Noticias Uruguayas 10 marzo 2017

Publicidad

Wikileaks reveló el programa de hackeo encubierto de la CIA // Year Zero: WikiLeaks revela que la CIA espía a través del móvil, la tele, Telegram y Whatsapp // Wikileaks: Assange denuncia que la CIA «ha perdido el control» del arsenal de armas cibernéticas // Wikileaks anuncia que apenas ha publicado un 1% de los documentos de la CIA // El estado de vigilancia en los países libres: la transparencia por Noam Chomsky // Estado español: Huelga general educativa: La Marea Verde defiende en las calles la educación pública en un día «histórico» // Chile: Trabajadores de Escondida podrían extender la huelga por otros 60 días // Argentina: Medio millón de personas exigieron el paro general // Uruguay: Una multitud se manifestó contra la violencia de género y por igualdad de derechos para la mujer – Se estima que participaron de la marcha más de 300 mil personas

 

URUGUAY
Se estima que participaron de la marcha más de 300 mil personas.

Una multitud se manifestó contra la violencia de género y por igualdad de derechos para la mujer

Miles de personas se concentraron en plaza Libertad y luego marcharon por 18 de Julio hasta la Universidad de la República, contra la violencia de género y por igualdad de derechos para la mujer, en el marco del Día Internacional de la Mujer.

marcha
Este 8 de marzo tuvo la particularidad de que a nivel internacional se llevó adelante la movilización denominada: “Las mujeres paran al mundo”, a la cual se adhirieron más de 50 países.
En Uruguay se realizó una multitudinaria marcha por la avenida 18 de Julio, desde la plaza Libertad hasta la explanada de la Universidad de la República.
De la movilización, a la que convocaron más de 20 organizaciones feministas, participaron representantes de organizaciones sindicales e integrantes de todos los sectores políticos.
También concurrieron autoridades de Gobierno y de organismos del Estado. Durante la marcha se realizaron diversas actividades artísticas.
Asimismo, la movilización se realizó en el marco de un paro general al que convocó el PIT-CNT y que se llevó adelante entre las 16 y 22 horas.

Reivindicaciones

En el marco de la movilización que se realizó en Montevideo, se repudió el asesinato de ocho mujeres a manos de sus parejas o ex parejas en lo que va del año.
Por lo cual se reclamó la aprobación del proyecto de Ley de asistencia a las víctimas de violencia de género, en el cual se tipifica el “femicidio” o “feminicidio” como un delito muy especialmente agravado de homicidio.
marcha-2p
Se reclamó por igualdad de acceso al trabajo y eliminar la brecha salarial y un involucramiento de la Justicia para proteger a las mujeres ante casos de violencia familiar.
La proclama, a la cual se dio lectura al final de la movilización, expresa que las mujeres paran porque son objeto de “acoso en la calle, en la escuela, en el trabajo, en las redes”.
“Porque nos siguen presentando como objetos para satisfacer necesidades y deseos de otros, porque se nos cosifica, violenta y expone”, se indica.
También se expresó: “La pobreza, el desempleo, la tercerización y la precarización recaen y se profundizan sobre nosotras, más aún en tiempos de crisis”.
“Porque nosotras doblemente oprimidas, seguimos sosteniendo la jornada laboral”, se indica en la proclama.
En tal sentido, la integrante de Coordinadora de Feminismos del Uruguay, Marcela Dabbadie, dijo que “la idea es mostrar la doble jornada laboral de las mujeres, que incluye el trabajo asalariado y el cuidado del hogar y de los miembros de la familia, razón por la que son doblemente oprimidas”, según consignó El Observador.
Se estima que participaron de la marcha más de 300 mil personas.

Así fue la marcha contra la violencia y por la igualdad de género

09Mar

AFUSEC

Miles de personas se movilizaron a lo largo de 18 de Julio por el Día de la Mujer

Por la igualdad de género, por las mujeres que fueron asesinadas a manos de sus parejas o exparejas o por aquellas que no se animan a denunciar que son víctimas de violencia. Los motivos para unirse a la marcha por el Día Internacional de la Mujer tenían un único objetivo: reivindicar los derechos de las mujeres.
Miles de mujeres, acompañadas en muchos casos de hombres y niños, lo hicieron sentir a lo largo de la avenida 18 de Julio ayer por la tarde. La convocatoria de la Coordinadora de Feminismos del Uruguay, organizadora de la movilización, invitaba a concentrarse en la Plaza Libertad a la hora 18 y partir hacia la explanada de la Universidad de la República (Udelar). Una hora antes, desde la plaza Eduardo Fabini (Entrevero) hasta la explanada de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) caminar se volvió una odisea. “Parece que no quedó ni una mujer en su casa”, comentó una de las manifestantes.
La aglomeración de manifestantes que esperaban partir hacia la Udelar era tal que generó impaciencia en muchos de los manifestantes. “¡Qué larguen de una vez¡” “Así no se puede estar”, se podía escuchar entre cánticos que se han vuelto un clásico de las marchas feministas.
Además de la cantidad de personas, la diferencia con otras movilizaciones de iguales características fue que contó con el apoyo expreso del PIT-CNT, que convocó a un paro desde la hora 16 para que quienes quisieran asistir a la marcha pudieran hacerlo. Ese paro estuvo motivado por una paralización convocada a nivel mundial. A pesar de eso, la Coordinadora de Feminismos dejó claro que ella fue la organizadora. Una de sus integrantes manifestó a El Observador que no se trataba solamente de la marcha en el Centro de Montevideo, sino de las movilizaciones y asambleas de mujeres que hubo a lo largo de todo el país.
“Porque somos las de ahora, las de siempre, las de todos los tiempos, las de aquí y las de allá, las que sin miedo a la libertad nos empecinamos en cambiar la vida”, leyeron en una proclama en la explanada de la Udelar.
A las pancartas, algunas de las integrantes de colectivos feministas agregaron escobas hechas con hojas y ramas para “barrer” la desigualdad. Esas escobas caseras fueron quemadas en una hoguera que improvisaron luego de formar una ronda, una vez leída la proclama.
Para algunas, el 8 de marzo era un día de “lucha”. Para otras, era una oportunidad de recordarle a las mujeres que se encuentran inmersas en situaciones de violencia de género que pueden denunciarlo. Así lo manifestó a El Observador Martha Iglesias, presidenta de Mujeres de Negro. “(Es un día para) que se pueda ayudar a las mujeres que sufren violencia a que no les sea indiferente. Esta es la primera vez que el 8 de marzo se hace una marcha con estas características y esperamos que cada vez sea más grande y cada vez haya más conciencia. Ver a tantas mujeres y tantos hombres acá emociona”, dijo minutos antes de que comenzara la movilización.
Junto a ella estaba la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, que suele unirse a las manifestaciones que el colectivo Mujeres de Negro realiza en la explanada de la IMM. “Tenemos niños que son violentos en las escuelas, jóvenes que son violentos en el fútbol. La violencia doméstica es la madre de la violencia social”, indicó a El Observador.
Fueron dos horas de gritos, de “Tocan a una, tocan a todas”, de aplausos y de mucho ruido. Porque fueron miles de mujeres que se quisieron hacer oír.
Por: Marcelo Bustamante

La protesta enmarcada en el Día Internacional de la Mujer se extendió por al menos cincuenta países del mundo. En Montevideo, el “paro de mujeres” convocó a una multitud estimada en unas 300 mil personas, la más grande que se recuerde. La actividad central fue la concentración en 18 de Julio, tanto en la Plaza Libertad con en la Fabini (Entrevero) a partir la hora 18.
Desde allí marcharon hacia la Universidad de la República a las 19 y la movilización siguió hasta pasadas la hora 22. Sobre el final de la movilización, al llegar a la explanada, se leyó una proclama. “Paramos porque somos objeto de acoso, en la calle, en la escuela, en el trabajo, en las redes. Porque nos siguen presentando como objetos para satisfacer necesidades y deseos de otros, porque se nos cosifica, violenta y expone”, remarcaba el texto.
“Hoy paramos porque la pobreza, el desempleo, la tercerización y la precarización recaen y se profundizan sobre nosotras, más aún en tiempos de crisis. Porque nosotras doblemente oprimidas, seguimos sosteniendo la jornada laboral”, puntualizaba sobre el final.
La masiva concurrencia, solo comparable a un acto político de cierre de campaña, fue un llamado de atención ante el grave problema de discriminación y de violencia de género en la sociedad uruguaya: en los últimos tres meses, 8 mujeres fueron asesinadas en Uruguay por sus ex parejas.
La protesta apunta a implementar de forma urgente cambios para alcanzar una verdadera igualdad de derechos y oportunidades así como evitar que más muertes se produzcan. Decenas de miles de personas, en su mayoría mujeres, coparon en la tarde de ayer la principal avenida 18 de Julio, en una convocatoria que superó todas las expectativas. Fue sin duda la celebración del 8 de marzo más popular en la historia de nuestro país.
Mientras en el Parlamento Nacional no pudieron ponerse de acuerdo con una propuesta para garantizar la participación paritaria de la mujer en los cargos políticos electivos, en la calle, miles de mujeres, de todas las clases sociales, ideologías y creencias, unieron sus voces en reclamo de mayor celeridad para la toma de medidas contra la violencia de género y la adopción de políticas que garanticen la igualdad de oportunidades.
Esta vez, el rol protagónico lo tuvieron las mujeres, a lo largo y ancho de esta movilización. Fueron las mujeres de a pie, las trabajadoras y las estudiantes, quienes se hicieron oír porque dicen estar “cansadas del patriarcado”.
La convocante fue la Coordinadora de Feminismo del Uruguay, que calificó como un éxito la movilización. Esta agrupación se adhirió a una movida que se vino organizando en numerosos países en el mundo. Realizar un paro de mujeres. Más allá que en nuestro país, algunos sindicatos llevaron a cabo un paro de 24 horas, para demostrar la importancia de la presencia de la mujer en el ámbito laboral, y en alguna reparación pública se le dio el día libre, en las primeras horas de la tarde ya se percibía un clima especial en la zona céntrica de Montevideo.
En sindicatos, en las oficinas y en distintos puntos del país se preparaban para participar de la marcha. En algunas ciudades del Interior organizaron su propia movilización, que también fue considerada exitosa. Sin embargo a partir de las 16 horas, coincidente con el inicio del paro de PIT-CNT, empezaban a llegar, a pie o en ómnibus contratados, mujeres y más mujeres, algunas de ellas acompañadas por sus hijos o parejas o amigos. Vestidas de negro y con un lazo violeta, fueron concentrándose en distintos punto de la principal avenida.
La comparsa La Melaza, integrada por mujeres, convocó a sumarse, y además de este grupo, llegaron al costado de la Intendencia de Montevideo, decenas y decenas de chicas y señoras con su tambor para desfilar rumbo a la explanada de la Universidad de la República. Entre los comentarios del día, se mencionó lo ocurrido el día anterior con un grupo de mujeres en Argentina que fueron agredidas por la policía cuando realizaban pintadas convocando al 8M.
En la explanada de la Intendencia, algunos miles de personas cubrían la calle, preparándose para sumarse a la columna que partiría desde 18 de Julio y Río Negro. Es que fue en esa calle donde convocó el PIT-CNT. Sindicatos de numerosas ramas, tanta público como privado, se hicieron presentes portando las banderas de sus respectivos gremios.
Carteles en mano, remeras con frases como el no al acoso callejero, el basta al patriarcado, ni una menos, “vivas nos queremos”, entre otras, se veían por todos lados y eran exhibidas con mucho orgullo. Si bien el 8 de marzo no se celebra como una fiesta, sino como una jornada de reflexión y de reclamo, las mujeres vivieron con entusiasmo y alegría su presencia en la calle, como para que el 8M trascienda más allá de un día puntual y que sea el puntapié para una lucha que continuará.
Porque en los carteles, las remeras y las pancartas se denunciaba que las mujeres por igual tarea ganan menos que los varones, que tienen menor posibilidades para competir en cargos gerenciales, sindicales y políticos.
Al igual que en cada 20 de mayo, con la Marcha del Silencio, en la de ayer, los familiares de las víctimas de femicidio llevaban escritas los nombres de las mujeres asesinadas, para que no se olviden de ellas y para que haya justicia.
“No callaremos”
Al llegar a la Universidad, las mujeres efectuaron una suerte de ritual, con danza y cánticos y en la que quemaban en una hoguera, símbolos del patriarcado. “No nos quedaremos calladas. Salimos a la calle denunciando cada feminicidio porque el Estado patriarcal y capitalista, sostiene y reproduce para que todos los días nos violenten, nos golpeen, nos violen, nos maten.
Porque no tenemos las garantías institucionales ni los acompañamientos necesarios cuando denunciamos los abusos a los que somos sometidas… Conjuramos el dolor en un abrazo, reafirmando nuestra capacidad y recordando que la violencia no es un problema privado. Hoy volvemos a reafirmar: Tocan a una y tocan a todas”

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More