Publicado en: 2 febrero, 2018

Noticias Uruguayas 1 febrero 2018

Por Colectivo Noticias Uruguayas

URUGUAY: Funcionarios de Ancap paran este jueves en zona metropolitana // “Me preocupa el silencio de la oposición” Denuncian una nueva amenaza a dirigente del Frente Amplio

HONDURAS: Partido Libre se declara en insurrección total y crea los comandos de insurrección // La insurrección popular es la vía, lo demás son engaños // Radio Progreso: Delegación estadounidense repudian reelección de Hernández y militarización en Honduras // CATALUNYA: Torrent aplaza el pleno de investidura y mantiene a Puigdemont como candidato // Investidura Puigdemont DIRECTO | Puigdemont: “No hay ningún otro candidato posible” // Centenario de la Revolución rusa: ¿Defendieron los bolcheviques la revolución socialista en 1917? por Eric Blanc // URUGUAY: Funcionarios de Ancap paran este jueves en zona metropolitana // “Me preocupa el silencio de la oposición” Denuncian una nueva amenaza a dirigente del Frente Amplio

 

URUGUAY

Funcionarios de Ancap paran este jueves en zona metropolitana

Reclaman mejores condiciones de trabajo.
jueves 1 de febrero de 2018
Trabajadores de la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap) paran este jueves en la zona metropolitana y realizarán una movilización frente a la Estación Central de AFE.
Los funcionarios, organizados en la Federación Ancap (Fancap) reclaman mejores condiciones de seguridad. Recuerdan que el fin de semana pasado falleció un operario que había recibido una descarga eléctrica en la boya petrolera de José Ignacio.
“La medida es de carácter metropolitano, a partir de la hora 10.00”, dijo a Informe Nacional ede Radio Uruguay, Aníbal Gulart, dirigente de Fancap.
“Estamos reclamando mejores medidas de seguridad. No queremos más muerte de trabajadores”, afirmó.

Basura en el suelo

Los trabajadores de la División Limpieza de la Intendencia de Montevideo (IM) nucleados en la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (ADEOM) harán paro hoy a partir de las 10.00. Una hora después se reunirán en asamblea para definir los pasos a seguir y evaluar los resultados de la recorrida que los trabajadores hicieron la semana pasada para verificar denuncias sobre la forma en que la IM lleva adelante la gestión de la basura.
Aníbal Varela, presidente de ADEOM, dijo a la diaria que si bien no puede adelantar las propuestas que se harán hoy en la asamblea, tienen que ver con “la lucha contra la privatización”. “Lo que pasa es que la administración ha hecho una ofensiva para mantener a las empresas privadas. Lo que vamos a hacer es informar a los compañeros y proponer un plan de lucha”, dijo.
El martes 6 de febrero los integrantes de ADEOM se reunirán con el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT a las 10.00, y a las 12.00 serán recibidos en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) en régimen de comisión tripartita.
Para evitar la acumulación de basura que ocurrió el 24 de diciembre, el 31 de ese mes la IM contrató 12 empresas privadas para la recolección de residuos. Varela aseguró que las cifras acerca del gasto que la comuna hace al contratar a privados son engañosas. “Es una verdad a medias”, ya que la División Limpieza de la IM hace un gasto determinado, pero “el fuerte” de ese gasto lo tienen “los ocho municipios que contrataron privados y además pusieron las cuadrillas municipales a trabajar. Lo que de verdad le costó a la IM no lo ponen arriba de la mesa”, dijo el dirigente sindical, argumentando que la verdadera suma es la que pagó la División Limpieza más lo que aportaron los municipios. “Le dicen a la gente que son más baratos los privados, pero eso pasa en una zona muy restringida. En el resto nosotros somos más eficientes y baratos”, sostuvo Varela. El presidente de ADEOM aseguró que aún están pendientes los acuerdos firmados en el MTSS en enero de 2017. El año pasado los municipales acordaron la conformación de una comisión, integrada por la IM, ADEOM, la Facultad de Medicina de la Universidad de la República y esta cartera, para abordar la salubridad en la División Limpieza. Valeria Ripoll, secretaria general de ADEOM, dijo a la diaria que se trata de una instancia muy importante para establecer los criterios de salubridad en todas las áreas, pero se vuelve imprescindible en los vertederos, donde los funcionarios “trabajan sobre metros de basura”, ilustró. Según la integrante de ADEOM, la comisión nunca se conformó en su totalidad: “Lo único que hubo fue la visita de un médico de la División Salud Ocupacional, que les hizo algunas preguntas a los compañeros”.
Otro de los reclamos pendientes desde hace un año es el pasaje a jornadas de ocho horas. En la actualidad los funcionarios trabajan seis horas con una extensión de dos. Según Ripoll, la IM se niega a hacer este cambio porque implica que el resto de las retribuciones, como el salario vacacional, se calcule con el salario de ocho horas. “No se trata de un sistema opcional. Hay compañeros que trabajan ocho horas hace 14 años”, sostuvo.

Partido hasta mancharse

 

Relator para la libertad de expresión de OEA dijo que adhesión de Andebu a movilización de Durazno no tiene antecedentes y alertó sobre los riesgos de la polarización.

El 22 de enero, a pocas horas de la manifestación de sectores rurales en Durazno, la Asociación Nacional de Broadcasters Uruguayos (Andebu), que nuclea a radios y canales de televisión privados, emitió un comunicado en apoyo a la actividad. Además de exigir mejores “condiciones de competitividad”, agregó a la plataforma la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (SCA), que, según entiende la agremiación, “impone costos y riesgos adicionales” para la industria mediática. En este contexto, la diaria conversó con el relator especial para la libertad de expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Edison Lanza, sobre los conflictos entre medios y gobiernos en la región y las consecuencias que esto tiene para el ejercicio del periodismo.
–En otros países de la región, los medios de comunicación se han parado explícitamente como actores políticos en disputa con los gobiernos de turno. ¿Qué impacto tiene esto en el derecho a la información de la población y cómo calificarías la situación en Uruguay?
–La región está viviendo momentos de polarización política muy fuertes. No sólo en América Latina, también aquí, en Estados Unidos, es evidente la polarización política. Ahí están muchas veces el riesgo y la tentación de que los periodistas y los medios de comunicación tomen partido. Eso genera un problema para hacer periodismo. Si bien el paradigma del periodismo objetivo y aséptico no existe en la práctica, sino que es una suerte de aspiración mediada por el background y el perfil editorial de los medios y de los propios periodistas, lo que no es deseable es que [los medios] sigan la polarización política que llevan adelante los actores políticos. Es deseable que tengan cierta equidistancia, que puedan aportar primero información sobre los hechos, más allá de que siempre hay opinión de distintas maneras en los medios de comunicación. Esto [la polarización] está pasando en muchos países; pasó en Argentina y todavía pasa con mucha fuerza, pasó en Colombia, en Venezuela, en Ecuador durante la administración de [Rafael] Correa, en Estados Unidos ahora durante la administración de [Donald] Trump. Y es una discusión permanente en los medios de comunicación. De hecho, aquí Washington Post el otro día organizó una mesa de discusión con periodistas no sólo de The New York Times y de Washington Post, que hoy tienen una postura crítica del gobierno de Trump, sino que también había gente de Fox y de otras cadenas. Y había consenso en cuanto a que muchas veces está el riesgo no sólo de sesgar la información sino de caer incluso en errores por esa hiperpolitización que se filtra en las redacciones. En ese sentido, es un fenómeno que está apareciendo en Uruguay con más fuerza. Hay que tener cuidado y estar alertas ante esta situación, porque puede afectar el rol de los medios, su credibilidad, y, eventualmente, pueden cometerse errores al entrar en esa suerte de manija polarizante.
–Cuando Andebu se posicionó a favor de la movilización de los sectores rurales, algunos comentarios en las redes sociales celebraban que se estuviera transparentando la línea política que siempre tuvieron los canales de televisión privados. ¿Qué te parece esa valoración?
–Creo que hay que hacer una distinción. Andebu es una asociación de empresas de la comunicación. Dentro del derecho de asociación está implícita la posibilidad de que cualquier organización, tanto de trabajadores como de empresarios, se exprese. Pero, en general, las asociaciones tanto de medios como de periodistas se pronuncian –y me parece muy bien– en caso de posibles afectaciones a la libertad de expresión, porque es parte de su razón de ser. Esa es la práctica más usual. No recuerdo oportunidades en las que haya habido pronunciamientos contra la política general de un gobierno en materia económica y social; eso ya es más complejo de ver. Incluso en situaciones muy polarizadas, como la de Ecuador durante el gobierno de Correa, donde los medios, a raíz de restricciones a la libertad de expresión, incluso sufrieron patrimonialmente porque se les pusieron multas, en general las posiciones estaban vinculadas a la libertad de expresión. Obviamente, los periodistas nunca están ajenos a un ambiente en el que se ventilan estas cuestiones, y supongo que una organización de medios de comunicación que se pronuncia en general contra un gobierno debe contar con el aval de los medios que lo integran. Supongo que es un elemento que genera una situación que en Uruguay no conocíamos antes con esa claridad. Ahora, que los medios tengan una línea editorial y una posición política frente a lo que hace un gobierno, eso sí es natural. En Estados Unidos, las televisoras como CNN y Fox están asumiendo un papel editorial cada vez más explícito, y en ese caso sí puede ser hasta más claro [para la población]. Confío plenamente en los periodistas de Uruguay, en el sentido de que conserven su independencia. Tengo muy claro que muchas veces los intereses de los propietarios de los medios o de las asociaciones gremiales son distintos de los de los periodistas. Y muchas veces tenemos que hacer valer la independencia frente a presiones externas e internas. En los momentos de polarización es cuando cobra más relevancia la independencia periodística, para tratar de establecer con claridad que el periodista va a seguir fiel a la verdad, o por lo menos a aproximarse a la verdad lo más posible, e informar a los lectores y cumplir con el derecho del público a la información.
–Las redes sociales muchas veces incrementan la polarización, incluso entre los periodistas. ¿Qué impacto tienen estos alineamientos a la hora de informar?
–Ahí hay un fenómeno con el que hay que tener cierto cuidado. Me parece que es muy legítimo que se haga periodismo desde posiciones ideológicas predeterminadas –eso siempre existió, a ambos lados del espectro–, pero una regla de oro es que uno hace un periodismo con sentido, pero siempre apegado a la verdad, a los hechos y al rigor. Eso es difícil, pero es posible. Pero lo que ahora es más problemático es que se mezcla demasiado –sobre todo en las redes sociales, donde a veces no se medita o se hace en forma acelerada– la visión ideológica con los hechos y con la realidad, y se ingresa en la dinámica de la gente común en Twitter y en Facebook, que muchas veces son discursos hiperpolarizados, agresivos, de descalificación y de violencia hacia el que piensa distinto. Todo se vuelve un insulto o una descalificación permanente y no se discuten ideas o información. Porque el debate público es eso; una democracia tiene que canalizar las distintas formas de pensar, las ideas. En las redes sociales, los periodistas deberían tener eso presente. Cualquiera puede opinar, pero no cualquiera puede hacer el trabajo de un periodista apegado al rigor, más allá de las posiciones, que son legítimas.
–Hablamos de la actitud de Andebu respecto del gobierno. ¿Cómo calificarías la actitud de los gobiernos del Frente Amplio respecto de los medios?
–Hace pocos días se publicó el índice de Freedom House y de Reporteros sin Fronteras, y en ambos casos Uruguay está muy bien calificado. Para Freedom House está en el quinto lugar, por primera vez en la historia de este índice, que tiene 25 años. Uruguay ha escalado posiciones: del lugar 40 o 50 hace 15 años, hoy se ubica apenas por debajo de los países nórdicos, que tienen 300 años de historia de respeto a las libertades fundamentales. Entonces, me parece que eso es un dato objetivo de lo que el país ha alcanzado en cuanto a garantías para el ejercicio de la libertad de expresión: un debate público robusto y un gobierno que, más allá de las discusiones puntuales que pueda haber, no ha tenido como política atacar a los medios de comunicación y a los periodistas, o estigmatizarlos y desacreditarlos, en un mundo en el que esto se ha vuelto una práctica usual. Uruguay mejora manteniendo unos estándares que otros han empeorado. Era absolutamente inusual que el presidente de Estados Unidos llamara deshonestos, enemigos del pueblo, falsos, y una cantidad de cuestiones, a periodistas y a medios de comunicación, y muchas veces con nombre y apellido. Eso pasa, y no sólo en Estados Unidos, también en Europa, en América Latina, en Filipinas; en distintas partes del mundo. En cambio, Uruguay mantiene esos grados de debate público y civilidad, y además se aprueban leyes que han resultado hoy una garantía para ejercer la libertad de expresión: los cambios en materia penal, la Ley de Acceso a la Información Pública, la propia ley de medios, que fue convalidada en general por la Suprema Corte de Justicia. Todo esto da un indicio de que lo que dicen los índices es real. El marco hoy es bueno, nadie puede decir lo contrario.
Dirigentes del Partido Nacional proponen a los autoconvocados sitiar Montevideo con “200 o 300 camiones”, según expuso el edil nacionalista, Gabriel Díaz Landoni, o “tirar leche” y soltar “10.000 ovejas” por la intendencia de Montevideo, lo cual propuso el líder del Movimiento Nacional Orejanos, Juan Ramírez Saravia. El precandidato le pidió a los autoconvocados “poner huevo” porque el “gobierno espera parado para arrancarte la cabeza. Cuando le rompa la cabeza a los autocovocados, desnucó al Partido Nacional.
En un audio al que pudo acceder LA REPÚBLICA, el edil de Durazno por el Partido Nacional, Gabriel Díaz Landoni se refirió al gobierno tras las medidas que propuso y pidió tranquilidad. “Vamos a hacer la vigilia y ver si bajan la guardia. Pero tranquilos, no se olviden que nosotros tenemos el transporte. Yo soy muy pequeño ero en definitiva pero lo tenemos y le podemos cercar Montevideo con los camiones”, expresó.
Además añadió, proponiendo sitiar la capital: “Él gobierno no se convenció que esto es en serio, que no se hagan los pelotudos. Que no me vengan con cosas extrañas porque se les puede dar vuelta la tortilla. 200, 300 camiones sitiándole Montevideo, quiero saber que no lleguen camiones al mercado, que no llegue nada, quiero saber a ver si en 4 o 5 días no tira la esponja”.
“Hay que tener paciencia, hay que esperar, hacer la vigilia, pero el que avisa no traiciona. Hay que estar más unido que nunca, el día que tranquemos, trancarlos para buena. Ahí se le van a aflojar todos los músculos a este gaucho”, concluyó.
Tirar leche y soltar ovejas
Ramírez Saravia, en un nuevo audio al que accedió LA REPÚBLICA, volvió a cargar contra los autoconvocados señalándoles que “siguen sin entender que esta haciendo todo lo que el gobierno quieren que hagan. Siguen sin comprender que se enfrentan al gobierno del Frente Amplio que es el tercer gobierno que tienen con mayoría parlamentaria, o sea con medio país atrás. Siguen sin comprender que hay un montón de uruguayos que no le quieren dar una sola piola al campo porque es señal de ruralismo, de partidos tradicionales”.
El líder de Orejanos pidió que “hay que ser concretos, ir a la yugular. Bomba de fragmentación”. “¿Qué querés que te tire el gobierno?, un mimo, un cariño, a gente que no es de su partido. No tiene de donde sacar, esta endeudado hasta la manija. Tiene 300,400 mil votos agarrados con la tarjeta del Mides”.
Respecto a las vigilias, indicó que están subestimando al gobierno: “vigilias enormes, cantar el himno, cree que alguien cantará el himno en la casa. No existe. Lo que autoconovcados no se animo a decir es que esto es un grito del campo, y que lo que autoconvocados quiere es cambiar el gobierno. Y el gobierno tiene esta política porque la gente que votó al FA quiere este modelo del país”.
Concluyendo, Ramírez Saravia, pidió que los autoconvocados “piensen en los soldados que hay por perder. Si hay que traer camiones por leche y soltarlo por en la intendencia o que ocurra por Agraciada. Traigan 20 camiones con oveja, hagan el gasto y larguen 10. 000 ovejas. Una medida ejemplarizante. La gente cuando van a las medidas, se prepara antes, hace fondo, ahora hay que poner el huevo y el gobierno espera parado y esta preparado para arrancarte la cabeza. Cuando le rompa la cabeza a los autoconovcados, desnucó al Partido Nacional”.

 


Javier Medina, un militante de la lista 1303 del Frente Amplio, fue amenazado de muerte en los últimos días por un militante del Partido Nacional, hecho que generó un cuestionamiento dentro del FA sobre los últimos actos de violencia que se han presentado contra dirigentes políticos.
“Este hecho debería hacer reflexionar a la sociedad entera de cómo a veces se manejan los temas políticos en las redes sociales y cómo se polariza la situación. Cuando los dirigentes declaran que si tiene que correr sangre que corra, como lo hizo el director de turismo de la Intendencia de Durazno, o como cuando algunas personas del Partido Nacional golpearon al compañero Juan Raúl Ferreira en Tres Cruces, lo único que se hace es seguir incentivando a este tipo de comportamientos violentos. Lo preocupante es que ningún dirigente del Partido Nacional sale a decir que esto hay que reprobarlo”, declaró a LA REPÚBLICA Medina.
Recordó en la oportunidad que la amenaza sucede en la red social Facebook, cuando publica un video que hablaba bien sobre la gestión del gobierno. Ante esta situación, Matías Ortiz comienza a insultar y posteriormente le envía el siguiente mensaje: “La verdad que hay que contratar a gente para matar a plagas como vos”.
Mencionó que personalmente no se conocen, pero que Ortiz participa en las actividades del Partido Nacional en Paysandú. “Me han dicho que quiere ser candidato en el partido, pero no tengo como comprobarlo. Si sé que tiene inclinación política por esa fuerza política”. Señaló que ya realizó la denuncia en la sección 12 de Montevideo y que la misma pasará a Delitos Informáticos.
“La verdad que el nivel político e ideológico del muchacho es muy bajo y demuestra el nivel de la oposición. Si esto es la derecha en los barrios y en sus filas políticas, indudablemente acá no hay mucho para hacer. Si no levantamos el nivel de respetarnos, de discutir y de fortalecer la democracia, esto no va en buen camino”.
“Estos hechos son peligrosos porque debilita a las instituciones democráticas. Por ejemplo, hace un tiempo se viene gestando una campaña contra Fabiana Goyeneche. ¿Dónde está la oposición que diga que esto no es así? No me preocupa la amenaza, pero si me alarma que no hay nadie del Partido Nacional que hable sobre este tema. Hubo un silencio absoluto. Es triste que esto suceda. Esperemos que estas cosas no se repitan, hay que cortarlas de raíz, nos hace mal a todos”, agregó.
Por último, mencionó que no tiene miedo y que el hecho le dio “más fuerza y ganas”. “No puede pasar que se ataque a la democracia de esta manera. Hoy es un insulto, ayer fue una piña a Juan Raúl, mañana es un balazo como pasaba en los 70. Hay que recordar que eso nos costó carísimo a los uruguayos: una dictadura y mucha impunidad. No queremos volver a atrás. Es por eso que me preocupa el silencio de los dirigentes de la oposición”.
-->
COLABORA CON KAOS