Noticias Uruguayas 1 abril 2015

Publicidad

Elecciones en Bolivia, Evo: “Si el pueblo castigó a la corrupción, felicito al pueblo” // El MAS de Evo Morales gana 6 de las 9 gobernaciones // MAS se consolida como mayor fuerza política de Bolivia // Foro Social Mundial 2015:»Construir una agenda común contra el capitalismo, el imperialismo, el patriarcado y el racismo» // ¿Cómo reaccionar ante la amenaza de Obama? por Atilio A. Boron // Honduras:“Ciudades Modelo” van concretandose entre promesas de desarrollo y amenazas de despojo // Venezuela: Trabajadores neutralizaron sabotaje de grupo armado en planta petrolera venezolana // JVR: Decreto de Obama ha tenido efectos letales en la oposición venezolana // Argentina:CTA: El paro es masivo en todo el país // Feroz represión en Misiones // Uruguay: 1º Gran Marcha de las comunidades en defensa del Acuífero Guaraní // FUS quiere que salario crezca como la economía // Funcionarios públicos: un debate perverso por Rafael Bayce

 

URUGUAY

1º Gran Marcha de las comunidades en defensa del Acuífero Guaraní


A caballo, en bicicleta y a pié, todos unidos para defender el mayor acuífero del planeta

El próximo sábado 25 de abril realizaremos la “1º Gran Marcha de las Comunidades en defensa del Acuífero Guaraní”. Saludaremos y agradeceremos a la madre tierra por ser fuente tan generosa de vida. Pero en esta hora, la Madre Tierra nos necesita, te necesita. En nuestra región  nos proporciona abundante  agua, líquido vital de toda existencia, que está siendo fuertemente amenazada por distintos emprendimientos que no tienen en cuenta el imprescindible equilibrio con el ecosistema. Es por esto que las Comunidades de la Región nos movilizamos a caballo, en bicicleta y a pie, para realizar un “Blindaje Humano” en zona de recarga del Acuífero Guaraní.

En los próximos meses ingresará a la Junta Departamental de Tacuarembó las Directrices Departamentales de Ordenamiento Territorial para ser aprobadas por los ediles. Exigimos se agreguen a las mismas las prohibiciones de minería metalífera y diamantífera a cielo abierto y de la técnica del fracking para la obtención de gas y petróleo, todas ellas formas de extracción altamente contaminantes. Recordar que la Junta ya aprobó en noviembre de 2013 dos decretos prohibiendo estas formas de extracción tal cuál es la voluntad de la comunidad de Tacuarembó expresada en más de 13.000 firmas, pero que luego han sido cuestionados en su validez jurídica. Es por esto fundamental que los ediles reafirmen su voluntad de defender el “ambiente que heredamos de nuestros nietos”.

Pero esto no basta. Los acuíferos, ríos y arroyos forman parte de un mismo sistema interconectado. Hoy los ríos y arroyos del Uruguay se encuentran fuertemente amenazados por el uso intensivo de agroquímicos que ponen en duda incluso la calidad del agua para el consumo humano. Se deben tomar todas las medidas necesarias de protección de las aguas que aseguren a las comunidades su salud y una producción sustentable con trabajo genuino.

Rechazan desindexación de los salarios

FUS quiere que salario crezca como la economía

Los trabajadores de la salud reclamarán que el crecimiento del salario se acompase con el de la economía. Denuncian que la concentración salarial en muy pocas manos.

PUBLICADO en CARAS Y CARETAS

El 30 de junio vencerán los convenios colectivos de varias ramas de actividad, entre ellas algunos sectores que agrupan a millares de empleados como la salud privada y la distribución de bebidas. Para iniciar las negociaciones el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) convocó al Consejo Superior de Salarios el que deberá establecer las bases para la futura negociación.
Aunque todavía no hay pautas oficiales, los distintos actores ya manejan algunas ideas básicas para que cuando se registre la primera reunión el 23 de abril haya bases para discutir.
El secretario general de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS), Jorge Bermúdez, señaló a Caras y Caretas Portal que se hace necesario concebir la negociación salarial “a cinco años y por lo tanto hay que pensar el crecimiento del salario de los trabajadores de la salud privada a lo largo de esos cinco años” y no en un único aumento.
En ese sentido recordó que el sector tiene en los últimos 10 años un crecimiento salarial ascendente y que es intención del gremio mantenerlo. “A partir de la reinstalación de los Consejos de Salario, el salario de los trabajadores creció un 53%,pero hay que recordar que veníamos de un piso muy bajo: entre 2000 y 2004 el salario estuvo congelado 48 meses. Perdimos 33%. Fuimos el sector que arrancó con salario más, o sea que nuestro crecimiento salarial fue muy importante pero igual los ingresos son bajos”.
Señaló que el promedio salarial del sector es de $ 23.900, “pero hay salarios en torno a $ 15.000, así como hay otros en torno a $ 300.000, el sector anestésico-quirúrgico cobra salarios de 300.000 y más. Uno de los grandes problemas del sector es la concentración del salario en muy pocas manos”.
Si bien la FUS no ha elaborado bases para la negociación, lo hará en un congreso convocado para el fines de abril, maneja algunas ideas que integrarán sus propuestas, como por ejemplo acompasar el aumento con el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI). “Creemos que a lo largo de 5 años el salario debe aumentar lo mismo que aumenta la economía. Es decir que si se proyecta un crecimiento de entre un 15 o 16% de aumento en estos cinco años, el salario de los trabajadores debe aumentar en ese índice”, sentenció Bermúdez.
Por otra parte, el sindicalista fue claro en que el movimiento sindical no aceptará la desindexación de los salarios. Este tema fue manejado durante la campaña electoral pero luego cayó en el olvido. “Hemos escuchado algún comentario respecto a alguna formula que propone para sostener la inflación en el centro de la banda la desindexación del salario o el corregir un convenio salarial a largo plazo al final del convenio. No estamos de acuerdo con eso”, sentenció.
Para Bermúdez “sería un profundo error del tercer gobierno del Frente Amplio iniciar ese camino. Como dirigente sindical creó que lo alejaría de su principal base social. La principal base social del Frente son los trabajadores, los sectores de capas medias, los pequeños y medianos propietarios. Y en medio de la crisis del sistema capitalista el elemento que hizo que el Uruguay no sufriera esa crisis, además de una correcta política macroeconómica y de de inserción en los mercados internacionales, fue el dinamismo del mercado interno”.

Reclaman más trabajadores y mejores salarios

Enfermeras del Pereira ya comenzaron a renunciar

Los Licenciados en Enfermería del Hospital Pereira Rossell se encuentran en etapa de preconflicto debido a la falta de personal y los bajos sueldos. Dicen que hace 18 meses que le vienen reclamando a la Administración de los Servicios de Salud del Estado y no les han brindado una solución. Podría haber una renuncia masiva.

PUBLICADO en CARAS Y CARETAS

La presidenta del Sindicato Único de Licenciados en Enfermería, Ana Montans, dijo en diálogo con Caras y Caretas Portal que han recibido “respuestas pero no soluciones” tras la renuncia de 19 compañeros en el último año y medio. También denunciaron que sus colegas que trabajan en instituciones privadas no se han unido a los reclamos por miedo a que hayan represalias.
Según Montans no se han cubierto los cargos ya que han habido pocos llamados y el salario, de $24.000 al mes, es poco atractivo para un profesional que tiene que estar a cargo de todo un servicio.
Además, el año pasado los trabajadores realizaron más de 500 denuncias debido a que no se está cumpliendo con el decreto 399/08 sobre la habilitación y el funcionamiento de las Unidades de Cuidados Intensivos.
En dicho decreto se expresa que “la cantidad de enfermeros por paciente estará determinada por los niveles de dependencia de los pacientes a los Servicios de Enfermería, estableciéndose la dotación de personal en relación al grado de complejidad y las necesidades del paciente crítico”.
“En este momento estamos con una licenciada en cada intermedio porque lo que se trata siempre de cubrir es CTI que es donde los niños están más graves”, explicó la presidenta del sindicato. Hay salas donde no hay licenciados ya que están trabajando con la mitad del personal necesario y no dan abasto. En la sala 8 por ejemplo, “la Nurse está muy sobrecargada porque aparte de todo lo administrativo y de coordinaciones tiene que estar haciendo la atención directa, entonces están sumamente estresadas”.
Los trabajadores cuentan con una batería de medidas que comenzarán a tomar a partir de la asamblea que se realizará durante la semana después de Turismo. La más fuerte, que se tomará si la situación sigue igual, es la renuncia masiva.
Montans dijo que “algunas compañeras” ya comenzaron a renunciar pero desde el sindicato se les está pidiendo que sigan en sus puestos ya que “el servicio quedaría muy vacío, el Pereira Rossell es uno de los CTI más importantes del país y nosotras estamos muy comprometidas”.

problemas económicos

Azucarlito envía parte de su plantilla al seguro de paro

“La empresa ha emprendido un severo plan de ajustes en su estructura operativa, está a la búsqueda de nuevos negocios o actividades productivas”, dijo el director gerente de la empresa, Miguel Fraschini.

Azucarlito con bajas ventas. Foto: Archivo El País.

lun mar 30 2015 10:25 El País uy

La empresa Azucarlito resolvió enviar al seguro de paro a partir del 1° de abril a 38 trabajadores debido a que se enfrenta problemas económicos.
La cantidad de trabajadores es más de la cuarta parte del personal permanente, según dijo el director gerente de la empresa Miguel Fraschini a El Telégrafo, donde sostuvo que la medida responde a problemas económico-financieros por bajas en las ventas de azúcar y la caída del precio internacional del azúcar además del encarecimiento de los costos industriales.

“La empresa ha emprendido un severo plan de ajustes en su estructura operativa, está a la búsqueda de nuevos negocios o actividades productivas que colaboren con una mejor dilución de los costos fijos, y resolvió enajenar parte de sus activos que no están involucrados en el proceso productivo, como forma de sanear la situación financiera”, dijo Fraschini.

Los gráficos de Gabriel «Saracho» Carbajales

Funcionarios públicos: un debate perverso
Por Rafael Bayce

En los últimos días ha habido múltiples referencias al hecho de que Uruguay sea el país con mayor porcentaje de funcionarios públicos sobre el total de la población, o sobre su población económicamente activa. El dato –literal y manifiesto– está enmarcado en una connotación peyorativa, como si fuera malo en sí mismo tener más funcionarios públicos que el resto de las naciones comparadas. No creemos que eso sea intrínsecamente perverso y más bien pensamos que la noticia es publicada con perversa intención político-partidaria.

PUBLICADO en CARAS Y CARETAS

La función pública

Desde las épocas de las hordas y las tribus nómades, jefes, líderes y caudillos puntuales tuvieron personal de ejecución de las iniciativas y necesidades que el entorno y sus jefaturas planteaban. El crecimiento demográfico, la imposición del sedentarismo sobre el nomadismo y la aparición de ciudades y Estados-nación aceleraron el crecimiento de esos auxiliares ejecutivos de los jefes.

Más recientemente, el aumento de las funciones del Estado agregó funcionarios públicos, a lo que sumó luego la función proveedora de empleo y hasta el clientelismo resultante de esas nuevas funciones. Además, el crecimiento de las burocracias es casi inherente a la administración racional de sociedades crecientemente masivas –Max Weber dixit–, y no son pensables gobiernos ni Estados sin ellas y sin funcionarios públicos proporcionalmente más nutridos y especializados.

Durante buena parte del siglo XX, y en especial a partir de las posguerras que llevaron a los Estados de bienestar y a sus avatares históricos a fuertes crisis de empleo, muy keynesianamente, llevaron a instrumentar políticas de inversión contracíclicas y al recurso al empleo en esas iniciativas. Tanto en momentos de crisis como de recesiones o enlentecimientos productivos, el bienestar mínimo de las poblaciones requirió de alguna política de empleo que difícilmente la empresa privada podía masivamente aportar y racionalmente justificar desde una óptica de maximización de la ganancia y la acumulación en balances de corto plazo para accionistas claramente cortoplacistas en su racionalidad. La racionalidad más largoplacista y política de Estados y gobiernos permitía esa inversión. Claro, una de las consecuencias de esa inversión fue cierto margen de lucro político-partidario para quienes organizaban ese keynesianismo de bienestar. Pero esa consecuencia es inevitable y no podemos negar todos esos beneficios por el hecho de que resultarán beneficios político-partidarios para sus autores y ejecutores.

Empleo y política

La mayoría de los gobiernos modernos ha recurrido a estas políticas keynesianas de bienestar, con sus costos y beneficios, y no solamente los gobiernos de una izquierda democrática convertida al sistema capitalista de mercado y de competencia político-partidaria. En el caso uruguayo, colorados y blancos crearon empleo público por necesidad económica y por conveniencia político-partidaria, siendo los creadores de un empleo público, burocracia y clientelas resultantes de esas soluciones intentadas para crisis, recesiones, enlentecimientos productivos y demandas de expectativas crecientes típicas de la idea hegemónica de progreso.

No es monopolio de las izquierdas democráticas gobernantes la ampliación del aparato del Estado y de los gobiernos, del empleo público, de las burocracias y de la consecuencia clientelista, motivada fundamentalmente por razones político-partidarias. Han sido los conservadores, los liberales y los partidos alternativos a las izquierdas los autores de esas políticas y los productores de esas consecuencias. Los partidos de izquierda, mimetizados y herederos de esas lógicas y de sus inercias, generaron los mismos costos y beneficios que sus antecesores, pero en nada exasperan el proceso, que tiene otros motores de impulso que los meros intereses político-partidarios; es bien probable que cualquier partido gobernante hubiera aumentado el funcionariado público, sus burocracias y el clientelismo resultante.

Tampoco es tan cierto que las burocracias y los funcionariados públicos se fidelicen ni que implementen así nomás decisiones de las cúpulas gobernantes de turno. Es bien posible que las burocracias ya instaladas desde otros partidos, en lugar de implementar las nuevas políticas impulsadas, sigan siendo fieles a quienes los designaron en sus cargos, y que les cueste adoptar los nuevos contenidos y los nuevos superordinados administrativos. Pueden ponerles más palos en la rueda que viento a favor a las nuevas iniciativas y a los nuevos superiores jerárquicos; el ejemplo de la asunción de la Intendencia de Montevideo por el Frente Amplio, en 1989, luego de casi un siglo de ejecutivos departamentales colorados, puede servir como ejemplo de las rispideces y cortocircuitos habidos, tan contrarios a la creencia excesivamente simple en la mera función de correa de transmisión de decisiones cupulares que desempeñarían funcionariados y burocracias supuestamente clientelizadas.

Más acá de los porcentajes

Los criterios de evaluación deberían ser la eficacia, eficiencia y servicialidad equitativa de funcionarios y burocracias, no la cantidad de funcionarios. Si las burocracias y funcionariados son muy eficaces en la obtención de los fines, objetivos y metas que se les asigna ejecutar e implementar, dentro de la racionalidad de la función pública para tareas difícilmente atractivas o desempeñables por la actividad privada, no debería haber grandes objeciones ni a su existencia ni a su incremento absoluto o relativo. Es claro que la eficiencia con la que persiguen esa eficacia también importa para evaluarlos, ya que por más eficaz que sea una gestión, también debe satisfacer una mínima ecuación racional costos-beneficios e insumos-productos.

Si son eficaces y eficientes, o alguna de esas cosas, difícilmente su clientelización y fidelización puedan ser decisivamente objetables. Lo mismo sucede con otro criterio de evaluación de funcionariados públicos y de burocracias: la equidad y la servicialidad, ya que, sea cual fuere su autoimagen y algunos estereotipos extendidos a su respecto, deberían ser serviciales a la población que contribuye a su sostén y justifica su existencia, y no sólo a los políticos que puedan haber favorecido su designación. También se les puede exigir equidad en el tratamiento de asuntos y en la atención de individuos y grupos.

Los criterios racionales para evaluarlos no deberían ser su cantidad, porcentaje o tendencia al crecimiento, sino el grado de eficacia, eficiencia y servicialidad equitativa que exhiban en el decurso de tareas razonablemente asumidas como adecuadas a la actividad pública. Referente a este último punto, tampoco es un estigma ser funcionario público y no privado.

Nada asegura que una burocracia o funcionariados privados –porque funcionarios públicos y burocracias son inseparables de las administraciones modernas de masas– sean más eficaces, eficientes o equitativamente serviciales que los públicos. Quizá ese prejuicio nazca de la subsidiariedad que el Estado y los gobiernos tenían en las concepciones tanto liberales como de la doctrina social de la Iglesia que fueron dominantes para el primer imaginario público-privado de fines de siglo XIX, que sobrevivieron varios años durante el siglo XX.

Se olvida que los progenitores de burocracias y funcionariados públicos en Uruguay fueron, por su orden, colorados (por más asiduos gobernantes) y blancos (por ser algunas veces gobernantes y tantas veces coparticipantes); pero esto no implica una acusación revertida sino, al contrario, la defensa que de esas iniciativas debe hacerse al juzgárselas criteriosamente, no por el color de sus impulsores, sino por el grado de racionalidad eficaz, eficiente y de equidad servicial dentro del desarrollo moderno de funcionariados y burocracias.

Un intento de resucitar esas doctrinas decimonónicas se vivió con el neoliberalismo de los años 80, idea ésta tan ruinosa para la sociedad como quizá también alentadora de ese modo erróneo e insuficiente de evaluar burocracias y funcionarios públicos del cual nos ocupamos en esta columna.

En resumen, el debate político ofrece un abordaje obsoleto, poco formado y político-partidariamente inducido que debe desmontarse para que no dañe ni un imaginario público ya mal construido ni evaluaciones actuales según criterios permitidos.

Ni los funcionariados públicos y burocracias son más indeseables que los privados, ni sus bondades o maldades deben ser evaluadas desde el color político de su adopción, ni desde su número absoluto o relativo en la población, ni desde su tendencia al incremento de ambos. Sólo su pertinencia histórica y la eficacia, eficiencia y equitativa servicialidad pueden ser criterios racionalmente sólidos para evaluar esos números y rankings calculados y difundidos, en los que Uruguay lidera en funcionarios y burocracias públicas.

Los gráficos de Gabriel «Saracho» Carbajales

Dossier del Blog El Muerto

«Hay menos pobreza»

viernes, 27 de marzo de 2015

Que tristeza, la pobreza

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) presentó este jueves la “Estimación de la pobreza por el Método del Ingreso-Año 2014”.

Según el estudio, la estimación puntual de personas por debajo de la línea de pobreza para el año 2014 se estimó en 9,7% para el total del país, lo cual implica una reducción de 1,8 puntos porcentuales con respecto al año anterior.

Es decir que cada 1.000 personas, 97 de ellas no superan el ingreso mínimo para cubrir las necesidades alimentarias y no alimentarias básicas.


Montevideo, la más pobre

Al considerar la estimación puntual según áreas geográficas, Montevideo presenta mayor proporción de personas bajo la línea de pobreza con un 13,1%, en relación al resto de las áreas.

El interior rural del país es el área geográfica que registra menor incidencia de la pobreza, ubicándose en 3% en 2014, mismo valor registrado el año anterior.

La situación de pobreza continúa afectando en mayor medida a las generaciones más jóvenes y en particular a los niños menores de 13 años de edad.
No obstante, para el total del país, la proporción de niños menores de 6 años por debajo de la línea de pobreza ha disminuido. Entre 2013 y 2014 pasa de 22,6% a 20,4%.

También se redujo la pobreza para el grupo de 6 a 12 años, pasando de 21,2% a 18%.

Si se analiza el período 2006-2014 se observa una reducción en la proporción de niños pobres a más de la mitad en los dos grupos etarios, en los menores de 6 años los niveles de pobreza para el 2006 eran de 53,4% y para los niños de 6 a 12 años era de 52,3%.

A pesar de haberse reducido la pobreza en los tramos etarios más críticos, “sigue siendo notoria la diferencia entre los más jóvenes y las personas mayores de 18 años de edad”.

Para aquellos que tienen entre 18 y 64 años la incidencia de la pobreza alcanza el 7,6% de las personas, en tanto para los que tienen menos de 6 años dicha incidencia es más del doble.

Ello significa que si consideran 1.000 niños menores de 6 años, 204 son pobres, mientras que si observan 1.000 personas entre 18 y 64 años, 76 son pobres.

Los hogares del total del país por debajo de la línea de pobreza se estiman en 6,4%, lo que implica una reducción de 1,4 puntos porcentuales con respecto a 2013.
Si se analizan las distintas áreas geográficas, se destaca que Montevideo es la región con mayor incidencia de la pobreza (8,5%), seguido de las localidades del interior de menos de 5.000 habitantes (6,4%). Por otra parte, las localidades de 5.000 y más habitantes tienen 4,9% de hogares por debajo de la línea de pobreza, en tanto las zonas rurales de país registran la menor incidencia de la pobreza (2,2%).
Esto implica que cada 1.000 hogares de Montevideo, 85 se encuentran por debajo de la línea de pobreza, mientras que en las localidades de 5.000 o más habitantes 49 de cada 1.000 hogares son pobres.

Si se considera el área rural se observa que 22 de cada 1.000 hogares se encuentran en la pobreza, indica el INE.

La suerte de ser blanco

Indigencia

Al analizar los datos de indigencia del 2014, se observa que para el total del país la proporción de hogares bajo la línea de indigencia se estimó en 0,2%. Tal guarismo significa que cada 1.000 hogares 2 no superan el ingreso necesario para cubrir las necesidades básicas alimentarias.

En Montevideo y en las localidades mayores y menores de 5.000 habitantes, la estimación de la incidencia de la indigencia en hogares disminuye con relación al año 2013.

La incidencia de la indigencia en personas para el total del país, se ubica en el año 2014 en 0,3%. Es decir, cada 1.000 personas 3 no alcanzan el ingreso mínimo previsto para cubrir las necesidades alimentarias básicas.

Por área geográfica se observa una disminución del indicador respecto al año 2013.

En el año 2014, los menores de 6 años bajo la línea de indigencia representan 0,9%, mientras que para los niños entre 6 y 12 años, la incidencia se estimó en 0,6%. Esto implica que cada 1.000 niños menores de 6 años, 9 se encuentran en la indigencia, en tanto que cada 1.000 niños entre 6 y 12 años, 6 de ellos son indigentes.
Si se analiza las personas entre 18 y 64 años, 2 de cada 1.000 se encuentran debajo de la línea de indigencia

 A los menores de 6 años (0.9%) les gusta vivir así (indigencia). 

Fuente:  http://www.ine.gub.uy/biblioteca/pobreza/Pobreza%202014/Informe%20Pobreza%202014.pdf

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More