Noticias Uruguayas 1 abril 2019

Publicidad

«Soy más inteligente que ellos, tengo mejores apartamentos»: Trump arremete contra la ‘élite’ liberal // Legislador demócrata califica a Trump como la mayor amenaza en la historia de EE.UU. // Erdogan sobre los Altos de Golán: «Trump está actuando como un matón» // Trump arremete contra Iván Duque: «Hay más drogas saliendo de Colombia ahora» // El Pentágono advierte a la India contra las pruebas en el espacio // La crítica del papa Francisco al capitalismo: «Estamos en una tercera guerra mundial a pedacitos» // ¿Cuáles son «todas las opciones» contra Venezuela? por Marco Teruggi // Madre de las caravanas con más de 20 mil personas se forma en Honduras // Trump corta todo el apoyo financiero a Guatemala, Honduras y El Salvador // URUGUAY: Gavazzo reconoció que fue autor material del primer desaparecido // Frente grande: ¿de qué nos espantamos? por RAÚL SENDIC (1987)

 

Nunca más

Gavazzo reconoció que arrojó al río Negro el cuerpo de Roberto Gomensoro en 1973

El Tribunal de Honor del Ejército lo declaró inocente. Jorge “Pajarito” Silveira, ex militar, acusa a Gavazzo de éste y otros homicidios.
30.03.2019 12:57 – MONTEVIDEO PORTAL

Nunca más

Gastón Britos – Foco Uy. Foto de archivo.
En marzo de 1973 (antes del golpe de Estado) José Gavazzo arrojó al río Negro, cerca de Rincón del Bonete, el cuerpo de Roberto Gomensoro, un tupamaro detenido y torturado en el Grupo de Artillería 1, informó este sábado El Observador.
Por su parte, en el mismo Tribunal, Jorge «Pajarito» Silveira acusa a Gavazzo de ser el responsable de la muerte de Gomensoro, así como de otro detenido en ese batallón, Eduardo Pérez Silveira. También lo culpa de la desaparición de María Claudia García de Gelman.
Según las actas del Tribunal de Honor -a las que accedió el periodista Leonardo Haberkorn- Gavazzo (condenado por la muerte de 28 personas durante la dictadura) reconoció haber tenido a Gomensoro en el cuartel donde era el segundo al mando, pero dijo que ordenó no interrogarlo porque lo que podía decir ya era de su conocimiento. Lo dejó esposado en una silla y al día siguiente lo encontraron muerto.
El militar dio cuenta de lo sucedido al jefe del Grupo de Artillería 1, el entonces coronel Alfredo Rubio, y juntos informaron al jefe de la División Ejército 1, el general Esteban Cristi, detalla el diario este sábado.
Según Gavazzo, el general Cristi ordenó desaparecer el cuerpo. «Quien tuvo que hacer eso fui yo», dijo Gavazzo ante el Tribunal de Honor que ahora, en el 2019, declaró que no hay pruebas para inculparlo.
Agregó: «Yo lo cargué al vehículo, yo manejé al vehículo, lo llevé al lugar, lo bajé, lo puse en un bote y lo tiré del bote. Yo solo». «Por temas de desprestigio del Ejército no podía darse a conocer que había fallecido alguien en un cuartel».
Ante el mismo Tribunal, Silveira acusó a Gavazzo no solo de arrojar el cuerpo de Gomensoro al río, sino de ser el responsable de su muerte.
Pese a la confesión de Gavazzo, a la acusación de Silveira y a los numerosos testimonios que señalan la responsabilidad del ex militar, el Tribunal de Honor del Ejército entendió que los acusados «no afectaron el honor del Ejército».


Gavazzo reconoció ante Tribunal del Ejército que fue autor material del primer desaparecido en Uruguay

El teniente coronel (r) José “Nino” Gavazzo reconoció ante un Tribunal de Honor del Ejército que en marzo de 1973 -previo al golpe de Estado- arrojó al río Negro, cerca de Rincón del Bonete, el cuerpo de Roberto Gomensoro, detenido y torturado en el Grupo de Artillería 1.

José “Nino” Gavazzo .
José “Nino” Gavazzo .
TORTURAS 30 de marzo de 2019,
“Yo lo cargué al vehículo, yo manejé al vehículo, lo llevé al lugar, lo bajé, lo puse en un bote y lo tiré del bote. Yo solo”, expresó Gavazzo ante el Tribunal militar, integrado por varios generales, entre ellos el actual comandante en jefe del Ejército, José González quien fue ascendido recientemente por el presidente de la República, Tabaré Vázquez, luego de destituir a Guido Manini Ríos por haber realizado “graves cuestionamientos al Poder Judicial”, en referencia a militares procesados por violaciones a los derechos humanos en dictadura.
De acuerdo a las actas del Tribunal de Honor, cuyo contenido dio a conocer el periodista Leonardo Haberkorn en el diario El Observador, Gavazzo reconoció haber tenido a Gomensoro en el cuartel donde era el segundo al mando.
El militar también manifestó que ordenó no interrogarlo porque lo que podía decir ya era de su conocimiento.
También relató que de madrugada lo dejó esposado en una silla y al amanecer lo encontraron en la misma silla… pero muerto.
Gavazzo informó lo ocurrido al jefe del Grupo de Artillería 1, el entonces coronel Alfredo Rubio, y ambos informaron al jefe de la División Ejército 1, el general Esteban Cristi.
“Cristi ordenó desaparecer el cuerpo. Quien tuvo que hacer eso fui yo”, expresó Gavazzo ante el Tribunal de Honor militar.
También dijo que “por temas de desprestigio del Ejército no podía darse a conocer que había fallecido alguien en un cuartel”.
Por su parte, el coronel retirado Jorge “Pajarito” Silveira acusó a Gavazzo, ante el mismo Tribunal, de ser el responsable de la muerte de Gomensoro, y de otro detenido en el batallón: Eduardo Pérez Silveira.
A la vez responsabilizó a Gavazzo por la desaparición de María Claudia García de Gelman.

Un Tribunal de Honor

A pesar de la confesión de Gavazzo y de la acusación de Silveira, además de otros testimonios, el Tribunal de Honor del Ejército consideró que los acusados, ya condenados por la Justicia y con fallos ratificados “no afectaron el honor del Ejército”.
A la vez el Tribunal militar entendió que sí afectó el honor del Ejército y el de ellos mismos pero por “ocultar durante años la verdad y permitir que la Justicia condenara al ex coronel Juan Carlos Gómez, quien estuvo preso durante tres años, por la muerte de Gomensoro, sabiendo que era inocente”.

Manini Ríos

El Presidente de la República, Tabaré Vázquez, dispuso el pasado 12 de marzo el cese del general de Ejército Guido Manini Ríos en su cargo de comandante en jefe del Ejército porque al elevar el contenido de fallos del Tribunal Especial de Honor, en referencia a militares sometidos a los mismos, efectuó “graves cuestionamientos al Poder Judicial, estimando que ‘la Justicia uruguaya en muchas oportunidades se apartó de los más elementales principios del derecho, no dando garantías a los acusados. En definitiva, aplicó una suerte de Derecho para el enemigo’”.
Acusó a jueces y fiscales de “fraguar e inventar” pruebas para culpar a su militares.


Vázquez cesó a Manini Ríos por realizar graves cuestionamientos al Poder Judicial

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, dispuso el cese inmediato del comandante en jefe…

Al día siguiente de su destitución, Manini Ríos emitió un mensaje, a través de Youtube, por el cual manifestó que ha tratado de sacar adelante al Ejército “enfrentando la incomprensión de muchos, las falsedades de burócratas incapaces de ver la realidad, enceguecidos en su soberbia o atrapados en sus prejuicios ideológicos, y la acción de aquellos que lucran con la confrontación, convertidos en peones bien pagos de los centros de poder mundial, siempre dispuestos a ejecutar un perverso libreto que lleve a la destrucción de nuestras instituciones”.

Manini Ríos reiteró que la Justicia actuó sin pruebas y sin respetar principios del derecho

El ex comandante en jefe del Ejército Guido Manini Ríos le expresó al presidente de la…

Gavazzo

Gavazzo fue integrante del Servicio de Información y Defensa del Ejército. En 1995 fue procesado por el delito de extorsión, por haber amenazado a trabajadores de una imprenta para que terminaran un trabajo de falsificación de dinero.
Luego fue procesado como coautor de los asesinatos del maestro Julio Castro y de María Claudia García de Gelman.
Asimismo fue condenado, junto a otros militares y policías, como responsable de 28 delitos de homicidio muy especialmente agravado, en reiteración real, cometidos durante la dictadura cívico militar (1973-1985), en el marco de las investigaciones sobre el denominado “segundo vuelo” del Plan Cóndor de coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur.

Roberto Julio Gomensoro Josman

Gomensoro, militante del Movimiento de Independientes 26 de Marzo y de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEUU), fue detenido el 12 de marzo de 1973 por agentes vestidos de civil que se identificaron ante él y su esposa como miembros de las Fuerzas Conjuntas.
Seis días después de la detención, su cuerpo apareció flotando en el río Negro, en el lago de Rincón del Bonete.
El cadáver si bien fue sometido a autopsia, no pudo ser identificado y fue sepultado en Tacuarembó. Luego su cuerpo volvió a desaparecer. Sin embargo, el forense que practicó la autopsia guardo su cráneo y ello permitió que en el año 2002 se confirmara que el cuerpo era de Gomensoro. Es considerado el primer desaparecido en Uruguay.

Identificaron los restos del primer desaparecido en Uruguay tras una investigación promovida por Serpaj


Cerrado por hoy

Docentes ocuparán el Liceo 66 este martes ante “falta de respuestas” del CES

ADES y Fenapes denuncian falta de mantenimiento en el edificio, superpoblación y falta de personal.
30.03.2019 18:21  – MONTEVIDEO PORTAL

Cerrado por hoy

Gastón Britos / FocoUy
El Núcleo Sindical del Liceo N° 66 -Parque Tejano- ocupará ese centro de estudios el martes 2 de abril debido a la «falta de respuestas» de las autoridades del Consejo de Educación Secundaria (CES) sobre sus reivindicaciones, según afirmó en un comunicado.
ADES afirma que desde hace tiempo atrás se encuentra «luchando por mejorar las condiciones en la educación de los hijos de los trabajadores». Denuncian que al edificio donde funciona la institución educativa nunca se le ha hecho el mantenimiento correspondiente y que como consecuencia de esto han aparecido filtraciones de agua por la azotea, que terminan en el piso de los salones superiores.
«Este problema se ha venido denunciando a las autoridades del CES desde hace más de un año, no obteniéndose una respuesta favorable», afirman los docentes.
Además, sostienen que está el problema de superpoblación de alumnos por grupo y denuncian que desde la Oficina Reguladora siguen llegando pases.
Finalmente, reclaman la necesidad de un cargo más de profesor-adscripto para el turno vespertino, que fue perdido a raíz de la jubilación de la funcionaria.

Trabajadores arroceros denuncian envíos al seguro de paro y reestructura en el sector

Los trabajadores arroceros denuncian envíos al seguro de paro y reestructuras en la industria. Se espera que se profundice la caída del área sembrada; en el mercado “hay poco arroz” porque “los productores no plantan” ya que “plantar arroz no es rentable”, dijo un dirigente sindical.
El dirigente de la Federación de Obreros y Empleados Molineros y Afines (Foemya), Álvaro Macedo dijo que se han realizado “envíos al seguro de paro y reestructuras en el sector”, y que las empresas arroceras “esperan para el año que viene otra caída en el área”.
El dirigente sindical dijo a Montevideo Portal que el sector arrocero posee “cerca de 2.600 trabajadores” y que la empresa “Saman anunció al gremio que si no sale una venta de arroz a Irak enviará al seguro de paro a varios trabajadores”.
“Los mercados están cerrados. Están difíciles, no se vende”, dijo Macedo describiendo la situación.
“A esto se suma que hay poco arroz en el mercado porque los productores no plantan. La situación económica está difícil, se quejan del gasoil, de los impuestos, pero la realidad, la verdad es que hoy plantar arroz no es rentable”, reconoció. Vergara (Treinta y Tres) posee poco menos de 4.000 habitantes y en lo últimos seis meses se perdieron 150 puestos de trabajaos, “casi el 15 % de la población se ve afectada directamente”, expresó el sindicalista.

“HACE TIEMPO QUE LO ALERTAMOS”
Alfredo Lago presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA) escribió en su cuenta de Twitter que desde “hace tiempo” hemos manifestando sobre la “situación sectorial y alertando” sobre las “consecuencias negativas” en los “demás eslabones de la cadena, pero sin reacción de magnitud de quienes toman decisiones”.
Tomar “conciencia” de la realidad “será parte de la solución”, sostuvo.

NO HAY MEJOR TEORÍA REVOLUCIONARIA QUE LA QUE SURGE DE LAS REVOLUCIONES HECHAS. RAÚL SENDIC
ALIANZAS POLICLASISTAS Y ALIANZAS POLIPARTIDISTAS

Frente grande: ¿de qué nos espantamos?

por RAÚL SENDIC
(1987)
Cada vez que uno evoca la unidad del Obelisco y cosas así llama a construir un frente grande que vaya más allá del Frente Amplio, aparece la confusión entre polipartidismo y policlasismo y se tropieza con objeciones como esta: «No estamos dispuestos a cambiar un frente clasista por uno policlasista».

Creo que con las declaraciones de Seregni a Carlos María Gutiérrez publicadas recientemente en Brecha (21 de agosto), muchos de estos escrúpulos deben trasladarse al seno mismo del FA. Dice el general Seregni: «Necesitamos imperiosamente el concurso no sólo de las masas trabajadoras, de los intelectuales, de los estudiantes; necesitamos también el concurso de los empresarios del campo y la ciudad, de los empresarios que son auténticamente nacionales. No quiero hacer teoría fácil, pero el Uruguay no ha transitado aún la etapa de la revolución democrático-burguesa». Y cuando el periodista le cuestiona la existencia de una burguesía nacional no dependiente, añade: «Tenemos que despertarla y tiene que haberla. Personalmente, creo que la hay. Su magnitud no la conozco, porque no la hemos incentivado lo suficiente. Es un juego que se retroalimenta en la medida en que las propuestas del Frente sean viables y contemplen los intereses de todas las capas sociales. El Frente, como fuerza política, es policlasista. Tenemos que asumir esa realidad». Todo esto porque «la lucha ahora es por romper las cadenas de la dependencia. Para realizar la sociedad que queremos, lo primero es reasumir la plenitud de nuestra soberanía, lo que nos lleva a una primera definición, o sea al antimperialismo. Para alcanzar esos objetivos, necesitamos el concurso de los empresarios progresistas, que los hay».

Sin embargo, de estos conceptos, el mismo presidente del Partido Encuentro Progresista-Frente Amplio prioriza una alianza con los trabajadores que aún votan a los partidos tradicionales. Pero no dice cuáles serían los mecanismos para provocar la fusión de esos sectores con el frente de izquierda.

¿Entonar cantos de sirena o tender puentes?

Si un trabajador, digamos del interior del país, tiene un rechazo hacia el Frente Amplio, puede hacerse una propaganda sobre él y se obtendrá un lento avance en ese sector. Tan lento que el porcentaje de votos del FA en el interior no varió entre 1971 y 1984 (en ambas elecciones alrededor del 10 por ciento del total de votos) e, incluso, en algunos departamentos retrocedió.

Se diría que la estrategia para obtener ingresos masivos, no es hoy diferente de la que se ensayó con éxito cuando la creación del propio FA. Entonces había un FideL y un conjunto de partidos y de fracciones desprendidas de los partidos tradicionales que en total no sobrepasan el 5 por ciento del electorado.

Fue con el abandono de aquel frente para fusionarse con las otras organizaciones en el FA, lo que trajo, ya en 1971, ese salto de la izquierda que llegó al 20 por ciento del electorado. O sea, que se creó un nuevo instrumento, dejando de lado al FideL, y con él se tendió un puente transitable a aquellas fracciones desprendidas de los partidos tradicionales. No se les exigió pasar por las horcas caudinas del ingreso a un Frente que hasta entonces había estado combatiendo. Y el resultado fue que cruzaron este puente creado para ellos que se llamó Frente Amplio. El cual fue mucho más que la suma aritmética de las fuerzas políticas que lo integraron.

Buena parte del pueblo no encuadrado en esas organizaciones vio en ese instrumento una alternativa y se añadió a él.

Visión estática y visión dinámica de los frentes

¿Se puede decir que este Frente polipartidista fue en su composición más policlasista que los partidos de izquierda anteriores por el ingreso de los contingentes de los partidos tradicionales? Evidentemente no, los trabajadores están distribuidos equitativamente entre los primeros y los segundos.

¿Se puede decir que los dirigentes políticos que se le agregaron por estos sucesivos desprendimientos de los partidos tradicionales (Rodríguez Camusso, Alba Roballo, Erro, Michelini) le dieron una tónica policlasista al frente de izquierda? No, al cabo de un tiempo de su tránsito por el Frente no vemos diferencias sustanciales entre ellos y los dirigentes de la izquierda tradicional. Pero en todo caso, no hay que ver a estos dirigentes, y sobre todo a esta masa venida de esos partidos, como algo estático, congelado en el tiempo, sino como algo dinámico. El camino cambia a los caminantes.

Estas alianzas polipartidistas se levantan como puentes, pero el proceso de las fuerzas que ingresan no culmina al atravesarlo sino que comienza allí.

Luego, como en el Frente Sandinista y tantos otros, algunos quedarán al costado del camino, pero el grueso seguirá adelante en continua evolución hacia un auténtico frente de liberación nacional.

Los mil vericuetos de una reforma constitucional

La recolección de firmas por el referéndum obligó a tender un transitorio puente de emergencia que unió en esta empresa a sectores bastante alejados del panorama político nacional. Lo mismo pudiera pasar con el proyecto de reforma constitucional sobre el que parece haber un principio de acuerdo en el FA. Para que eso no sea una alianza transitoria que termine con la aprobación de unos artículos en la Constitución (como la del referéndum puede terminar con la derogación de la Ley de Caducidad), habría que llenarla de contenido programático.

Por eso no somos partidarios de una reforma simplemente en las formas de la Constitución (eliminación de la Ley de Lemas, etc.) sino de agregarle normas de tipo social: limitación de los latifundios, no pago de la deuda externa contraída por la dictadura, estatización de la banca, presupuesto de enseñanza y salud que vuelva al porcentaje histórico, etc. Así, el que se compromete para una reforma, se compromete también por un programa social mínimo para paliar la pobreza.

Las reformas propuestas por un sector (al parecer mayoritario) del FA no contienen cambios sociales de este tipo: son sólo formales. Pero se las podrá llenar de contenido si se hiciera un programa de gobierno progresista por un acuerdo de las fuerzas que la impulsan.

Así, por ejemplo, se abate el número de votos para levantar los abusivos vetos del Ejecutivo. ¿Pero cuáles proyectos de leyes se impulsarían una vez zanjada esta traba que ha impedido llevar adelante tantas iniciativas a favor del pueblo, como la reciente de aumento a los jubilados?

Se habla de un bloque parlamentario que respalde un gabinete ministerial, pero ¿a qué programa se compromete ese Ministerio?

O sea que la reforma puede o no ser un puente de algo más que transitorio según se le añada o no un programa de cambios sociales.

En este proyecto se ha incluido también el «voto cruzado»: se puede votar simultáneamente la lista al Parlamento de un lema y la fórmula presidencial de otro. Esta propuesta ha desconcertado aún a algunos políticos veteranos; tomaron una posición inicial en contra de la misma y después se inclinaron a favor. Es que aumenta la capacidad de maniobra del votante. Por ejemplo, los votos frenteamplistas podrían definir el pleito por la presidencia dentro del Partido Nacional. A su vez, al proclamar candidatos para ella cada una de las grandes fuerzas deberá optar, entre los postulantes, por aquellos capaces de captar votos de otras fuerzas.

Todo esto juega a favor del progreso, juega en contra del hambre creciente de un sector de nuestro pueblo, juega contra los acaparadores de la tierra y otras riquezas, si a las reformas formales se le añade un compromiso de usarlas para llevar adelante un programa de cambios sociales común, acordadas por las fuerzas que las impulsan. Un programa común que sea el prolegómeno de un frente grande que aparezca como alternativa de poder.

Si no se llega a esto, las reformas formales aún podrían jugar a favor del fascismo que ya está resurgiendo también como alternativa.
2.9.1.0
También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More