#NoNosVamosSinAndrés: La dignidad y la belleza que nacen del hambre

Por Pedro Antonio Honrubia Hurtado

“Yo tengo clavada en mi conciencia, desde mi infancia, la visión sombría del jornalero. Yo le he visto pasear su hambre por las calles del pueblo, confundiendo su agonía con la agonía triste de las tardes invernales…”. Blas Infante, ‘Ideal Andaluz’ (1915) El hambre, por desgracia, ha sido parte de la historia del pueblo andaluz […]

“Yo tengo clavada en mi conciencia, desde mi infancia, la visión sombría del jornalero. Yo le he visto pasear su hambre por las calles del pueblo, confundiendo su agonía con la agonía triste de las tardes invernales…”. Blas Infante, ‘Ideal Andaluz’ (1915)

El hambre, por desgracia, ha sido parte de la historia del pueblo andaluz en los últimos siglos como una de sus principales señas de identidad. El jornalero sin tierra la ha sufrido en sus carnes muchas veces y generaciones enteras vivieron bajo la amenaza de tan dolorosa realidad. Millones se vieron forzados a emigrar por ello y millones más la ha conocido en su día a día como quien convive con un tormento que de tan presente que está en su vida se acaba haciendo parte de su propia forma de vida, un signo de lo que es y de lo que siente, un referente de la forma con la que se expresan los dolores y tormentos de un pueblo.

Por eso no es extraño tampoco que la huelga de hambre haya sido uno de los principales elementos de lucha que a lo largo de las décadas ha caracterizado al movimiento jornalero andaluz en su histórica lucha por la tierra y por la mejora de las condiciones de vida del pueblo andaluz en su conjunto. Con huelgas de hambre se consiguieron grandes logros en favor de la lucha jornalera en la “transición” (conquistas de tierras y derechos, etc.) y con huelgas de hambre se ha escrito la historia del SOC-SAT. Es la dignidad que nace del hambre: del hambre que castiga a un pueblo para acabar convertida en una forma de lucha contra las consecuencias y las causas de esa misma hambre.

Hoy en las calles de Madrid estamos viviendo una nueva expresión de esa lucha; de ese hambre y de esa dignidad, que, esta vez, se ha puesto al servicio del noble propósito solidario de apoyar a un compañero al que el estado ha encarcelado injustamente por el simple hecho de luchar por la defensa de los derechos de todos y todas durante décadas. Más de 15 militantes y sindicalistas del SAT llevan cinco días sin comer, después de haber recorrido a pie más de 300 kilómetros en una marcha de casi dos semanas, en defensa de la libertad del compañero Andrés Bódalo y con un mensaje claro que comparten al unísono: de Madrid no nos vamos hasta que Andrés no esté en casa con su familia y en libertad.

Es tan hermoso, tan bello, tan excepcional, que cada minuto que uno puede pasar al lado de estos compañeros y compañeras es para sentir que está junto a quienes ponen al ser humano en el más alto de los valores humanitarios y humanistas. Personas dispuestas a poner en riesgo su propia salud, aguantando días y días sin comer, con la única finalidad de ayudar a un compañero que lo necesita más que nunca y que está sufriendo una terrible injusticia. Si la política sigue conservando algo de verdad, razón y belleza, sobre todo de belleza, no puede haber mejor forma de expresarlo.

En un mundo tan necesitado de compromiso, dignidad, justicia, belleza y humanismo, lo que estos compañeras y compañeros están haciendo ahora mismo en las calles de Madrid, en defensa de la libertad de Andrés, no puede pasar desapercibido para nadie que sienta en sus propias carnes el dolor y el tormento al que se ven abocados tantos millones de personas en este mundo cruel e injusto dominado por el individualismo y el mercado, en esta Europa de los mercaderes y esta sociedad consumista donde solo se pretende que tenga valor aquello que tiene un precio.

Pero ya lo dijo el poeta andaluz: Solo un necio confunde valor y precio. Lo que estas personas están haciendo ahora mismo en Madrid no tiene precio, pero tiene un valor incalculable. El valor de demostrar que todavía siguen existiendo personas dignas dispuestas a luchar hasta las últimas consecuencias por aquellas causas que creen justas, el valor de demostrar que todavía existe un pueblo digno que no está dispuesto a dejar solos a los suyos cuando más lo necesitan. El valor de la dignidad que nace del hambre de esta huelga que es, a su vez, uno de los mayores actos de belleza política que uno ha podido ver en décadas. Sin gente como ellos y ellas hace mucho que estaría todo perdido. Son una obra de arte en sí mismo, una performance reivindicativa y existencial, que dignifica a la humanidad en su conjunto.

Ganar unas elecciones y gobernar es la mayor aspiración que se puede tener en política en una sociedad como la nuestra regida por el sistema partidista y las elecciones parlamentarias. Pero quién esté dispuesto a cambiar un solo voto por la dignidad de estas personas no merece llamarse digno ni, por supuesto, defensor del pueblo y sus intereses. Si en la Huelga de Hambre de los compañeros del SAT está la belleza, en cualquiera que anteponga cualquier tipo de rédito electoral al apoyo claro y directo a estos compañeros y compañeras, está la más fea, horrenda y despreciable de las cosas posibles en política.

Lo que ellos y ellas son, están siendo, ahora mismo, es lo que todos y todas deberíamos ser mañana. ¡Y qué cosa más bella, más digna, más emocionante y más merecidamente humana seríamos!

-->

COLABORA CON KAOS