Publicado en: 11 octubre, 2016

Noticias Uruguayas 10 octubre 2016

Por Colectivo Noticias Uruguayas

Uruguay: La Institución de Derechos Humanos pide extremar esfuerzos por Jihad Diyab

Haití: Solidaridad con Haití, ¡Fuera la MINUSTAH! // Estado español: Iglesias anima a los socialistas a saltarse la disciplina de voto en el Congreso contra Rajoy // Casi un tercio de la militancia del PSOE reclama ya un Congreso con primarias // Argentina: Más de 60 mil mujeres dan inicio al XXXI Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario // Recuperación del nieto 121: La mujer detrás de la lucha justa // Uruguay: La Institución de Derechos Humanos pide extremar esfuerzos por Jihad Diyab

 

 

URUGUAY

La Institución de Derechos Humanos pide extremar esfuerzos para que Jihad Diyab pueda salir del país y se reencuentre con su familia

La Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH) realizó un llamado al Estado uruguayo, a todas las instituciones internacionales con sede en Uruguay, a los representaciones diplomáticas en el país, a los líderes políticos, sociales y religiosos, por razones de protección a la vida, al estatuto de refugiado y por razones humanitarias, a extremar todos los esfuerzos para que el ciudadano sirio Jihad Diyab pueda encontrar a la mayor brevedad posible un tránsito para salir del país y llegar a un destino que le permita vivir en paz con su familia”.

canciller
LR21
La INDDHH realizó un llamado público por la situación Diyab, quien realiza una huelga de hambre en procura de que el Gobierno uruguayo le otorgue una solución a su situación y pueda reencontrarse con su familia en un país árabe o musulmán.
A través de un comunicado, se expresa que la INDDHH hace un “comprometido llamado al Estado uruguayo, a todas las instituciones internacionales con sede en Uruguay, a los representaciones diplomáticas en el país, a los líderes políticos, sociales y religiosos, por razones de protección a la vida, al estatuto de refugiado y por razones humanitarias, a extremar todos los esfuerzos para que Diyab pueda encontrar a la mayor brevedad posible un tránsito para salir del país y llegar a un destino que le permita vivir en paz con su familia”.
Recuerdan que Diyab ha manifestado que “agradece la ayuda del Estado uruguayo para lograr su estadía en el país en calidad de refugiado”.
Sin embargo, ha expresado que “las diferencias culturales, su numerosa familia y sus limitaciones físicas le imposibilitan vivir en Uruguay con un proyecto de vida libre y estable”.
“Diyab es un hombre joven que tomó la decisión de iniciar una huelga de hambre seca en pos de conseguir la reunificación familiar en un país árabe. Es esa una decisión personalísima”, expresa la institución.

Documentos

No obstante, en pos de que desista de dicha decisión, acorde al mejor trato al refugiado y a la protección de su vida e integridad, “es su derecho conocer si existen documentos firmados sobre las condiciones de su estadía en Uruguay en calidad de refugiado, así como que no tiene ningún impedimento para salir del territorio nacional y que no existió ni existe condicionamiento que le dificulte ser aceptado por un país árabe en igual o mejor estatus, independiente de la voluntad del país o países en cuestión”, plantea la INDDHH. Asimismo, hace un llamado a la  Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, para que “en cumplimiento de su mandato proteja a Diyab, salvaguarde sus derechos y su bienestar, encuentre lo más rápidamente soluciones estables dado su delicado estado de salud y  encuentre el reasentamiento en otro país”.

Gobierno solicitó a Jihad Diyab que abandone la huelga de hambre, e informó que no hay respuestas de países árabes dispuestos a recibirlo

El ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, aseguró que el Gobierno solicitó al ciudadano sirio, ex preso de la cárcel de Guantánamo y refugiado en Uruguay, Jihad Diyab, que abandone la huelga de hambre. Asimismo, el canciller reconoció que hasta el momento no hay respuestas positivas de ningún país árabe o musulmán que esté dispuesto a recibir a Diyab

diyab

Nin Novoa ofreció este viernes 7 de octubre una conferencia de prensa para informar sobre la situación del ciudadano sirio, Jihad Diyab.
El canciller estuvo acompañado por el subsecretario José Luis Cancela, el director General para Asuntos Políticos, Enrique Loedel; el director general para Asuntos Consulares y Vinculación, Jorge Muiño, y la directora de la Derechos Humanos y Derecho Humanitario, Ministro María Alejandra Costa.
En dicho marco, Nin Novoa, dijo que el Gobierno uruguayo “se permite hacer un llamado al señor Diyab para que abandone la huelga de hambre que se encuentra llevando a cabo” y que “se continúe con la búsqueda de un futuro mejor para él y su familia”.
El ciudadano sirio comenzó una huelga de hambre hace dos meses en procura de que se le proporcione la posibilidad de reencontrarse con su familia, que se encuentra en Ankara, Turquía, país que se niega a recibirlo.

Sin novedades

Por otro lado, Nin Novoa reconoció que el Gobierno no tiene novedades sobre la posibilidad de que un país árabe o musulmán pueda recibir al ex recluso de Guantánamo, refugiado en Uruguay desde fines de 2014.
Días pasados Diyab dijo que abandonaba en forma temporal la huelga de hambre para darle tiempo al Gobierno uruguayo a realizar las negociaciones con algún país árabe o musulmán que lo reciba.
“Hasta el presente se han recibido algunas respuestas negativas de países consultados, y otras en el sentido de que el asunto se encuentra a estudio de las autoridades competentes, sin precisión acerca de la fecha en que podrá haber novedades”, explicó Nin Novoa.
El secretario de Estado dijo, además, que la situación “escapa a las posibilidades” de la Cancillería porque se trata de decisiones que son materia exclusiva y soberana de los Estados”.
Nin Novoa remarcó que comprende el “sufrimiento tremendo” de Diyab, quien pretende abandonar Uruguay por no poder acostumbrarse a la vida del país.

No importa si somos parientes


sábado, 8 de octubre de 2016

La verdad sincera puede salvar a Jihad Diyab

por Gabriel -Saracho- Carbajales

“Si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante (que ser parientes)”.
Nuestra culturita relativamente occidental, supuestamente cristiana y básicamente regida por la ideología y la metodología falaz de los grandes medios de desinformación del imperialismo capitalista, no concibe así nomás la huelga de hambre como medida razonable de lucha de impronta popular en pos de logros que supongan el mejoramiento de las condiciones generales y particulares de vida o que impidan su empeoramiento.
En realidad, lo que predomina en el “imaginario popular” de prácticamente el mundo entero, es el prejuicio -el equívoco colectivo sistemáticamente inducido- de que no tiene sentido tratar de resistirse ante los embates letales de la explotación burguesa llevada a extremos inimaginables en los tiempos en los que la pequeño-burguesía convirtiéndose en burguesía, llamaba a entregar hasta la vida para acabar con el anacronismo feudal antihumano, invocándose la “igualdad”, la “justicia” y la “fraternidad” como valores intrínsecos de la condición humana…
Puede afirmarse, incluso, que a estas alturas está muy extendida la idea de que es una locura propia de fanáticos esquizoides poner en riesgo nuestras vidas en función de reivindicaciones sociales que esencialmente representan, justamente, la defensa de la vida, cada día más amenazada por la agudización de los efectos del funcionamiento irracional de un sistema económico-social completamente a-histórico y  crónicamente irrespetuoso de los derechos humanos más elementales.
Así, pues, que en este paisito aparentemente apacible y domesticado, la increíble odisea del sirio-libanés Jihad Diyab no solamente es asimilada mayoritariamente como un episodio exótico y ajeno a la “uruguayéz” inventada, sino que, además, la manera en que el gobierno ha tratado de descalificarle y estigmatizarle, ha producido la percepción casi generalizada de que estamos ante los caprichos majaderos de un tipo “raro” al que se le brindó amparo y paga injustamente con exabruptos “que ofenden la esencia de la bondadosa y sagrada orientalidad”.
¡Dejémosno de jorobar, señores!!! Nos quepa o no la huelga de hambre y sea cual sea la fantasía que nos hayan construido respecto a “otras culturas” y a la magia reaccionaria caganchera fusionada con surealistas arrebatos de un falso progresismo queriendo justificar cualquier barbaridad retrógrada, el caso de Jihad Diyab va más allá de si compartimos o no los fundamentos ético-filosóficos-religiosos de recursos de lucha como el que este supuesto refugiado ha defendido -en serio y no simulando, como se llegó a conventillear desde la misma cancillería- con su propio pellejo y no el de otros.
La verdad de la milanesa es que el asunto Jihad ha sido manejado desde el oficialismo con una torpeza política admirable, que aumenta en la misma medida en que se sigue insistiendo en no admitir que el Estado uruguayo NO CUMPLIÓ los términos del acuerdo contraído con el sirio-libanés 13 años torturado en Guantánamo y que, nos guste o no, Jihad Diyab TIENE RAZÓN.
Si hoy, 8 de Octubre de 2016, el gobierno admite ese incumplimiento y pide más tiempo para resolver la situación; si hoy, 8 de Octubre de 2016, se reconoce pública, honesta y valientemente que la salida está obstaculizada por las presiones imperiales de los EE.UU.; si hoy, 8 de Octubre de 2016, se les ocurriera el gesto elementalmente saludable de disculparse ante Jihad Diyab, el mismo pueblo uruguayo y el mundo entero…
Si hoy, 8 de Octubre de 2016, el simple y sano sinceramiento pudiera más que el “instinto” de justificar lo injustificable como ayer mismo lo hiciera el Sr. Nin Novoa en una absurda y dantesca “conferencia de prensa” que más se pareció a la “crónica de una muerte anunciada”; si eso ocurriera, no solamente cabría la esperanza de que el perseguido Diyab suspendiera su huelga de hambre y de sed a la espera de la concreción de una solución cierta; cabría también la esperanza de que los uruguayos pudiésemos creerle un cachito al menos a un gobierno nacido de la prédica de la defensa de los derechos humanos y un mínimo de justicia negada por todos los gobiernos anteriores.
Tiene sentido, este 8 de Octubre (así, con mayúscula) del 49° aniversario del asesinato de Ernesto Ché Guevara por mandato del Estado yanqui, repetir con el Ché:|
“Si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante (que ser parientes)”.

 

 

Gabriel -Saracho- Carbajales, Montevideo, 8 de Octubre de 2016.-


Columna terrorista para defender caceroleo elitista

Por Isabel Prieto Fernández.
columna-gallega-2
Viernes 7 de octubre de 2016 CARAS Y CARETAS
Creo en conspiraciones y en intereses de clase, aunque no ando por la vida perseguida por ellos. Pero no puedo evitar pensar en eso cuando leo la columna que Leonardo Haberkorn publicó en el portal Ecos.
En ‘Siete días de sangre, dolor, muerte, cacerolas y piojos’, el autor ordena de manera cronológica los hechos de violencia acontecidos en una semana, los que, presentados con una pequeña descripción, dan la sensación de que estamos en el último de los infiernos. Y es lógico, porque entre párrafo y párrafo sólo media un espacio en blanco, lo cual puede ser leído como que, entre sangre y sangre, la nada.
Luego, debajo de la sentencia “Una semana en Uruguay”, elabora una oración compuesta sólo por el nombre de las víctimas a las que se refirió. Es capciosa porque da la sensación de que las cinco personas fueron muertas en el lapso de siete días, cuando incluye a los jóvenes Jorge Cotelo y Emiliano González, que fueron ultimados nueve meses antes en un ajuste de cuentas entre bandas. Siguiendo con el estilo de una sentencia por párrafo (en una ocasión dos), reitera la lista de sobrevivientes. Y acá también hace trampa: no pone a quienes acompañaban a José Luis López a pesar de haber salido heridos, porque también este fue un ajuste de cuentas. Agrega: “El ministro que da consejos”. Punto y aparte: “Los cretinos que se fijan en el barrio, la marca y el precio de las cacerolas”. Punto final.
Haberkorn hizo un esquema de la crónica roja de la semana y la publicó como nota de opinión, mezclando ajustes de cuentas con otros delitos. Todo le sirvió para hacer un mix en el que el único dedo acusador señale a “los cretinos” que critican a la gente linda de Carrasco.
Cuentan que Salvador Dalí, creador del surrealismo pictórico, anhelaba ser presentado ante Sigmund Freud, padre de la escuela psicoanalítica, en la que inspiraba su estilo artístico. Poco tiempo antes de morir Freud, pudo conocerlo y le espetó: “¿Qué opina usted de mi paranoia?”, a lo que obtuvo como respuesta: “No me importa su supuesta paranoia, sino la forma como la simula”. La anécdota, referida por Arnold Hauser en su Historia social de la literatura y el arte, me vino a la memoria luego de leer la columna de Haberkorn. En otras palabras, poco importan las truculencias, las aliteraciones, las omisiones y los sugestivos espacios entre oración y oración. Lo que realmente interesa es la manera en que Haberkorn opera para alucinar una situación de violencia generalizada que, curiosamente, se da en sincronía con una convocatoria a un paro cívico contra la inseguridad y la bravata oportunista del senador Pedro Bordaberry de llamar a elecciones parlamentarias anticipadas, que acompañó a la tímida expresión de su colega Jorge Larrañaga, que, por tener de guapo sólo el apodo, insinuó lo que Juan Pedro espetó. Demasiadas coincidencias, podríamos decir.
En la concentración elitista de Arocena y Schroeder, se repartió un volante firmado por la Comisión de Seguridad Ciudadana (CSC) convocando a una marcha programada para el 20 de octubre por la avenida 18 de Julio. La CSC es un organismo de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, integrada por empresarios, cuyo presidente es el conocido Julio César Lestido.
Desde 2009, instrumentan la “Encuesta de victimización”, presentando este año la octava, correspondiente al período 2015-2016. En uno de los ítems, realizan cuatro preguntas acerca de cómo se sienten los empresarios en relación al tema seguridad. Sólo 7,7% se siente “muy inseguro”; 23,1%, “algo inseguro”; 33,3%, “muy seguro” y 35,9%, “algo seguro”.
Pero lo sorprendente es que, al analizar los datos, se constata: “Al evaluar las ‘sensaciones de seguridad’, se observa un incremento en los niveles de seguridad percibidos por los empresarios en comparación con años anteriores”, cuyos resultados puntuaron: “muy seguro/algo seguro”, 69,2%, contra 52,6% registrado en 2014. Al tiempo que los rubros “muy inseguro/algo inseguro” acumularon un 30,8%, contra el 47,4% constatado en 2014.
Sin embargo, en el punto 16 de la encuesta, el mismo universo de encuestados que afirma explícitamente percibir un “incremento en los niveles de seguridad”, ante la pregunta de “¿Cómo considera que se han comportado los niveles de delincuencia en el país durante los últimos años?”, responde, de manera algo esquizofrénica, que “han aumentado (92,3%)”, mientras que un tímido 7,7% percibe que “se han mantenido igual”.
Estos niveles de percepción son una contradicción, pero sólo aparente, una pura “simulación” en el sentido freudiano del término. O, para decirlo de manera más clara, conciencia de clase dura y pura.
Rápidamente la derecha está reconvirtiendo la situación de América Latina en consonancia con sus intereses, y en ese sentido, Uruguay ha quedado rezagado. Las próximas elecciones serán recién en 2019. Demasiado tiempo para ponerse a tono con lo que acontece en la región. El ensayo –porque de eso se trata– incluye sondear a la opinión pública: ver cómo pega el llamado a elecciones parlamentarias anticipadas, aun a sabiendas de que los votos no están; generar –y reforzar– a través de los medios un clima de inseguridad, aunque se tenga que omitir en los datos qué es violencia por ajuste de cuentas, porque eso no genera repercusión social; y no olvidar de empapar las retinas con los golpeteos en las cacerolas de teflón. Para los pobres de toda pobreza que lo miran por TV, y para el resto, que lo lee en el remate de una nota de opinión. Los cretinos que vos criticáis gozan de buena memoria.

EL PODER Y LA ENSEÑANZA

por Mario Alberto Teti
Montevideo, Departamento de Montevideo, Uruguay ·
Octubre 8 de 2016

TNU nos informa semanalmente sobre las escuelas rurales y el tipo de relaciones que los seres humanos establecen en torno a ellas. Vemos el sacrificio de los maestros, el apoyo incondicional de los padres, el tipo de niños que asisten, sus juegos, su relación con las huertas, cómo interactúan entre ellos.

Cuando el lamentable temporal azotó Dolores fue emocionante ver cómo la gente, el pueblo de a a pie, tomó las iniciativas: aparecieron voluntarios, donaciones, hechos concretos. La gente se comprometió al instante.

La gente de a pie, el pueblo, tiene ese privilegio de ser dueño de la solidaridad entre hermanos, ese don que nos justifica como seres humanos.

Así, basta ver cualquier acto generado por los ciudadanos, vecinos, o como se les quiera llamar, siempre va a estar sembrado de buenas acttitudes, de relaciones generosas.
Cuanto más alejados del llamado “poder”, más gente buena y desinteresada encontrás.

Cuando te enterás que en Casavalle funciona un instituto como Los Pinos, inclusivo, donde la muchachada aprende sus materias, sus oficios y, sobre todo, a convivir, te querés matar cuando te dicen que detrás está el Opus Dei, la derecha. Lo mismo podés escuchar del Jubilar o algún otro similar.

El “poder” ignora la enseñanza. Es incapaz de imitar estos ejemplos.Le da la espalda y malpaga a sus profesores, la calidad de la enseñanza pública fue bochada por las pruebas Pisa, la muchachada se entrega a la vagancia, al consumismo, a la droga y, lamentablemente, cae en el delito.

El “poder” los ignora. No tiene presupuesto. Sí lo hay para pagarle 500 mil pesos por mes a los directores de República Afap, a los amigotes del “licenciado” en Alur… a tanto turro encaramado..

Por eso tenemos una ministra como la Muñoz en educación, porque si para ella un profe de secundaria “no daba la talla para ser subsecretario” qué podrá pensar de una maestra rural que va en su motito o a caballo a alfabetizar y llenar de vida a los gurises.

Es que el “poder” los juntó a todos. Desde Pedrito, que quiere disolver las cámaras porque le mataron un amigo (como si los otros asesinados no fueran sus semejantes) olvidándose, pobrecito que su padre negoció con los milicos y fue responsable de los ocho fusilados de Soca adermás de otros homicidios por los que fue procesado.

El “poder” es un manto asqueroso que los apaña a todos. Desde los inspectores de tránsito que evadían el estacionamiento de sus propios vehículos con una oprobiosa “Zeta” en el parabrisas, pasando por la senadora Topolansky que, muy suelta de cuerpo afirmó en un programa de TV que había visto el título de Sendic: por qué no se lo llevó a la jueza, que el pobre “infeliz” va de juzgado en juzgado para mostrar un simple certificado de escolaridad ?

En el “poder” se cobra mucho y se trabaja poco. Eso sí. Te cobra. Para estar en él o convivir con él debés dejar girones de tu propia humanidad.Hay que transar. Hay que ser un poco (o bastante) porquería. Te diría casi sin excepciones. Es un círculo del neo-infierno: ahi te topás con Nin, con Almagro, con Bengoa, con la evasión de los aportes de la funcionaria de Astori, con Luisito Alberto pidiendo anticipar las elecciones, con los periodistas que acomodan el cuerpo y te agendan el humor diario para que no te des cuenta cuando el “poder” te mete la mano en el bolsillo…

En fin, dejame con el tesoro que tengo en la vida, mi compañera (laburante de sol a sombra), mis perros, el Pulga y el Moncho, mi gato Patán, mis pocos compañeros del alma que están siempre dando su calor, dejame con los vecinos, que valen oro, Susana la que da clases de guitarra, Héctor con su quiosquito a metros de aquí, los compas que se juntan a cantar en casa y toda esa cantidad de hermanos de la vida a los que siento tan cerquita como a esas maestras rurales que hacen plantines con un puñado de gurises. Son todos estos seres, conocidos y anónimos, los que realmente tienen el PODER de hacernos pensar, con júbilo, que el futuro va a ser siempre mejor.

ENVIADO POR NESTOR DURANTE

-->
COLABORA CON KAOS