario una pericia para demostrar que el indagado no tiene capacidad de discernimiento. Esta estrategia de las abogadas Graciela Figueredo y Rosana Gavazzo es comprensible, ya que González admitió que en el “300 Carlos” hubo torturas.
Vargas también trasladó la sede hasta el domicilio del coronel retirado Gilberto Vázquez, que cumple reclusión domiciliaria por una condena a 25 años de penitenciaría al ser encontrado como uno de los responsables de 28 delitos de homicidio muy especialmente agravado en el marco del Plan Cóndor (juez Luis Charles, 2009) y una condena de 30 años por el secuestro y desaparición de María Claudia García de Gelman (Vargas, marzo de este año). Vázquez se amparó en el derecho de no declarar, pero increpó en varias ocasiones a la jueza para “hablar” del “caso Gelman”, por el que fue condenado por ella, junto a los ex militares José Nino Gavazzo, Ricardo Arab, Jorge Pajarito Silveira y el ex policía Ricardo Conejo Medina.
En tanto, el miércoles, la jueza llevó a cabo una audiencia en la casa del coronel retirado Ernesto Avelino Ramas Pereira, que también cumple prisión domiciliaria, en el balneario Piriápolis. Ramas también se amparó en el derecho a no declarar. El coronel retirado se declaró imposibilitado de asistir a la sede judicial por razones de salud; sin embargo, el colectivo Vecinos por la Memoria de Piriápolis ha denunciado que Ramas fue visto paseando por la rambla del balneario, lo que constituye una violación de la prisión domiciliaria.
Las actuaciones en la causa terminaron y ahora el expediente debería pasar a la vista de la Fiscalía para que esta se expida.
Más dilatorias
Una de las preocupaciones de los abogados de las víctimas es que el 18 de setiembre, con la puesta en marcha del nuevo Código del Proceso Penal, los juzgados se fusionan y, por lo tanto, los expedientes cambiarán de sede y de magistrado actuante. Las causas viejas quedarán en unos juzgados y las nuevas ingresarán a otros, que se regirán por el nuevo código. Esta redistribución de turnos, jueces y fiscales es considerada “un volver a empezar”, a lo que se suma la espera que significarán las mudanzas.
El martes también se llevó a cabo una audiencia en el juzgado de primera instancia por la causa que investiga la muerte de Óscar Fernández Mendieta, ocurrida en el Regimiento de Caballería Blindado Nº 2 de Durazno, el 24 de mayo de 1973. Sobre el trámite de este expediente, el Observatorio Luz Ibarburu (OLI) emitió ayer un comunicado en el que expresa que “luego de un largo trámite que lleva 11 años, en los cuales las defensas de los militares imputados presentaron recursos de prescripción, de casación y de inconstitucionalidad y tuvieron la oportunidad para presentar pruebas, se esperaba que finalmente se procesara a los militares retirados Gustavo Mieres, Daniel Blanco, Alberto Ballestrino y Líber Morinelli como responsables directos de la muerte de Fernández Mendieta”. Sin embargo, los abogados del Centro Militar “dan continuidad a una estrategia de dilación de los procesos mediante un recurso inaugurado recientemente: solicitar repetir las declaraciones de varios ex presos políticos”, informa el comunicado.
Según el OLI, los pedidos de procesamiento fueron realizados el 17 de octubre de 2016 y el 12 de junio de 2017, “por considerar que surgían ‘elementos de convicción suficientes’ para responsabilizarlos como autores”. El comunicado agrega que el OLI “aguarda que este expediente sea resuelto sin más dilatorios”, y pide resolver el “fundado pedido de procesamiento de la Fiscalía, ya que debe tenerse en cuenta a la hora de resolver lo solicitado por la defensa de los militares que ella pudo solicitar esa medida de prueba con anterioridad a esta audiencia, que resulta previa a la decisión de procesar, con lo que resulta lisa y llanamente una nueva maniobra dilatoria que, además, revictimiza fuertemente a los testigos obligados a reiterar una y otra vez sus relatos”.Miguel Olivera

ÉRAMOS “UN PUEBLO EN CANA…” 2.872…!!

“Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel.” (Pablo Neruda)

Se colocó la piedra fundamental del Memorial de Libertad en homenaje a los 2.872 presos políticos que pasaron por ese penal
La Diaria – 7 9 17
La piedra fundamental del Memorial de Libertad, que está ubicado en la ruta 1 kilómetro 52.500 y la ruta 89, que es por la que se ingresa al ex Penal de Libertad, hoy Unidad Nº 3 del Instituto Nacional de Rehabilitación.
El espacio público, que tendrá un monumento, está muy cerca de donde los familiares de los presos políticos de la dictadura cívico-militar se bajaban del ómnibus para visitar a sus seres queridos que estaban recluidos.
La Comisión Espacio Memoria del Penal de Libertad, por intermedio de la organización de ex presos políticos Crysol, junto con el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) y el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), hicieron un llamado a concurso a proyectos de memorial, y se presentaron seis.
La propuesta ganadora fue presentada por dos arquitectos hijos de presos políticos que estuvieron en Libertad, que iban al centro de reclusión cuando eran niños.
La arquitecta, artista visual, escenógrafa, diseñadora y gestora cultural Raquel Lejtreger –que también fue, durante el gobierno del presidente José Mujica, subsecretaria del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOT- MA)– es una de las responsables del proyecto.
Raquel iba al penal a ver a su padre, Alejandro Lejtreger –fallecido hace una década–, un comunista de origen polaco que trabajaba como dentista en La Teja.
El otro es el arquitecto Javier Olascoaga. El MTOP es el propietario del predio en el que se ubicará el memorial, mientras que el MEC es parte de la iniciativa porque, además, se colocará en el lugar una placa de la memoria en cumplimiento de la Ley 18.596, de Reconocimiento y reparación a las víctimas de la actuación ilegítima del Estado entre el 13 de junio de 1968 y el 28 de febrero de 1985.
El proyecto elegido como ganador propone la construcción de un enorme portal entreabierto, de 15 metros de alto, que llevará los nombres de los 2.872 presos políticos que pasaron por el Penal de Libertad (en realidad, el registro oficial suma 2.873, pero es porque los militares decidieron saltearse el 151). Además, en el predio se instalarán bancos, caminería, aparatos para hacer ejercicios y una placita con juegos para niños.
La colocación de la piedra fundamental será simbólica, ya que en lugar de una piedra se va a plantar un plumerillo rojo, el primero de una serie de este tipo de árboles que bordearán uno de los lados del espacio. Del otro lado se van a plantar cina cinas amarillas.
Según pudo saber la diaria, uno de los criterios que tuvo en cuenta el jurado para elegir el proyecto es “la monumentalidad” que tendrá. “Los autos pasan muy rápido por la ruta, y lo que garantiza que se vea el memorial es su tamaño”, explicaron allegados a la comisión. De hecho, el proyecto seleccionado en segundo lugar también tenía esa característica.
La idea surgió hace un par de años en el comité de base Héctor Vinelli, de la ciudad de Libertad. Vinelli, ya fallecido, fue uno de los presos políticos que estuvieron en esa cárcel.
ENVIADO POR NESTOR DURANTE

COLABORA CON KAOS